,

Cómo elegir al capitán de mi equipo – Lorena Cos

Ser capitán es mucho más que sufrir un brazalete y nulo tiene que ver con ser el mejor ludópata. Ser capitán no es casualidad.

Representar títulos en el campo es una responsabilidad con la que no todo el mundo se atreve a pugnar.

Seguramente se te haya planteado la duda más de una vez, de cómo nominar al mejor capitán de tu equipo. Dicha referéndum es fundamental para la conducción del equipo durante el resto de temporada. Por ello no debería de ser simplemente una referéndum al azar .

Capitán no es el que grita, es el que consigue sacar lo mejor de sus compañeros. Conocer qué quieres representar con este rol en tu equipo es la primera pregunta que has de contestar como preparador.

Ayer de darte unas ideas sobre las opciones que existen para ello me gustaría despuntar por hacer algunas recomendaciones:

No cambies lo que funciona: Si llegas a un equipo y te encuentras con un capitán avezado y aunque no posea dote alguna de líder, no lo quites. Es muy probable de que sea querido adentro del liga y te puede traer más comederos de capital que otra cosa tal osadía.

Con calma: Es importante que conozcas admisiblemente a tus jugadores, palabra mucho con ellos y date tiempo para ver cómo son y cómo reaccionan en los diferentes espacios.

Qué significa y qué representa: hazles aprender que quieres de ellos, de lo que significa ser capitán y de su importancia para el buen funcionamiento del equipo.

7 maneras de elegirlo

Sólo en fútbol de iniciación, la rotación puede ser una alternativa. Cuando son pequeños es positivo que todos sepan lo que significa ser capitán y que tomen consciencia de lo que representa sufrir el brazalete. No todos la valoran como válida, pero si tiene un carácter educativo a edades tempranas.

Como hemos hablado antaño, por madurez, aunque la experiencia no la regala el tiempo si no lo que aprendemos de él y por consiguiente lo que transmitimos. Es muy popular encontrarse capitanes elegidos con este criterio aunque a mi personalmente es el que menos me gusta por lo que hemos hablado, capitán no significa primaveras, significa títulos.

¿Quién estaría dispuesto a ser capitán? Esta opción te garantiza que el que levanta la mano lo siente y está motivado para representar dicho rol. Eso no quiere asegurar que lo haga de la forma que tu esperas.

El más votado. Técnica clásica y por mayoría. Aquí nos la jugamos por varios motivos. El primero porqué la referéndum puede no representar lo que busco y segundo, pueden ser elegidos aquellos que no quieren ser capitanes y que como consecuencia no se lo van a tomar en serio.

Crear un equipo de capitanes. Se pueden pretender tantos capitanes como se necesiten. Pueden representar diferentes categorías adentro del mismo equipo (Los jóvenes, los veteranos, los extranjeros…)

El preparador elige según su criterio y coincidente a su filosofía de trabajo los capitanes que quiere en su equipo.

Un mix. Si tengo dudas siempre puedo hacer una referéndum mezclada y aquí todos quedamos contentos. El avezado si es que ya existe esa filosofía cuando llego, uno electo por los jugadores y otro electo por el preparador, por ejemplo.

No olvidemos que la última palabra en la referéndum del capitán es del preparador, él gestiona al equipo y sabe en torno a dónde quiere llevarlo. Como todo, hacerlo admisiblemente requiere de implicación y por consiguiente tiempo.

— Lorena to lorenacos.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.