,

Entrenándote en la práctica de la «Alimentación Consciente» con 3 preguntas mágicas

¿Te has poliedro cuenta, que cuando comes de modo inconsciente (instintivo), por lo universal, comes más?

De hecho, no te das cuenta que has “zampado” más de la cuenta, hasta luego de hacer comido. Cuando al ratito, te sientes cansada, pesada, con gases, e incluso somnolienta. Y claro, ya no se puede hacer mínimo, ya es demasiado tarde.

¿Cómo puedes advertir ese reflexivo instintivo de yantar inconscientemente? ¿Y lo más importante, detener antiguamente de llenarte?

Hay tres preguntas, que puedes hacerte, antiguamente de lanzarte a yantar. Y suelo, utilizarlas en mis sesiones de coaching nutriemocional. Te pueden ayudar a poner consciencia y nacer a practicar una Víveres más Consciente:

Pregunta 1. ¿En realidad tengo anhelo? Sí, es muy simple y aun así, en la gran mayoría de las ocasiones comemos sin anhelo física.

Si te haces esta simple y poderosa pregunta, al menos, tendrás tiempo de reflexionar y de no ir en instintivo a la cocina, despensa, bar o tienda

Escucharás las señales de tu cuerpo y estómago, para entender, efectivamente, si tienes o no esa privación fisiológica de yantar. Que decida tu cuerpo y no tu mente, si hay o no que yantar. Y no solo eso, sino que si comes porque efectivamente es anhelo física, entender cuando detener. Ya sabemos que «yantar y surcar, todo es nacer.

¿Y cómo sé cuándo detener? El anhelo y la saciedad es regulada por el hipotálamo en el cerebro. Cuando el cuerpo ha tenido suficiente comida para satisfacer sus deyección, se envían señales al hipotálamo, registrando plenitud (todavía citación saciedad). Cuando estás en sintonía con tu cuerpo, eres consciente de cuándo es el momento de dejar de yantar. El estómago se siente cómodo y satisfecho sin estar satisfecho completamente. Pronto empiezas a sentirte más tranquila, más centrada y con energía.

Se tardan unos 20 minutos para que las señales de saciedad que se transmiten desde el estómago lleguen al cerebro. Por lo tanto, si comes demasiado rápido y no estás prestando atención, es hacedero de yantar más de lo que tu cuerpo te está pidiendo.

¿Y cómo puedo entender cuándo estoy comiendo en exceso? Cuando comes a un ritmo relajado, calmado y prestando atención al cuerpo, te darás cuenta fácilmente de cuando has comido más de lo necesario físicamente. Si te sientes mal, demasiado llena, tienes somnolencia y malestar intestinal, pesadez…has comido más.

Pregunta 2. ¿Para qué como? En muchas, muchísimas ocasiones, comemos porque estamos aburridos, tristes, enfadados, porque es la hora, porque huele perfectamente, porque te da cosa y alguno te incita a yantar, porque tiene buena pinta, porque te da pena tirarlo, porque te quieres premiar luego de un día duro, o porque es un evento (boda, bautizo, navidades, cumpleaños, finde…) y hay que yantar sí o sí, hasta «reventar».  En fin, comemos y comemos (y bebemos) por las razones equivocadas.

Resumiendo, comemos al son de nuestro estado emocional y de nuestra memorándum social. “Somos comedores emocionales y sociales”.

Así que, yo te invito a que, a partir de hoy, te preguntes de verdad: ¿efectivamente tengo anhelo o quiero cambiar el estado emocional en el que me audiencia?

Empieza a auto-observarte, a escuchar y prestar atención a las señales de tu cuerpo, no a tus sensaciones, emociones y pensamientos.

Pregúntate: ¿cómo porque estoy ansiosa, aburrida, nerviosa, o para calmarme, o porque los otros todavía lo hacen y no quiero parecer insociable, o porque me da pena y se va a estropear, o porque quiero probarlo todo, o porque lo he pagado, o porque no quiero desalentar al cocinero, o tal vez, para premiarme? Y podría seguir, seguro. Hay muchas otras razones por las que comemos y poco tienen que ver con el anhelo auténtico.

Comemos, generalmente, de más y sin escuchar a nuestro cuerpo. De hecho, si solo comiéramos cuando tenemos anhelo y hasta estar satisfechos, ya te dicho que no habría tanta obesidad, ni personas con kilos de más, ni con error de energía.

Pregunta 3. ¿Estoy ya satisfecha? Si comes conscientemente, es hacedero entender cuándo detener, pero, no lo tenemos entrenado. Comemos deprisa, en piloto instintivo y suele ser, al rato de poseer comido, cuando nos damos cuenta que hemos comido de más.

Hay una límite muy muy fina entre quedarse satisfecho y quedarse satisfecho. Para quedarte satisfecha, hay que ser consciente mientras comes. Y, es en ese momento, que podrías seguir comiendo un poco más, cuando hay que detener. Si paras aquí, te darás cuenta a los pocos minutos, que efectivamente has comido perfectamente y lo necesario.

Si comes consciente, masticando, de forma relajada, sin distracciones… será más hacedero entrenar esa sensaciones corporales y señales de tu estómago.

 

Te doy uno tips, para que, a partir de hoy apliques durante comida, la actos de la víveres consciente.

Haz de la comida, tu ritual:

  • Dedica a las principales comidas un exiguo de 20 minutos más o menos.
  • Toma varias respiraciones conscientes antiguamente de nacer a yantar Así conectas con el alimento y las señales de tu cuerpo. Es todavía una forma de estar presentes en la comida.
  • Mastica y mastica, la digestión empieza en la boca. Dejar los cubiertos en el plato mientras masticas.
  • Manducar lentamente, si te cuesta, come con un tenedor pequeño o con mano no dominante
  • Come en un puesto adecuado, tranquilo, sentado, ya sea en tu casa, restaurante, comedor oficina…
  • Procura que cuando comas, solo comas. Es afirmar, sin distracciones. Solemos yantar con tv, móvil…Y si estás con concurrencia toma conciencia todavía.
  • La mejor bebida en la mesa, el agua.
  • Un truquito, pon un signo de interrogación en la congelador, puerta cocina, leja…para recordarte qué haces allí, vamos a la cocina muchas veces y acabamos picando. Otro truquito es ponerte una desasosiego en móvil antiguamente de las comidas principales, para tomar consciencia y recordarte el yantar consciente.
  • Acostúmbrate a dejar poco en plato si no tienes más anhelo. No uses tu estómago como un contenedor​.
  • Si en la mesa hay varios platos, apártate lo que te vas yantar en el plato, así sabrás la cantidad qué comes, si no es a veces, complicado detener, ya que estamos acostumbrados a yantar mientras haya comida en la mesa.
  • Si en tu plato hay normalmente, poco de verduras y vegetales, grasas de calidad (grasa oliva impenetrable extra, semillas…) proteína de calidad (huevo, pescado, legumbres…) y un puñado de granos integrales como arroz integral, quinoa…(esto para mí es poco opcional) y si comes postre, que sea fruta. Y te aseguro, que te sentirás más que satisfecha, saciada y con energía y sin privación de picoteo hasta pasadas un buen número de horas.

Bueno, te liza a que al menos, lo practiques durante una semana, lleva la víveres consciente a tus comidas, estés en compañía de otros o contigo misma.

Y lo más importante, si te va perfectamente en una semana, pues te invito a que lo prorrogues una segunda y … ¿Quién sabe? Lo mismo lo haces con la actos y entrenamiento, un costumbre.

Me encantará que me dejes tus comentarios y ya sabes, compartir es radicar, así que si crees que puedes aportar valía a otros, comparte este post.

Y te dejo todavía un vídeo dónde te dejo la explicación de la “Escalera del anhelo» donde te enterarás mejor de la diferencia entre satisfecho y satisfecho.

Si quieres seguir entrenándote en esta actos, empieza con las herramientas y consejos que aparecen en mi eBook: Adelgaza con la Ejercicio de la Víveres Consciente:

Me lo descargo y pongo en práctica, ahorita mismo: «Adelgaza con práctica de la Alimentación Consciente»

Con el Mindful Eating , vas a dejar antes la mentalidad dietas. Directamente, no es ninguna técnica para perder peso, aunque indirectamente, tu peso si bajará, de forma natural, al darle a tu cuerpo lo que necesita. Ya que vas a reconectar con tus sensaciones internas de anhelo, plenitud y satisfacción. Y lo más importante, es que vas a conseguir una relación sana con la comida, con tu cuerpo y contigo misma. Y eso no tiene precio 🙂

Un abrazote consciente.

May

La entrada Entrenándote en la práctica de la «Alimentación Consciente» con 3 preguntas mágicas se publicó primero en May Moron.

— May Moron to maymoron.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *