,

¿Por qué no consigo adelgazar?

¿Te has hecho alguna vez esta pregunta?

¿Para qué estoy gord@? ¿Por qué no consigo adelgazar? ¿Por qué vuelvo a recuperar los kilos perdidos?

Cuando te planteas adelgazar y eliminar peso sobrante, tu enfoque está dirigido, normalmente, a la báscula, o mejor dicho al núpuro que marca la báscula. Te mancuerna y te re-pesas y si el núpuro que marca la báscula quebranto, te sientes content@, regular si se mantiene y si sube, ¡Jehová mío!, te entra el “dramón”, sobre todo, si has hecho las cosas medianamente perfectamente (según tu criterio, claro). Y es aquí, donde aparece esa vocecilla interior: “pues no lo entiendo, con lo poco que como, menos no puedo ingerir, encima que me estoy privando… “

No te das cuenta de que esos kilos están ahí por alguna razón. Por eso, enfocarte en el peso y en la báscula, poco que suele ser habitual, no suele terminar dando los mejores resultados. Hay que ir más allá.

Tus hábitos alimenticios tienen una relación directa y muy peculiar con tus emociones, con tus pensamientos, con tus creencias.

En genérico, somos “comedores emocionales y sociales”. Comes o dejas de ingerir por muchos motivos: por estrés, ansiedad, soledad, aburrimiento, cuando tienes un mal día, incluso cuando tienes un buen día para premiarte…

En fin, en esta sociedad, se come mucho y mal (estoy generalizando, por supuesto). Es como si todo girara en torno a la comida. Generando, además, unos hábitos insanos (se come rápido, de pie, nos saltamos comidas, llevamos una vida sedentaria…) y a todo esto añadir, unas creencias que nos limitan (“siempre he estado gordit@”; “yo siempre como un primero, un segundo y postre”; “es que si no como chocolate después de las comidas me error poco”; “en mi casa no se deja ausencia en el plato”; “soy del buen ingerir”; «ingerir sano es estar a dieta»…).

La causa por la que tu salubridad se resiente, aumentas o disminuyes de peso, a veces, no la ves (o no la quieres ver). No eres consciente y te sometes a dietas de todo tipo, no siempre saludables, una y otra vez y luego aparece el temible objeto Yo-Yo.

¿Cuáles son las causas de este desequilibrio que están afectando a tu peso, imagen, salubridad, autoestima…?

Quizás sea hora de ir más allá y examinar tu “mochila emocional”, tus hábitos actuales, tus creencias, tus obstáculos y no olvidarte del entorno que también influye en veterano o beocio medida.

No se proxenetismo de sufrir, de contar calorías, ni siquiera de fuerza de voluntad, hay que dejar de esforzarse, de combatir contra esos kilos de más (sea el núpuro que sea el sobrante). Lo importante es comprender para qué tu cuerpo quiere estar gord@ o con esos kilos de más y a continuación eliminar esas razones. Detrás de eso kilitos sobrantes, hay algún motivo o razón para ello, hay una intención positiva, normalmente subconsciente, aunque te suene raro y difícil de creer.

Cuando has probado todo tipo de dietas, brebajes, pastillas…y ves que vuelves atrás (objeto yo-yo), que ausencia de lo que haces te funciona a dadivoso plazo, cuando incluso piensas que te engorda cualquier cosa, o no comes para como estás, o incluso eres de l@s que ha estado gord@ desde bebé o pequeñ@…es el momento de detener e ir más allá.

La problemática del sobrepeso o esos kilos tiene un origen y significado multifactorial:

Por supuesto, suele ocurrir hábitos insanos y un estilo de alimentación deficiente-desordenada-inapropiada, factores psíquicos o emocionales (sensación de defección), físicos (como puede ser el sedentarismo), metabólicos, genéticos o hereditarios, médicos o tóxicos, bloqueos personales y familiares (puede venir desde tu gestación o infancia o de tu historia íntimo)… es como una tarta. Y no hay dos personas iguales, dependiendo de la persona habrá que trabajar un trozo de la tarta o varios. Por eso, como he mencionado antaño, no sólo hay que trabajar el peso o la dieta en sí. Esos kilos sobrantes, te dicen poco más, te informan de qué está ocurriendo en tu vida en estos momentos y cómo lo estás viviendo ( y si viene del pasado, está en tu presente, aún).

Tu mundo foráneo es un reflexivo de tu mundo interior.

Los kilos de más, cuentan una historia concreta relacionada con experiencias pasadas grabadas y aún activas (conscientes o inconscientes).

Hasta aquí por el momento, espero tus comentarios y si crees que a cierto puede venir perfectamente este post, no dudes en compartirlo. Así aportamos nuestro piedra de arena a otros.

Un abrazote cargadito de energía.

May

***

PD.1. Por cierto, este texto, es un fragmento de mi ejemplar: «¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar?». Un buen ejemplar, no porque es el mío, sino porque es un ejemplar para adelgazar, donde su foco no es el peso, ni las dietas… y que ahora tiene Amazon de ofrecimiento, este mes.
 
Y es más, fue nominado en los premios Editorial Círculo Rojo 2017, en el interior de la categoría de Crecimiento Personal. ¡Un cambio total de mentalidad!

«¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar? Aligera tu mochila emocional».

PD.2. Septiembre viene con un tesina, al que mi equipo y yo le estamos dedicando mucho tiempo, energía y lo más importante, mucho acto sexual. Es un proceso grupal, que no he trillado yo aún en el mercado con iguales características. Solo te digo que será un delirio de autoconocimiento, donde tu relación con la comida y con tu cuerpo serán los maestros para conocerte y transformarte.

Si esto que te digo, ya te resuena, y tienes «anhelo» de un cambio de verdad, puedes tener una sesión para ver si este proceso es para tí.

 

La entrada ¿Por qué no consigo adelgazar? se publicó primero en May Moron.

— May Moron to maymoron.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *