La primavera supone una relación de amor-odio para muchos. Los días se alargan, las temperaturas suben, se inaugura la temporada del «terraceo» y solo apetece estar fuera de casa. El buen tiempo invita además a hacer deporte al aire libre, un pequeño lujo que no todos pueden permitirse debido a las molestas alergias.

Picor, estornudos, conjuntivitis, mala respiración… Síntomas que todos los que las sufren conocen a la perfección y que de algún u otro modo alteran los hábitos cotidianos, pero si sabemos cómo tratarlos, nuestra rutina no tiene que sufrir demasiados percances; y también nos referimos al ámbito del deporte.

¿Puedo correr con alergia? Una pregunta que seguramente te habrás hecho alguna vez y cuya respuesta es afirmativa, siempre y cuando tomes una serie de precauciones antes, durante y después de la carrera.