,

Surf: los 10 errores por los que no eres capaz de subirte a la tabla | Deportes

La surfista Ariane Ochoa comenzó a practicar su deporte con tan solo 5 años y en este tiempo ha sido bronce mundial júnior, bronce en el Campeonato de Europa absoluto y ha logrado cinco pódiums en pruebas de la World Surf League.

A sus 22 años, la embajadora del Oysho_Sport Team aguarda la reactivación de un calendario de competiciones que esta temporada tendría como colofón el estreno del surf como deporte olímpico en Tokio, aunque la posibilidad de ver a la bilbaína representando a España en la gran cita deberá posponerse a 2021.

En este artículo, Ariane nos da algunas claves, basadas en su larga experiencia surcando las olas, por las que los recién iniciados en esta disciplina tienen problemas la hora de dominar la tabla.

Surf: los 10 errores por los que no eres capaz de subirte a la tabla

Surf: los 10 errores por los que no eres capaz de subirte a la tabla

LOS 10 FACTORES A TENER EN CUENTA

  1. Material que se escoge (tabla). Es muy importante empezar con una tabla adecuada al nivel de cada uno. Las tablas para principiantes suelen ser más anchas y largas para una mayor estabilidad. Empezar con una tabla que no es apropiada puede generar frustración porque suele ser muy complicado levantarse en ella sin la técnica suficiente. Para ello, deberemos empezar con un corchopán. Una vez que se tiene la técnica de remada, etc., ya se puede ir cambiando a alguna tabla más profesional.

  2. Nociones básicas antes de entrar al agua. No se puede querer surfear directamente sin antes haber ejecutado los mismos movimientos en tierra, ya que si uno no puede levantarse en la tabla sobre la arena, por ejemplo, será muy difícil hacerlo en el agua. Es necesario hacer la puesta en pie en la tabla sobre la arena, interiorizarla bien, para que luego sea más fácil en el agua. Se suelen seguir cuatro pasos: remada; poner las manos a la altura del pecho e incorporarse hacia arriba (como mirando hacia el cielo); poner el pie trasero sobre la tabla; y por último, de un salto, poner el pie delantero entre las manos (anteriormente puestas a la altura del pecho).

  3. El mar es un medio muy cambiante y peligroso. Hay que saber medir nuestras propias destrezas y para qué tipo de condiciones tenemos el nivel adecuado y para cuáles no. Entrar en condiciones del mar duras o no aptas para nuestro nivel puede derivar en una mala experiencia y no querer volver a surfear. Es muy importante conocer la teoría de las corrientes y cómo reaccionar ante ellas: si nos coge una corriente nunca remaremos contracorriente, ya que supone un gasto de energía, sino que hay que buscar las vías por las que la corriente nos saque, bien sea dejándonos llevar hasta que haya un punto de salida hacia fuera o bien yéndonos hacia los lados hasta salir de la corriente. Cuando hay mucho mar es mejor no entrar si no se tiene un nivel adecuado para evitar disgustos.

  4. Conocer las normas básicas de convivencia en el agua. Si nuestro nivel es bajo o somos recién iniciados, es mejor quedarse en la orilla o evitar situarse en la trayectoria de surfistas más experimentados para evitar colisiones. Hay que mirar hacia los lados en el momento de coger una ola para evitar daños colaterales.

  5. Saber reaccionar y protegernos de posibles accidentes. Cuando nos caemos de una ola o viene alguien con quien podemos chocar, debemos meternos bajo el agua y colocar los dos brazos tapándonos la cabeza. Los codos pegados a la cara y los antebrazos cubriendo la parte superior de la cabeza.

  6. Elegir una playa acorde al nivel. Hay playas más recomendables para recién iniciados y otras que requieren de más nivel. Un caso extremo serían aquellas en las que hay olas con fondos de piedras, más peligrosas y con accesos y salidas que requieren de mayor destreza y conocimiento del mar.

  7. Elegir bien el tamaño del traje. Hay gente que no tiene del todo claro este punto. El truco para acertar con la talla es que el traje quede bien pegado. Al principio puede agobiar un poco pero si lo escogemos mínimamente holgado, se llenará de agua y será incómodo.

  8. Cuidado del material. Al finalizar una sesión es recomendable aclarar con agua dulce tanto los trajes como los inventos para alargar su vida útil.

  9. No dejar la tabla y los trajes al sol o con temperaturas altas. Es un error dejarlos, por ejemplo, en el maletero del coche en verano. El material de las tablas se hincha y éstas se rompen, además de quedar amarillentas.

  10. Correcta colocación del invento. Ésta es una duda que afecta a muchos principiantes. El invento (la cuerda con la que atamos nuestra pierna a la tabla) tiene que ir en la pierna trasera. En surf hay dos posiciones base: la goofy y la regular. Los primeros miran a la ola de frente en las olas de izquierda y dan la espalda a las de derecha, y los segundos miran de frente en las olas de derecha y dan la espalda a las de izquierda. Tanto unos como otros deben llevar el invento detrás por una cuestión de lógica: la pierna de delante estará siempre más cerca del tapón donde se engancha el invento y así se evita que el pie delantero se enrede con la cuerda o que se produzcan tropiezos.

Surf: los 10 errores por los que no eres capaz de subirte a la tabla

Surf: los 10 errores por los que no eres capaz de subirte a la tabla

— Álvaro Rodríguez Melero to www.sportlife.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *