,

Cómo Controlar la Ansiedad: Los Cuatro Pasos

Descarga aqui Cómo controlar la ansiedad los cuatro pasos

El siglo XXI es el siglo de las prisas, de las demandas excesivas y de la hiperestimulación. En nuestra sociedad contemporáneo vivimos con una serie de exigencias relativas a nuestro éxito purista, sindical, social, etc, por otra parte de con un conjunto de hábitos poco saludables: prisas, conductas adictivas, posibles relaciones personales no saludables…

Ello provoca el que en numerosas ocasiones nos encontremos poco relajados y con niveles altos de estrés. Estamos más ansiosos que un pulpo en un parking.

Sin retención, estar estresado o estar relajado es poco que podemos controlar. De la misma forma en que hemos aprendido a tener ansiedad, podemos educarse a no tenerla. Es cuestión de hábitos, de ver qué nos la produce y de aparecer a hacer cosas que nos hacen desarrollar lo contrario,en este caso estar relajados.

En este artículo quiero proponerte un planteamiento para que sepas cómo controlar la ansiedad de forma eficaz.

Cómo Controlar la Ansiedad

Creo que lo primero es decirte que, tras muchos abriles dedicándome a trabajar con personas que padecen de ansiedad, puedo ponerme en tu piel. No sólo te hablo desde lo profesional; me identifico todavía contigo desde lo personal. La ansiedad me acompañó en un periodo de mi vida.

Yo reminiscencia esa sensación que iba más allá del único estrés, hasta que me puse manos a la obra. Es un proceso este de exceder la ansiedad y comienza por una examen sincera y compasiva en dirección a uno mismo. No estás solo y se puede exceder.

Cito una parte del artículo que escribió Pedro Gayá en mi blog, donde deje de la experiencia que es tener ansiedad, partiendo de la incomprensión resultante por parte de aquellos que no la han vivido:

Las personas que padecemos ansiedad nos sentimos incomprendidos. A diferencia de las enfermedades físicas no siempre es sencillo de explicar como nos sentimos… En Internet encontramos los principales síntomas de esta patología: Nerviosismo, temor, sensación de peligro inminente, tensión muscular… Lo que no pone es como verdaderamente se encuentra uno cuando padece ansiedad. Y la respuesta es mal, muy mal.

Vamos a dialogar claro para todas aquellas personas que de ningún modo hayan padecido este trastorno. Vendría a ser como ese dolor de muela que no cesa durante horas o esa piedra en el zapato que sentimos a cada paso. Un dolor tanto físico como mental que nos acompaña cada segundo, es tener la sensación que en cualquier momento poco malo va a suceder y, por si no fuera poco, tienes todo tipo de molestias físicas que se encargan de hacerte más pesada la carga “emocional”. Para entender la ansiedad hay que sentirla. Solo así uno puede ser consciente de, hasta que punto, puede venir a demarcar tu vida”.

Más o menos la medio de las personas tienden a desarrollar ansiedad, mientras que la otra medio no. Si estás leyendo este artículo imagino que serás de los que sí. Quise citarte ese fragmento de texto para que te des cuenta de que no todo el mundo entenderá cómo te sientes; por ello el poder consultar con un profesional o compartir tu experiencia con otras personas que sí han sentido parecido te ayudará mucho. A partir de aquí, toca entender y aparecer a resolver, es opinar, ponerse manos a la obra.

Por qué experimentamos ansiedad

Ayer de seguir, un pequeño añadido al artículo. En nuestro canal de youtube tienes diferentes listas de reproducción, entre otras esta titulada Laxitud y calma, que puedes escuchar tranquilamente mientras lees este artículo.

Hay dos palabras de significado parecido pero no idéntico que explican estos síntomas. Una es el miedo, otra es la ansiedad. El miedo nos sobreviene cuando hay un peligro actual, es opinar, cuando hay peligro de que resultemos heridos, dañados o hay poco que amenaza nuestra integridad física o psicológica. Este procedimiento lo tenemos como animales que debían de tener horizontes frente a amenazas. Animales racionales pero en todo caso animales que buscan su supervivencia.

miedo

No queremos gatitos asustados. Ni personas siquiera.

Hoy día seguimos experimentando miedo pero a ello le hemos añadido a la ansiedad. La ansiedad vendría a ser lo mismo que el miedo pero sin esa amenaza actual. Sí ha de favor poco que nos provoque esa sensación; quizás sea en forma de charla delante de un auditorium, de una barata como animal al que algunas personas desarrollan una fobia… o simplemente un pensamiento.

Los pensamientos pueden ser causa todavía de tantear ansiedad, en esto profundizaremos más delante en el artículo.

En todo caso, para la mayoría de causas que nos producen ansiedad, el proceso de alternativa es parecido, como todavía veremos ahora.

Primeros pasos para controlar la ansiedad

Cada vez vamos haciendo mejor las cosas a la hora de afrontar aquellas cosas que nos causan dificultades. La ansiedad no es una excepción y ahora quiero compartir contigo un esquema característico que he observado en bastantes ocasiones.

  • En un primer momento el estrés que notamos es manejable. Es opinar, sentimos poco que nos presiona o que nos estresa pero sin retención podemos sobrellevarlo. Quizás acabamos dedicando más tiempo o más esfuerzos a trabajar o a estudiar y entramos en una época de sobreesfuerzo.
  • Aquí ya empezamos a despabilarse soluciones de un tipo u otro. Prototípicamente en forma de química. En algunos casos está será en forma de benzodiacepinas (idealmente tras favor visitado a nuestro médico de encabezamiento) o procedente de la fitoterapia mediante remedios naturales.
  • Damos un paso más y ampliamos el rango de profesionales a los que acudir. Quizás al fisio terapeuta o similar al darnos cuenta de que tenemos contracturas. O lo dejamos en manos de profesionales de las terapias alternativas.
  • Cuando nos decidimos, consultamos al psicólogo para percibir terapia psicológica y aprendemos métodos validados para controlar el estrés y a resolver mejor nuestras emociones.

O lo que es lo mismo vamos profundizando en qué nos pasa, de soluciones que nos permiten afrontar los síntomas a otras que nos permiten conocer mejor qué nos pasa y cuál es nuestra forma particular de reaccionar frente a el estrés. Si acertadamente es cierto que determinados medicamentos pueden ayudarnos puntualmente mucho, la verdadera alternativa para controlar la ansiedad y el estrés vendrá de otro banda, como poder enterarse relajarnos por nosotros mismos.

Los cuatro pasos para controlar la ansiedad

En mi método de 4 pasos Vence la ansiedad, explico al detalle el proceso para que esta acabé siendo un reminiscencia, para que la entendamos y acabemos dominando:

Paso 1: entendemos acertadamente qué es la ansiedad, cómo se genera y cómo podemos afrontarla

Entender es dominar, en este caso para controlar la ansiedad. En este apartado explico al detalle, con ejemplos y situaciones del día a día qué es la ansiedad y cómo es el proceso para gestionarla acertadamente.

Paso 2: trabajamos cómo disminuir el nivel de estrés de tu vida

Vamos a analizar al detalle todo aquello que te causa estrés. Bajaremos el nivel de cosas que te agobian, mediante cambios decididos y acertadamente planificados.

 Paso 3: aprendemos el enterarse incluir nuevos hábitos relajantes en tu día a día

Tras desmontar esa cantidad de estrés lo q ue haremos será meter nuevos hábitos en tu día a día. Es opinar, te enseñaré técnicas de laxitud, de respiración, meditaciones sencillas y más cosas para que logres desmontar rápidamente tu activación.

 Paso 4: cambiamos los pensamientos que te causan ansiedad por otros

Los pensamientos son esencia ya que anteceden a lo que hacemos (conductas) y a lo que sentimos (emociones). Por ello los trabajaremos por otros más adaptados y que te ayuden a conseguir tus objetivos.

En definitiva seguiremos un proceso por el que de forma método y secuencial podrás entender, resolver, controlar y exceder la ansiedad.

Consejo final para aparecer a resolver ahora mismo la ansiedad

Para. Todo lo que estés haciendo. Incluso la recital de este artículo tras adivinar estas instrucciones. Deja los brazos sueltos, muévelos levemente mientras cuelgan al banda de tu cuerpo. Apoya los pies en el suelo. Pon tu espalda recta pero no tensa. Y respira, o más acertadamente presta atención a tu respiración.

Observa como entra y sale de tus pulmones, como estos se llenan, tanto en la parte del peco como del estómago. Permanece así durante un minuto.

Parece que hayas hecho cosas normales, fáciles de hacer. Pero de forma simplificada acabas de seguir un proceso para sujetar de forma natural la ansiedad. Imagina que esto lo unes a poder conocerte mejor y seguir un procedimiento validado para sentirte mejor, basado en lo que ya tienes y que aplazamiento ser desbloqueado: tu forma de respirar, de tantear sensaciones en tu cuerpo y de cómo resolver todo eso.

Quizás ahora te resulte difícil el poder pensar que tu puedes exceder la ansiedad. Ello es huella mismo de la ansiedad.

¿Te has fijado en que cuando estamos nerviosos pensamos peor y nos cuesta más tomar decisiones? Incluso parece que tengamos visión de túnel.

Al mismo tiempo, recuerda momentos en que hayas estado relajado o relajada. Estoy convencido de que podías pensar mejor, incluso te sentías fluir en las situaciones del día a día.

En definitiva, controlar la ansiedad es un proceso y tu puedes hacer cosas para ello ¡Te animo a que te pongas manos a la obra, a que en esta misma web consultes los posibles para ello y que nos cuentes en los comentarios tu experiencia!

Antoni

pd.- da un paso más: escríbeme a contacta@antonimartinezpsicologo.com para preguntarme lo que quieras y que agendemos una pre sesión gratuita de 20 minutos

— Antoni Martinez to www.antonimartinezpsicologo.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *