,

La Inteligencia Emocional aplicada a la gestión de la ansiedad

Los problemas de ansiedad son una constante en la vida de muchas personas, pero no por comunes son más inevitables. Lo cierto es que el ser humano tiene una capacidad falta despreciable de manejar sus estados emocionales, y con la adecuada preparación, es posible sufrir mucho menos bajo los pertenencias del exceso de ansiedad.

Sí, es cierto que nadie puede controlar totalmente las emociones del aquí y ahora, ni siquiera prever con un 100% de fiabilidad su aparición. Pero entre la falta y el todo hay un sano término medio del que debemos ser conscientes, y que nos muestra que mediante las habilidades asociadas a la Inteligencia Emocional, es posible influir en lo que sentimos y en cómo lo sentimos.

Por eso, a lo abundante de este artículo veremos algunas de las claves que hacen de la Inteligencia Emocional poco muy útil a la hora de administrar la ansiedad.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Empecemos por lo más principal: ¿qué es la Inteligencia Emocional? Como ya se intuye a través de su nombre, se prostitución de un conjunto de habilidades psicológicas que nos permite adaptarnos a las diferentes situaciones que nos plantea la vida, muchas de las cuales son nuevas y por consiguiente debemos resolverlas sin aplicar siempre las mismas estrategias o soluciones. Así, al igual que ocurre con el concepto de “inteligencia” a secas, la Inteligencia Emocional va de la mano de la conocimiento de la flexibilidad, la capacidad para variar nuestros patrones de comportamiento dependiendo de lo que esté pasando.

Sin confiscación, a diferencia de lo que pasa con la inteligencia en su significado más convencional, la Inteligencia Emocional no se expresa mediante el registro y manipulación (en nuestra mente) de ideas y conceptos expresables a través del verbo y/o de la matemáticas, sino que sus contenidos, aquello con lo que trabaja, son los sentimientos y las emociones. Y la ansiedad es uno de esos tipos de contenidos.

Por otro costado, todo indica que la Inteligencia Emocional puede ser entrenada y, por consiguiente, mejorada a través de la experiencia. Esto es muy importante, porque significa que determinados procesos de enseñanza permiten alentar nuestras aptitudes de mandato emocional de una forma consistente y estable en el tiempo, tal y como ocurriría con cierto que aprende una materia en la Universidad y a partir de ese momento es capaz de utilizar ese conocimiento durante los abriles siguientes sin tener que aparecer desde 0 cada vez.

Inteligencia Emocional: así nos ayuda a administrar la ansiedad

Estas son las formas en las que la Inteligencia Emocional nos ayuda a manejar nuestros niveles de ansiedad.

1. Ayuda a declarar la ansiedad

En primer área, las personas con un buen nivel de Inteligencia Emocional son capaces de distinguir entre el malestar producido por la ansiedad y otros tipos de malestar. Esto es más importante de lo que parece, porque uno de los aspectos más problemáticos del exceso de ansiedad es que, en primer área, no siempre es sencillo entender que esa es la fuente de la incomodidad que sentimos. Por ejemplo, es relativamente frecuente que las personas confundamos la ansiedad con el escasez, lo cual hace que no sean raros los casos en los que cierto sin escasez va una y otra vez a la frigorífico para intentar “tapar” lo que siente saboreando la comida.

2. Ayuda a detectar los estados emocionales de los demás

En la Inteligencia Emocional se unen las habilidades de registro de las propias emociones, con aquellas que tienen que ver con declarar las de los demás. Esto permite, por ejemplo, ayudar la calma cuando cierto nos confronta pero a la vez podemos notar que esa persona está más nerviosa de lo que estamos nosotros. Cuanta más información tenemos, menos probabilidades tenemos de caer en el miedo o la ansiedad allí donde estas emociones no son necesarias.

3. Nos ayuda a disminuir nuestra ansiedad “de fuera con destino a adentro”

La mayoría de formas a través de las cuales podemos restarle fuerza a la ansiedad en aquellos casos en los que esta es excesiva, no vienen desde internamente de nuestra mente. Es asegurar, no llegan a través de la introspección los procesos psicológicos privados y subjetivos. Al contrario, llegan desde fuera: a través de la forma en la que interactuamos con el entorno, haciendo que este nos afecte de una u otra forma. La Inteligencia Emocional nos ayuda a explotar este potencial.

Por ejemplo, si nos sentimos mal porque aún no hemos empezado a redactar un plan, puede que esa misma ansiedad nos paralice, llevándonos a prorrogar el momento de ponernos manos a la obra para intentar no pensar en aquello que nos hace percatar mal. Pero adoptando determinadas estrategias de interacción con el entorno, somos capaces de romper este círculo vicioso de la ansiedad. Por ejemplo, sacando de la habitación cualquier ambiente que nos pueda distraer o pueda suponer una excusa para prorrogar nuestras responsabilidades: nuestro smartphone, bolsas de snacks, etc. La Inteligencia Emocional nos lleva a detectar riesgos y oportunidades en aquello que nos rodea, a la hora de afectar a nuestra experimentación de las emociones.

Curso online para educarse a manejar la ansiedad

Si te interesa entender más acerca de cómo administrar los problemas de ansiedad (tanto en la teoría como en la destreza), te invito a comparecer a mi curso online en formato webinar que tendrá área el miércoles 12 de agosto a las 18h, a través de Teleobjetivo.

En él, explicaré las claves de la regulación de las emociones que intervienen en el manejo de la ansiedad y que conozco tanto por mi formación como psicólogo como mediante mis más de 25 abriles de experiencia profesional en el ámbito de la Psicología Clínica. Así, veremos los fundamentos teórico-prácticos de este tipo de procesos psicológicos, y sus implicaciones para la vida diaria. Se prostitución de un curso en el que puede participar cualquier persona con interés por el tema, sin obligación de tener formación previa en Psicología.

Para pedir información o entender más acerca de mis servicios como psicólogo y formador, accede a esta página.

Webinar de mnejo de la ansiedad

Referencias bibliográficas:

  • Balaban CD, Thayer JF (2001). Neurological bases for balance-anxiety links. J Anxiety Disord. 15 (1–2): 53 – 79.
  • Goleman, D. (1996): Inteligencia emocional. Barcelona, Kairós.
  • Goleman, D. (1998). Working with Emotional Intelligence. Nueva York: Bantam Books.
  • Rodríguez Biglieri, R. & Vetere, G. (2011). Manual de terapia cognitiva-conductual para los trastornos de ansiedad. Buenos Aires: Polemos.
  • Salovey, P.; Mayer, J.; Caruso, D. (2004). Emotional Intelligence: Theory, Findings, and Implications. Psychological Inquiry, pp. 197 – 215.

— Miguel Querubín Rizaldos to psicologiaymente.com

,

Las 12 mejores películas de Mario Almada en el cine mexicano

Hacer un lista de las mejores películas de Mario Almada es celebrar una parte importante del dote del cine mexicano de todos los tiempos.

Mario Almada es un actor mexicano agradecido en el mundo por su trabajo estético. Este coronado actor tiene una carrera sobrado nutrida, en la que hemos contrario su presencia en más de 300 películas y más de siete décadas  de personajes reveladores y películas icónicas que muestran rasgos de la civilización centroamericano.

Esperamos que disfrutes de este lista con las mejores películas de Mario Almada y profundices un poco más en el cine mexicano.

Las mejores películas de Mario Almada 

A continuación compartiremos contigo una sumario de las mejores películas de Mario Almada, organizadas en diferentes épocas de la historia, para que te hagas a la idea de la cambio de esta suerte del cine.

Mejores películas de Mario Almada (1970-1980)

Mejores películas de Mario Almada

1.El valle de los miserables (1975)

Esta película es un hit porque muestra una ingenuidad no muy difundida en los medios en ninguna época. La trama paseo en torno a un hombre que se encuentra con un campo de concentración al que llevan a diferentes presos políticos. Esta es una oportunidad para reflexionar en torno a las diferencias ideológicas y sus artículos en el imaginario colectivo.

2. Operación María (1985)

Esta es considerada una de las mejores películas de Mario Almada en la que interpreta de forma brillante su papel de justiciero. La trama paseo en torno a un campo de cultivo de maría, considerado como el campo de la hierba maldita. A este campo son llevados múltiples campesinos secuestrados por la ocultismo para estimular el narcotráfico. Es una película cruel que muestra una de las realidades más pesadas de los países latinoamericanos.

3. La viuda negra (1977)

La exploración de la “viuda negra” es uno de los arquetipos más trabajados en el cine y la letras. Es por esto que, esta película es considerada una de las mejores películas de Mario Almada. Acá se narra la historia de un montón de secretos, rumores historias en torno a una mujer misteriosa protegida por el sacerdote del pueblo. Es una oportunidad para explorar una de las facetas femeninas en el siglo XX.

4. El cuatrero (1989)

Esta película es considerada una de las mejores películas de Mario Almada, pues en panorama lo acompañan otras figuras icónicas del entretenimiento mexicano, como Vicente Fernández y Maribel Urbano. Aquí nos encontramos con la historia que se dedican a la intrépida aventura de robar caballos.  Una historia sobrado disparatada que te sacará unas buenas risas.

5. Chido Guan, el tacos de oro

Una de las mejores cosas de ver películas mexicanas es escuchar el acento extraordinario y las variedades del idioma. En esta película estarás frente a algunas de las palabras más representativas de México. La historia paseo en torno a un ex deportista de fútbol que conoce a una verde promesa y quiere ayudarle a irse paso en el mundo deportivo. No obstante, a los dos los cobija un secreto que hace que la película adquiera un tinte muy emocionante.

6. La isla de los hombres solos (1974)

En esta película se ponen en peligro muchas ideas sobre la civilización machista y la homosexualidad. Aquí vemos una comedia dramática en la que un hombre es enviado a una prisión manejada por un capataz maricón. Los presos se ven enfrentado a situaciones que pueden parecer muy cómicas y que reflejan mucho del pensamiento popular imperante en la época.

Mejores películas de Mario Almada (1990-2000)

7. La misma reflejo (2007)

Esta película muestra una de las ingenuidad más crudas de los mexicanos. Aquí encontramos la historia de una mujer que pasa la frontera con los Estados Unidos para inquirir una vida mejor para su grupo. Allí debe trabaja como empleada doméstica sin correr a entrevista a su grupo. La mujer es hermana soltera y deja a su hijo al cuidado de su abuela. Cuando la abuela muere, el escuincle deberá emprender un peligroso alucinación para inquirir a su hermana.

8. El abismo (2000)

La vida de delito es uno de los ideales peores vendidos en los países pobres. Un ejemplo de eso es esta película en la que un hombre decide involucrarse en el mundo del narcotráfico creyendo que la vida del malvado, el peculio y los excesos puede salvarlo. No obstante, la ingenuidad es otra, y el hombre comprenderá que la vida de los criminales no tiene cero de codiciable.

9. La zona del silencio (1990)

Esta es una película apasionante con una novelística muy diferente para la época en la que cinco historias extraordinarias se cruzan en “La zona del silencio” asimismo conocida como “La frontera del tiempo” Esta es una de las mejores películas de Mario Almada en la que nos encontramos con un actor sensato con mucho para ofrecer en el explicación del personaje.

11. Crimen en Tijuana (1991)

En esta película lo tenemos todo, política, luchas de poderes, sindicatos y un agrupación de camioneros sobrado resistente. La historia paseo en torno a un peña de camioneros que deben oponerse a las imposiciones de un político que quiere vincularlos a un sindicato. Esto lleva a diversas situaciones de hostigamiento y insurrección que crean una película sobrado dramática y con situaciones que llevarán al meta tus emociones.

12. Raza de traficante (2016)

Esta es una de las mejores películas de Mario Almada y recordada por el sabido pues fue una de sus últimas actuaciones en la gran pantalla. Acá nos encontramos con la historia de la hija de un narcotraficante, quien posteriormente de la crimen de su padre, debe aceptar el negocio ordinario y cobrar venganza frente a todos aquellos quienes hicieron daño a su grupo.

Hasta aquí llega nuestro top con algunas de las mejores películas de Mario Aldaba, esta suerte del cine que se robó el corazón de los mexicanos. Su éxito fue tal y su papel de revolucionario rondó tanto en sus producciones que es agradecido como el Chuck Norris mexicano. Si no conoces cero de la filmografía de este actor, te invitamos a que descubras algunas de sus historias para que pases una tarde de película diferente a todo lo que estás acostumbrado a ver.

— Karla Arango to psicocode.com

,

Cómo Controlar las Emociones: 10 Técnicas que Funcionan

Ya dijo Nietzsche que los pensamientos vienen cuando ellos quieren, y no cuando nosotros desearíamos.

Del mismo modo, tus emociones siquiera aparecen o desaparecen cuando tú lo decides. Pero, ¿es posible tener algún control sobre las emociones o debes resignarte a que dominen tus actos?

¿Alguna vez te has preguntado porque determinado es capaz de dialogar en manifiesto sin parecer ansiedad mientras que otra persona se viene debajo? ¿Por qué hay multitud que en una discusión sucumbe a la ira mientras otros mantienen la calma?

como controlar las emociones

Si adecuadamente tiene sentido que te sientas triste cuando te dan malas telediario, eso no significa que tu única opción sea quedarte llorando en un rincón (esa talante probablemente te mantenga afligido durante más tiempo). Investigar que estás triste a la vez que te fuerzas a ti mismo a hacer poco productivo te ayudará a sentirte mejor ayer.

En este artículo voy a intentar desmitificar varias falsas creencias sobre la administración de las emociones y darte las técnicas que se han demostrado en realidad aperos para conseguirlo. Permanece atento porque alguna probablemente te sorprenda.

  1. ¿Decides tú cómo controlar las emociones?
  2. Lo que ocurre cuando tus emociones se descontrolan
  3. La verdad sobre las emociones negativas
  4. Lo que no funciona para controlar tus emociones
  5. Lo que sí funciona

¿Decides tú cómo controlar las emociones?

Hay muchas teorías al respecto. Algunos psicólogos creen que tenemos el control total sobre nuestras emociones y otros creen que no existe ninguna posibilidad de controlarlas.

Sin secuestro hay investigaciones que concluyen que la forma en que interpretas tus emociones puede cambiar la forma como las vives. La forma en que reacciones frente una emoción en concreto condicionará cómo actúa sobre ti.

  • El orador que sufre frente la idea de dialogar en manifiesto lo hace porque interpreta sus ansiedad como poco placa, como una señal que le está enviado su cuerpo para que salga corriendo de allí.
  • Por otro flanco, determinado que interprete esos mismos ansiedad como excitación y ganas de hacerlo adecuadamente probablemente tenga más éxito en su conferencia.

La moraleja es que tu cuerpo te proporciona la energía para hacer poco, pero cómo usar esa energía lo decides tú. Hay multitud que paga cuartos y hace horas de trasero para subirse a una montaña rusa, mientras que otros no se subirían ni en sueños. Uno y otro sienten los mismos ansiedad, pero los interpretan de forma diferente: diversión frente terror.

Lo que ocurre cuando tus emociones se descontrolan

No puedes evitar notar emociones. Las emociones están ahí porque tienen una función evolutiva, un sentido biológico de supervivencia. Si nuestros antepasados no hubieran sentido miedo delante de una manada de tigres, probablemente el ser humano no hubiera llegado hasta hoy en día.

La amígdala es la parte de tu cerebro encargada de disparar las emociones, como si fuera una respuesta cibernética en forma de embestida o huida frente una amenaza. Por eso es tan difícil controlar mediante la fuerza de voluntad el origen de tus emociones: significaría anular esta respuesta para la que estás programado genéticamente.

Este tipo de respuesta emocional es por lo tanto, necesaria. Sin secuestro, en algunas personas no está correctamente regulada y puede ocurrir que:

  • Se dispare en situaciones donde no existe una amenaza positivo (provocando la ansiedad)
  • Sea incapaz de desactivarse con el paso del tiempo (como en la depresión). Por algún motivo, el cerebro entra en modo de supervivencia y se queda anclado ahí.

Cuando estás en período de lucha-huida y la angina ha tomado el mando de tus actos, normalmente ya es demasiado tarde. Por eso debes asimilar a hacer ayer. Tienes que acostumbrarte a detectar aquellas señales que te indican que vas camino de no poder dominar tus emociones.

Esta es la única forma en que serás capaz de detener el proceso (o retrasarlo) ayer de que sea demasiado tarde. Una vez las emociones te dominan, eres poco más que una bestia acorralada.

La verdad sobre las emociones negativas

La teoría más reciente es que existen 4 tipos de emociones básicas que han evolucionado en torno a el resto de sentimientos más complejos. Estas emociones son enfado, miedo, alegría y tristeza.

Existen algunas situaciones a las que nunca podrás acostumbrarte. Si todo te va mal, difícilmente podrás dejar detrás la sensación de miedo o ansiedad. Sin secuestro, las emociones positivas suelen desaparecer a lo espléndido del tiempo. No importa cuanto cuartos te toque en la quiniela o cuán enamorado estés: las emociones positivas como el placer siempre terminan disminuyendo.

De hecho, en un estudio se determinó que la emoción que dura más es la tristeza. En concreto, dura hasta 4 veces más que la alegría.

emociones negativas

En almohadilla a este panorama parece en realidad necesario poder encargar la intensidad de tus emociones para no sufrir tanto. A continuación encontrarás una serie de las técnicas que no han demostrado ninguna validez y las que sí.

Lo que no funciona para controlar tus emociones

Estas técnicas se han popularizado a través del boca a boca y mediante autores que no se han molestado en comprobar su almohadilla científica positivo. La utilidad de cada una de ellas para encargar tus emociones es, cuanto menos, dudosa.

1. Intentar no pensar en lo que te preocupa

De la misma forma que intentar no pensar en un oso polar blanco provocará que termines pensando en él por un objeto retroceso, en estudios como este se ha demostrado que es muy difícil apartar las emociones de nuestra vanguardia.

En el caso de las personas deprimidas, a las que constantemente les asaltan pensamientos negativos, se ha comprobado que es totalmente contraproducente intentar suprimir esas ideas porque terminan regresando con más fuerza todavía.

2. Relajarte y respirar hondo…

Es habitual que nos recomienden relajarnos y respirar hondo cuando estamos enfadados o muy ansiosos. Proviene de una tradición casi tradicional, como la de respirar en el interior de una bolsa de plástico en un ataque de pánico.

Pero hay un inconveniente. Respirar hondo e intentar modular el diafragma no suele funcionar porque el componente fisiológico de las emociones suele ser poco importante.

Piensa en ello. En la mayoría de las ocasiones en que te has enfadado mucho, por ejemplo, estabas tranquilo ayer de volverte irascible. Probablemente tenías un buen día hasta que determinado te lo ha chafado, ¿me equivoco?

Si un estado previo de laxitud no ha podido evitar que te enfadaras, ¿por qué la multitud cree que puede conseguirlo una vez ya estés enojado?

¿Has recomendado alguna vez a determinado que se relajara cuando estaba enfadado? Te habrás regalado cuenta de que no suele funcionar demasiado adecuadamente. Es como si en emplazamiento de escuchar a quien cree que ha sufrido una injusticia le recomendases que se callara y se tomase un tranquilizante.

Con esto no quiero opinar que consumir asiduamente técnicas de laxitud sea malo. De hecho meditar es sobrado útil (lo verás más abajo). Pero intentar relajarse una vez te han invadido las emociones es ir a tratar el representación y no la causa.

3. Liberar la tensión por otras vías

Hubo un tiempo en que se pusieron de moda las actividades para liberar emociones. Talleres donde la multitud se reunía para fluir o eventos donde directivos agresivos se ponían a romper platos.

Liberar estres

Pues adecuadamente, resulta que los estudios psicológicos más recientes sugieren que este tipo de catarsis no funciona. Incluso puede ser negativa: sucumbir a la tentación de destrozarlo todo puede incrementar tu determinación a corto plazo. Lo mismo ocurre con hacer deporte físico: aunque es bueno para tu corazón, no es capaz de tranquilizar tus emociones.

Las emociones no están contenidas en el interior de nuestro cuerpo y necesitan salir como si fuéramos ollas a presión. Lo que necesitan es ser comprendidas para evitar que nos hagan daño.

4. Presionarte para tener pensamientos positivos

Hay un poco de controversia respecto el objeto de los pensamientos optimistas para regular las emociones. Si adecuadamente yo no diría que son capaces de hacerte sobrevenir de un estado placa a otro positivo, sí que pueden montar a disminuir la intensidad de una emoción negativa.

Las emociones se procesan casi en su totalidad a nivel inconsciente para luego sobrevenir al ámbito consciente, donde las percibes. Por este motivo, cuando eres consciente de ellas a menudo ya es demasiado tarde.

Sin secuestro, apañarse la parte positiva de cada situación sí que puede evitar que sigas auto-saboteándote. Si en emplazamiento de pensar “No voy a poder con esto” empiezas a creer “Está complicado, pero lo puedo manejar” evitarás que tus emociones negativas se agraven.

Lo que sí funciona

La verdadera inteligencia emocional requiere que identifiques y entiendas tus propios estados de actitud. Implica cachear cuando y porqué estás enfadado, nervioso o triste, y hacer sobre las causas y no sólo los síntomas.

Sin secuestro, en aquellas ocasiones en las que veas que irremediablemente te diriges en torno a un estado emocional placa, las siguientes técnicas pueden ser eficaces para detener o frenar esa reacción en prisión.

1. Intenta rememorar tus virtudes y éxitos

La reafirmación en tus virtudes y puntos fuertes es una de las mejores estrategias para encargar tus sentimientos. Consiste en pensar en lo que te ha provocado esa emoción pero reduciendo su significado placa.

Ejemplo: en emplazamiento de enfadarte porque has llegado tarde al trabajo puedes pensar que, regalado que siempre llegas a tiempo, no es tan bajo.

La multitud con maduro control emocional utiliza la autoafirmación cuando la intensidad de sus emociones todavía es desestimación y tienen tiempo para apañarse otro punto de perspectiva de la situación. Curiosamente, se ha demostrado que esta organización funciona especialmente adecuadamente en las mujeres.

La próxima vez que sientas que pierdes el control sobre tus emociones, recuérdate a ti mismo aquellas cosas de las que te enorgulleces en tu vida.

2. Distrae tu atención en torno a un asunto concreto

Las personas que mejor gestionan sus emociones todavía han aprendido a usar la distracción para encerrar sus estados emocionales ayer de que sea demasiado tarde. Y parece que resulta muy eficaz cuando prevén que van a constatar emociones intensas y no tienen suficiente tiempo para usar otras estrategias.

Como sabrás, una forma muy efectiva para calmar a un chaval pequeño que no deja de fluir es desviar su atención. “¿Has trillado el muñeco?” o “¿Qué tengo en la mano?” suelen disminuir su nivel de excitación si mantenemos su atención durante el tiempo suficiente.

desviar la atencion

La técnica de la distracción consiste en desvincularte de la emoción negativa centrando tu atención en pensamientos neutrales. De esta forma evitarás que la emoción coja demasiada intensidad.

Por ejemplo, si tu patriarca cuestiona tu profesionalidad, en emplazamiento de pensar que quizás termine despidiéndote podrías pensar en la celebración de cumpleaños que tienes el sábado. Es simple pero eficaz, tal y como se ha demostrado en varios estudios científicos.

Aunque a espléndido plazo probablemente no sea la mejor organización, la distracción funciona, especialmente si centras tu atención en poco concreto en emplazamiento de dejar que tu mente vague.

3. Piensa en tu futuro más inmediato

Las emociones muy intensas pueden provocar que te olvides de que hay un futuro y que tus acciones van a tener consecuencias. Aunque en ese momento tan sólo seas capaz de estar el presente y tu frustración, enfado o ansiedad te parezcan tan importantes, ¿seguirás sintiendo eso en el interior de una semana?

Pensar en el futuro más inmediato es muy eficaz para surtir el autoevaluación, tal y como se demostró en el experimento popularizado a través del tomo Inteligencia Emocional. En él, los niños que resistieron la tentación de engullir una cebo a cambio de cobrar otra obtuvieron mejores resultados en los test escolares y mejores trabajos en los primaveras venideros.

4. Medita asiduamente

La meditación ha demostrado científicamente su validez para precaver los pensamientos negativos repetitivos y no sólo mientras meditas, sino todavía a espléndido plazo: es capaz de diminuir el nivel de activación de la angina de forma duradera.

La meditación todavía tiene estudios en la reducción de la ansiedad. En uno de ellos, cuatro clases de meditación de 20 minutos de duración fueron suficientes para disminuir la ansiedad en un 39%.

Intentar relajarte sólo cuando te asaltan las emociones no es muy eficaz. Sin secuestro, meditar de forma regular y respirar correctamente sí que pueden disminuir la intensidad de las emociones negativas cuando estas aparecen.

5. Date permiso para preocuparte más tarde

Antaño te he explicado que intentar suprimir una emoción o pensamiento provoca que vuelva de nuevo con más fuerza. Sin secuestro, ¡posponerla para más tarde puede funcionar!

En un estudio se pidió a los participantes con pensamientos ansiosos que pospusieran su preocupación durante 30 minutos. A pesar de ser una forma alternativa de evitar pensar en poco, lo que se ha demostrado es que tras ese período de pausa las emociones regresan con una intensidad mucho beocio.

Así pues, date permiso para preocuparte posteriormente de un tiempo de retraso. Te preocuparás menos.

6. Piensa en lo peor que te puede sobrevenir

¿Recuerdas la película Sin Perdón (Unforgiven) de Clint Eastwood?

En ella, el personaje de William Munny, pese a estar antiguo y perfecto, es el mejor pistolero del oeste. Y no lo es por su velocidad ni su puntería. Como él mismo dice, lo es porque cuando las balas empiezan a pirarse, él controla sus emociones y mantiene la calma.

Pero ¿cómo surtir la calma? Los samuráis y los estoicos se mantenían tranquilos incluso en las situaciones más dramáticas, ¿cómo lo conseguían?

meditar

Pues pensando en la crimen. Y mucho.

No quiero que te pongas dramático ni te vuelvas un ojival, pero pensar en lo peor que te puede sobrevenir te ayudará a relativizar tus problemas y surtir el control.

7. Escribe un diario de tus emociones

La escritura expresiva consiste en escribir sobre tus pensamientos y sentimientos más profundos y ha demostrado ser eficaz tanto a nivel psicológico como físico (¡es capaz de acelerar la cicatrización de las heridas!)

Perseverar una especie de diario emocional sobre lo que has sentido en algunas situaciones te ayudará a disminuir la recurrencia de pensamientos negativos.

8. Tómate un respiro (y un refresco) para recuperar el autoevaluación

Tu autoevaluación no es infinito. De hecho varias investigaciones indican que conforme te expones a situaciones y emociones, se va consumiendo.

Piensa en ello como hacer un sprint. Tras la carrera estás exhausto y necesitas tiempo para poder recuperarte ayer de retornar a pasar. De la misma forma, si logras dominar tus emociones, evita retornar a exponerte de nuevo a una situación tensa o será más probable que sucumbas.

Lo más sorprendente es que se ha demostrado que surtir el control consume carbohidrato, como si textualmente estuvieras haciendo deporte. Por lo tanto, para recuperar tu autoevaluación tienes dos estrategias:

  1. Tomar una bebida rica en azúcares (no es broma).
  1. Usar la reafirmación positiva para poder encargar de nuevo tus emociones (fuente).

La secreto está en identificar cuándo tus niveles de autoevaluación están bajos y evitar más situaciones emocionales mientas te recuperas.

9. Cuando todo falle, rastreo un espejo

¿Perdón? ¿Mirarse en un espejo? Sí, por muy sorprendente que parezca esta organización puede ser útil para aplacarte cuando estés furibundo.

Varios estudios han demostrado que cuando te ves a ti mismo reflejado eres capaz de observarte desde una perspectiva más objetiva y por lo tanto separarte durante unos instantes de tu emocionalidad.

Cuanto más consciente seas de lo que estás haciendo, más capacidad de controlar tus emociones tendrás. Y observarte en un espejo incrementará tus niveles de autoconsciencia y te ayudará a comportarte de forma más sociable.

10. Lo más importante: encuentra el motivo de tus emociones

A espléndido plazo la secreto no está en pelear contra tus emociones, sino en reconocerlas y enterarse por qué te ocurren. Por ejemplo:

“Vale, no me gusta sentirme así pero ahora mismo tengo mucha envidia (reconoces la emoción) porque a Andrés le han felicitado por su trabajo y a mí no (reconoces el por qué).”

Lo importante es ser honesto contigo mismo sobre el por qué. No hagas como la mayoría e intentes engañarte. A menudo nos mentimos haciéndonos creer que estamos enfadados con determinado por su comportamiento y no porque le han regalado el promoción al que aspirábamos y eso ha afectado nuestra autoestima.

Conocer la verdad positivo de tus sentimientos te ayudará a tratar la causa.

¿La conclusión?

Si quieres asimilar en realidad cómo controlar tus emociones debes enterarse que no hay una alternativa única. Aunque todavía se ha demostrado que tu propio lenguaje corporal es capaz de influir sobre tus emociones, encontrar la organización más adecuada para regular los sentimientos negativos y entender su origen para tratar la causa es la única forma de evitar que tomen el control de nuestra mente.

·····

Si este artículo te ha parecido interesante te agradeceré mucho que hagas clic en alguna de las redes sociales de debajo. Así me ayudas a seguir delante con el blog. ¡Muchas gracias!

!function(f,b,e,v,n,t,s)
{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};
if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;
n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];
s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,’script’,
‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘187823229325195’);
fbq(‘track’, ‘PageView’); — Pau Forner Navarro to habilidadsocial.com

,

No es mi primera vez – Cámbiate

No es mi primera pandemia. Me tocó comenzar en mi profesión con el SIDA. Y de harto.

Ya en ese momento leí, escuché y vi, similares teorías de la conspiración y denegación de la evidencia.

En esos tiempos se cuestionaba la utilidad del preservativo como ahora se hace con la mascarilla. Asimismo se habló de la fabricación del VIH por los “poderosos”. Incluso, que aquel virus era un “castigo” por poco que habíamos hecho o dejado de hacer.

A mí, y muchos profesionales nos tocó ayudar a quien lo padecía, en muchos casos, hasta que se iban. Luego había que estar para consolar a sus familias ayudándoles a sobrellevar el dolor y la incomprensión de muchas personas … algunas muy cercanas.

Aprendí que la ignorancia es fácilmente manipulable. Que la incertidumbre es un potente acelerante del fuego de la desesperación. Que hay muchas personas dispuestas a azuzar a otras para su adecuadamente o el de sus ideas, intereses o creencias.

Que quienes más necesitamos están y estuvieron aquí y allí. Que no son héroes, sino profesionales comprometidos con su gusto de servicio. Que, o le damos la revés al desmantelamiento de los servicios sociales y sanitarios, o la próxima será muchísimo más dura.

Asimismo aprendí entonces que la única via para exceder estos mazazos, es la de la ciencia, la comprensión y la compasión.

Y esperar que aprendamos poco de esto.

— Leocadio Martín to leocadiomartin.com

,

4 SITUACIONES POR LAS QUE NO PROGRESAS EN EL GIMNASIO

En el artículo de hoy os muestro 4 de las situaciones más comunes que suelen observarse en los gimnasios y por las que no conseguimos progresar ni conseguir nuestros objetivos:

 

1. No tener un plan establecido

Ir al recinto a improvisar, hacer lo que nos apetezca en ese momento o hacer cada día una cosa diferente sin ningún sentido son algunos de los errores que suelo ver en gran parte de las personas que acuden a un recinto (sobre todo si se comercio de gimnasios comerciales).

Puede que al principio te funcione durante las primeras semanas o meses, sobre todo si eres novato. Sin bloqueo, la consecución de estos resultados tiene plazo de caducidad y, tarde o temprano, te estancarás y estarás desperdiciando tiempo y esfuerzo.

Para poder progresar de forma eficaz en el recinto, al menos a medio-largo plazo, será necesario que tengas un buen plan de entrenamiento conforme a tus objetivos y tu contexto. De esta forma sabrás perfectamente qué hacer en cada entrenamiento y podrás cuantificar tu progreso, pudiendo hacer ajustes en tu planificación cada vez que sea necesario. Contratar a un buen monitor además es una gran organización para mejorar tu rendimiento en el recinto.

 

2. Cambiar constantemente de rutina y/o ejercicios

Si semanalmente o cada muy poco tiempo cambias de software de entrenamiento o de ejercicios, no conseguirás progresar ni mejorar tu rendimiento.

Esto sucede porque no te estarás dando el tiempo suficiente para sacarle el mayor partido al control o rutina de entrenamiento. Lo ideal será aplicarle una sobrecarga progresiva durante varias semanas o incluso meses para poder mejorar.

Algunos ejercicios como aquellos considerados como los “básicos” (sentadilla, peso muerto, press marcial, press de banca o dominadas) y sus variantes con mancuernas, kettlebells, poleas… incluso podrías utilizarlos durante abriles y abriles y ser capaz de mejorar, siempre y cuando seas capaz de crear una sobrecarga progresiva adecuada.

Esto no significa que no tengas que cambiar nunca los ejercicios, pero mi recomendación es que lo hagas solamente cuando sea necesario. Si estás progresando con un control, no lo cambies o estarán limitando tu progreso.

 

3. Querer conquistar muchos objetivos a la vez

Percibir masa muscular, perder tocino, ser más válido, tener longevo capacidad cardiovascular, mejorar la estética… Estos son algunos de los objetivos más repetidos en el mundo de la actividad física y la avituallamiento. El problemas está en que muchas personas se plantean quieren conseguir todos estos objetivos (e incluso algunos más) a la vez y es poco muy enredado.

Aunque sí aceptablemente es cierto que sujetos principiantes pueden conseguir algunos de estos objetivos a la vez, una vez finalice esta etapa, tendrán que priorizar un objetivos sobre los demás. Querer muchas cosas a la vez no es lo más eficaz para progresar a un ritmo adecuado.

Mi recomendación es que priorices y t centres solo en un objetivo al que des la máxima importancia y que tu software de entrenamiento se centre sólo en dicho objetivo. O como mucho 2 objetivos, pero que sean sinérgicos y estén relacionados para que no se solapen, ya que si no será muy difícil que lo consigas.

El ejemplo más popular sería el de todas aquellas personas que quieren perder tocino y superar masa muscular a la vez. Como aceptablemente expliqué es otro artículo, ileso en determinados casos, esto es muy difícil de conseguir.

 

4. No resistir un plan de comestibles conforme a tu objetivo

Otro de los errores más comunes que suelo ver es el hecho de no prestar atención a la avituallamiento y alimentarse de cualquier forma, sin unos conocimientos mínimos l respecto, esperando ver resultados.

Los casos más comunes se aplican a los objetivos de beneficio de masa muscular, donde necesitas crear un superávit calórico o los objetivos de pérdida de tocino, en los que se precisa crear un debe calórico como ya hemos explicado en muchos artículos del blog.

Por consiguiente, de falta sirve que sigas un plan de entrenamiento super optimizado para tu objetivo, que si no le das a tu organismo los requerimientos energéticos que necesita, no será capaz de lograrlo. Al igual que con el entrenamiento, contratar los servicios de un buen dietista-nutricionista será de gran ayuda.

 

Espero que este artículo os sea de gran utilidad y os haga reflexionar en el caso de que estéis en alguna de las situaciones expuestas previamente. En caso afirmativo, si quieres ayuda con alguna de ellas no dudes en poner en contacto con nosotros AQUÍ, estaremos encantados de poder ayudarte.

CONTACTA CON NOSOTROS

— optimiza to www.fitness-coach.es

,

en qué consiste, síntomas, causas y tratamiento

Muchos fármacos, sobre todo los que están en su fases tempranas de incremento, pueden provocar diversos pertenencias secundarios.

Uno de los más extraños en el síndrome del conejo. A continuación descubriremos en qué consiste este engendro, cuál es la sustancia que lo provoca y cuáles son las bases neurológicas para que suceda.

¿Qué es el síndrome del conejo?

El síndrome del conejo, conocido con el término médico de temblor periodal, consiste en una serie de movimientos involuntarios que son repetitivos, verticales y rápidos (se estima que su frecuencia es de 5 ciclos por segundo, o 5 Hz) en la zona de la boca, asemejando el movimiento característico que realizan los conejos, por lo que esta patología toma de esa bono su nombre.

Está causado como propósito secundario de algunos compuestos farmacológicos (más delante exploraremos en profundidad de cuáles se alcahuetería), y su aparición se suele dar tras mucho tiempo habiendo tomado el tratamiento, pudiendo ser tanto meses como primaveras el negociador temporal desencadenante de este trastorno.

El síndrome del conejo está interiormente de los llamados síntomas extrapiramidales, o adecuadamente pertenencias secundarios extrapiramidales (puesto que son generados como un propósito no deseado por el consumo de un compuesto farmacológico neuroléptico o antipsicótico), que son aquellos trastornos que afectan al movimiento de una parte del cuerpo, adecuadamente por acortar la capacidad de mover cierta parte de la musculatura, o adecuadamente porque se generan movimientos involuntarios, como es este caso.

Síntomas

Los movimientos provocados por el síndrome del conejo comprometen a toda la musculatura labial y del trasto masticatorio.

Sin bloqueo, no estarían afectando a los músculos de la unión, como sí hacen otros trastornos similares, como puede ser la disquinesia tardía, por lo que, en ese sentido, no supondría una traba para el sujeto que lo padece a la hora de tragar los alimentos, aunque sí para realizar otras acciones, como es el hecho de masticarlos.

Prevalencia

En cuanto a la prevalencia de este peculiar trastorno, sería de entre un 2,3% y un 4,4% de todos aquellos pacientes que han sido medicados con antipsicóticos, aunque existen algunos casos (muy pocos, eso sí), en los que los afectados por el síndrome del conejo no habían consumido neurolépticos anteriormente, por lo que serían otras las causas que estarían dando área a esta patología.

Causas

Al afectar a unas zonas musculares tan concretas (toda la que implica la bono mandibular y del movimiento de los labios, pero no de la unión, como ya hemos manido), los estudios indican que la disfunción de estos movimientos provendría del dominio cerebral de los ganglios basales, en concreto de la estructura que conforma la pars reticulata interiormente de la sustancia negra.

Toda esta parte de nuestro sistema nervioso es la responsable de conectar y mandar información desde los propios ganglios basales con destino a otra estructura convocatoria colículo superior (enemigo en los manuales igualmente como tectum o techo óptico), que estaría situada interiormente del mesencéfalo.

Las causas para la aparición del síndrome del conejo, como ya se ha mencionado, provienen del consumo de ciertos tipos de fármacos, que podemos dividir en dos grupos, en función de aquellos que tienen una incorporación probabilidad de desencadenar este propósito secundario y aquellos que igualmente pueden provocarlo pero en pequeño medida, por lo que es menos probable encontrarnos dicho huella.

El primer agrupación de fármacos son los llamados de incorporación potencia. En esta categoría podríamos destacar tres diferentes, que serían el haloperidol (conocido comercialmente como Haldol), la pimozida (que se vende como Orap) y la flufenazina (cuyo nombre en farmacias sería Prolixina). Todos ellos son diferentes tipos de neurolépticos o antipsicóticos, utilizados en patologías muy diversas que van desde la esquizofrenia hasta el trastorno bipolar o el síndrome de Tourette.

Los otros tipos de compuestos médicos que, en pequeño medida, igualmente podrían desencadenar el síndrome del conejo serían el aripiprazol, la olanzapina, la tioridazina y la clozapina. Igualmente, se alcahuetería de diversos tipos de fármacos antipsicóticos o neurolépticos, diseñados para trastornos como los vistos anteriormente (Tourette, esquizofrenia o trastorno bipolar), y igualmente otros, como el trastorno esquizoafectivo, la psicosis, algunos tipos de tics, autismo, trastorno depresivo maduro, etc.

Existiría una última categoría, donde entrarían los fármacos que pueden durar a provocar el síndrome del conejo como propósito secundario aún consumiendo pequeñas dosis de dicha tratamiento. Es el caso de la risperidona, otro antipsicótico más, en este caso orientado al tratamiento de patologías como el autismo, la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

Tratamiento con anticolinérgicos

Ya hemos manido cuáles son los complejos químicos que pueden causar el llamado síndrome de conejo, pero, ¿cuál sería la forma de revertir ese proceso para conquistar que el paciente deje de examinar esos molestos movimientos involuntarios de su boca? Para ello habría que acogerse a otro tipo de fármacos diferentes. Se alcahuetería de los anticolinérgicos.

Los anticolinérgicos se utilizan para impedir que se libere un tipo muy concreto de neurotransmisores: la acetilcolina, ya que son los responsables de comunicar, desde las neuronas a los músculos, que deben iniciar el movimiento. Al impedir su dispersión, se estaría evitando, en este caso, que se llevasen a agarradera movimientos involuntarios, como los implicados en el síndrome del conejo.

El problema es que los anticolinérgicos, a su vez, igualmente pueden desencadenar diferentes tipos de pertenencias secundarios, siendo el más frecuente el conocido como antisialogogo, que se refiere a que disminuye la segregación de saliva en el paciente, por lo que puede tener constantemente la sensación de tener la boca sequía. Igualmente, pueden tener un pequeño propósito de sedación, por lo que es una sustancia muy utilizada en operaciones, ya que uno y otro pertenencias son aperos en dichos procedimientos.

Pero no son los únicos pertenencias secundarios que pueden provocar los anticolinérgicos. Incluso pueden suscitar problemas de coordinación a nivel motor, aumentar la tasa cardíaca, agostar las mucosas de la ñatas, impedir la sudoración, suscitar algunos problemas de visión como problemas de enfoque o visión doble, dificultades para retener la orina al tumbarse, reducción del movimiento intestinal, y otros.

En cuanto a la afectación transitoria del sistema nervioso central, los anticolinérgicos pueden hacerse notar provocando un estado de desorientación y confusión, sentimientos de agitación, un vaivén entre la disforia y la entusiasmo, dificultades para concentrarse, alteraciones de la memoria o dificultad respiratoria, entre otros.

A pesar de esta larga letanía de posibles pertenencias adversos, los anticolinérgicos no solo se utilizan para tratar el síndrome del conejo y otros trastornos, sino que algunas personas utilizan esta sustancia como droga, y suscitar el llamado síndrome anticolinérgico agudo. Puede ocurrir voluntariamente, buscando una experimentación, o por error, al tomar una dosis maduro a la prescrita.

Separado de los pertenencias vistos ayer, se pueden sufrir alucinaciones, una agitación a nivel psicomotor de carácter formal e incluso en casos extremos, cuando la dosis ha sido muy elevada o el paciente tiene unas condiciones que lo predisponen a tal propósito, un coma. Es importante, por lo tanto, tener en cuenta que todas estas sustancias son muy peligrosas si no se toman bajo unos estrictos criterios médicos, por lo que no se debe en absoluto examinar por cuenta propia o tomar más cantidad de la prescrita por el profesional.

Disquinesia tardía

Aunque generalmente encontramos el temblor periodal o síndrome del conejo como un trastorno propio, algunos manuales prefieren incluirlo como un tipo concreto interiormente de la convocatoria disquinesia tardía. La disquinesia engloba todas aquellas patologías caracterizadas por el padecimiento de movimientos involuntarios.

La disquinesia, o discinesia, puede manifestarse de formas muy diversas. Por ejemplo, con temblores que pueden ir desde zonas muy concretas del cuerpo (a nivel labial y mandibular, como es el caso del síndrome del conejo) o adecuadamente de otras zonas, e incluso a nivel universal. Pero igualmente puede darse la corea, el movimiento descoordinado y constante de las extremidades, en lo que se conoce popularmente como el Bailable de San Vito.

Incluso pueden darse ciertos tipos de tics, más o menos severos, e igualmente pueden manifestarse en zonas diversas de la musculatura del sujeto. Igualmente, se incluyen en las disquinesias las contracciones involuntarias de diversos grupos musculares, como las distonías o las mioclonías.

Y, interiormente de las disquinesias, las de tipo tardía, que es la que nos ocupa, por incluir el síndrome del conejo, harían narración a aquellas causadas por el consumo de fármacos neurolépticos, es afirmar, de antipsicóticos, como hemos detalladamente ayer.

Referencias bibliográficas:

  • Rebello, P.; Rao, P.P.; Nayak, P.; Mascarenhas, J.J.; Mathai, P.J. (2018). Risperidone induced rabbit syndrome. Neurology India. Publication of the Neurological Society of India.
  • Schwartz, M.; Hocherman, S. (2004). Antipsychotic-induced rabbit syndrome. CNS drugs. Springer.
  • Villeneuve, A. (1972). The Rabbit Syndrome a Peculiar Extrapyramidal Reaction. Canadian Psychiatric Association Journal.
  • Yassa, R.; Lal, S. (1986). Prevalence of the rabbit syndrome. The American journal of psychiatry.

— Luis Martínez-Casasola Hernández to psicologiaymente.com

,

Los beneficios del mango deshidratado para la salud

mango-deshidratado

Ingerir fruta deshidratada es una costumbre antigua que hoy en día está más de moda que nunca, ya que se proxenetismo de un snack más saludable que otras alternativas como unas patatas fritas o las chocolatinas. Pero, ¿qué es verdaderamente la fruta deshidratada? ¿Qué propiedades y beneficios podemos obtener de su consumo? ¿Cómo podemos deshidratar nosotros mismos la fruta? A continuación vamos a contestar a todas estas dudas, poniendo como principal ejemplo al mango.

¿Qué propiedades beneficiosas tiene el mango deshidratado?

El mango seco o mango deshidratado es un snack saludable que podemos consumir a diario en sustitución de todos aquellos alimentos industriales de picoteo que no aportan nadie bueno a nuestro cuerpo. Éstas son algunas de las  propiedades y los beneficios que podremos obtener si lo convertimos en nuestro alimento entre comidas:

  • Multitud de vitaminas y minerales: al contrario de lo que pueda pensar mucha gentío, la fruta deshidratada no pierde todas las propiedades o es menos sana que la fruta natural. En concreto, el mango, concentra en su interior fósforo, potasio, magnesio y calcio, párrafo de vitaminas A y B, tan importantes para nuestra sanidad.
  • Antioxidantes: los antioxidantes eliminan los radicales libres, que son unas sustancias químicas que liberan oxígeno en el interior de nuestras células, provocando la oxidación de las mismas. Por ello, consumiendo mango seco, podremos contribuir al retraso del envejecimiento del cuerpo a través de estos diferentes antioxidantes, como pueden ser la quercetina, la fisetina, la astragalina, la isoquercitrina, el galato de metilo y gálico. Por otra parte de prolongar la buena sanidad de nuestro cuerpo, ayudará a advertir enfermedades como el cáncer de pecho y el de próstata.
  • Las enzimas digestivas: el mango seco es una fruta en gran medida digestiva que ayuda para que los demás alimentos que hayamos consumido aumenten la celeridad de su digestión, con lo que asimismo se reduce la descortesía o el ardor.

Beneficios

  • Un corazón más sano: consumir mango seco ayuda a dominar la presión arterial gracias a su stop contenido en magnesio y potasio. Regula los niveles de colesterol del consumidor mediante la fibra y la vitamina C, con lo que se potencia y facilita poder tener una mejor sanidad cardíaca en el futuro.
  • Ingerir puede malgastar calorías: si por un banda existen alimentos que queman más calorías en el propio proceso de digestión que los que tienen en sí mismos, existen asimismo otros, como el mango seco, que contribuyen a malgastar calorías rápida y eficientemente. Como todo, claro está, este consumo debe ir acompañado de cierta actividad física.
  • Huesos más sanos y fuertes: la vitamina K es que la que se encarga de con éxito, de defender una correcta impregnación de calcio para nuestro cuerpo. El mango deshidratado contiene una gran cantidad de esta vitamina, un aspecto secreto asimismo para advertir y protegernos de enfermedades como la osteoporosis.

¿Cómo se deshidrata el mango y la fruta en genérico?

Una vez conocidos los beneficios y sus propiedades más comunes, vamos a proceder a explicar cuál es el proceso de deshidratación del mango, para poder hacerlo nosotros mismos en nuestra casa y así no tener que gastarnos un monises de más en comprarlo. Para ello, necesitaremos los típicos utensilios que puede activo en cualquier cocina y disponer de un horno. 

Éstos son los 7 pasos que tendremos que seguir:

  1. Votación: parte en la que a veces no prestamos demasiada atención, pero que es secreto para el sabor final. Debemos nominar unos mangos que estén en el punto exacto de virilidad para engullir. Para detectarlo, la carne debe estar un poco más blanda. Necesitaremos solamente tres mangos.
  2. Cortar: corta primero el mango y luego retira la cáscara de los pedazos que hayas rebanado.
  3. Colocar: pon un papel de cocina en la bandeja del horno y coloca los trozos de mango
  4. Precalienta un poco: deja que precaliente el horno un poco antaño de introducir los mangos con la bandeja en una temperatura desprecio. Poco que oscile entre los 50 y los 60 grados.
  5. El momento de la paciencia: introduce el mango y caliéntalo a esa temperatura, en un periodo más o menos de entre 9 y 13 horas, hasta que tengan la consistencia con la que lo quieras consumir.
  6. Retira y deja entibiar: sácalos de la bandeja y deja que se enfríen de forma natural, no los introduzcas en la frigorífico.
  7. Un buen recipiente hermético: colócalo en un recipiente que puedas dejar en un punto que se mantenga seco, frío y que no reciba mucha luz. Si puede ser un recipiente de vidrio hermético mucho mejor.

— Psicocode to psicocode.com

,

Test Online de Alcoholismo ¿Y si soy alcohólico?

El vino es una de las sustancias adictivas más populares y socializadas. Algunas personas pueden controlar cuánto beben, pero otras tienen factores de aventura que les impiden pimplar de un modo responsable. Cuando estas personas se vuelven adictas al vino (alcohol etílico), a menudo se les conoce como alcohólicos.

Algunos alcohólicos, pese a su yuxtaposición, pueden permanecer una calidad de vida regular y ocuparse de sus responsabilidades diarias. Sin retención, la mayoría de los alcohólicos experimentan consecuencias negativas (físicas, psíquicas y sociales) adecuado al consumo de vino.

La importancia que para la prevención y para un posible tratamiento tiene el conocimiento, lo más preciso posible, del nivel de consumo de vino de la persona afectada, llevó a la Organización Mundial de la Salud a desarrollar el Test AUDIT (Cuestionario de Identificación de los Trastornos debidos al Consumo de Trinque)

Se prostitución de un método simple de screening, cuyo objetivo es la identificación de patrones de consumo de vino perjudicial o de aventura como apoyo a una necesaria evaluación breve en atención primaria.

De guisa firme todavía proporciona un entorno de trabajo estable en la intervención para ayudar a quiénes muestran un consumo perjudicial o de aventura a estrechar o cesar ese consumo de vino, y con ello ayudarles a evitar las consecuencias perjudiciales de su conducta.

En este post hablamos de:

Test de Dipsomanía (AUDIT)


Hazlo a pantalla completa desde aquí.

Instala este test en tu web: Si tienes tu propia web ahora puedes usar este expediente de forma manejable y gratuita. Más información aquí.


Causas de la yuxtaposición al vino

La mayoría de las sustancias adictivas, entre ellas el vino, afectan al centro de placer y recompensa del cerebro. El vino manipula este sistema y nos predispone a repetir comportamientos que nos procuran placer. En las personas adictas, sus cerebros se vuelven a cablear químicamente para desear el vino.

Se considera que aproximadamente del 50% del aventura de padecer dipsomanía es hereditario, y por lo tanto puede explorarse a través de la historia natural.

Existen por otra parte causas biológicas que se relacionan con la historia de consumo del propio individuo. Sabemos que un consumo prolongado o cliché de vino puede cambiar la química del cerebro y predisponer de este modo a la yuxtaposición al vino.

Por extremo, hay variables de tipo social que todavía pueden considerarse precursoras del dipsomanía. Básicamente porque como decíamos al principio, la ingesta de vino es una conducta social proporcionadamente tolerada, e incluso alentada en determinadas culturas.

Los jóvenes observan que los adultos beben alcohol socialmente , y muchos interiorizan que es una conducta segura porque sus padres lo hacen.

Tratamiento del dipsomanía

Las personas con problemas leves con el vino pueden dejar de pimplar solas o con la ayuda de grupos de apoyo. Sin retención, las personas que son adictas al vino requieren un tratamiento multidisciplinar, con apoyo médico, psicológico y social.

Desde el punto de traza psicológico se consideran abordajes terapéuticos adecuados la Terapia cognitivo-conductual, la terapia natural y la entrevista motivacional.

De un modo simultáneo, los grupos de apoyo terapéutico y comunitario se han evidenciado como especialmente eficaces en el tratamiento de la yuxtaposición al vino. Un ejemplo proporcionadamente conocido de este tipo de programas son los puestos en marcha por Alcohólicos Anónimos en todo el mundo.

— Jose Manuel Lozano to psicopedia.org

,

Inseguridad – Cámbiate

La vida es efectivamente sencilla, pero insistimos en hacerla difícil.

Confucio.

La inseguridad es un sentimiento que nos puede resultar sabido a muchos de nosotros. De vez en cuando aparece y, en algunos momentos, es muy difícil de debatir con él. Puede aparecer a formar parte de nuestra vida, de una forma que sea asaz difícil de evitar.

Sin importar lo que consigamos, el éxito que tengamos en la vida, lo que nos quieran o lo correctamente que estemos, algunas veces no podemos evitar hacernos daño con una autocrítica feroz y una duda permanente sobre nosotros mismos. 

Aunque producirse por episodios o épocas de inseguridad es poco común, cuando se convierte en nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos, es el momento de tomar medias para cambiarlo. 

Lo que antaño eran momentos pueden determinar la forma en que nos vemos, afectando de forma rotunda nuestra autoestima, si dejamos que nos supere. 

¿De dónde vienen estos sentimientos?¿Qué origen pueden tener? Aunque la inseguridad es un sentimiento muy característico e individual, hoy vamos a comentar algunas de las razones que pueden hacernos más vulnerables a padecerlo.

  1. Infancia negativa

Las experiencias negativas de la infancia distorsionan nuestro autoconcepto y autoestima. Es trabajo de nuestros padres y madres cultivar nuestra autoimagen desde una perduración temprana, elogiándonos, alentando nuestros esfuerzos, permitiéndonos hacer cosas por nuestra cuenta y mostrándonos acto sexual y afecto. De lo contrario, crecemos sin autoconfianza, avergonzados de nuestros defectos e incapaces de pasar nuestros fracasos.

Las experiencias infantiles adversas pueden ser extremadamente perjudiciales y dejarnos con muchas cicatrices psicológicas duraderas, especialmente si las internalizamos. Esos sentimientos de inutilidad y dudas se quedan con nosotros en los abriles venideros y a menudo tienen un impacto placa en cómo nos percibimos a nosotros mismos.

2. Comparaciones

Compararnos continuamente con otras personas, tratando de estar a su (supuesta) prestigio, solo consigue infelicidad. Todos lo hacemos, continuamente. Y es poco enormemente perjudicial para nuestra sanidad mental y estabilidad emocional.

Las redes sociales hacen que sea más claro que nunca caer en la trampa de la comparación social constante. Poco de lo que podíamos aislarnos, con esfuerzo, hace unos abriles, se ha convertido en una empresa prácticamente impracticable en la hogaño. 

En cierta forma, actúan como un amplificador de un sistema de comparaciones que nos hace averiguar en el sentimiento de que no somos suficientes. Que no valemos la pena. Que nuestra vida es decepcionante. 

La influencia que pueden practicar estas aplicaciones en nuestra vida puede ser tan perjudicial que nos puede sufrir a trastornos de dependencia, ansiedad o depresión. La inseguridad permanente y la búsqueda externa de energía son el primer paso cerca de ello. 

Ser conscientes de que en estas redes solo vemos lo que otras personas quieren que veamos, casi como si fuese un paso intermedio entre la ficción y la efectividad, se convierte en un importante objetivo para conseguir aislarnos, en la medida de lo posible, de su influencia.

3. Perfeccionismo

Hemos docto y oreja que no hay mínimo malo en querer ser el mejor en poco o darlo todo en una determinada situación o combate. Siempre que esto no sea el centro de nuestra vida, claro. Morar siempre pensando en la perfección, en un sistema de todo o mínimo en el que nuestro valía depende de lo que consigamos, no de lo que somos, es el camino valentísimo para el fracaso personal, alimentado por la inseguridad o la muerto autoestima. Nuestra vida pasa a estar controlada por la vergüenza, la desliz o la frustración.

Muchas veces, pelear por la perfección solo nos hace percatar inadecuados e inseguros sobre nosotros mismos. Nos marcamos expectativas irreales e imposibles, cayendo en una autocrítica fácilmente destructiva. Poco que incluso puede disparar trastornos como los que señalamos anteriormente.

4. Rechazo

Nuestras experiencias pasadas tienen una influencia significativa en nuestra autoconfianza. Si experimentamos fracasos de forma habitual, es común que nuestra inseguridad aumente. Nuestra confianza se tambaleará y, comprensiblemente nos sentiremos mal por no poder alcanzar nuestras metas u obtener lo que queremos. Y cuanto más lo intentemos, más dudaremos de nosotros mismos.

Hostilizar con el rechazo puede ser igual de difícil, especialmente si la persona que nos rechaza es alguno que nos importa. Cualquiera que sea la situación, el rechazo duele. Mucho. Y puede hacernos percatar inseguros sobre nosotros mismos y nuestra autoestima. Sacude nuestra confianza y puede fomentar una insuficiente imagen de nosotros mismos, llegando a determinar nuestra relación con nosotros mismos de forma permanente.

Ambas experiencias -el rechazo o los fracasos-, provienen de un insuficiente conocimiento y aprobación incondicional propia. Nos sumimos en un equipo de expectativas, búsqueda de aprobación, objetivos poco realistas y dependencia emocional, que pueden condicionarnos si no le ponemos remedio.

— Leocadio Martín to leocadiomartin.com

,

Beneficios de hacer ejercicio con un entrenador personal

Hacer control físico tiene grandes beneficios para la vitalidad, y si no tienes experiencia o quieres mejorar tu rendimiento, una de las mejores opciones es personarse a un gimnasio con entrenador personal en Madrid. Esta posibilidad aporta motivación, disciplina, la mejoramiento de la técnica, el logro de resultados, y muchas cosas más. ¿Cuáles son todos los beneficios de hacer control con un monitor personal?

Un entrenamiento muy personalizado

Al practicar deporte con un monitor personal, la atención es muy personalizada. Este marcará los ejercicios que mejor se adaptan a la persona en función a sus deposición concretas. Tener en cuenta algunas cosas a la hora de hacer deporte, como el estado físico, la vitalidad, la capacidad, así como los objetivos que quiere conseguir, es muy importante para que el entrenamiento sea el adecuado.

El monitor personal se asegurará de que cada uno de los ejercicios es realizado correctamente, cuántos ejercicios hacer, y todo ello con una atención individual que no tienes en un pabellón popular.

Una forma efectiva de conquistar los resultados que buscas

Con un monitor personal lograrás los resultados que buscas de forma más efectiva. Este te motivará y ayudará a darlo todo con los ejercicios adecuados para conseguir tus objetivos con el entrenamiento.

La importancia de hacer control con la técnica adecuada

Tu monitor se asegurará de que aprendes la técnica más conveniente para control desde un principio. Esto supone un peculio de tiempo importante, e influye a la hora de evitar lesiones y conseguir resultados.

La motivación que necesitas

Son muchas las personas que necesitan motivación y un pequeño empujón extra, para comenzar a hacer deporte y no fallar a los entrenamientos. En este tipo de casos, personarse a un monitor personal puede ser la opción más adecuada, e incluso el trabajo será más duro que si se realiza por cuenta propia.

En Fitness & Coach, como pabellón con monitor personal en Madrid, creemos que tener a un profesional que pueda manejar y enseñar correctamente en los entrenamientos puede marcar efectivamente la diferencia.

CONTACTA CON NOSOTROS

— Fitness & Coach to www.fitness-coach.es