3 claves para perder grasa en el gimnasio

Si llevas tiempo siguiendo un programa para perder grasa corporal, no es extraño que notes un estancamiento en tus progresos. ¿Por qué ocurre esto? Porque la pérdida de grasa se debe a un déficit calórico, es decir, el organismo quema más calorías de las que ingerimos. Pero conseguir ese resultado no es tan sencillo como parece: no basta con comer poco y moverse mucho, ya que nuestro organismo, cuando entra en déficit calórico y tiende a ralentizar el metabolismo para gastar menos. Por eso, al comenzar a hacer ejercicio y dieta perdemos peso fácilmente, pero tendemos a estancarnos. ¿Qué podemos hacer entonces?

1. Entrena la fuerza:

El primer punto que debemos tener claro es realizar un enfoque adecuado a la hora de adelgazar. Para ello, nuestro objetivo debe ser la pérdida de grasa y no la de peso en sí misma. De hecho, puede darse la situación de que estemos perdiendo grasa y no estemos perdiendo peso, al tiempo que vemos cómo se reduce nuestro volumen corporal. Si esto sucede es que vamos bien encaminados, ya que paralelamente estaremos desarrollando nuestra masa muscular. Eso es positivo, porque un músculo más tonificado eleva el metabolismo, combatiendo la ralentización que provoca el déficit calórico.

Adapta también tu dieta:

  • Para no estancarnos y agilizar la pérdida de grasa, debemos estructurar nuestra alimentación.
  • Realiza una alimentación sana y equilibrada. Si necesitas ayuda para diseñar tus menús, acude a un dietista-nutricionista.
  • No deben faltar las grasas (no las elimines aunque quieras adelgazar, pero reduce su consumo y escoge las de mejor calidad, como el aceite de oliva virgen extra y los frutos secos); las proteínas (mejor legumbres, huevos y pescado); y los hidratos (cereales integrales).
  • Evita los alimentos procesados y ricos en azúcar simple y elige mejor verduras y frutas.
  • Generar déficit calórico es fundamental para la pérdida de grasa.

2. Entrena HIIT

Está científicamente demostrado que es el método mas efectivo para quemar grasa. Se basa en incrementar la intensidad, por ejemplo, haciendo sprints de unos 30 segundos de duración en las sesiones de running, ciclismo o al nadar. Este método se diferencia de otros en el impacto que provoca en nuestro metabolismo una vez ha terminado el ejercicio: ejercitándonos de esta manera, el gasto calórico que realizamos para recuperarnos del esfuerzo se eleva en las horas posteriores a la sesión de ejercicio. Además, este exceso de gasto se centra más en las grasas a medida que vamos acumulando entrenamientos en formato HIIT.

3. Varía tu entrenamiento

Un programa que es efectivo al principio puede dejar de serlo porque nuestro organismo ha ido optimizando su funcionamiento a través de adaptaciones. Al final, esos 40 minutos corriendo tres veces por semana que te permitían ir perdiendo grasa, en cuatro semanas pueden dejar de funcionar, por lo que ir modificando las estrategias cada cuatro o cinco semanas puede ser una buena opción.

Tomado de: https://www.mujerhoy.com/vivir/fitness/201901/08/como-perder-grasa-en-el-gimnasio-rev-20190104185337.html