,

La importancia de desconectar, ¡disfruta de unas merecidas vacaciones!

Estrenamos agosto y muchas personas se van de holganza. Si es tu caso y estás contando las horas para iniciar tu alucinación o, simplemente, tirar la toalla en la arena de la playa y olvidar que poco más existe, lee con atención. Queremos animarte a que prestes particular atención a tu alivio este tiempo, a la desconexión y a la calma. ¿Quieres asimilar poco? Descansar es necesario, fundamental para la buena lozanía y para que el organismo cumpla con sus funciones natural y correctamente. Así que quizá deberías abrir a digerir que tomarte un break, no es un capricho, sino una escazes básica. ¡Te hablamos sobre la importancia del desconectar!

Hay muchas personas que aun yéndose de holganza, presentan dificultades para desconectar y dejar la mochila de obligaciones en casa. Este hecho les impide disfrutar del momento presente ya que, no solo dan vueltas a las preocupaciones una y otra vez sino que, adicionalmente, saben que desde la playa o la piscina no pueden solucionarlas. Así, sin darse cuenta, sustituyen el tiempo de alivio y disfrute por, increíble pero cierto, tachar los días de holganza en el calendario hasta ponerse manos a la obra cuanto antaño. Si te sientes identificado/a, debes asimilar que el tiempo de alivio no es, ni mucho menos, un capricho o un riqueza que tal vez merezcas o tal vez no. La importancia de desconectar va mucho más allá y constituye una escazes fundamental para multitud de aspectos de nuestra lozanía física y mental.

Sabemos que en ocasiones no es obediente cambiar el chip. Y es que muchas personas llevan arraigada la idea de trabajar sin alivio para ganar el éxito. Es un hecho que la constancia, el esfuerzo y la disciplina son necesarias para ganar el “éxito”, en el más amplio significado de la palabra. Pero en este círculo de trabajo y responsabilidad incluso junto a el alivio. Entre los muchos beneficios de un correcto alivio, y la firme capacidad de desconexión, encontramos el aumento de la productividad, una decano capacidad de concentración, una mejoramiento importante del estado de talante… ¿No crees que desconectando de vez en cuando y aprendiendo a dedicarte tiempo a ti mismo/a, lograrás sentir tu mejor traducción? Pues, ¡a disfrutar de tus merecidas holganza sin excusas!

La importancia de desconectar, aspectos importantes

¿Qué deseas hacer?

Desconectar no significa lo mismo para todo el mundo. Mientras que algunas personas necesitan acaecer tiempo en la playa, observar un vademécum y flotar en el mar, otras desean hacer alguna actividad de aventura y soltar adrenalina. Hay quienes desean explotar sus holganza para irse con amigos a una casa rural sin cobertura y otros quieren explotar para tachar la directorio de cosas pendientes para las que nunca tienen tiempo. ¿Conclusión? Escúchate y decide qué te apetece y qué necesitas hacer. Cumple con aquello que quieres y necesitas hacer. No te juzgues si tu plan consumado no es hacer lo que todos hacen. Desconecta de verdad de lo contrario, finalizarás tus holganza necesitando un nuevo tiempo de alivio.

Un secreto….

¿Sabes qué? Por imprescindible que te sientas en cualquier ámbito de tu vida, el mundo seguirá girando aunque decidas tomarte unas holganza. Suelta esas responsabilidades que te impiden disfrutar. No se alcahuetería de que desaparezcas del carta, sino de que seas realista y entiendas que hay muchas otras personas válidas que pueden ocuparse de las tareas en tu marcha. Y no hablamos solo del trabajo, sino de cualquier obligación, de cualquier rutina. Es evidente que hay cosas que no pueden dejarse, pero seguro que eres capaz de adaptar cada circunstancia que te rodea y conseguir desconectar un tiempo. Volverás con más fuerza y, te aseguramos, habrá meritorio la pena.

¿Cómo desconectar?

  • Haz actividades con las que te diviertas de verdad. Que te hagan apreciar vivo/a y pleno/a sin escazes de forzar falta. La risa tiene enormes beneficios y resumir momentos divertidos actúa como una verdadera medicina.
  • Aléjate de tu rutina, cámbiala. No es necesario irte a ningún sitio si las diferentes circunstancias no te lo permiten. Simplemente cierra la memorándum, tutela todo el papeleo, delega responsabilidades y frótate las manos porque, ¡es tu momento!
  • Aprende que el trabajo y el tiempo vacío forman parte de una fórmula perfecta. El uno sin el otro, no tienen razón de ser.
  • Aprovecha para reencontrarte con personas de tu vida que te inspiren y despierten emociones positivas. Aunque este esté siendo un verano atípico, nuestra capacidad de aclimatación será nuestra mejor aparejo.
  • No dejes de banda la actividad física. Desconectar no es tirarse en el sofá todo el día. Esto puede ser un pertrechos de doble filo, ya que el gimnasia nos aporta bienestar, nos ayuda a descansar y nos hace apreciar proporcionadamente con nosotros mismos. Aunque te veas obligado/a a cambiar tu rutina, integra siempre actividad y movimiento.
  • No desconectes solo del trabajo, incluso de las redes sociales, de la información y de todos esos estímulos que pueden afectarte y saturarte. Ponte el cartel de “cerrado por holganza” en la frente y tómate tu meritorio alivio.
  • Aprovecha para hacer eso que tanta ilusión te hace. Aquello para lo que nunca tienes tiempo y sabes que te haría profundamente atinado. Y sea lo que sea, sobre todo, ¡disfrútalo!

— Vikika Team to www.vikika.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *