,

Ansiedad: 10 señales para estar atentos

ansiedad

Encima de la inquietud y la dificultad para relajarse, existen otros síntomas físicos, cognitivos, emocionales y conductuales más sutiles que igualmente encienden la alerta de un posible trastorno de ansiedad. Conoce cuáles son para tratarlos cuanto antiguamente.

Hay ansiosos que no soportan la cuenta regresiva de un semáforo, ni el tiempo de aplazamiento para calentar la comida en el microondas y se adelantan en las escaleras mecánicas porque a su criterio, son demasiado lentas.

No nos vamos a aludir a ellos. En este artículo hablaremos para quienes sufren por esa condición, para quienes atraviesan el trastorno psicológico más global de nuestros tiempos y cuyas consecuencias les impiden transigir una vida con normalidad.

“La ansiedad es el proceso que experimentamos cuando hay una anticipación en forma de preocupación, incertidumbre o miedo que interpretamos como peligroso o amenazador y que va acompañada de unas respuestas intensas en  nuestro organismo, que nos imposibilita funcionar de guisa correcta en nuestra vida cotidiana”, explica Dafne Cataluña, Licenciada en psicología y fundadora del Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP).

Según explica esta doble, los sintomas de la ansiedad físicos, cognitivos, emocionales y conductuales, permiten “detectar si es posible que estés sufriendo ansiedad y de qué guisa puede estar afectándote”. Veamos cuáles son.

10 síntomas de trastornos de ansiedad

1- Dificultad para respirar

Se prostitución de un señal físico que provoca una respiración rápida y superficial, como agitada. Así, el mecanismo respiratorio se centra en la parte torácica utilizando solamente la parte inscripción de los pulmones.

Como consecuencia de ello, la persona se suele hiperventilar, ya que respira más oxígeno del que necesita.

2- Problemas gastrointestinales

Las diarreas, cólicos y malestares gastrointestinales, son comunes en las personas que sufren ansiedad. De hecho, muchas veces terminan en el psicólogo quienes originariamente visitaron a un gastroenterólogo.

3- Pérdida de autonomía (miedo a la soledad)

Las personas que sufren trastornos de ansiedad evitan salir de casa si no van acompañados, esquivan los viajes largos en coche o avión y no se sienten seguros cuando están solos en cualquier sitio.

4- Desórdenes alimenticios

Desaparición del apetito o atracones descontrolados: la ansiedad igualmente se manifiesta en los hábitos alimenticios, por lo que es importante tratarla a tiempo para que no derive en problemas más complejos de resolver.

5- Dificultad para tomar decisiones

La inseguridad que vive una persona que sufre ansiedad, le impide tomar decisiones tanto en cuestiones simples como en situaciones más complejas.

6- Problemas sexuales

Con el apetito sexual sucede lo mismo que con el apetito de alimentos: se descontrola. O admisiblemente se pierde por completo el deseo sexual, o admisiblemente se incrementa desmedidamente, incluso en niveles poco saludables.

7- Tristeza, mal humor o irritabilidad

Lo que por fuera parece depresión, en el fondo puede ser la consecuencia de que la persona atravesó o atraviesa ansiedad.

8- Dificultades para concentrarse o memorizar

Este señal cognitivo es uno de los más habituales. De hecho, en algunas ocasiones suele confundirse este señal de ansiedad con indicios de síndromes de atención dispersa o dislexia. Solo un seguro profesional podrá distinguir uno de otro.

9- Preocupación y miedo constante

“La persona siente que no puede hacer frente a la cantidad de  pensamientos negativos que surgen en su comienzo”, explica Cataluña.

Una persona con ansiedad se percibe agobiada y temerosa en distintas situaciones de su vida cotidiana. De hecho, un tipo de trastorno de ansiedad es el trastorno de pánico, donde se produce una sensación de miedo intensa y abrumadora de guisa frecuente.

10- Trastornos de sueño

En las alteraciones de sueño “tienes dificultades para quedarte dormido o conciliar el sueño porque no paran de asaltarte preocupaciones”, puntualiza la doble.

Cómo tratar la ansiedad

Al igual que cualquier otro trastorno psicológico, la ansiedad obedece a un conjunto muy engorroso de factores por lo que su embestida no es sencillo y por lo común requiere atención multidisciplinar.

Según Dafne Cataluña, el primer paso para tratar la ansiedad en consulta “es que aprendas a conocerla, realizando una intervención psicoeducativa en la que puedas entenderla y retener por qué está y para qué. Se prostitución de educarse a no rechazarla y aliarnos con ella. De hecho puede ser una fuente de autoconocimiento muy buena”.

La doble igualmente señala la importancia de educarse técnicas de afrontamiento y reestructuración cognitiva. “Sólo enfrentándonos a nuestros miedos podemos vencerlos”, agrega.

Las técnicas de laxitud, respiración y mindfulness igualmente son de gran ayuda. En definitiva, todo sucede en nuestro cuerpo y nuestra mente, por lo que educarse técnicas para observar nuestras sensaciones puede ayudarnos a tomar el control y evitar episodios de ansiedad y/o pánico.

Por extremo, Cataluña destaca la importancia de un aporte de la psicología positiva: “educarse a conocer y desarrollar nuestras fortalezas personales como saco para nuestro bienestar”.

Presente y futuro de la ansiedad

Se suele aseverar que la ansiedad es “un mal de nuestros tiempos”, haciendo narración al agitado ritmo de vida que se lleva en las ciudades y a los hábitos pocos saludables y el estrés con el que convivimos a diario.

De hecho, según las cifras oficiales que expone la Estructura Mundial de la Vitalidad en su sitio web, más de 260 millones de personas en el mundo tienen trastornos de ansiedad. Y esta sigla es solo orientativa para entender la magnitud de este problema.

Mientras tanto, la venida de una pandemia mundial ha venido a agravar la situación. Es muy difícil perseverar la sanidad mental cuando el miedo y la incertidumbre están presentes desde que escuchamos las primeras informativo del Covid-19.

¿Qué hacer entonces? Según los expertos, para evitar que la ansiedad domine el futuro de nuestra sociedad, habrá que retomar hábitos saludables como hacer deporte y descansar. Y por supuesto, no dilatar la consulta a un doble en sanidad mental.

— Psicocode to psicocode.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *