,

Descarga Cognitiva ¿Reemplazando a la memoria?

¿Cuántos números telefónicos puedes recapacitar sin mirar la tira de contactos? o ¿cuántos expresiones tienes de las últimas asueto sin acudir a tu disco de fotos? Ni que aseverar de las recetas ¿aun las tienes anotadas en el cuaderno?.

¡Por qué no decirlo! gran parte de la sociedad depende cada vez más de la tecnología y la Internet, esto va desde agendar números de teléfono, crear la tira del supermercado y hasta un recordatorio por cada cosa que se debe hacer.

¿Te acuerdas? ayer de la aparición de estos grandes servicios tecnológicos, muchas de las tareas que hacemos a diario las hacíamos manualmente, se leían grandes libros en búsqueda de una tarea, escribíamos esa carta de dos páginas saludando a ese allegado que hace tiempo no veíamos o la prescripción de ese rico postre escrita a mano en una hoja de papel. 

Ahora, no es necesario leerse ese vademécum, el epítome ya está en google, aquella carta ya no será tan larga o se tendrá que esperar mucho tiempo para saludar a ese allegado, utilizamos WhatsApp o Facebook para comunicarnos y aquella prescripción no se volverá a escribir en papel, en internet la puedes encontrar.

Para nadie es extraño que resulta demasiado comprensible penetrar a todos estos bienes desde la internet, incluso la facilidad de poder juntar gran cantidad de información valiosa en la cirro. 

Como dicen: si no está en la Internet, ¡no existe! Puede sonar poco extraño, pero la ingenuidad es que Internet maneja una gran saco de datos, que podría ser inverosímil no encontrar poco que se necesite o el ahorrarse espacio físico en tu escritorio y poner todos esos documentos en una carpeta potencial.

Es la ingenuidad, cada vez más solemos utilizar los bienes exteriores para hacer poco que normalmente hacíamos, y dejamos de utilizar aquellos procesos cognitivos de los que estamos dotados, entre ellos la memoria.

¿Qué es la descarga cognitiva?

Descarga cognitiva, así lo llamaron los investigadores Evan F. Risko y Sam Gilbert de la universidad de Waterloo en Canadá. Ellos explican que «son acciones físicas que reducen el esfuerzo mental necesario para realizar una tarea», en pocas palabras ayudamos a la memoria a realizar sus actividades. 

Es un concepto poco estudiado a pesar de la prevalencia de éste en la vida flagrante, cada vez más se pasa a la argumento física para desarrollar una actividad y se recurre poco al uso de la memoria, cuando ayer hacíamos un longevo uso de ella para recapacitar ciertas cosas, ahora todo lo dejamos en manos de internet. 

Esto trae consigo una serie de consecuencias negativas como la dependencia a los celulares, tabletas o computadoras, para cumplir información y luego acudir a ella cuando la necesitemos.

Recordar es una argumento que podemos hacer lógicamente, pero al no hacerlo reduce en gran forma las habilidades de la memoria. Pero, ¿qué tan malo puede ser el utilizar estas alternativas tecnológicas como ayuda de la memoria?.

En un artículo publicado en la revista Memory, investigadores de la Universidad de California, Santa Cruz y la Universidad de Illinois, explican los cambios que está experimentando la memoria oportuno a la creciente dependencia de internet, y la gran facilidad de penetrar al arbitrio que se encuentra acondicionado a un solo clic, llegando afectar los procesos de pensamiento, para resolver problemas, recapacitar y memorizar. 

Es aseverar que, a liberal plazo, los procesos humanos de pensamiento que aplicamos para solucionar problemas, recapacitar información y aprender nuevos conocimientos se pueden ver afectados y, por que no, remplazados.

Esto es porque cada vez que confiamos más en los que podemos encontrar en la red, menos confiamos en las capacidades y respuestas que podemos dar por nuestra propia cuenta, usando nuestra propia memoria. 

La memoria como proceso cognitivo

En pocas palabras la memoria es la forma que tiene nuestro cerebro de cumplir información de acontecimientos y experiencias de la vida diaria y poder acudir a ellos cuando se necesite de forma voluntaria, esto se logra gracias a las conexiones sinápticas entre neuronas.

La memoria es un proceso cognitivo, eso quiere aseverar que se ven involucradas gran cantidad de neuronas que se encargan de suscitar expresiones, por ejemplo: ¿cuánto es 6 x 6?, comprensible ¿no?, para resolver esta sencilla operación matemática se recurrió a un presente.

Señales de neuronas viajando por grandes caminos neuronales ya fabricados traen la respuesta, 36. Cada vez que rememoramos poco, las conexiones de las neuronas se reactivan y se refuerza ese arbitrio, es por esto que hay cosas que no se olvidan tan fácilmente.

Ahora perfectamente, ¿qué pasa cuando en espacio de usar la memoria, usamos la calculadora?

Las neuronas involucradas anteriormente no tienen que remitir ninguna información, porque determinado más está haciendo el trabajo, es aseverar, no se está reforzando las conexiones.  

Un ejemplo muy claro lo da el escritor Nichollas Carr en su vademécum Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? 

“Cuando un artesano que se dedica a cavar zanjas cambia su pala por una excavadora, los músculos de su benefactor se debilitan, por más que él multiplique su eficiencia. Un intercambio muy similar podría estar llevándose a lugar cuando automatizamos el trabajo de la mente”

El problema aparece cuando dejamos de estimular la memoria, cuando dejamos en manos de auxiliares externos como la internet para que realice el trabajo, no pensamos, internet lo hace por nosotros, y allí las neuronas no necesitan suscitar más neuronas ni crear redes neuronales porque no hay que juntar cero, allí los expresiones no se refuerzan y lo aprendido se olvida.

En el estudio realizado por la universidad de California, Santa Cruz y la de Illinois, el doctor Pequeño Storm y los investigadores Aarón Pequeño y Sean Stone realizaron experimentos en búsqueda de poder determinar la probabilidad de que determinado se apoye en la tecnología para dar respuesta a una serie de preguntas.

En este estudio el 30% de los participantes ni se esforzaron por replicar las preguntas, no sin ayer agenciárselas en internet, a lo que el doctor Storm concluye  que «La memoria pierde espacio como una astucia a desarrollar, y cada vez más, es reemplazada» 

La tecnología ¿buena o mala? Aquí no se proxenetismo de exhalar un razón, ni de oponernos a su uso, se proxenetismo mejor de analizar la forma en que se utiliza, y así poder conseguir el consistencia entre lo que se considera uso adecuado y tropelía, ampliando nuestras capacidades, no reduciéndolas. 


Fuentes:
Morrison, AB, Richmond, LL Descarga de instrumentos de la memoria: diferencias individuales en la descarga cognitiva en una tarea de memoria a corto plazo. Investigación 5, 1 (2020). 
Boldt, A., Gilbert, S.J. Confidence guides spontaneous cognitive offloading. Cogn. Research 4, 45 (2019). 

— Cristian Ramírez to psicopedia.org

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *