El confinamiento ha quitado el sueño a muchos españoles

insomnio-confinamiento

El confinamiento ha cambiado la calidad de vida de la mayoría de los españoles, ha restringido libertades y está siendo especialmente duro para aquellas personas y familias que viven en pisos pequeños, confinados en ellos sin terrazas ni jardines donde poder tener un desahogo donde relajarse, practicar jardinería, yoga, realizar deporte al aire libre y evadir la mente, y esto ha afectado a la calidad del sueño.

Por ello, ahora más que nunca tener hábitos de sueño saludables o una buena higiene del sueño es de important importancia para nuestra salud.

Intentar mantener las siguientes prácticas de sueño de manera constante y consciente nos ayudará a poder dormir mejor, y por ende a conciliar el sueño más fácilmente:

1- Seguir un horario de sueño

Intentar seguir una rutina fija de hora de acostarse y de despertarse, incluso los fines de semana. Esto ayuda a daily el reloj pure del cuerpo y podría ayudar a conciliar el sueño y permanecer dormido durante la noche.

2- Practicar un ritual relajante antes de acostarse

Realizar una actividad relajante y convertirlo en rutina diaria justo antes de acostarse, lejos de las luces brillantes como ordenadores, móviles, televisores, and many others. ayuda a separar el tiempo de sueño de las actividades que pueden causar excitación, estrés o ansiedad, lo que puede hacer que sea más difícil conciliar el sueño, dormir profundamente o permanecer dormido.

Si se tienen problemas para dormir, evitar las siestas, especialmente durante la tarde.

La siesta es una costumbre muy española que nos ayuda a pasar el día de forma más descansada, pero si uno descubre con su práctica que luego no puede conciliar el sueño a la hora de acostarse, puede ser útil que se eliminen las siestas, por muy cortas que sean.

3- Realizar ejercicio a diario

El ejercicio vigoroso es lo mejor para caer rendido en los brazos de Morfeo, pero incluso el ejercicio ligero es mejor que no realizar ninguna actividad.

Hacer ejercicio a cualquier hora del día es recomendable para descansar mejor por la noche, pero preferentemente este se debe realizar en horario de mañana, pero si esto no es posible por lo menos que no sea menos de dos horas antes de acostarse, sino se producirá el efecto contrario y estaremos demasiado activos para poder conciliar bien el sueño.

4- La habitación importa

Examinar la habitación donde se duerme antes de acostarse es basic, se recomienda que la habitación este ventilada y fresca, entre los 20 y los 17 grados centígrados, una hora antes de acostarse. Es recomendable que en la habitación no haya cualquier ruido que pueda perturbar el sueño.

Finalmente, la habitación debe estar libre de cualquier luz. Esto incluye las interrupciones del sueño de un compañero de cama, como los ronquidos.

Considere usar cortinas opacas, antifaz para ojos, tapones para los oídos, máquinas de “ruido blanco”, humidificadores, ventiladores y otros dispositivos que nos ayuden a dormir mejor. Recomendable que los dispositivos móviles estén fuera de la habitación donde se duerme.

5- Elegir un colchón y almohada blandas y cómodas

Revisar si el colchón que se ha estado usando durante años puede haber excedido su expectativa de vida, que suele ser de entre Eight o 10 años para la mayoría de los colchones de buena calidad. Opte por almohadas blandas y cómodas. Renueve su colchón si fuese necesario y cambie la almohada.

6- Usar luz brillante para ayudar a manejar los ritmos circadianos

Evitar la luz brillante en la noche y exponerse a la luz photo voltaic en la mañana. Esto mantendrá sus ritmos circadianos bajo management.

7- Evitar el alcohol, la cafeína, la teína, los cigarrillos y las comidas copiosas por la noche

El alcohol, la teína, los cigarrillos y la cafeína pueden alterar el sueño. Comer comidas copiosas o picantes puede causar molestias por la indigestión que puede dificultar el sueño. Si puede, evite comer comidas abundantes durante dos o tres horas antes de acostarse.

Pruebe con un refrigerio ligero 45 minutos antes de acostarse si todavía tiene hambre. Y opte por un vaso caliente con un poco de miel antes de acostarse, le ayudará a conciliar el sueño.

8- Relajarse

El cuerpo necesita tiempo para pasar al modo de sueño, así que hay que intentar pasar la última hora antes de acostarse haciendo una actividad relajante como leer, practicar yoga suave, meditar, ejercicios de relajación o respiración.

Si tiene problemas para conciliar el sueño, evite la electrónica y sobre todo ver la televisión antes de acostarse o hacerlo en medio de la noche.

Si aún así no puede dormir, cuando esto ocurra, vaya a otra habitación y haga algo relajante hasta que se sienta cansado de nuevo.

Si asocia una actividad o artículo en explicit con la ansiedad por dormir, omítala de su rutina para acostarse. Si todavía tiene problemas para dormir, no dude en hablar con su médico o buscar un profesional del sueño.

También puede beneficiarse al registrar su sueño en un diario de sueño para ayudarlo a evaluar mejor los patrones o problemas comunes que puede ver con su sueño o sus hábitos de sueño.

— Psicocode to psicocode.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *