,

Año Nuevo: Deja ir y crea tu visión para el 2020

Año Nuevo: Deja ir y crea tu visión para el 2020Todos los abriles te remesa mi ritual de año nuevo. Pero puesto que este año celebramos toda una lapso, he decidido crear uno nuevo para ayudarte a soltar, a dejar ir el pasado, a crear tu visión y a poner un pie firmemente en el futuro capítulo de tu vida.

Este fin de año y final de una lapso entera creo que nos está removiendo a muchos. 

Creo que ahora que estamos entrando en esta nueva lapso, muchos de nosotros vamos a padecer una reducción de esa sensación constante de estar luchando y de incomodidad. Pero el camino que estamos recorriendo para lograr a ello ha sido increíblemente intenso para muchos. Es como si el Universo y nuestras almas estuviesen colaborando para cerciorarse de que cualquier cosa que no nos está aportando, ya sea una relación, un trabajo, el emplazamiento en el que vivimos, problemas que no se han resuelto, creencias limitantes, patrones de comportamiento… Cualquiera de estas cosas que nos están reteniendo y bloquearían nuestra capacidad de conseguir claridad en el próximo año y la próxima lapso, se están precipitando a la superficie para que no haya modo de no verlas y para que podamos solucionarlo todo cuanto antiguamente.

He hablado con tantas personas: mis clientes, mi tribu en Instagram, mis compañeros y amigos que están en este camino de despertar personal… Todos hemos dicho lo mismo: “¡Abrochémonos los cinturones porque vienen curvas, y vienen acertadamente dadas!” Preciso cuando pensábamos que la cosa no podía ponerse más intensa…

Así que si estás en esta grado según llegamos al final de este año, que sepas que no estás solo.

Visión 20/20 = ver con claridad

A medida que estoy pensando en el 2020, lo que me viene a la mente es el término de visión 20/20, que tiene que ver con tener agudeza visual, con ver con claridad. Y para ver con claridad, para poder crear tu visión, debes retirar lo que está en tu camino. Piensa en tu coche: imagínate que lo has dejado debajo de un árbol desde hace mucho tiempo. Sería muy difícil ver a través de tu parabrisas porque está harto de porquería. Tienes que desterrar toda esa suciedad para poder ver con claridad. 

Muchos tenemos grandes preguntas: “¿Cuál es mi propósito?” “¿Dónde audiencia a mi pareja?” “¿Dónde debería comportarse?” “¿Cómo sano este problema de vitalidad?” “¿Cómo me valoro más a mí misma/o?” “¿Cómo consigo más afluencia económica?”

Tenemos preguntas para las cuales queremos respuestas claras. A menudo estamos intentando ver a través de un parabrisas abandonado y en emplazamiento de retirar los obstáculos, en emplazamiento de retirar lo que está bloqueando nuestra visión, lo que hacemos es entornar los luceros para intentar ver la respuesta porque lo único que queremos es ver la respuesta. Pero a veces la respuesta no se muestra hasta que no quitamos lo que nos está obstruyendo. 

Y esto es lo bello de este proceso por el que te voy a encauzar: revisaremos y celebraremos de verdad lo allí que hemos llegado y la gran cantidad de porquería que ya hemos retirado. Porque normalmente prestamos más atención a todo lo que nos queda por delante, todo lo que nos queda por recuperarse, por mejorar, en emplazamiento de celebrar lo mucho que ya hemos innovador.

He dividido el ritual en dos partes: “Dejar ir” la última lapso, y “Percibir” la nueva. Como siempre, no te cortes en modificar lo que te haga desliz para que resuene contigo.

Deja ir el 2010 – 2019

1. Comienza escogiendo el día para hacer la revisión de tu lapso y asegúrate de disponer de un par de horas para darle a este proceso la energía que se merece.

2. Prepara tu entorno para respetar y honrar este proceso: minimiza las distracciones, apaga el teléfono, cuelga un cartel de “no aturdir” en la puerta, enciende una vela, ponte si quieres poco de música que te relaje y crea un espacio que te permita conectar con el proceso.

3. Comienza tu revisión de este año 2019. Repasa cada mes, comenzando por enero del 2019, y escribe cualquier cosa que recuerdes: tus logros, acontecimientos significativos, regalos que te ha hecho la vida, dificultades, momentos de diversión, risas, etc. Apunta todos ellos en tu diario o bloque para que te ayude a tener una sensación de plenitud con el 2019.

4. Repasa tu relación y medita sobre las mayores lecciones que has aprendido de este extremo año. ¿Qué te han enseñado los eventos de este año? ¿Cuáles fueron algunos de tus mayores momentos de comprensión, aquellos que te encendieron una bombilla? ¿Cuáles fueron las cosas que comprendiste de forma más profunda? Asegúrate de celebrar lo allí que has llegado este año en cuanto a tu mejora personal.

5. Esta parte es opcional. Comparte tu revisión del año con alguno cercano a ti que forme parte de tu vida. A ver qué es lo que él o ella recuerda y rememora, y compartid unas risas.

6. Posteriormente de tener completado este proceso para el 2019, empezarás a hacer la revisión de tu lapso. Comienza haciendo memoria desde el 2010 y escribe sobre momentos significativos o logros y descubrimientos que ocurrieron en ese año. Igual te ayuda mirar fotos para rememorar. No es necesario que escribas un montón de saludos o detalles, solo los que te salten como verdaderamente importantes.
Asegúrate de plasmar algunas de las lecciones de la última lapso y lo que has aprendido de ellas. Escribe acerca de algunos de los patrones, creencias limitantes y comportamientos que has cambiado. Por ejemplo, puede que en el 2015 hayas empezado a meditar y que en el 2017 por fin hayas dejado detrás la creencia de que no mereces que te amen, y ahora te encuentres en una relación maravillosa.
De nuevo, reconoce lo mucho que has innovador y lo allí que has llegado. Incluso si has cambiado una sola cosa, eso es mucho.
Posteriormente de hacer esta revisión de tu lapso sentirás mucha más confianza para crear tu visión para el 2020.

7. Ahora ha llegado el momento de identificar lo que quieres dejar detrás. Es aseverar, tener claridad acerca de todas las cosas que no quieres tolerar contigo a la próxima lapso. Puedes hacer esto unas horas posteriormente de los primeros pasos, o al día futuro si lo prefieres. En una nueva hoja de tu diario o bloque haz una relación de todas las creencias, apegos, la “porquería en tu parabrisas” de la que te hablaba al principio de este post, que quieres soltar y dejar detrás.

8. Cuando hayas terminado, calcinación esta hoja o rómpela en trozos diminutos. Observa cómo se calcinación o mira los trocitos de papel, cultivando una sensación de obligación por TODO lo que has experimentado durante esta última lapso. Puedes aseverar lo futuro: “Me siento agradecida/o, he aprendido lo que necesitaba memorizar. Estoy completa/o.”

9. Tu extremo paso es el de celebrar lo allí que has llegado con una fiesta en toda regla. Escoge una canción, o mejor todavía, crea una relación de reproducción que incluya algunas de tus canciones favoritas y memorias del 2010 – 2019, ¡y percha como si no te viera nadie! Piensa que mientras bailas asimismo estás soltando todo lo que quieres liberar. Permite que el movimiento se lleve lo que estás soltando. Acumulamos muchísimo en el cuerpo, así que ni se te ocurra saltarte este paso. ¡Es importante (singular de muy divertido)!

Recibe el 2020 y más allá (crea tu visión)

1. Vuelve a escoger un día para tolerar a extremo tu proceso de visión para el año que viene. Asegúrate de disponer de un par de horas para darle a este proceso la energía que se merece.

2. Prepara tu entorno para respetar y honrar este proceso: minimiza las distracciones, apaga el teléfono, cuelga un cartel de “no aturdir” en la puerta, enciende una vela, ponte si quieres poco de música que te relaje y crea un espacio que te permita conectar con el proceso.

3. Ahora empezarás a crear tu visión con ayuda de una meditación. Te acompañaré en un alucinación y quiero que dejes que tu imaginación haga lo que tenga que hacer. Si quieres, puedes morder la meditación que encontrarás al final de este post en una nota de voz en tu teléfono para reproducirla mientras meditas. Confía en cualquier imagen o idea que te venga durante este proceso.

4. Posteriormente de la meditación, escribe a mano cualquier visión o cualquier cosa que haya venido a ti. Tómate tu tiempo con esto y escribe lo que sea que te venga. No edites ni permitas que tu mente razonamiento te diga que no es realista. ¡Permítete soñar! Así es como podrás crear tu visión sin censura.

5. Cuando hayas terminado, cierra los luceros durante unos instantes y respira profundamente.

6. Permite que tu mente razonamiento se una a la fiesta y sobre una nueva hoja de papel, escribe tus objetivos y deseos para el 2020. Haz una relación de todas las cosas que quieras crear o atraer en torno a tu vida.

7. Repasa cada objetivo y deseo y a su costado, escribe tu “para qué”. ¿Para qué quieres conseguir o atraer esto? ¿Cuál es la razón más profunda que te inspira? No pienses solo en los “debería”, las expectativas y las exigencias del ego. Es mucho más difícil manifestar objetivos y deseos cuando no existe un potente “para qué” que inspire cada uno de ellos.

8. Repasa tu relación de nuevo y cualquier objetivo que no tenga un PARA QUÉ convincente, del tipo que te hace sonreír y te inspira a tomar entusiasmo en torno a esa dirección, táchalo de tu relación. Está acertadamente dejar ir algunas cosas… especialmente las cosas que vienen más desde el ego que desde los deseos más profundos de tu alma.

9. Posteriormente de que tengas claros los objetivos o deseos que tienen un PARA QUÉ que te llene de verdad, anótalos en otra hoja. Recuerda que menos suele ser más. Cuando nos centramos en los objetivos y deseos que son más importantes en nuestro sistema de títulos, a menudo el resto simplemente sucede.

10. Lee cada objetivo e identifica UNA entusiasmo que puedes tomar en el próximo mes en torno a ese objetivo o deseo. No es necesario que sepas exactamente cómo vas a conseguir el resultado final. Simplemente identifica un paso y la vencimiento en la que lo darás. Cuando completes ese paso, harás lo mismo con el futuro. Paso a paso es cómo crearás tu visión para el 2020 sin agobios.

11. Lo futuro que vas a imaginarte es la Nochevieja del 2024, en el interior de 5 abriles. Escribe cómo es tu vida ahora que has conseguido todos los objetivos en tu relación y manifestado tus deseos. Escribe en presente, como si estuviese ocurriendo ahora. Añade muchas descripciones, sensaciones y emociones. Cuanto más lo SIENTAS mejor lo CREARÁS.

12. Crea tus afirmaciones para el 2020. Identifica lo que te servirá de apoyo para verte a ti y al mundo de forma más clara, por ejemplo: “Soy suficiente. Mi vitalidad es fantástica. Estoy en una relación saludable y me siento amada/o y segura/o. Soy rico y estoy librado de deudas. Vivo mi vida con propósito y estoy haciendo lo que amo cada día.”
Grábate una nota de voz en el teléfono o descárgate la app ThinkUp para morder tus afirmaciones con música. Tu propia voz es extremadamente hipnótica y te ayudará a morder tus creencias en tu mente subconsciente.

13. Audición tus grabaciones varias veces al día y lee tu visión del 2024 al menos una vez por semana. Puedes seguir añadiendo según se te vayan ocurriendo cosas que estarás celebrando en el interior de cinco abriles.

Finalmente…

Observa y agradece todo lo que tienes en tu vida. Celebra y no te machaques ni te decepciones por lo que no está ocurriendo. Centrarnos más en la afluencia que YA hay en nuestra vida es la mejor forma de gestar más afluencia. Y recuerda que a veces, nuestra límite de tiempo y la del Universo pueden ser distintas. 

Decide comportarse tu vida alineada con lo que de verdad deseas. Deshazte de cualquier basura emocional, mental, física o interpersonal para que puedas avanzar sin ponerte zancadillas. Esto no solo va de pensar y de creer, asimismo tenemos que tomar entusiasmo, así que decide dar los pasos que te acercarán a VIVIR tu mejor vida. 

Te deseo todo lo mejor para el nuevo año y más allá. Estoy muy agradecida de poder formar parte de tu camino.

Con mucho sexo,

Edurne

Meditación para crear tu visión

“Cierra los luceros y respira profundamente, centrando tu atención en cada inspiración y en cada espiración. Sintiendo tu respiración, y escuchando tu respiración. Soltando toda distracción, soltando cualquier sensación de estrés. Sintiendo que estás presente en este momento.

Quiero que te imagines de pie en un campo precioso. La hierba en este campo es calibrado como te gusta, tiene la largo que te gusta, está a la temperatura ideal… El sol asimismo está calibrado como a ti te gusta y llevas ropa que te resulta cómoda. Notas una brisa ligera. No podrías sentirte más cómoda/o. Tienes los pies descalzos, y la sensación de la hierba y la tierra bajo tus pies te conecta. Sientes la brisa, la calidez del sol… Te sientes en paz.

Y desde donde estás, me gustaría que te des suavemente la dorso. Ahora estás mirando en torno a donde miraba tu espalda hace un momento. Según te das la dorso, empiezas a ver tu pasado. Empiezas a ver el año pasado. Igual ciertas personas que han entrado o desencajado de tu vida. Empiezas a ver eventos que han sucedido. Simplemente empiezan a aparecer en distintos lugares de este campo. Lugares en los que has estado. Elecciones que has tomado. Patrones en los que te has gastado. Dificultades que has tenido. Y según van apareciendo, ves cada vez más en la distancia, más allá de este extremo año… Ves eventos que han ocurrido durante la última lapso. Y todo esto empieza a guatar el campo en el que estás. Y según ves que se llena el campo, observas la belleza que hay en todo ello… Ves la perfección en todo ello. No sientes apego por ausencia de esto, no reaccionas a ausencia de esto. Ves todo como parte de tu camino. Haciendo que este campo se vuelva todavía más bello, porque te ha llevado al emplazamiento en el que te encuentras hoy. 

Llevas tus manos en torno a tu corazón y sientes agradecimiento por todo lo que ha ocurrido, especialmente en esta última lapso. Te agradeces a ti misma/o, y agradeces a todos los que han formado parte de tu vida en esta última lapso por las lecciones y los regalos recibidos. 

Respira profundamente, exhala… y según exhalas asimismo bajas las manos y empiezas a darte la dorso. Y según te das la dorso, sientes que el pasado está detrás de ti, sabiendo que verdaderamente no tienes pobreza de mirar en torno a detrás. Puedes tolerar contigo las lecciones y todo lo que necesites, pero no hace desliz que te aferres a ausencia. Lo que necesites que esté contigo, está contigo. Y lo que te conviene dejar detrás, se puede estar detrás. 

Con una sensación de agradecimiento y de emoción por lo que tienes por delante, empiezas a caminar en torno a el frente. Y según caminas en torno a el frente, aparece una puerta. Y sabes que esta puerta es para ti. Así que vas en torno a la puerta. Una preciosa puerta de madera, llena de tallas delicadas y maravillosas, y un pomo de bronce que giras para desplegar la puerta. Y según entras por la puerta, te fijas que hay una escalera. Y es una escalera en hélice que va en torno a debajo, y de nuevo, sabes que esta escalera es para ti. Así que empiezas a desmontar por esta escalera. Paso a paso, vas bajando cada vez más. Y según vas bajando por esta escalera, te das cuenta de que te vas acercando cada vez más a una luz. Así que sigues bajando y bajando, un paso detrás del otro, bajando por la escalera hasta que llegas a otro campo precioso. Este campo es todavía más bello que el preliminar. Pero lo interesante de este campo es que está muy elevado. Puedes ver kilómetro sobre kilómetro… Y puedes verlo todo de forma tan clara. 

Así que caminas por este campo, sabiendo que hay cosas por descubrir aquí. Y según vas llegando en torno a el extremo del campo, sabes que no hay ningún tipo de miedo. Te emociona lograr al extremo del campo porque sabes que desde aquí hay una perspectiva increíble. Sabes que hay cosas que tienes que ver. Según vas caminando en torno a allí, te das cuenta de que hay un parcialidad. Y no es un parcialidad de madera ordinario y corriente como los de un parque. Es un parcialidad lujoso y mullido, increíblemente cómodo y calibrado del tamaño valentísimo para ti. Así que te sientas y observas todo lo que te rodea.

Y según te sientas, te das cuenta de que es el inicio del 2020. Una nueva lapso. Y empiezas a percibir todos tus deseos. Todos los objetivos que quieres conseguir y todos tus deseos, todas las cosas que quieres atraer a tu vida. Y según te sientas en este parcialidad, empiezan a venir en torno a ti. Empiezas a ver imágenes distintas… Igual imágenes de caras, quizás imágenes de ti haciendo ciertas cosas, quizás imágenes de ti completando un objetivo… Sabes que mientras estés sobre este parcialidad, no hay ausencia que tengas que hacer, no hay ausencia que tengas que resolver ni solucionar. Lo único que tienes que hacer es permitirte ver. Permitirte observar este precioso mar de posibilidades. Y abrir a ver lo que se presenta para ti. 

Así que te invito a fijar una intención mientras estás sentada/o sobre este parcialidad, a fijar la intención de que tu tino interior, tu intuición, principio a mostrarte tu visión para el 2020 y más allá. Para que principio a mostrarte los deseos y objetivos que son más importantes, y te principio a mostrar de qué modo empezarán a manifestarse en tu vida. 

Tómate tu tiempo para permitirte visualizar, para permitirte ver, no desde la mente pensante sino desde la mente intuitiva y desde la claridad de tu corazón. Permite que esta visión vaya apareciendo.

Cuando hayas terminado, inspira profundamente y lleva una mano a tu corazón y otra a tu barriga y di: “Me merezco todos mis sueños. Soy capaz de alcanzar mis objetivos. Confío en mí y confío en el Universo.»

Date un poco de tiempo para digerir todo lo que has gastado y lo que has sentido. Y cuando estés relación/o podrás levantarte del parcialidad y retornar a tu vida, llena/o de emoción, de entusiasmo y de confianza porque ves claramente lo que te paciencia para el próximo año. Así que te levantas del parcialidad y comienzas a caminar en torno a la escalera, quizás caminando un poco más rápido ahora, porque ya tienes lo que necesitabas y estás preparada/o para comenzar.

Llegas a la escalera y vas subiendo y subiendo, en hélice… Hasta lograr a esa preciosa puerta. Y esta vez, cuando abres la puerta te encuentras de dorso en la habitación en la que estás sentada/o ahora mismo. Y puedes verte a ti, en el presente, en la habitación en la que estás. Y según te observas, te llenas de tanto sexo. Tanto orgullo y registro por todo lo que has pasado. No solo en la última lapso sino durante toda tu vida. Sientes tanto orgullo por todo el trabajo que has hecho. Y permites que tu corazón tenga una sensación desbordante de sexo y aprecio en torno a ti. Obsérvate. Mírate acertadamente. Mírate de la modo en la que te ve el Universo, divina/o, completa/o y absolutamente perfecta/o.

Y cuando estés preparada/o, puedes devolver tu atención en torno a tu cuerpo… inspira profundamente, espira plenamente con un sonoro suspiro, y vuelve a desplegar los luceros lentamente. Igual quieres estirarte un poco, mover los dedos de las manos y de los pies… Y coger tu diario o bloque para continuar con el proceso.”

!function(f,b,e,v,n,t,s){if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};if(!f._fbq)f._fbq=n;
n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window,
document,’script’,’https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘1044206005611665’);
fbq(‘track’, ‘PageView’);
https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js — Eva Muerde la Manzana to www.evamuerdelamanzana.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *