,

Negación – Cámbiate

La incompetencia es el argumento predilecto de la ignorancia; en sinceridad, su único argumento

Llevamos desde marzo en una sinceridad incierta, cambiante y, aparentemente, sin horizonte claro de decisión. Como ya he comentado en alguna ocasión, el caldo de cultivo consumado para la ansiedad, desesperación y estrés. Alimentado, indudablemente, por la multitud de información -y desinformación-, a la que estamos expuestos en todo momento.

Esta situación, paradójicamente, provoca que algunas personas se nieguen a aceptar la sinceridad de esta pandemia. Es un mecanismo clásico de defensa, denominado “incompetencia”, al que acudimos cuando nos sentidos sobrepasados por poco que no podemos controlar o guarecer. Es muy popular en las situaciones de duelo y pérdida.

La incompetencia se manifiesta de muchas maneras, ya sea negándose a usar una mascarilla o saltándose las medidas de seguridad en fiestas o reuniones familiares. Aunque usar este mecanismo de defensa a corto plazo no es siempre una mala sufragio, ya que nos puede dar tiempo para procesar una determinada situación -como la pérdida de un ser querido-, no es una buena idea como táctica de afrontamiento a amplio plazo.

La incompetencia es una forma que tenemos para defendernos de la ansiedad. Cuando nos encontramos en tiempos cómo los que vivimos, que percibimos como amenazantes, desarrollamos estrategias para protegernos, para sentirnos seguros. Uno de ellos es simplemente desmentir la fuente de la amenaza. Ponemos en duda la existencia de la pandemia, del virus e, incluso, ¡los fallecidos!.

A veces confundimos la incompetencia con otro mecanismo de defensa muy popular: la racionalización. En este caso tratando de explicar o disminuir la fuente de nuestra incertidumbre. La COVID-19 existe, pero no es diferente a la resfriado y presenta mucha menos mortalidad que … cualquier otra enfermedad que se nos pueda ocurrir.

La forma de reaccionar a determinadas situaciones tiene que ver con nuestro sentido de control sobre esas situaciones. Las características de esta pandemia, con muy poca información y cambios en los escenarios que ha ido provocando no lo favorecen, precisamente. Si nos estancamos en la incompetencia o la racionalización, nos alejamos de determinados medios que si nos están proporcionando cierto sentido de control, como lo son las medidas de higiene, distancia física o uso de mascarillas. Quienes se van adaptando a la “nueva normalidad” incorporan estos comportamientos de protección a su control, lo que les hace, poco a poco, disminuir la ansiedad y sobrellevar una situación absolutamente impensable hace unos pocos meses.

En marzo y abril, no teníamos tanta información y mucha parecía contradictoria. Esto contribuyó a que la familia se sintiera sin control y buscara expectativas para su ansiedad. Un campo abonado para los charlatanes y conspiranoicos que ofrecían explicaciones o soluciones disparatadas y ¡peligrosas!

Tanto la incompetencia como la racionalización son desadaptativas, lo que significa que no ayudan a adaptarnos y pueden exponernos todavía más. En el caso de esta pandemia, nos puede tolerar a no tomar las precauciones necesarias para protegernos a nosotros y a quienes están en contacto con nosotros.

Con la racionalización nos podemos encontrar con personas que “quieren” contagiarse para ya advenir la enfermedad, que no creen que sea tan importante, y poder estar tranquilos. O quienes creen “haberla pasado ya” porque hace unas semanas tuvieron un catarro o se encontraron mal y que seguro que ya son inmunes. Comportamientos peligrosos uno y otro que pueden causar a la persona y sus contactos cercanos, muchos problemas.

El problema con estos mecanismos de defensa es la dificultad para desactivarlos ya que quienes lo están usando no perciben en rotundo que lo sean. Se pueden envolver en una burbuja propiciada por el sesgo confirmatorio, en la que te rodeas de personas que creen en lo que crees y buscas información que confirme lo que crees.

No resulta sencillo cambiar esta dinámica, alimentada en algunos casos interesadamente. Esto se debe hacer por fases, con información clara y contrastable, y por fases. Desacreditar, insultar, menospreciar o ridiculizar, no funciona. Hacer un esfuerzo didáctico es la colchoneta para poder desactivar, poco a poco, una interpretación de la sinceridad profundamente influenciada por el miedo.

Es un proceso paulatino que debe estar liderado por fuentes confiables y ejemplares. Recordemos que estamos intentando desmontar poco que la persona percibe como absolutamente auténtico. Y que adicionalmente le está dando un sentido a poco que está dominado por la incertidumbre y el cambio. Buscamos certezas, y es ahí donde debemos comenzar nuestro proceso de desintoxicación pseudoinformativa.

Photo by Mattia Ascenzo on Unsplash

— Leocadio Martín to leocadiomartin.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *