Descarga aqui Porqué venir al psicologo Super psicologos y super humanos


No sé si el psicólogo es el profesional adecuado para mi… Aparecer a la consulta cambió mi vida a mejor… ¿Es verdad que los psicólogos estáis todos un poco locos…? ¿Antoni, ¿qué hace un psicólogo cuando se pone triste?
 

Creo que todas las personas que tenemos el privilegio de dedicarnos a esto nos hemos manido una o diez o cien veces con estas cuestiones. Si te interesa conocer más al respecto, sigue leyendo.

Aquí incluyo un escrito sacado del excelente blog sobre temas relacionados con la Psicología de Davinia Fernández, Escribe Dav. A su vez, este texto lo sacó de una página en facebook sobre Psicología, si cualquiera puede demarcar al autor o autora llamativo que nos lo diga.

Me ha provocado el estar muy de acuerdo con lo que nos dice en bastantes cosas, tener que combinar con mi punto de panorámica otras y estar en desacuerdo con algunas pocas. Vamos primero con el texto:

“¿Qué es ser un psicólogo?
Un psicólogo es cualquiera tan perdido como tú en la vida. Sólo que tiene una linterna y un carta, encima de valentía para acompañarte. Un psicólogo tiene que soportar que la muchedumbre hable de Psicología, sin tener la último idea al respecto. Es de las profesiones más mitificadas del mundo, casi nadie ha ilustrado el “Código de Ética del Psicólogo” pero casi todo el mundo deje de lo que debería ser o no hacer un psicólogo.

Un psicólogo es una persona frecuente, fuma, bebe, percha, ama, tiene sexo, igual que todos. Como en todas las profesiones, hay apáticos, drogadictos, arrogantes, corruptos, faltos de ética, entre otras actitudes nefastas, pero además hay psicólogos excepcionales, inquietos por naturaleza, con personalidades exquisitas. Tal cual, como ser humano, falta le es aparente y en lo humano, la perfección no existe.

Sobre el psicólogo pesa el miedo de la sociedad. Todo el mundo sabe que el psicólogo ve lo que nadie ve, eso da temor. Un psicólogo generalmente dice lo que no deseas escuchar. Esa es una cultivo titánica y siempre mal retribuida emocionalmente. Interiormente de esta sociedad el psicólogo es siempre un final procedimiento, ayer se consulta al chamán, al sacerdote, al médico, al pastor, al brujo…

Cuando en verdad debería ser el primero. Un psicólogo no sabe la verdad de la vida, no tiene fórmulas exactas no es químico, siquiera es adivino, menos telépata. El psicólogo es irrefutable. Aunque no siempre tiene razón, pero siempre averiguación la verdad y la razón. Es un explorador, un investigador por convicción.

La diferencia entre una persona que estudia Psicología y la que no, radica en su relación con su sombra, un psicólogo juega con su sombra. Un psicólogo es su propio utensilio de trabajo. Un psicólogo nunca lo sabrá todo, pero puedes denostar que nunca dejara de agenciárselas saberlo todo”.

Antaño que falta un par de aclaraciones de concepto y nos metemos en materia. Un psicólogo o psicóloga es una persona que ha estudiado el extremo en Psicología (ayer estudios). Luego hay especialidades en clínica, vitalidad, fortuna humanos, neuropsicología, drogodependencias etc.

En mi caso, soy Psicólogo Militar Inodoro porque tras la carrera hice un máster en clínica y vitalidad y adquirí la experiencia experiencia necesaria, y tengo la especialización de Conductas Adictivas, por ejemplo. Hay personas que han hecho algún curso o formación por ahí (o ningún y se basan en su experiencia experiencia) o que se han formado en coaching y hacen cosas parecidas a las que hacemos los psicólogos, pero sin serlo. Es asegurar, asesoran, orientan, motivan… pero no son psicólogos.

Lo de la sombra me ha gustado, y en mi texto voy a centrarme en lo que me toca a mi, la psicoterapia. Sí, puede asustar al principio venir a la consulta.

Por eso funciona tan adecuadamente el boca a oreja cuando cualquiera ha ido al psicólogo y le ha ido adecuadamente, los testimonios de antiguos clientes o el poder ver vídeos del profesional en cuestión. Los psicólogos que hacemos terapia estamos formados en poder hacer de espejo, en clarificar, en aclarar, en profundizar… Así como en jerga verbal y no verbal que nos permite obtener mucha información de lo que nos cuentan (y de lo que nos dejan de contar). No es sortilegio, nuestra cultivo se cimiento en la experiencia y en la voluntad de ayuda.

Totalmente de acuerdo en que el psicólogo debería ser el primer profesional a presentarse y no el final, cuando todo ya está roto. La prevención es secreto y es mucho más tratable trabajar cuando se ven las orejas del lobo a cuando el lobo ya ha entrado.

Sí, cuesta una inversión de tiempo y fortuna, la inversión además es emocional. Pero ¿por qué no dedicarnos esa inversión, por una vez, a nosotros mismos? Por mi parte, estoy convencido de que tan importante es que uno sepa que esta es una cultivo profesional y en ocasiones difícil y que hay unos honorarios, como por parte del profesional que debe ser empático y humano y proponer alternativas y descuentos a quien en realidad quiere ir a la consulta.

por qué acudir al psicólogo

Y sí, decimos lo que uno no quiere escuchar, pero en consulta además decimos lo bueno que quizás uno nunca haya escuchado, o muy raramente. Como que es válido, que tiene una cualidades geniales que lo hacen único y que siempre han estado ahí.

Estas quizás permanezcan a la paciencia de salir y de mostrar la propia belleza, plenitud personal y lo que magnífica que la persona  puede calar a ser. Sus virtudes, sus puntos fuertes, su derecho a ser respetado y a hacer lo que en realidad desee con su vida. Ni somos super-humanos ni el objetivo es que la persona que venga a la consulta lo sea, si no que lleve una vida tendente a la tranquilidad.

(Un muy buen artículo que además me ha gustado es este, del que he tomado la foto: Los psicólogo@s no somos super-humanos.)

Antoni

Escríbeme en Contacto si quieres venir a la consulta y trabajar en tu avance personal, bienestar o solucionar alguna dificultad que tengas.

— Antoni Martinez to www.antonimartinezpsicologo.com