Psicología: ¿Cómo conservar la motivación en el deporte?

TIPOS DE MOTIVACIÓN

La motivación no es una variable que se repita de igual modo en todos los deportistas, es de carácter individual y suele haber una tendencia motivacional en cada deportista. Es por ello importante para los entrenadores conocer los diferentes tipos de motivación que existen para de este modo, utilizar aquellas estrategias que mantengan a nuestros deportistas en un alto nivel de motivación.

Algunas de las tipologías que se han encontrado son:

Motivación básica y motivación cotidiana (Buceta, 1999).

La primera la entiende como aquella motivación de base que nos compromete en la actividad que realizamos, mientras que la segunda está orientada a la actividad en sí misma, es decir, el disfrute de realizar dicha actividad. Es por ello que como entrenadores podemos influir en la motivación cotidiana de nuestros deportistas buscando estrategias y proponiendo actividades que resulten divertidas para el deportista y lo mantengan con una alta motivación cotidiana, mientras que podemos influir en la motivación básica mostrándole al deportista aquellos aspectos de mejora que va consiguiendo en forma de rendimiento o buenos resultados.

Motivación intrínseca y motivación extrínseca que, como hemos señalado anteriormente, hacen referencia a la procedencia de las fuentes motivadoras, ya provengan del mismo deportista al realizar la actividad en sí misma, o de fuentes externas de su entorno más inmediato.

Motivación orientada al ego y motivación orientada a la tarea (Duda, 2001).

Mientras que la primera parte de una base comparativa en relación a otros compañeros o deportistas, la segunda surge de la comparación que hace el propio deportista sobre su propio progreso, lo que le estimula a mantenerse motivado.

Tomado de: www.iesport.es