Beneficios de correr por cuestas – Blog de Running, Fitness, Sneakers y Estilo de Vida

El entrenamiento por cuestas significa una forma de trabajar en la resistencia del corredor a través del dinamismo, experimentando en un nuevo terreno, sin embargo, los beneficios trascienden esto y van mucho más allá para ayudar al corredor en distintas etapas de su entrenamiento.

Para comenzar, es una forma muy útil de prevenir lesiones. Por supuesto, entrenar bajo esta modalidad le aporta al cuerpo la costumbre a un nivel más alto de exigencia, haciéndolo más resistente frente a las condiciones más difíciles, de esta forma, quienes tienen como parte de su entrenamiento el aventurarse por cuestas, tienen menos posibilidad de sufrir una lesión en aquellas zonas que requieren de un cuidado explicit, todo esto, gracias a su fortalecimiento. 

Al mismo tiempo, el entrenamiento por cuestas ayuda a trabajar en el nivel de elasticidad y adaptabilidad del tobillo. Todo esto, gracias al tipo de zancada que requiere el hecho de correr sobre una pendiente inclinada, sin dudas, un tobillo más fuerte se traduce en menos posibilidad de sufrir lesiones en esa área y menos fatiga cuando se enfrente a terrenos planos.

A su vez, trabaja enormemente en la capacidad pulmonar y la forma de aprovechar las respiraciones mientras se está corriendo. Inevitablemente, la exigencia respiratoria en el entrenamiento por cuestas es mucho mayor que en condiciones regulares, en consecuencia, se desarrolla una forma más óptima de consumir el oxígeno. Sin dudas, esto resulta muy provechoso para aquellos corredores de distancias largas que necesitan de una buena capacidad pulmonar para recorrer muchos kilómetros sin fatiga.

El hecho de que el entrenamiento por cuestas tenga un nivel más alto de exigencia para los músculos, se traduce en un gasto calórico también mayor. Es decir, este tipo de entrenamiento es una excelente forma de quemar calorías y grasas mientras se entrena y fortalecen los músculos. Así, sirve para bajar algunos kilos que se tengan demás y convertirlos en masa muscular. Ahora bien, también quiere decir que, se debe tener una alimentación que se corresponda con el consumo calórico que este tipo de entrenamiento demanda.

Por otro lado, cuando se entrena de esta forma, la pisada se hace más polivalente precisamente por las condiciones e inclinación del terreno. Así, se aprende a correr en distintos terrenos y le añade una marca a las habilidades como corredor. Asimismo, se mejora enormemente la técnica de carrera al tener zancadas más amplias, fuertes y eficientes, todo esto, a partir de la exigencia a la que conlleva el entrenamiento por cuestas.

 También, al exigirse más, mejorar la pisada, tener un consumo de oxígeno más eficiente y enfrentarse a nuevos terrenos y retos; es una realidad que los tiempos personales se harán mejores a partir de un aumento en el nivel de exigencia en el entrenamiento. Por supuesto, este tipo de entrenamiento representa solo una etapa en la preparación de los corredores para las grandes distancias.

A su vez, al mejorar en distintos aspectos de la vida como corredor, la motivación se hace parte de los beneficios que tiene el entrenamiento por cuestas. Al ver los resultados positivos que este tiene, inspira a los corredores a ser cada  vez mejores y los ayuda a incentivarse a afrontar nuevos retos para mejorar cada día. Además, sirve para darle dinamismo a la rutina de entrenamiento al incluir una nueva modalidad en un espacio totalmente diferente con un ritmo distinto al que se está acostumbrado.

Ahora bien, como se mencionó al principio, el aporte más importante que tiene el entrenamiento por cuestas es el fortalecimiento de los músculos de las piernas, en explicit, de las pantorrillas. Entonces, ayuda a que la fatiga sea cada vez menor al enfrentar distancias más largas, lo que se traduce en mayor resistencia, allí se encuentra el atractivo de esta modalidad. Al mismo tiempo, es una buena forma de complementar el entrenamiento de fuerza que realizan los corredores para las piernas, pero no lo sustituye.

Sin duda, el entrenamiento por cuestas ayuda a las piernas a ser más resistentes, en consecuencia, se mejora la velocidad al momento de correr en distancias más prolongadas. Sin embargo, también es una excelente forma de potenciar la calidad en el desempeño de los corredores de distancias cortas, quienes trabajan más en su capacidad de dash y no tanto en la resistencia como los corredores de fondo.

— Dayexa to blog.runnics.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *