Seguimos con el apasionante tema de la conexión mente y cuerpo.  Y hoy te lo pongo posible, ¿o me lees o me escuchas?…tú eliges.

¿Quién tiene anhelo? ¿tu mente, tus emociones, o tu cuerpo? Vamos a ver….

Hay una conexión muy estrecha entre cuerpo-mente-emociones. Si esta conexión no se da, las señales de tu cuerpo se pueden confundir e incluso anular.

Te explico.

Cuando esta conexión cuerpo-mente-emociones, no funciona correctamente, la conexión sufre una especie de  «cortocircuito» y son las malas costumbres-hábitos los que le dicen al cuerpo qué tiene que hacer.

Se envían señales erróneas y es cuando el cuerpo reacciona engordando, desequilibrándose y finalmente, incluso enfermando.

Aunque el cerebro es mucho más, para entendernos, vamos a charlar de tres regiones del cerebro que tienen que estar conectadas, las tres buscan la satisfacción.

Suelo charlar además, de los tres cuerpo en el interior de nosotros, el cuerpo físico (el que se ve), el cuerpo emocional (el que siente) y el cuerpo mental (el que piensa) y podría charlar de un cuarto espiritual, incluso. Es una modo de explicarte la importancia de conectar mente, cuerpo y emociones y esa parte espiritual, para  que nuestra vida tenga un sentido-propósito.

Seguimos….

Hay desequilibrio cuando cada parte en el interior de nosotros, investigación una satisfacción distinta.

  • El cerebro inferior, está satisfecho cuando nos sentimos correctamente físicamente.
  • El cerebro límbico, cuando nos sentimos correctamente emocionalmente.
  • Y el cerebro superior, cuando tomamos buenas decisiones para nosotros

Las tres partes pueden cooperar y confluir, el INFERIOR, puede cursar el mensaje: “tengo anhelo”, el LÍMBICO, “engullir me sienta correctamente y me pone de buen humor” y el SUPERIOR, “hagamos una pausa, es la hora de engullir”.

Las emociones pueden anular el anhelo o hacer que sea anormalmente resistente. Y unas creencias distorsionadas, que surgen del cerebro superior, pueden interferir tanto en las emociones como en el anhelo.

Cuando comemos en exceso, puede parecer que el cerebro inferior se ha vuelto chalado, forzándonos a tener un anhelo descontrolada. En verdad, el problema es sistémico. Es una mezcla de controlar los impulsos (cerebro inferior), intentar encontrar consuelo (límbico) y tomar malas decisiones (superior). Los tres están involucrados, forman una danza continua.

  • El cerebro inferior, es el IMPULSO. Nos dice si tenemos anhelo, miedo, si estamos amenazados, excitados.
  • EL cerebro límbico, es la EMOCIÓN. Nos dice de qué humor estamos, positivo o cenizo. Nos muestra la respuesta emocional de ese momento.
  • El cerebro superior, es la TOMA DE DECISIÓN. Nos dice que hay que tomar una valor que llevará a una argumento.

Para prestar ATENCIÓN hay que aplacar la mente. Poner atención a como se siente tu cuerpo. Observar silenciosamente y ese es el mejor estado para que tu cuerpo inicio a reequilibrarse.

Hay que estar «calladamente» consciente. Cuando estás atrapada en tus costumbres, hábitos, creencias, viejos condicionamientos y una modo de engullir descontrolada, necesitas callar la mente, no decidir, aplacar el diálogo interno que llena tu mente de basura mental. La consciencia te lleva desde ese nivel del problema, al de la decisión.

(*Cuando digo aplacar la mente, me refiero a no asociarte con esos pensamientos, simplemente observar a esa vocecita, sin más).

¿Y cómo aumentamos la consciencia?

Usa estas tres técnicas básicas que equilibran las tres regiones principales del cerebro lógicamente y sin esfuerzo:

  • Se consciente de tu CUERPO. Ve a tu interior, sintoniza con tus sensaciones físicas, las que sean. Siente lo que el cuerpo esté sintiendo, ¿en qué parte del cuerpo estás sintiendo? en el pecho, estómago, inicio…
  • Se consciente de tus EMOCIONES. Cierra los fanales y atiende al corazón y ve cómo se siente emocionalmente. Sin involucrarte, solo céntrate y observa tus sentimientos ¿qué sientes en este momento? Tristeza, estrés, ansiedad, aburrimiento, enfado…
  • Se consciente de tus DECISIONES. Pesquisa la calma interior, a primera hora de la mañana, en la ducha, cuando caminas, en la sombra…examina tu mejor momento y la modo para tomar decisiones. Las mejores decisiones se toman desde un estado interior de apacible alerta y calma.

Pregúntate durante el día: «¿Dónde tengo el foco?“ «¿qué tal vamos?” En plural, para involucrar la parte emocional, mental y física (cuerpo, emociones e pensamiento). La atención es selectiva, así que ¡Ojo! dónde la llevas, si miras a un sitio, no verás otros.

Si sientes malestar, pregúntate: ¿qué no estoy aceptando en este momento? La única causa de nuestro sufrimiento es lo que no estamos aceptando.

Vamos a hacernos amiga de nuestro cuerpo, vamos a sintonizar con él. Cuando no nos gustamos, cuando hay peso y kilos de más…no escuchamos al cuerpo, ni las emociones, por eso tomamos malas decisiones y no vemos otras opciones.

Deja de pelear contigo misma. No es una lucha. Es más, es mejor llevarte correctamente contigo mismo con todo tu ser. Hay que entrenarse para alinear y equilibrar los tres cuerpos. Hay que hacer un planteamiento cuerpo- mente-emociones.

Afrontar Vs. contraponer: mejor afrontar el problema y ponerte manos a la obra para solucionarlo desde el cariño, que enfrentarte.

Prestar (te) atención, observar (te), ser consciente es la esencia para el cambio, es ese primer paso.

Entrenar (te) para percibir las señales de tu cuerpo en cualquier momento. Para ello, tienes  que fortalecerte no solo físicamente, además mental y emocionalmente, cada día, hasta que reequilibres de nuevo cuerpo y mente. 

  • Advertir el cuerpo
  • Observar las emociones
  • Tomar decisiones conscientes.

Para las personas con peso, el cuerpo es una máscara, una coraza, escudo protector… detrás hay malas costumbres, opiniones distorsionadas, expectativas bajas, desvalorización, aislamiento, desaliento, creencias obsoletas…

  • Apañarse la satisfacción interna, será nuestro esquema de vida.
  • Apañarse una decisión holística: cuerpo-mente-emociones
  • Recepción y poblar el presente, soltar los viejos condicionamientos y patrones.

La tranquilidad, está sobrevalorada, tal y como la vemos hoy, buscándola fuera. Es, más correctamente, un estado interior de calma, de estar correctamente contigo misma, independientemente de tus circunstancias personales. Nos perdemos en esa búsqueda de tranquilidad y eso nos hace infelices, buscamos fuera y eso nos aleja de ese estado de calma.

Quia encontraremos la plenitud fuera. Esencialmente porque consiste en estar llenos por nosotros mismos. Ya somos completos, solo que todavía no lo sabemos. Y ésta es la causa de nuestra permanente sensación de infructifero interior. Para poblar una vida plena, necesitamos ponerle consciencia. Memorizar quiénes somos y para qué estamos aquí. Es el pequeño gran delirio de la vida.

Comprométete contigo misma ahora, de verdad. Deja a espaldas el pasado, los viejos acondicionamientos, esas creencias limitantes y obsoletas, los malos hábitos… entrénate para re-equilibrar los mensajes de tu cerebro, dándole lo que en realidad necesita, de una forma integral, averiguar satisfacción física, emocional y mental.

La causa de tu presente es tu pasado y la de tu futuro, es tu presente. Si no te gusta los frutos que tienes hoy, cambia las semillas. ¡si quieres tomates, no siembres melones!

Transforma tu modo de ir a por esa pérdida de peso, no uses la comida para satisfacer vacíos invisibles o para tapar tus insatisfacciones.

Si cambias tu historia, cambia tu cuerpo:

  • Tu cuerpo es un refleja de tu historia (experiencias vividas, creencias…)
  • No es lo que pasó, sino cómo lo has vivido y vives. Es afirmar, lo que haces con eso que pasó.
  • Si hay kilos de más, sobrepeso, malos hábitos… tu historia reflejará que hay poco que no va correctamente en el interior de ti.
  • Conócete, indaga en el interior de ti, para poder aceptar (te) y perdonar (te).
  • Define tu meta conscientemente. ¿Qué quieres y para qué? y lo más importante estar dispuesta a soltar.
  • Escribe tu nuevo tema, tu volumen. Cambia de historia. Cuando se tiene peso y kilos de más, tus mensajes internos son negativos, están escribiendo tu historia, tu volumen de tu vida. Cambia esos mensajes negativos. Pon FIN a esa historia y empieza un nuevo volumen, tu volumen en dirección a la desenvolvimiento, control, lozanía, peso saludable, tranquilidad…

Invierte tus mensajes, sustituye tus ideas negativas, cambia tu diálogo interior, tu pepillo grillo, no te asocies a esa vocecilla interior.

El sistema de creencias de la persona con kilos y sobrepeso, puede estar cargado de palabras de emoción con carga negativa: gorda, perdedor/a, perezosa, fracasada, fea…es necesario cambiar ese mensaje por otro cargado de emociones positivas, de un diálogo interior productivo y eficaz. Y iniciar a poner foco en todo aquello que sí quieres y no al revés.

Empieza a cambiar tu lengua interior, dale poco nuevo a tu cerebro para procesar, que no caiga en la inercia de lo añejo y cenizo. Escribe tu nueva historia, a partir de ahora y poco a poco, irá cambiando tu cuerpo.

Sustituye las viejas ideas por otras nuevas. . Lo que crees, crea. Los saludos permanecen en nosotros porque invertimos emocionalmente en ellos. Esa historia del pasado, ha llegado a su fin. Empieza, no un nuevo capítulo, sino tu nuevo volumen, tu nueva historia a partir de hoy.

No hay razón para ser prisionera de viejos condicionamientos y saludos negativos.

Hasta aquí, por hoy. Si te ha gustado, ya sabes… a poner en maña y porfi,  compárteme para ayudar a muuuuuuchas otras personas.

 

Un ataque cargado de energía.

May

***

PD.1. Si te estás planteando un Alucinación de Transformación Personal, usando como impulsor de tu cambio, tu relación con la comida y contigo misma, y necesitas una buena copiloto experimentada, para este delirio tan sorprendente, reserva tu sesión de cualificación.

Arrancamos un nuevo Software Grupal el 9 de junio. Clase selecto y pequeño. Un viajazo de 3 meses, donde trabajaremos tu peso y relación con la comida desde un trabajo de autoconocimiento.

Yo invito al café potencial:

>>Si, me interesa y estoy comprometida>>

Eso sí, reserva la sesión de cualificación, solo si eres una de esas personas 100% comprometidas con tu proceso de cambio. ¡Hablemos, sé que te puedo ayudarte!

_

Pd.2. Además puedes comprar el volumen: ¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar? Un volumen para adelgazar nominado en los premios Circulo Rojo, en el interior de la categoría de crecimiento personal.

_

(Lista: «¿De qué tienes anhelo?» por Deepak Chopra)

La entrada Cuerpo, mente y emociones. ¿Quién tiene hambre? se publicó primero en May Moron.

— May Moron to maymoron.com