Desde que se anunciara a lisonja y platillo los bienes negativos del consumo de grasa de palma, la industria alimentaria se puso las pilas para dejar de utilizarlo en sus productos, y en consecuencia poder usarlo como atractivo de liquidación, aunque muchos de esos productos con la ceremonial “sin grasa de palma” sigan siendo de muy pérdida calidad nutricional.

 

Para los que aún no conozcáis qué es el grasa de palma y por qué se recomienda evitar consumirlo, a continuación os hago un breve compendio dando respuestas a estas cuestiones.

 

¿Qué es el grasa de palma?

 

El grasa de palma es un tipo de pomada rica en ácidos grasos saturados de esclavitud media, y en concreto en ácido palmítico, un tipo de ácido obeso cuyo consumo habitual sí se relaciona de forma directa con un viejo aventura de padecer enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

 

El grasa de palma es sólido a temperatura esfera. Esta característica, unido a su bajo precio, hacen que haya sido una de las grasas más utilizadas para la elaboración de productos procesados en los últimos primaveras. Encima, es un tipo de pomada que confiere una incorporación palatabilidad a los productos, poco que se búsqueda en los alimentos ultraprocesados.

 

¿Por qué se recomienda evitar su consumo?


Encima de por el motivo que he comentado en el párrafo mencionado. Durante el refinamiento de este tipo de pomada, se generan diversas sustancias con posibles bienes cancerígenos. Por lo que hay dos motivos de colchoneta para evitarlas: perfil de ácidos grasos y presencia de compuestos poco deseables para nuestra sanidad.

 

Sin retención, no son estas las únicas razones por las que se desaconseja su consumo. La producción de grasa de palma está provocando la destrucción de las selvas tropicales, siendo una de las principales causas de deforestación en Indonesia.

 

 

Por lo que no solo sería bueno evitar este grasa por sus posibles bienes negativos sobre nuestra sanidad, si no además por las consecuencias negativas provocadas al medioambiente.

 

¿Es bueno que la industria retire el grasa de palma de sus productos?

 

Me gustaría pensar que la reducción de este tipo de pomada entre los ingredientes habituales de galletas, bollos, panes etc…se ha producido porque las empresas quieren velar por la sanidad de los consumidores y la protección del mediambiente, pero…¿ qué creéis vosotros?

 

 

Mi opinión es que carencia tiene que ver con nosotros, o sí, si tiene que ver. Pero no precisamente con promocionar nuestra sanidad, si no con conseguir atraer nuestra atención pasa que sigamos consumiendo sus productos.

 

 

La sociedad a día de hoy está muy concienciada sobre la importancia de evitar consumir pomada de palma, aunque aún pueda no estarlo con cuidarse a través de otras elecciones o hábitos. Esto lo saben las empresas alimentarias y están jugando sus cartas para explotar esa sensibilidad.

 

 

Por este motivo, a través de este artículo, os quiero dar a conocer que el atractivo “Sin Óleo de Palma” no implica que el producto vaya a ser saludable. Es más, normalmente, si necesitan publicitarlo en sus envases, es más que probable, que sea un producto de muy pérdida calidad nutricional.  

 

Veamos el ejemplo de algunos productos que utilizan este atractivo “Sin grasa de palma” y que sin retención no son alimentos saludables:

 

Aunque en estos productos la pomada de palma haya sido sustituida por otros como el grasa de mirasol, coco…todos ellos de forma conjunta, siguen siendo poco aconsejables. Encima, en el caso de la nocilla, el primer ingrediente sigue siendo el azúcar, y aunque lo intenten disfrazar con esta ceremonial, estamos delante un producto poco saludable.

En conclusión, evita sentirte atraído por ese atractivo “sin grasa de palma”, y cuando quieras optar por algún alimento procesado, revisa el etiquetado en su conjunto.

No obstante, si en tu comestibles diaria predominan los alimentos frescos: hortalizas, legumbres, cereales integrales, frutos secos, semillas, huevo, quesos artesanos, lactosa, carne y pescado sin procesar…todo lo expuesto anteriormente, no debe preocuparte, y sería poco aconsejable sentirte culpable si de forma anecdótica consumes algún producto con este grasa.

 

Gracias por leerme. Si crees que esta información puede aportar valencia a otras personas, no dudes en compartirlo.

 

!function(f,b,e,v,n,t,s)
{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};
if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;
n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];
s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,’script’,
‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘551793538928588’);
fbq(‘track’, ‘PageView’);
— María Neira to www.nutriendomicambio.com