,

Aprende a estructurar un menú infantil

Transmitir a los más pequeños ciertos hábitos en cuestión de comida, es un fisco que les acompañará de por vida. Y es que una comida saludable es un pilar principal para su crecimiento y ampliación en todos los sentidos. Este tema genera muchas dudas y hoy queremos ayudarte a solventarlas dándote algunas pautas para organizar correctamente un menú pueril. Recuerda que es tu responsabilidad y su salubridad y bienestar dependen de ella.

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de organizar un menú pueril, es que los alimentos sean siempre frescos y de temporada. Asimismo, organizar un plan semanal donde prever con delantera lo que van a consumir, nos ayudará a analizar su comida dese una perspectiva más clara. De este modo, no solo podremos organizarnos con más facilidad, sino que contrastaremos que los peques de la casa están adquiriendo todos los nutrientes que necesitan.

Menú pueril: consideraciones generales por alimentos

  • CEREALES: elige opciones sin azúcar añadido y fuentes integrales. Ten en cuenta que no existen galletas saludables para niños. Si las haces caseras, y de forma ocasional, ¡mejor! Evita introducir exaltado procesados. El gluten puede introducirse perfectamente y sin miedo desde los 4 meses de permanencia. Si haces postres o bizcochos caseros, evita en la medida de lo posible velar los sabores con un exceso de endulzantes. Siquiera añadas endulzantes en sus papillas, incluida la miel.
  • FRUTAS: de temporada, limpias y sin piel. Un primer paso podría ser prepararla en trocitos. Evita un primer contacto con la fruta en forma de zumos o purés, tanto naturales como envasados que, encima, suelen ir azucarados. De esta forma le estarás ofreciendo azúcar y falta de fibra. Una buena idea es hacer recetas vistosas como macedonia de colores, brochetas… ¡Déjale nominar!
  • VERDURAS Y HORTALIZAS: del mismo modo que las frutas, deben ser de temporada. El escuincle, poco a poco, irá identificando sus favoritas. No añadas sal ni pastillas de caldos preparados a los purés.
  • PESCADO: es muy importante cuidar que no tenga penalidades y comenzar con variedades suaves ya que, lo contrario, podría ocasionar rechazo al alimento desde el primer día. Los pescados con mercurio, ¡prohibidos hasta los 10 abriles! Estos son tiburón, atún rojo, pez espada o emperador, lucio… Opta por alternativas bajas en mercurio con 3-4 tomas semanales y alternando blancos y azules. Para ello, prueba diferentes técnicas culinarias ya que, al igual que ocurre con los adultos, no a todos los niños les gusta todo el pescado ni preparado de la misma forma: en sopas, en papillote, purés o potitos, al horno, en una fritura de calidad, hamburguesas caseras, tortillas, croquetas, empanadas o empanadillas…
  • HUEVO: pueden tomarlo a partir de los 6 meses. En casos de alergias, es conveniente consultar con el pediatra.
  • LECHE ANIMAL: ya sabemos que el amamantamiento materno puede prolongarse hasta los 2 abriles, con la comida complementaria que corresponda. En caso de no dar cuajada materna, puede incluirse la cuajada entera a partir del año de vida, entre 200-500 ml al día (un par de vasitos). Los yogures y otros productos derivados de la cuajada fermentados pueden introducirse a partir del sexto mes, siempre naturales y sin azúcar añadido.

Cantidad de carne y pescado y frecuencia de alimentos

Cantidad de carne y de pescado

Carne

  • 6-12 meses: 20-30g
  • 12 meses-3 abriles: 40-50g

Pescado

  • 6-12 meses: 30-40g
  • 12 meses-3 abriles: 60-70g

Frecuencia de alimentos

A continuación, te resumimos en una tabla las raciones recomendadas aproximadas que deberían consumir los pequeños. Recuerda que hay diferentes técnicas culinarias con las que prepararlos, así como variedad de presentaciones para hacerlos más atractivos. Respetar los gustos de los más pequeños es una prioridad, ya que, como los adultos, muestran predilección en dirección a ciertos alimentos por encima de otros.

Nutriente pueril: Organiza su día

Sin ninguna duda, el éxito siempre va a recaer en la planificación semanal. Es una existencia indiscutible que lo que tú hagas va a interferir directamente en el escuincle. Por este motivo instruirse ciertas pautas sobre comida pueril, te ayudará a tomar decisiones más conscientes y fundamentadas. ¿Cómo organizamos su día? ¡Toma nota!

DESAYUNO

  • Como ocurre en adultos, puede favor niños a los que no les apetezca o no les guste desayunar.
  • En la medida de lo posible, es aconsejable inculcar el vestido del desayuno.
  • No optes por las típicas galletas o cereales de desayuno ni, mucho menos, zumos de corveta.
  • Lo ideal: tostadas integrales con tomate o AOVE de forma alterna, una tortillita, quesos, crema de frutos secos naturales… Igualmente puedes preparar cuando tengas tiempo unas tortitas, ¡le encantará la idea!
  • No nos llevemos las manos a la habitante por darles una tortilla en el desayuno. En cambio, llevémonoslas al darles galletas y exaltado procesados de todo tipo.
  • Incluye algún láctico: yogures o cuajada sin trifulca azucarado.
  • Si le das fruta, que sea entera evitando los zumos.

MEDIA MAÑANA

  • Lo ideal: que sea cómodo, viable de transigir y transportable. Una fruta entera, una barrita o brioche casero, un sándwich o sándwich de pan integral con atún, anca, pinrel, chocolate negro o crema de avellanas chocolateada casera, son excelentes opciones.
  • En el cole verán todo tipo de cosas, pero hemos de enseñarles la existencia de una buena comida y educarles en consecuencia. Deben entender que aunque vean productos de confitería industrial en otros niños, por ejemplo, esto no es lo correcto ni lo que les hará proporcionadamente.

COMIDA

  • No tiene por qué hacerse comida diferente para cada uno de los miembros de la grupo.
  • Es bueno educar al escuincle y enseñarle a tomar en grupo y todos lo mismo. De esta forma evitamos comportamientos caprichosos entendiendo siempre, por supuesto, que ellos tienen sus propios gustos y hay que respetarlos.
  • El viernes por la confusión, por ejemplo, puede ser el día de relax, donde ellos eligen su comida favorita. De esta forma, aprenderán a cumplir con ciertos hábitos entre semana.
  • Si comen en el cole, ten en cuenta lo que les toca para poder configurar sus cenas con sentido.

MERIENDA

  • No puede incumplir la fruta.
  • Sigue un esquema parecido al del piscolabis y fortalécelo en función de la actividad de tu pequeño.
  • Esta comida no debe ser muy copiosa para que hagan proporcionadamente la cena.

CENA

  • Lo ideal sería dar de cenar a los niños entre las ocho y las nueve de la tarde, como mucho.
  • De esta forma, se despertarán más despejados y con ganas de desayunar.
  • Evita cenas copiosas con exceso de grasas, como frituras abundantes.
  • Los platos pueden configurarse con vegetales + una fuente de proteína (carnes, pescados, tortilla…) + una cantidad moderada de potingue de buena calidad (AOVE, aguacate o guacamole casero). Añade todavía una fuente de hidratos de carbono de buena calidad (boniato o papa asada, pan integral, tortillas integrales de trigo o maíz…).
  • Prepara los vegetales de distintas formas: ensaladas de colores, purés, salteados, en tortilla…
  • Si les gusta tomar postre, fruta o un láctico de calidad es la opción perfecta.
  • Coordina el menú de la comida con el de la cena para darles variedad de alimentos.

Menú pueril: Ejemplos

Recuerda que inculcarles desde pequeños unos hábitos saludables, les aportará multitud de beneficios. Si quieres conocer los puntos críticos que distinguen entre una correcta comida y una incorrecta, puedes hacerlo consultando nuestro post Alimentación infantil, ¿cómo alimentar a los más pequeños?

— Vikika Team to www.vikika.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *