,

Cómo preparar comida saludable fácil y mucho más rápido

Cómo preparar comida saludable casquivana y mucho más rápido

¿A ti asimismo te cuesta encontrar tiempo para preparar comida saludable? Es natural que posteriormente de un día agobiante, tu prioridad no sea precisamente acaecer una hora en la cocina. 

 

Si esto resuena contigo, probablemente asimismo seas de las que opta por opciones rápidas con las que salir del paso. Abres la frigorífico y preparas lo que sea más rápido. O llamas por teléfono y pides poco a domicilio. 

 

Son pequeñas decisiones como esta las que te están alejando del bienestar, ya que estas opciones rápidas e improvisadas son muchas veces las menos recomendables para tu salubridad. 

 

Pero sí, sé que encontrar ese tiempo para preparar comida saludable es complicado, especialmente entre semana. 

 

Por eso, posteriormente de tener trabajado durante estos abriles con tantas clientas que sentían que no tenían tiempo para preparar comida saludable, he recopilado los consejos que te ayudarán a hacerlo casquivana, rápido y sin desperdiciar tu energía. 

 

Método probado hasta para las vidas más ocupadas 🙂

 

5 tips para preparar tu comida saludable casquivana y rápido 

 

Animarse qué vas a desayunar, engullir y cenar cada día es agobiante. No solo es una inversión de energía y tiempo que podrías obligarse a otra cosa, sino que por otra parte te puede padecer a la improvisación, al desorden y a terminar poniendo en tu plato comida no saludable con tal de engullir poco. 

 

Por eso, mi consejo hado es siempre planificar. Si planificas tu menú semanal, podrás anticiparte, conocer qué ingredientes te faltan para ir a comprarlos y por otra parte te ahorrarás esa valor diaria. 

 

1. Deshecho y corta en cuanto llegues 

 

Necesitas un menú y una cinta de la transacción que permita cocinarlo. A posteriori de conocer qué ingredientes son los que necesitarás la próxima semana, ve a comprarlos y al retornar a casa reserva media hora para asear, cortar y acumular tus frutas y verduras. 

 

Esta tarea que para muchas se ha convertido en un ritual es perfecta para eludir tiempo durante el resto de días siguientes: tendrás listos los ingredientes para tu licuado o transitado, para tus ensaladas, para tus salteados… 

 

Pon tu música favorita de fondo y ve organizando todo para dejarlo pronto para usar. Una pequeña inversión de tiempo que te ahorrará horas durante la semana. 

 

2. Cocina por lotes

 

Ya te he hablado alguna vez de la técnica del batch cooking, y cuando se prostitución de padecer una comida saludable sin complicarse la vida, es perfecta. 

 

Se prostitución de cocinar por lotes y por avanzado los menús de la semana, o al menos lo que más tiempo te vaya a padecer preparar: puedes hacer las verduras al horno, los purés y sopas, arroz, o cualquier guiso que incluya tu menú esa semana. 

 

Puedes guardarlo en raciones individuales en el congelador y la tenebrosidad preparatorio, revisando tu planificación, sacar todo lo que vayas a escasear ese día. 

 

La comida casera puede durar entre 3 y 6 meses en el congelador, siempre que estén almacenadas en recipientes herméticos. Hablando de esto, te recomiendo hacerte con tuppers de calidad, preferiblemente de cristal, como estos. Si usas plástico, utiliza aquellos libres de BPA, como estos. 

 

Otra buena idea es hacerte con bolsas de silicona en las que poder respetar tus alimentos. Me gustan porque son reutilizables y son perfectas para respetar tu verdura y fruta troceada, e incluso transportarla si te hace desidia. 

 

3. Licúa tu desayuno 

 

No se me ocurre mejor modo de asomar el día que con un licuado o transitado. Y sí, soy consciente que asear, pelar y trocear los ingredientes lleva un tiempo que no tenemos por la mañana, pero precisamente los dos consejos anteriores son valentísimo para ello 🙂

 

Si dejas lavada y troceada la fruta y verdura que vayas a poner en tu licuado o transitado, e incluso si lo almacenas ya por recetas incluyendo en un mismo recipiente todos los ingredientes, será tan casquivana como despertar, rasgar tu frigorífico, disolver o guerrear, y pronto. 

 

4. Hazte la vida casquivana

 

Este es uno de mis consejos favoritos a la hora de padecer un estilo de vida saludable. Lo que buscamos es crear poco a prolongado plazo, y ponértelo casquivana será la foma de conseguirlo. 

 

¿Por qué complicarnos con cosas que sabemos que al final resultarán casi imposibles de padecer a parte? La idea es ir poco a poco incorporando nuevos hábitos hasta que se te hagan sencillos y puedas ir incorporando otros. 

 

En tu planificación semanal, sé un poco más amable contigo y planea recetas que sean accesibles para ti, con las que ya estés familiarizada y que sepas que no te llevarán mucho tiempo preparar. 

 

Y deja esa prescripción que tanto te apetece probar para el fin de semana, cuando sepas que tendrás tiempo y energía para hacerlo. 

 

5. Ten un plan B

 

Por más que lo tengas todo planificado, la vida ocurre, y muchas veces tenemos días complicados en los que no estarás de humor para cocinar. 

 

Para estos días, un plan B será tu salvación. La idea es que cuando esto pase, que pasará, apelar a la comida chatarra no sea tu única opción. 

 

Porque sí, tienes más opciones. Por ejemplo, puedes apañarse take aways o entregas a domicilio de alimentos saludables pedirlo en días como este. 

 

Otra opción es cocinar algunas comidas saludables que te gusten y congelarlas, o usar todas las verduras que tienes troceadas para preparar una ensalada rápida en 5 minutos

 

En este sentido, los botes de legumbres y verduras en conserva pueden salvarte, ya que simplemente tendrás que aclararlos y estarán listos para usar. 

 

Sea como sea, ten claro tu plan B para que la improvisación no te lleve a retornar a satisfacer tu cuerpo de procesados por la tenebrosidad. 

 

Bonus extra 

 

Como consejo extra, una buena idea si estás tratando de simplificar tu estilo de vida saludable para que sea mucho más sencillo y delicioso, es tenerlo todo pronto: menú, listas de la transacción y recetas. 

 

Para ello he creado los menús semanales completos Viva el Verano, una dirección detallada con más de 120 recetas saludables y veraniegas, planificadores semanales, listas de la transacción con todos los ingredientes necesarios y por otra parte recomendaciones para que este verano sea tu verano más saludable. 

 

Por otra parte, he incluido como regalo una tabla de equivalencias para que sepas como sustituir ingredientes por otros, y el miniebook Tu despensa saludable, con todo lo que puedes incluir en tu despensa para poder crear e improvisar en tu cocina día a día.

 

>> Hazte con los menús Viva el Verano y aprovecha el verano para cuidarte y quererte. 

 

Cuéntame, ¿tienes algún truco para eludir tiempo y poder ayudar tu estilo de vida saludable? 

 

— to www.begreenchica.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *