,

Cómo identificar y gestionar el hambre emocional

Cómo identificar y dirigir el escasez emocional

¿Alguna vez ha habido momentos en los que has descubierto el refrigerador y has devorado (casi) todo lo que lo que había adentro? En este artículo te voy a proporcionar algunas estrategias a adoptar para evitar comportamiento que perjudiquen tu salubridad y te acaban haciendo advertir culpable.

¿Qué es el escasez emocional?

El hambre emocional, un concepto muy de moda en los últimos tiempos, se desencadena por un deseo o una exigencia de ingerir, que es difícil de controlar. Normalmente, aparece de repente. Se acompaña de la sensación de que debe conformarse inmediatamente y normalmente sólo se satisface comiendo alimentos calóricos, ricos en azúcar y/o gordura.

Encima, desencadena un comportamiento alimenticio que continúa incluso a posteriori de la sensación de estar realizado.

A su vez, el escasez fisiológica (no emocional) se produce de forma sucesivo, puede ser satisfecha por una amplia variedad de alimentos y desencadena un comportamiento nutritivo que cesa con la sensación de saciedad.

El escasez emocional puede desencadenarse, consciente o inconscientemente, como medio para evitar emociones dolorosas y/o obtener un refugio, un tranquilizante, un sedante, un consuelo y/o ser una forma de obtener calma. Igualmente permite descargar la tensión, la ira o la frustración. Dicho de otro modo, es una inadecuada regulación emocional.

Este trastorno conduce a un comportamiento nutritivo disfuncional que suele estar asociado a otros problemas psicológicos, como los trastornos alimentarios impulsivo-compulsivo, pero incluso a situaciones de depresión, trastornos de ansiedad, problemas de pérdida autoestima e insatisfacción corporal, entre otros.

Estrategias para combatir el escasez emocional

A continuación, te voy a describir una serie de pautas, consejos o medidas que puedes sobrellevar a parte para combatir el escasez emocional, aunque recuerda, estos nunca pueden ser sustitutos de la terapia brindada por un profesional.

– Intenta comprender qué es lo que desencadena tu escasez emocional (el estrés y la ansiedad, por ejemplo). Este es el primer paso para entender el problema y encontrar las formas más apropiadas para tratar las dificultades emocionales que están en su raíz

– Cuando anticipes o te enfrentes a la inminencia de un episodio de escasez emocional, intenta desviar tu mente de los pensamientos sobre la comida. Ocúpate en alguna tarea o actividad que te permita alejarte de la comida, como dar un paseo, gustar a un amigo, observar un obra… ¡Hay muchas ideas!

– Desarrollar una red social para tener a algún con quien musitar y/o desahogarte en los momentos críticos es poco cardinal para cualquier persona. Unirse a un club o montón de actividades puede ayudarte a hacer nuevos amigos y así, pensar en otras cosas que no sea el problema y la comida.

– Evita ir a la negocio cuando te sienta más irritado, estresado o deprimido, para evitar que estas emociones desencadenen la negocio de alimentos reconfortantes

– Evita hacer dietas restrictivas, ya que éstas conducen a déficits calóricos que a menudo desencadenan una maduro respuesta emocional y un maduro deseo de alimentos calóricos

Otras estrategias para implementar en su vida diaria:

– Intenta yacer y descansar lo suficiente, ya que el cansancio y la molestia pueden dificultar el control de las conductas alimenticias disfuncionales y hacer que coma más para obtener energía.

– Haz entrenamiento con regularidad y disfruta de sus beneficios físicos y psicológicos

– Practica ejercicios de laxitud. La meditación y el yoga pueden ayudarte a manejar mejor el estrés y las preocupaciones de la vida diaria

¿Cuándo inquirir la ayuda de un versado?

Si has hecho varios intentos para frenar el escasez emocional y no ha funcionado, y este problema está interfiriendo con tu funcionamiento y el desempeño en tu vida diaria, te recomiendo solicitar la ayuda de un profesional. Esto no es igual ni de cariño ni ausencia que se le parezca, al revés, es un intento por solucionar las cosas y mejorar.

Encima, es fundamental coger este tipo de problemas “a tiempo”, ya que cuando más tiempo pasa y el problema empeora, a posteriori, más complicado es hacer la cadejo.

Post invitado de Alejandro Vera

Un abrazote

May

__

PD.1. Si te estás planteando un cambio de hábitos de verdad, para entablar un estilo de vida saludable, sin momento de fin y me dejas acompañarte en tu alucinación de transformación personal, hablemos. Soy una «copiloto» experimentada en este tipo de viajes de transformación. No es una dieta, es un software de coaching nutriemocional. Primero tu mente y luego tu cuerpo.

Te invito a un café posible, dónde veremos qué necesitas y si yo soy esa persona que puede ayudarte.

Sí May, estoy interesada y quiero hacer que las cosas sucedan>>

PD.2. Y incluso puedes hacerte con mi obra: ¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar? Que podrás obtener aquí:

La entrada Cómo identificar y gestionar el hambre emocional se publicó primero en May Moron.

— May Moron to maymoron.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *