,

qué es y cómo aplicarla

post-patrocinadoEn los últimos tiempos ha crecido la popularidad de diferentes tipos de dietas. Una de ellas, es la dieta cetogénica o keto, que está en auge y probablemente has audición balbucir o ilustrado acerca de ella, ya que la siguen multitud de influencers y famosas.

En el post de hoy os daremos unas pautas generales para comenzar una dieta cetógenica, los beneficios que aporta llevarla a agarradera, recomendaciones generales de macronutrientes y los alimentos indicados y contraindicados para crear nuestro menú cetogénico. No obstante, en caso de dudas nuestra recomendación es comparecer a un profesional de la mantenimiento para que nos guíe, ya sea en este tipo de dieta como en cualquier otra.

¿QUE ES LA DIETA CETÓGENICA?

Es importante detallar y dejar claro que es la dieta cetogénica. La dieta cetogénica o keto es un tipo de dieta que se caracteriza por consumir una desaparecido cantidad de carbohidratos y adhesión en grasas saludables. Asiduamente, el organismo obtiene la energía para su funcionamiento mediante la degradación de los hidratos de carbono en carbohidrato. Mediante esta carbohidrato podemos realizar nuestras funciones vitales básicas, encima de nuestras actividades diarias. Lo que ocurre cuando reducimos la ingesta de carbohidratos es que el organismo entra en otro estado metabólico llamado cetosis. Durante la cetosis, la adquisición de energía que necesita nuestro cuerpo para funcionar ya no proviene de los carbohidratos (al consumir pocos los niveles están bajos) sino que lo hace de los cuerpos cetónicos o cetonas, que se obtienen a partir de las grasas que tenemos acumuladas, por lo que es una organización interesante para aquellas personas cuyo objetivo es la pérdida de pringue.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE ESTE TIPO DE DIETA?

Como ya hemos comentado, la pérdida de pringue con una consiguiente pérdida de peso es uno de los beneficios de la dieta cetogénica o keto, pero no el único.

Disminución de la carbohidrato en muerte: Al sujetar la cantidad de carbohidratos consumidos, disminuye la cantidad de carbohidrato que acumulamos en la muerte, por lo que nuestro páncreas no tiene que producir tanta insulina para gestionarla. De esta forma se restablecimiento la resistor a la insulina que puede derivar en patologías como diabetes de tipo II. Adicionalmente, como veremos más delante, el aporte de carbohidratos -si se sigue correctamente el menú cetogénico-, proviene de verduras y algunas frutas, que hacen que los picos de carbohidrato no sean agresivos, al contrario que en dietas con stop aporte en azúcares libres o harinas refinadas provenientes de alimentos poco interesantes nutricionalmente.

Menos deseo emocional, más saciedad: La reducción de los picos de carbohidrato en muerte se transforma en no tener esos bajones de energía que nos hacen picar entre horas en lo que denominamos deseo emocional o antojo. Esta deseo emocional no es una escazes fisiológica existente, sino que la sentimos en dirección a un determinado alimento (suele ser dulce) y aparece de forma repentina y no progresiva. Al consumir alimentos que no producen picos de carbohidrato, esa sensación desaparece. Adicionalmente, es una dieta que aumenta la saciedad gracias a su stop aporte en grasas saludables y una cantidad considerable de proteínas, por lo que no sentiremos deseo durante más tiempo.

Protección frente a enfermedades: A parte de combatir la obesidad, diversos estudios abalan a la dieta keto para tratar enfermedades modernas como la diabetes, trastornos neuronales y algunos tipos de cáncer.

REPARTO DE MACRONUTRIENTES

dieta keto

De forma aproximada, el reparto de macronutrientes para seguir la dieta cetogénica, serán los siguientes:

Hidratos de carbono: La cantidad de carbohidratos en la dieta keto será desaparecido. El aporte en forma de hidratos de carbono debe oscilar entre un 5-10 % de la energía total (fibra incluida). Este aporte no debe exceder los 50g de carbohidratos al día. Hay que tener en cuenta que esta variación es aproximada, ya que la dieta tiene que ser individualizada en función de las características de la persona y su objetivo.

Proteína: Los títulos de proteína oscilaran entre 1-1,5 g de proteína por kg de peso. Por ejemplo, una chica que pese 50kg debería yantar entre 50 y 75g de proteína al día. Estos títulos representan aproximadamente un 20% del aporte total de la dieta.

Grasas: El resto del aporte energético provendrá de las grasas saludables, es aseverar, un 70-80% aproximadamente del total calórico.

Una vez repartidos los macronutrientes, podemos profundizar un poco más en los alimentos que recomendamos incluir en nuestro menú cetogénico.

dieta-cetogenica-almuerzo

Vegetales: Son imprescindibles en cualquier dieta por su aporte de micronutrientes (minerales y vitaminas). Priorizaremos aquellos que tengan menos cantidad de carbohidratos como espinacas, col, rúcula, canónigos, cebolla, kale, ajo, jengibre, cilantro etc…

Frutas: Suelen tener cantidades significativas de carbohidratos, así que debemos guardar su aporte. Optaremos por frutas del bosque como arándanos, moras, fresas, frambuesas… Mención menos merece el aguacate, fruta que debemos incluir por su gran cantidad de grasas saludables.

Proteínas: Las obtendremos principalmente de alimentos como huevos, carne, pescado o gelatina. Incluso es interesante valorar la posibilidad de suplementar, si es necesario para cubrir nuestras deposición diarias. Os recomendamos este suplemento incluido internamente de la línea de productos especialmente indicados para dietas cetogénicas. 

Lácteos: Si los toleramos perfectamente podemos incluirlos, aunque no son imprescinidibles. Si los incorporamos, que sean enteros por su anciano aporte en grasas y en su traducción natural.

Grasas saludables: Que provengan de alimentos como grasa de oliva virginal, grasa de coco, mantequilla, nata, frutos secos, coco, chocolate (leve 75% de trifulca) y el ya comentado aguacate.

Salsas: Pueden ser grandes aliadas, siempre que sean hechas de forma casera. Incluiremos salsas como pesto, mayonesa o guacamole para dar sabor a nuestros platos y aportar niveles de pringue aptos.

 

Evitaremos alimentos como: cereales (pasta, arroz, derivados del trigo etc…), fruta en grandes cantidades (priorizando las comentadas anteriormente), legumbres y tubérculos (garbanzos, judías, lentejas, papa, boniato, chirivías etc…), vino, condimentos, salsas industriales y demás productos ultraprocesados.

Un error congruo popular en cualquier tipo de dieta (incluida la keto) es asentar la víveres en productos ultraprocesados. Aunque veamos en el supermercado productos específicos para dieta cetogénica por su bajo aporte en carbohidratos, nunca superaran a la comida existente. Genéticamente no estamos preparados para su consumo en grandes cantidades, y cubo su stop aporte en ingredientes refinados, perjudican nuestra vitalidad.

dieta cetogénica

Comentarios

¡Enriquece el post con tu comentario!

— Maria Fitter to www.fitnessenfemenino.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *