Entradas

,

Los 10 mandamientos para vencer la ansiedad

Es mucha la gentío que acude a mí correcto a problemas de ansiedad que sufren en el día a día, para que yo pueda ayudarles a encontrar una opción y guiarles en el proceso de recuperación. Es regular, entregado que en estos casos la opción más eficaz y con garantías es ponerse en manos de psicólogos.

Sin requisa, igualmente hay una serie de pautas de dirección de la ansiedad que puedes aplicar al día a día por tu cuenta.

Las 10 claves para afrontar los problemas de ansiedad y superarlos

Siempre me gusta preparar mis consultas de la forma más objetiva y clara posible; a fin de cuentas, la persona que indagación ayuda profesional está invirtiendo un moneda en poco tan elemental como su vitalidad, y para no caer en la charloterapia y demás pérdidas de tiempo, es necesario preparar lista enfocada a ejercicios prácticos que cada paciente pueda realizar de una sesión a otra, y lo más importante aún, que den paso a aprendizajes que queden para el futuro cuando acabe la terapia.

La ansiedad y los ataques de pánico constituyen problemas que deben ser tratados por un diestro. La vitalidad no es un gozne, e incluso habiendo tenido antiguamente malas experiencias con otros psicólogos, no vas a dejar de creer en la luz porque se manguita una bombilla.

Yo sufrí de ataques de pánico durante mi etapa de estudiante; acudí a psicólogos que me oían durante una hora (sí, digo oían, no escuchaban) y acababan la consulta sin sacar nadie en claro y sin darme ninguna aparejo o prueba útil. Asimismo leí libros de supuestos coachs o gurús que se creían que sin ningún tipo de formación académica ni autorización sanitaria en la materia conocían las claves teórico-prácticas de estas alteraciones por deber sufrido ellos ansiedad, y al final me di cuenta de que un buen tratamiento ha de incluir, encima de una buena formación académica y experiencia del profesional, una experiencia viviendo con ansiedad para enterarse cómo es el día a día de esta enfermedad. Es sostener, una combinación del aspecto culto y el aspecto experiencial.

En esta ocasión te traigo un regalo; quiero que te pongas cómodo o cómoda y leas con atención estos «mandamientos» para vencer la ansiedad y los ataques de pánico. Son claros y prácticos, sin rodeos, y te puedo apuntalar que los he preparado a conciencia basándolos en mis experiencias como paciente y como profesional, usando un método patentado por mí. No son la opción definitiva, por supuesto, pero te ayudarán a enfrentarte a la ansiedad de mejor forma. Te dejo con ellos.

1. El cambio nace en ti

El psicólogo no es un enjuiciador, ni mucho menos un padre que te echa broncas, es simplemente un preparador que te da unas pautas a seguir para que tú las vayas aplicando poco a poco e ir viendo los resultados. El compromiso con el cambio es importante, y será lo que marque la terapia. ¡Tú tienes la válvula!

2. Cuando sentimos poco estamos exagerando las sensaciones

Tu habitante hace de abuela y siempre exagera los peligros. Ten claro que ella no es un médico y no tiene la capacidad de darte los diagnósticos de lo que te ocurre; ni tienes un psicólogo internamente de la habitante, ni un psiquiatra, ni otro tipo de médico. Así pues, frente a estas sensaciones, cautela. El cerebro nos da ese mensaje y nosotros lo depuramos.

3. Tomaremos el miedo como una oportunidad de progresar

Solo si me expongo a los miedos veré que esos síntomas son irreales. De los miedos se aprende, y por ello quiero que los vivas como una posibilidad de ilustrarse.

4. Las sensaciones son desagradables, no peligrosas

Todo lo que sientes es temporal. Si estás más de media hora pensando que te duele la rodilla vas a apreciar dolor, y esa sensación es desagradable, pero no significa que se te haya roto la rótula. A más atención, más aumenta el representación. Ten claro que los pensamientos irracionales aumentan la ansiedad.

5. Flota con el miedo

Al cerebro le cuesta pensar esto, ya que quiere tener ese copiado control de todo. Piensa que el propio cuerpo tiende al inmovilidad, y es ficticio pasarse en alerta sostenida siempre si no se alimenta la sensación en cuestión.

6. Observa lo que te sucede, no lo que temes que pueda producirse

Una vez, hablando con un paciente en una sesión de terapia, me contó que sufría fuertes tensiones en los brazos y que se le dormían. Creamos una serie de los que yo llamo testeos, y finalmente vio que era un aberración copiado, y que esas tensiones se debían a los ejercicios que hacía con mancuerna y simplemente eran agujetas.

7. El miedo no aprende, tú sí

Él siempre se mantiene igual, pero tú puedes ilustrarse cómo contenerlo y tratarlo para así enterarse cómo superarlo. Tú sabes cómo es tu miedo y por dónde suele aparecer, vívelo y aprende de dónde surgen esos estímulos disparadores que desencadenan esa sensación.

8. Cuando dejas de alimentarlo, el miedo deja de aparecer/comienza a desaparecer

Por esto, es regular en ese momento apreciar miedo; puedes dejarlo estar, no te preocupes, se pasará.

9. Aprende las claves del ABC

Antecedent (acontecimiento activador), Believe (pensamiento), Consequences (emoción, sentimiento). Con este simple esquema verás los puntos en los que se cimiento un pensamiento agorero o como yo digo, un disparador de emociones negativas, y así conocerás el mecanismo que sigue.

10. Reconoce el avance

Muchas veces, en terapia, nos desanimamos porque creemos que no hemos progresado lo suficiente. Este proceso que algunos pacientes realizan casi sin saberlo se fogosidad autoboicoteo y se soluciona rápido parándote a examinar qué podías hacer antiguamente y posteriormente de terapia. Viendo el avance (si ha sido positivo) te motivarás a seguir trabajando.

Concluyendo

Observa estos puntos e intenta aplicarlos en tu día a día. Son la pulvínulo del cambio frente a los problemas de ansiedad, y poco que tienes que tener presente. Asimismo te invito a que los tomes como inspiración y puedas crear tú alguna aparejo psicológica que te sirva.

¿Problemas de ansiedad? Te ayudo

Javier Ares

Si estás interesado en mejorar tu vida y disminuir tu ansiedad con una ayuda externa de un diestro para así tener una opinión objetiva y aventajar el problema, no dudes en contactar conmigo.

Me llamo Javier Ares, soy Psicólogo Militar Retrete y me especializo en los problemas relacionados con la ansiedad, encima de en el ámbito de la terapia de pareja. Ofrezco la posibilidad de abrir las sesiones sin menester de desplazarte, y con un precio adaptado a los tiempos que corren. En esta página encontrarás tanto mi información de contacto como otros aspectos relevantes acerca de mi modo de trabajar.

— Javier Ares Arranz to psicologiaymente.com

,

Ansiedad: 10 señales para estar atentos

ansiedad

Encima de la inquietud y la dificultad para relajarse, existen otros síntomas físicos, cognitivos, emocionales y conductuales más sutiles que igualmente encienden la alerta de un posible trastorno de ansiedad. Conoce cuáles son para tratarlos cuanto antiguamente.

Hay ansiosos que no soportan la cuenta regresiva de un semáforo, ni el tiempo de aplazamiento para calentar la comida en el microondas y se adelantan en las escaleras mecánicas porque a su criterio, son demasiado lentas.

No nos vamos a aludir a ellos. En este artículo hablaremos para quienes sufren por esa condición, para quienes atraviesan el trastorno psicológico más global de nuestros tiempos y cuyas consecuencias les impiden transigir una vida con normalidad.

“La ansiedad es el proceso que experimentamos cuando hay una anticipación en forma de preocupación, incertidumbre o miedo que interpretamos como peligroso o amenazador y que va acompañada de unas respuestas intensas en  nuestro organismo, que nos imposibilita funcionar de guisa correcta en nuestra vida cotidiana”, explica Dafne Cataluña, Licenciada en psicología y fundadora del Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP).

Según explica esta doble, los sintomas de la ansiedad físicos, cognitivos, emocionales y conductuales, permiten “detectar si es posible que estés sufriendo ansiedad y de qué guisa puede estar afectándote”. Veamos cuáles son.

10 síntomas de trastornos de ansiedad

1- Dificultad para respirar

Se prostitución de un señal físico que provoca una respiración rápida y superficial, como agitada. Así, el mecanismo respiratorio se centra en la parte torácica utilizando solamente la parte inscripción de los pulmones.

Como consecuencia de ello, la persona se suele hiperventilar, ya que respira más oxígeno del que necesita.

2- Problemas gastrointestinales

Las diarreas, cólicos y malestares gastrointestinales, son comunes en las personas que sufren ansiedad. De hecho, muchas veces terminan en el psicólogo quienes originariamente visitaron a un gastroenterólogo.

3- Pérdida de autonomía (miedo a la soledad)

Las personas que sufren trastornos de ansiedad evitan salir de casa si no van acompañados, esquivan los viajes largos en coche o avión y no se sienten seguros cuando están solos en cualquier sitio.

4- Desórdenes alimenticios

Desaparición del apetito o atracones descontrolados: la ansiedad igualmente se manifiesta en los hábitos alimenticios, por lo que es importante tratarla a tiempo para que no derive en problemas más complejos de resolver.

5- Dificultad para tomar decisiones

La inseguridad que vive una persona que sufre ansiedad, le impide tomar decisiones tanto en cuestiones simples como en situaciones más complejas.

6- Problemas sexuales

Con el apetito sexual sucede lo mismo que con el apetito de alimentos: se descontrola. O admisiblemente se pierde por completo el deseo sexual, o admisiblemente se incrementa desmedidamente, incluso en niveles poco saludables.

7- Tristeza, mal humor o irritabilidad

Lo que por fuera parece depresión, en el fondo puede ser la consecuencia de que la persona atravesó o atraviesa ansiedad.

8- Dificultades para concentrarse o memorizar

Este señal cognitivo es uno de los más habituales. De hecho, en algunas ocasiones suele confundirse este señal de ansiedad con indicios de síndromes de atención dispersa o dislexia. Solo un seguro profesional podrá distinguir uno de otro.

9- Preocupación y miedo constante

“La persona siente que no puede hacer frente a la cantidad de  pensamientos negativos que surgen en su comienzo”, explica Cataluña.

Una persona con ansiedad se percibe agobiada y temerosa en distintas situaciones de su vida cotidiana. De hecho, un tipo de trastorno de ansiedad es el trastorno de pánico, donde se produce una sensación de miedo intensa y abrumadora de guisa frecuente.

10- Trastornos de sueño

En las alteraciones de sueño “tienes dificultades para quedarte dormido o conciliar el sueño porque no paran de asaltarte preocupaciones”, puntualiza la doble.

Cómo tratar la ansiedad

Al igual que cualquier otro trastorno psicológico, la ansiedad obedece a un conjunto muy engorroso de factores por lo que su embestida no es sencillo y por lo común requiere atención multidisciplinar.

Según Dafne Cataluña, el primer paso para tratar la ansiedad en consulta “es que aprendas a conocerla, realizando una intervención psicoeducativa en la que puedas entenderla y retener por qué está y para qué. Se prostitución de educarse a no rechazarla y aliarnos con ella. De hecho puede ser una fuente de autoconocimiento muy buena”.

La doble igualmente señala la importancia de educarse técnicas de afrontamiento y reestructuración cognitiva. “Sólo enfrentándonos a nuestros miedos podemos vencerlos”, agrega.

Las técnicas de laxitud, respiración y mindfulness igualmente son de gran ayuda. En definitiva, todo sucede en nuestro cuerpo y nuestra mente, por lo que educarse técnicas para observar nuestras sensaciones puede ayudarnos a tomar el control y evitar episodios de ansiedad y/o pánico.

Por extremo, Cataluña destaca la importancia de un aporte de la psicología positiva: “educarse a conocer y desarrollar nuestras fortalezas personales como saco para nuestro bienestar”.

Presente y futuro de la ansiedad

Se suele aseverar que la ansiedad es “un mal de nuestros tiempos”, haciendo narración al agitado ritmo de vida que se lleva en las ciudades y a los hábitos pocos saludables y el estrés con el que convivimos a diario.

De hecho, según las cifras oficiales que expone la Estructura Mundial de la Vitalidad en su sitio web, más de 260 millones de personas en el mundo tienen trastornos de ansiedad. Y esta sigla es solo orientativa para entender la magnitud de este problema.

Mientras tanto, la venida de una pandemia mundial ha venido a agravar la situación. Es muy difícil perseverar la sanidad mental cuando el miedo y la incertidumbre están presentes desde que escuchamos las primeras informativo del Covid-19.

¿Qué hacer entonces? Según los expertos, para evitar que la ansiedad domine el futuro de nuestra sociedad, habrá que retomar hábitos saludables como hacer deporte y descansar. Y por supuesto, no dilatar la consulta a un doble en sanidad mental.

— Psicocode to psicocode.com

,

¿Cómo relajarte en la oficina? 12 consejos prácticos

Observar estrés en el puesto de trabajo es la rutina diaria de casi todos los trabajadores. Esto puede parecer una obviedad y poco inexcusable puesto que ¿quien no se va a distinguir estresado trabajando? El trabajo es poco a lo que estamos obligados, no lo hacemos por distinción.

Si perfectamente hay trabajos y trabajos, todos los que se hacen en la oficina son muy estresantes. Cierto que lo común es estar sentados y no se hacen actividades peligrosas pero, igualmente, la presión de tener que cumplir con las entregas nos puede agobiar muchísimo, especialmente si tenemos predisposición al neuroticismo.

Una cosa que nos debe restar clara es que para ser un buen trabajador y desempeñar perfectamente nuestra función tenemos que estar relajados. El estrés es el enemigo de la productividad y de la vitalidad mental, por esto hoy vamos a ver algunas formas para asimilar cómo relajarte en la oficina.

Consejos para conocer cómo relajarse en la oficina

Ninguna persona es inmune al estrés, y el puesto de trabajo es el lado en el que más posibilidades hay de estresarse. Muchas personas tienen interiorizada la idea de que esto es común puesto que trabajar no es, al menos en la mayoría de las ocasiones, una actividad placentera. Esto es especialmente cierto si trabajamos en una oficina. Estar encerrados en un claustrofóbico cubículo sentados en una arnés que nos hace estar como encogidos delante del ordenador no suele ser nuestro ideal de placer.

Por fortuna, son muchas las cosas que podemos hacer en la oficina para destensarnos, todas ellas fácilmente realizables en el puesto de trabajo. Cultivarse cómo relajarte en la oficina es fundamental tanto para tu vitalidad mental y física como para tu productividad puesto que, digan lo que digan, el ser humano no trabaja muy perfectamente demasiada presión.

Las personas que viven su trabajo de forma especialmente angustioso tarde o temprano cometen fallos que le perjudican tanto a él como al resto de sus compañeros y jefes, y esto es poco que nadie desea. A continuación veremos algunas técnicas y consejos que podemos aplicar en nuestra oficina, muy fáciles de hacer y que nos pueden ayudar a ser más productivos.

1. Ejercicios de respiración

Lo primero que tenemos que hacer para prolongar a guión nuestro estrés es asimilar a controlar la respiración. Respirar profundamente es todo un clásico en todo manual para asimilar a relajarse, y es perfectamente aplicable al ámbito gremial. Solo tenemos que cerrar los luceros y respirar lo más hondo posible, asegurándonos de que el ambiente va llenando poco a poco nuestro vientre. Lo mantenemos unos cuantos segundos en nuestros pulmones y, poco a poco, lo vamos exhalando muy despacio, siempre por la trompa.

Podemos repetir este gimnasia unas cuantas veces, siempre haciéndolo de forma calmada y lenta para evitar que hiperventilemos. Una buena pauta es seguir la regla del 4-7-8: inhalar el ambiente por la trompa durante 4 segundos, sujetar la respiración durante 7 y expulsarlo muy lentamente durante 8.

2. Buena postura

No pdemos estar relajados si estamos en una postura incómoda. Esto es especialmente importante si nos pasamos muchas horas diarias sentados delante de un ordenador, puesto que a medida que nos descuidamos podemos quedarnos encallados en una postura muy poco natural, con la espalda curvada y poniendo demasiada presión sobre las cervicales. Debemos asegurarnos de que nuestra arnés es ergonómica y esté puesta a una categoría que nos vaya perfectamente para trabajar.

Es fundamental que aprovechemos la forma de la arnés, apoyando nuestra espalda en el respaldo y manteniéndola perfectamente recta. En la medida que se pueda debemos apoyar las cervicales. De esta modo nos ahorraremos todo tipo de molestias físicas como contracturas, dolores de vanguardia o mareos, adicionalmente de que como no estaremos en tensión no caeremos en estrés estando en nuestro puesto de trabajo.

3. Estirar los brazos

Estirar los brazos es una técnica especialmente recomendada para todos aquellos que se suelen acontecer muchas horas retraídos. Muchas personas ignoran la importancia de estirar los brazos, lo cual hace que sientan con mucha frecuencia dolores de hombros y de muñecas.

Para estirar los brazos no necesitamos ni mucho espacio ni ningún material singular, incluso podemos hacerlo sentados. Simplemente debemos sufrir los brazos con destino a delante, paralelos al suelo y con las palmas exterior. Los dedos primero apuntan al techo y, luego, al suelo. Haremos rotaciones con las muñecas para relajar un poco más la zona.

4. Voltear la vanguardia

Una de las partes que más se resienten cuando trabajamos en oficinas es el cuello. Para poder relajarlo podemos mover la vanguardia en todas las direcciones, siempre haciendo movimientos suaves y lentos, nunca de forma brusca. Primero la movemos de hacia lo alto y debajo varias veces, luego de derecha e izquierda, y luego con giros de 360º con destino a los lados. Lo importante es que notemos como estamos destensando las cervicales “quitándoles el polvo” tras horas estando en la misma posición.

Otra opción que tenemos es colocar la palma de la mano derecha sobre la oreja izquierda y, suavemente, profesar un poco de presión con destino a el hombre derecho, estirando un poco la cerviz con destino a un flanco. Luego lo haremos con el flanco contrario, y en cada tanda estaremos entre 30 segundos y un minuto en esta posición.

5. Teletransportarse a un mundo colorido

Estar todo el día mirando la blanca pantalla de ordenador con el procesador de textos libre es tedioso, hastiado y monocromático. Los colores agradables rara vez abundan en este tipo de contextos y llega un momento en el que empezamos a ver el mundo en blanco y infausto. Para romper un poco con esta monotonía y conseguir alienarnos felizmente podemos acontecer de una visión en blanco con cultura en infausto a uno multicolor viendo durante unos cuantos minutos un paisaje agradable y colorido.

Para ello podemos usar la técnica de la visualización, que simplemente consiste en cerrar los luceros e imaginarse un paisaje agradable, el que más paz interior nos traiga. Si no somos muy buenos imaginando cosas lo que podemos hacer es despabilarse en Internet una fotografía agradable como un campo de coloridos tulipanes holandeses, las azuladas aguas del Caribe o un paisaje tradicional japonés. Imaginémonos que nos hemos teletransportado ahí y que podemos oír, figurarse y distinguir lo que estamos viendo.

6. Relajar los luceros

Para relajar los luceros es muy importante apartarlos de la pantalla, especialmente tras acontecer varias horas seguidas mirando el preceptor. Unos luceros constantemente activos son más propensos a secarse y desarrollar patologías como infecciones. Es por esto que es tan importante que, aunque no sean ni 5 minutos, los apartemos del preceptor y los movamos un poco.

Un buen gimnasia consiste en cerrar los párpados, dibujando con los luceros el signo de infinito (∞) unas diez veces. Además podemos hacerlo con los luceros abiertos, aunque es más probable que nos mareemos si nos pasamos con la velocidad. Este gimnasia no es poco muy difícil de hacer y no necesitamos para ausencia ningún material, con lo cual es un gimnasia valentísimo.

7. Escuchar música

Si somos de los que no nos descentramos cuando escuchamos música podemos probar de ponérnosla mientras estamos haciendo nuestras tareas. Siempre y cuando a nuestro cabecilla no le moleste que nos pongamos unos cascos podemos escuchar nuestro clase musical predilecto, lo cual hará que nuestro trabajo pase de ser angustioso a más divertido y grato, haciendo que se nos pase volando la excursión gremial.

8. Mirar por la ventana

Puede ser que nuestra oficina tenga una ventana con un interesante paisaje, sea el que sea. Puede que no sea gran cosa, pero esto es mucho mejor que el claustrofóbico cubículo en el que nos encontramos metidos. Podemos mirar a través de ella, entreteniéndonos un rato cotilleando qué es lo que hace la multitud en la calle, el tiempo que hace, la forma de las nubes, si hay algún detalle en los edificios de enfrente que no nos habíamos fijado…

Todo lo que nos puede ofrecer una simple perspectiva de poco tan mundano como es la calle en donde se encuentra nuestra oficina es tan inmenso que nunca nos dejará de sorprender. Incluso puede hacer que nos dé alguna que otra idea, haciéndonos nuestro trabajo más creativo y grato.

9. Caminar

Muchas personas, especialmente en días laborales, no consiguen el objetivo recomendado por la OMS de hacer entre 8.000 y 10.000 pasos al día. Muchos pensarán que esos son muchos pasos pero, efectivamente, no se tarda más de una hora en hacerlos y hasta se pueden conseguir en el puesto de trabajo, sea caminando por los pasillos o subiendo escaleras. Cuando hablamos de caminar para relajarte en la oficina no hablamos de estar haciéndolo mientras se deje por el teléfono o se consulta el móvil, sino de solamente caminar.

En nuestras caminatas por el trabajo podemos revistar a un compañero que no esté demasiado ocupado, ver más a fondo cómo es el edificio en el que trabajamos o ir a tomarnos un tentempié saludable, un vaso de agua o una infusión. Si el té o el café nos relajan todavía los podemos tomar, pero hay que tener en cuenta que estas bebidas tienen metilxantinas, sustancias que nos pueden sobreestimular y provocarnos estrés.

10. Ejercitar las piernas

Podemos ponernos de pie y ejercitar brevemente las piernas. Esto es necesario porque las piernas se acaban cansando de pasarnos tantas horas sentados y sin movernos, especialmente si estamos en un trabajo en el que se hace difícil dar paseos por la empresa o sus alrededores. Al ponernos de pie podemos elevar una rodilla hasta que forme un ángulo de 90º con respecto del tronco y nos mantenemos así durante unos cuantos segundos. Si no tenemos problemas de nivelación podemos estar así unos 30 segundos o un minuto. Luego repetimos el gimnasia pero con la otra pierna.

11. Meditar

Meditar es todavía una de las técnicas más recomendadas para poder relajarse. Sin retención, hay un problema: una oficina no es un salón de yoga. El espacio es más limitado y hay más distractores, con lo cual nos será muy difícil meditar cual ermitaño budista del Tíbet. Por fortuna, no hace yerro cumplir con absolutamente todos los requisitos para meditar, siempre y cuando consigamos relajarnos un poquito en la oficina. Por ejemplo, podemos dejar de mirar a la pantalla durante unos 5 minutos, poner música en el móvil o en el propio ordenador y cerrar los luceros.

12. Tomar descansos

El buen trabajador no es el que no para ni un momento, sino aquel que sabe gestionarse el tiempo y descansa regularmente. Muchas veces, poco tan simple como reservarse 5 minutos cada hora a modo de breve alivio sirven para que nuestras energías no decaigan. Encima, cubo que nos cuesta estar concentrados y atentos durante más de 50 minutos no podemos esperar hacer perfectamente nuestro trabajo si nos dedicamos 3 horas seguidas sin alivio alguno a hacer lo que estemos haciendo. Hay que recargar.

— Nahum Montagud Rubio to psicologiaymente.com

,

Cómo Controlar la Ansiedad: Los Cuatro Pasos

Descarga aqui Cómo controlar la ansiedad los cuatro pasos

El siglo XXI es el siglo de las prisas, de las demandas excesivas y de la hiperestimulación. En nuestra sociedad contemporáneo vivimos con una serie de exigencias relativas a nuestro éxito purista, sindical, social, etc, por otra parte de con un conjunto de hábitos poco saludables: prisas, conductas adictivas, posibles relaciones personales no saludables…

Ello provoca el que en numerosas ocasiones nos encontremos poco relajados y con niveles altos de estrés. Estamos más ansiosos que un pulpo en un parking.

Sin retención, estar estresado o estar relajado es poco que podemos controlar. De la misma forma en que hemos aprendido a tener ansiedad, podemos educarse a no tenerla. Es cuestión de hábitos, de ver qué nos la produce y de aparecer a hacer cosas que nos hacen desarrollar lo contrario,en este caso estar relajados.

En este artículo quiero proponerte un planteamiento para que sepas cómo controlar la ansiedad de forma eficaz.

Cómo Controlar la Ansiedad

Creo que lo primero es decirte que, tras muchos abriles dedicándome a trabajar con personas que padecen de ansiedad, puedo ponerme en tu piel. No sólo te hablo desde lo profesional; me identifico todavía contigo desde lo personal. La ansiedad me acompañó en un periodo de mi vida.

Yo reminiscencia esa sensación que iba más allá del único estrés, hasta que me puse manos a la obra. Es un proceso este de exceder la ansiedad y comienza por una examen sincera y compasiva en dirección a uno mismo. No estás solo y se puede exceder.

Cito una parte del artículo que escribió Pedro Gayá en mi blog, donde deje de la experiencia que es tener ansiedad, partiendo de la incomprensión resultante por parte de aquellos que no la han vivido:

Las personas que padecemos ansiedad nos sentimos incomprendidos. A diferencia de las enfermedades físicas no siempre es sencillo de explicar como nos sentimos… En Internet encontramos los principales síntomas de esta patología: Nerviosismo, temor, sensación de peligro inminente, tensión muscular… Lo que no pone es como verdaderamente se encuentra uno cuando padece ansiedad. Y la respuesta es mal, muy mal.

Vamos a dialogar claro para todas aquellas personas que de ningún modo hayan padecido este trastorno. Vendría a ser como ese dolor de muela que no cesa durante horas o esa piedra en el zapato que sentimos a cada paso. Un dolor tanto físico como mental que nos acompaña cada segundo, es tener la sensación que en cualquier momento poco malo va a suceder y, por si no fuera poco, tienes todo tipo de molestias físicas que se encargan de hacerte más pesada la carga “emocional”. Para entender la ansiedad hay que sentirla. Solo así uno puede ser consciente de, hasta que punto, puede venir a demarcar tu vida”.

Más o menos la medio de las personas tienden a desarrollar ansiedad, mientras que la otra medio no. Si estás leyendo este artículo imagino que serás de los que sí. Quise citarte ese fragmento de texto para que te des cuenta de que no todo el mundo entenderá cómo te sientes; por ello el poder consultar con un profesional o compartir tu experiencia con otras personas que sí han sentido parecido te ayudará mucho. A partir de aquí, toca entender y aparecer a resolver, es opinar, ponerse manos a la obra.

Por qué experimentamos ansiedad

Ayer de seguir, un pequeño añadido al artículo. En nuestro canal de youtube tienes diferentes listas de reproducción, entre otras esta titulada Laxitud y calma, que puedes escuchar tranquilamente mientras lees este artículo.

Hay dos palabras de significado parecido pero no idéntico que explican estos síntomas. Una es el miedo, otra es la ansiedad. El miedo nos sobreviene cuando hay un peligro actual, es opinar, cuando hay peligro de que resultemos heridos, dañados o hay poco que amenaza nuestra integridad física o psicológica. Este procedimiento lo tenemos como animales que debían de tener horizontes frente a amenazas. Animales racionales pero en todo caso animales que buscan su supervivencia.

miedo

No queremos gatitos asustados. Ni personas siquiera.

Hoy día seguimos experimentando miedo pero a ello le hemos añadido a la ansiedad. La ansiedad vendría a ser lo mismo que el miedo pero sin esa amenaza actual. Sí ha de favor poco que nos provoque esa sensación; quizás sea en forma de charla delante de un auditorium, de una barata como animal al que algunas personas desarrollan una fobia… o simplemente un pensamiento.

Los pensamientos pueden ser causa todavía de tantear ansiedad, en esto profundizaremos más delante en el artículo.

En todo caso, para la mayoría de causas que nos producen ansiedad, el proceso de alternativa es parecido, como todavía veremos ahora.

Primeros pasos para controlar la ansiedad

Cada vez vamos haciendo mejor las cosas a la hora de afrontar aquellas cosas que nos causan dificultades. La ansiedad no es una excepción y ahora quiero compartir contigo un esquema característico que he observado en bastantes ocasiones.

  • En un primer momento el estrés que notamos es manejable. Es opinar, sentimos poco que nos presiona o que nos estresa pero sin retención podemos sobrellevarlo. Quizás acabamos dedicando más tiempo o más esfuerzos a trabajar o a estudiar y entramos en una época de sobreesfuerzo.
  • Aquí ya empezamos a despabilarse soluciones de un tipo u otro. Prototípicamente en forma de química. En algunos casos está será en forma de benzodiacepinas (idealmente tras favor visitado a nuestro médico de encabezamiento) o procedente de la fitoterapia mediante remedios naturales.
  • Damos un paso más y ampliamos el rango de profesionales a los que acudir. Quizás al fisio terapeuta o similar al darnos cuenta de que tenemos contracturas. O lo dejamos en manos de profesionales de las terapias alternativas.
  • Cuando nos decidimos, consultamos al psicólogo para percibir terapia psicológica y aprendemos métodos validados para controlar el estrés y a resolver mejor nuestras emociones.

O lo que es lo mismo vamos profundizando en qué nos pasa, de soluciones que nos permiten afrontar los síntomas a otras que nos permiten conocer mejor qué nos pasa y cuál es nuestra forma particular de reaccionar frente a el estrés. Si acertadamente es cierto que determinados medicamentos pueden ayudarnos puntualmente mucho, la verdadera alternativa para controlar la ansiedad y el estrés vendrá de otro banda, como poder enterarse relajarnos por nosotros mismos.

Los cuatro pasos para controlar la ansiedad

En mi método de 4 pasos Vence la ansiedad, explico al detalle el proceso para que esta acabé siendo un reminiscencia, para que la entendamos y acabemos dominando:

Paso 1: entendemos acertadamente qué es la ansiedad, cómo se genera y cómo podemos afrontarla

Entender es dominar, en este caso para controlar la ansiedad. En este apartado explico al detalle, con ejemplos y situaciones del día a día qué es la ansiedad y cómo es el proceso para gestionarla acertadamente.

Paso 2: trabajamos cómo disminuir el nivel de estrés de tu vida

Vamos a analizar al detalle todo aquello que te causa estrés. Bajaremos el nivel de cosas que te agobian, mediante cambios decididos y acertadamente planificados.

 Paso 3: aprendemos el enterarse incluir nuevos hábitos relajantes en tu día a día

Tras desmontar esa cantidad de estrés lo q ue haremos será meter nuevos hábitos en tu día a día. Es opinar, te enseñaré técnicas de laxitud, de respiración, meditaciones sencillas y más cosas para que logres desmontar rápidamente tu activación.

 Paso 4: cambiamos los pensamientos que te causan ansiedad por otros

Los pensamientos son esencia ya que anteceden a lo que hacemos (conductas) y a lo que sentimos (emociones). Por ello los trabajaremos por otros más adaptados y que te ayuden a conseguir tus objetivos.

En definitiva seguiremos un proceso por el que de forma método y secuencial podrás entender, resolver, controlar y exceder la ansiedad.

Consejo final para aparecer a resolver ahora mismo la ansiedad

Para. Todo lo que estés haciendo. Incluso la recital de este artículo tras adivinar estas instrucciones. Deja los brazos sueltos, muévelos levemente mientras cuelgan al banda de tu cuerpo. Apoya los pies en el suelo. Pon tu espalda recta pero no tensa. Y respira, o más acertadamente presta atención a tu respiración.

Observa como entra y sale de tus pulmones, como estos se llenan, tanto en la parte del peco como del estómago. Permanece así durante un minuto.

Parece que hayas hecho cosas normales, fáciles de hacer. Pero de forma simplificada acabas de seguir un proceso para sujetar de forma natural la ansiedad. Imagina que esto lo unes a poder conocerte mejor y seguir un procedimiento validado para sentirte mejor, basado en lo que ya tienes y que aplazamiento ser desbloqueado: tu forma de respirar, de tantear sensaciones en tu cuerpo y de cómo resolver todo eso.

Quizás ahora te resulte difícil el poder pensar que tu puedes exceder la ansiedad. Ello es huella mismo de la ansiedad.

¿Te has fijado en que cuando estamos nerviosos pensamos peor y nos cuesta más tomar decisiones? Incluso parece que tengamos visión de túnel.

Al mismo tiempo, recuerda momentos en que hayas estado relajado o relajada. Estoy convencido de que podías pensar mejor, incluso te sentías fluir en las situaciones del día a día.

En definitiva, controlar la ansiedad es un proceso y tu puedes hacer cosas para ello ¡Te animo a que te pongas manos a la obra, a que en esta misma web consultes los posibles para ello y que nos cuentes en los comentarios tu experiencia!

Antoni

pd.- da un paso más: escríbeme a contacta@antonimartinezpsicologo.com para preguntarme lo que quieras y que agendemos una pre sesión gratuita de 20 minutos

— Antoni Martinez to www.antonimartinezpsicologo.com

,

Disinergia del suelo pélvico: síntomas, causas y tratamiento

La disinergia de suelo pélvico (o disinergia defecatoria) es una patología que rebate a una altercado en la coordinación muscular, en este caso, una desatiendo de sincronización entre las contracciones abdominales y la función del esfínter rectal.

Esta enfermedad rebate a aproximadamente la centro de los casos de constipado crónico, y por ello, conocer sus causas y tratamientos se hace esencial para cualquier persona que presente irregularidades a la hora de ir al baño. Aquí te mostramos todo lo que tienes que enterarse sobre ella.

Disinergia del suelo pélvico: un trastorno eficaz

Para entender el origen y el tratamiento la disinergia del suelo pélvico, es necesario murmurar antaño del constipado crónico y sus manifestaciones clínicas.

Sobre el constipado y sus cifras

Según diversos portales médicos, el constipado se define como un proceso basado en la defecación escasa, de tres veces a la semana o menos, dificultad para pincharse el intestino, heces duras y abultadas o sensación de impactación intestinal.

Estos signos todavía pueden ir acompañados de gases, distensión intestinal y cólicos estomacales. En España, los trastornos de constipado crónico eficaz pueden asistir a afectar del 14 al 30 % de la población, dependiendo del sector demográfico en el que nos fijemos.

Aún así, se hace indispensable destacar que existen cuatro tipos diferentes de constipado crónico:

  • Constipado con tránsito natural: el más popular, pues representa a un 60 % de los casos.
  • Constipado de tránsito cachazudo, que representa un 13 % de los casos.
  • Trastornos de la defecación, como hemorroides o fisuras crónica, presentes en un 25 % de los casos.
  • Una combinación de los dos últimos tipos, con una incidencia muy desaparecido del 3 % de los casos.

Encima de la clasificación expuesta con prioridad, los tipos de constipado se pueden clasificar como anatómicos (por alteraciones estructurales del organismo) o funcionales (anismos, es sostener, por descoordinaciones motrices).

Toda esta terminología y porcentajes nos ayudan a clasificar de forma más rápida la disinergia del suelo pélvico, pues se comercio de una patología de constipado crónico eficaz del suelo pélvico, la cual afecta de un 10 a casi un 20 % de la población común. Se comercio de un defecto de conducta adquirido no orgánico, es sostener, que no se encuentra de arranque y no rebate a una excepción anatómica. Como muchas otras patologías, se podría sostener que esta proviene “de la inicio”.

Causas

La disinergia del suelo pélvico se encuentra ampliamente correlacionada con factores comunes en la vida de cualquier adulto, como pueden ser el estrés y la ansiedad.

Encima, existen otros factores intrínsecos de la propia persona que pueden promover la aparición de estreñimientos crónicos, como pueden ser el especie (las mujeres son más propensas a ello) o la etnia. Otros parámetros tales como una nutriente inadecuada, la desatiendo de gimnasia, el envejecimiento, un bajo nivel socioeconómico o la depresión favorecen los desórdenes intestinales.

La ansiedad y el estrés todavía están vinculados con otros muchos procesos gastrointestinales, pues se ha demostrado que generan un desbalance en la microbiota intestinal natural (bacterias comensalistas), favoreciendo así la aparición de gases, cólicos y otras manifestaciones clínicas. Estos trastornos emocionales tan a la orden del día en una sociedad ajetreada todavía se manifiestan de otras formas, tales como el aumento del ritmo cardíaco, una respiración acelerada, temblores y sudoración excesiva.

Por todos estas manifestaciones clínicas (entre las que se incluye la disinergia defecatoria), así como por el impacto imagen emocional que tiene sobre el que las sufre, inquirir ayuda psicológica frente a cuadros de estrés y ansiedad generalizados se hace esencial.

Síntomas

La disinergia del suelo pélvico se caracteriza por síntomas compartidos con otros muchos trastornos intestinales. Esto es, la sensación de deposición incompleta y esfuerzos defecatorios repetidos en el tiempo entre otras muchas molestias, ya nombradas con prioridad.

Diagnosis

El dictamen de esta patología es muy específico, pues para dar con ella hay que descartar primeramente disfuncionalidades de origen orgánico, metabólico (como puede ser la diabetes) o estreñimientos derivados de aplicación de fármacos o consumo de drogas. Para ello, se siguen una serie de pasos concretos que te mostramos a continuación.

1. Exploración física

En primer oficio, es necesario realizar una inspección y tacto rectales, pues así se descartan patologías de origen estructural. Encima, este tacto presenta una ingreso sensibilidad para diagnosticar la disinergia del suelo pélvico, pues todavía permite valorar la presión de la musculatura rectal tanto en reposo como en esfuerzo.

Igualmente puede ser necesario pedir al paciente que realice un “diario defecatorio”, apuntando durante 15 a 30 días diversos parámetros a la hora de ir al baño (empleo de laxantes, esfuerzo retrete…etc.)

2. Test de expulsión del balón

Por extraño que pueda parecer, este método dictamen se friso en la entrada rectal de una sonda con un balón hinchado en su extremo en el paciente. Este debe realizar esfuerzos defecatorios tales como los que sucederían durante una deposición natural, y, en común, si tarda más de un minuto en expulsarlo puede ser una señal de disinergia. Este test ha demostrado una utilidad de detección sideral, pues permite apoyar al dictamen de forma clara en hasta un 97 % de los casos.

3. Manometría anorrectal

Esta técnica consiste en la medición de presiones internamente del ano y el derecho, tanto en reposo como durante la continencia o defecación. Se friso en la colocación de una sonda, a unos 10 centímetros de profundidad rectal, que permite la medición de diversos parámetros, tales como:

  • Tono y simetría del músculo rectal parejo.
  • Mismos títulos para el músculo estriado.
  • Reflejos rectoanales.
  • Sensibilidad rectal.
  • Distensibilidad rectal.
  • Maniobra defecatoria.

4. Defecografía

Este posterior método de detección, en este caso no invasivo, se friso en la utilización de maquinaria especializada en resonancia magnética, la cual brinda imágenes de las distintas etapas defecatorias del individuo. Esto permite evaluar cuán aceptablemente están funcionando los músculos pélvicos y para elogiar información sobre la función rectal.

Todas estas pruebas diagnósticas, como hemos podido ver, tienen como finalidad descartar anomalías fisiológicas estructurales y poner a prueba la motilidad de la musculatura rectal del paciente.

Tratamiento

El biofeedback es el tratamiento de opción frente a la disinergia del suelo pélvico, y se friso en la realización de una serie de sesiones ambulatorias de 30 minutos durante una o dos semanas.

Mediante la utilización de sondas de manometría y otros métodos, se exploración que el paciente gane conciencia de su propia musculatura rectal, lo que promueve un anciano autoevaluación sobre su función muscular esfinteriana y coordinación motora. La operatividad de esta técnica es de hasta el 80 % de los casos.

Otros factores acompañantes que pueden promover la desaparición de esta anomalía muscular rectal pueden ser el gimnasia como rutina, una nutriente rica en fibra y en líquidos y la utilización de laxantes en los momentos iniciales tras el dictamen. Huelga sostener que acortar de forma psicológica y rutinaria los trastornos de ansiedad y estrés, en caso de que se den, todavía será esencial para afrontar la patología.

Recapitulación

Como hemos podido ver, la disinergia defecatoria es una patología que no rebate a trastornos fisiológicos o anatómicos, como pueden ser fisuras crónica, hemorroides…etc. Se comercio de una enfermedad ampliamente ligada a la sanidad emocional y mental del paciente, pues como ya hemos dicho con prioridad, está ligada a situaciones de ansiedad, estrés y depresión.

Los métodos diagnósticos que desembocan en la detección de esta enfermedad son variados y complejos, pues en primer oficio, hay que descartar cualquier otra enfermedad vinculada a procesos metabólicos o físicos.

Referencias bibliográficas:

  • Aisa, Á. P., Chaves, A. Í., Lanagrán, M. L., Fernandez, M. L. M., & Rodríguez, P. J. R. (2019). Sesión III.: Factores predictores de respuesta del biofeedback de defecación en la disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 42(5), 210-218.
  • Bechiarelli, A. A., Ramos-Clemente, M. T., Soldado, P. P., & Ramos, C. R. (2016). Constipado. Medicine-Software de Formación Médica Continuada Acreditado, 12(7), 337-345.
  • Colmenares, G. V., Jiménez, M. M., Pérez, S. R., Cendón, R. G., Salgueiro, J. V., & Alonso, M. L. (2017). Entrenamiento anorrectal domiciliario como tratamiento de la encopresis y disinergia esfinteriana. Cir Pediatr, 30, 28-32.
  • Hermoso, A. S., Rojizo, A. P., Pomo, Y. J., & Soler, A. M. (2012). Constipado. Medicine-Software de Formación Médica Continuada acreditado, 11(6), 331-336.
  • Lanagrán, M. L., Ordoñez, M. R., & Aisa, Á. P. (2013). Enfoque diagnostico terapéutico en disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 36(4), 231-236.
  • Romero, M. T. R. C., Gómez, A. R. C., Almanzor, A. V., & de la Cruz, M. S. (2018). Disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 41(2), 78-83.
  • Wainstein, C., Carrillo, K., Zarate, A. J., Fuentes, B., Venegas, M., Quera, R., … & López-Köstner, F. (2014). Resultados de la rehabilitación pelviperineal en pacientes con disinergia del suelo pélvico. Cirugía Española, 92(2), 95-99.

— Samuel Antonio Sánchez Amador to psicologiaymente.com

,

efectos psicológicos de la nueva normalidad

El fin de los meses de confinamiento por la primera oleada de la pandemia de coronavirus ha supuesto, para muchas personas, un gran alivio tras acontecer un tiempo en el que las libertades habían quedado significativamente recortadas. Sin requisa, aunque parezca paradójico, para otras la entrada en la llamamiento «nueva normalidad» ha sido en sí un nuevo contienda al que hay que conocer adaptarse.

Para comprender mejor este aberración mental y social, en esta ocasión entrevistamos a la psicóloga Elena Almodóvar, experta en los problemas de tipo emocional y comportamental.

Elena Almodóvar: una perspectiva profesional sobre los mercancía psicológicos de la nueva normalidad

Elena Almodóvar Antón es Psicóloga Sanitaria con consulta en Madrid y más de 15 abriles de trayectoria profesional atendiendo pacientes. En esta entrevista nos palabra sobre el impacto psicológico que ha supuesto para muchas personas la revés a las calles tras los meses de Estado de Temor, en el contexto llamado «nueva normalidad».

Podría esperarse que acontecer de un contexto de confinamiento a uno de anciano emancipación de movimiento es siempre positivo, porque permite hacer más cosas. ¿No ocurre siempre así?

No necesariamente. La interpretación que cada persona hace frente a un cambio depende de varios factores como son: la personalidad, las expectativas en torno a la nueva situación, las creencias y miedos acerca de la misma, el estado emocional, las experiencias previas vividas, la vida, el estado de salubridad y las condiciones médicas de la persona, la situación profesional y ordinario, etc.

Sociedad

¿Qué trastornos psicológicos son más frecuentes en situaciones como la de estos primeros meses del 2020 en los países occidentales?

La situación que hemos vivido y estamos viviendo actualmente es novedosa y cambiante. Lo que implica una continua carestia de habilitación, generando ansiedad y estrés. Existe, encima, la amenaza invisible del COVID-19.

Por otro costado, pese a estar sometidos a una permanente sobreinformación, dicha información muchas veces es contradictoria o poco clara, lo que provoca, muchas veces, confusión y una elevada incertidumbre que necesitamos controlar de alguna guisa. Cómo reaccionamos cada uno/a de nosotros/as a la misma es poco que depende nuevamente de cada persona.

Hay quien niega el peligro, tratando de estar como si hubiésemos vuelto a la situación previa a la pandemia, lo que conlleva situaciones de aventura en torno a su salubridad y la de los demás, y hay quien lleva la carestia de control al extremo y desarrolla distintas fobias o miedos con la finalidad de evitar el contagio. Algunos ejemplos de esto extremo serían: miedo a salir de casa (agorafobia), pulcritud y desinfección excesiva (TOC), miedo a las relaciones sociales o ver a la muchedumbre como una amenaza (fobia social), etc.

Como psicóloga, ¿crees que es popular que incluso en la nueva normalidad mucha muchedumbre sufra delante la posibilidad de tener que retornar al confinamiento? Los primeros meses de pandemia pueden ocurrir sido traumáticos para miles de familias.

Si, es un miedo sobrado popular y hasta cierto punto racional que creo que casi todos tenemos en anciano o último medida. El calidad en que aparece dicho miedo y cómo afecta a nuestro día a día, varía significativamente de una persona a otra en función de diversos factores como los indicados anteriormente y algunos más, como por ejemplo: la experiencia vivida por cada uno/a durante el confinamiento, su situación profesional y económica, su situación personal y ordinario, etc.

Efectivamente, mucha muchedumbre ha desarrollado un Trastorno por Estrés Postraumático como consecuencia de la pandemia y del confinamiento. A anciano trauma, anciano será el miedo a que vuelva a repetirse y el impacto psicológico sobre la persona o clan.

Y en lo relativo a quienes han desarrollado, por ejemplo, trastornos de ansiedad durante las semanas de confinamiento, ¿es habitual que el trastorno se desvanezca por sí solo con la entrada en la nueva normalidad? Un nuevo contexto de vida puede venir de la mano de una nueva guisa de estar la vida, rompiendo con lo inicial.

Más que desvanecerse, lo habitual es que se niegue o se enmascare, delante la falsa creencia de “hemos vuelto a lo de antiguamente y aquí no ha pasado carencia”. No se puede pluralizar, ya que no a todos/as nos ha afectado externamente la situación de la misma guisa, hay personas que se han trillado mucho más afectadas que otras. E internamente, igual, en función de los factores de los que hablábamos antiguamente.

Pero pese a estas diferencias, estamos hablando de un aberración con un impacto a nivel mundial y que ha supuesto un antiguamente y un luego en nuestra forma de vida, lo que requiere de un proceso de habilitación, y es racional que genere cierto nivel de malestar. No obstante, si el impacto que hemos sufrido ha sido lo suficientemente importante como para provocarnos un trastorno de ansiedad, es porque previamente había poco que, aunque nos hubiera pasado desapercibido, la pandemia y el confinamiento han destapado.

Es posible que el trastorno desaparezca aparentemente al desaparecer la situación que nos ha provocado que dicho problema salga a flote, pero ese poco sigue estando ahí y puede despertarse nuevamente si ocurre poco extranjero que no nos gusta o nos sentimos amenazados.

Un nuevo contexto nos obliga a adaptarnos a él y dejar antes lo inicial, pero para instruirse a estar de otra guisa y romper con lo que había antiguamente necesitamos digerir dicho cambio, lo que requiere tiempo y realizar cambios a nivel interno.

¿Qué se puede hacer desde la psicología para ayudar a estas personas a través de la psicoterapia?

En primer zona, es fundamental vigilar qué ha supuesto y supone para esa persona en concreto dicho aberración social, es opinar, qué miedos y creencias se le han despertado. Cómo ha afrontado la pandemia, el Estado de Temor y, luego, la nueva normalidad. Cuáles han sido sus estrategias para adaptarse a la situación, es opinar, los medios que ha puesto en marcha, la guisa en que ha respondido y argumenta actualmente a la situación.

Una vez evaluado todo esto, se trabaja sobre dichos miedos, modificando creencias disfuncionales y potenciando medios existentes o dotándole de nuevas herramientas para digerir, aceptar y adaptarse a la nueva situación.

Y finalmente, ¿qué crees que nos está enseñando esta pandemia en lo relativo a la salubridad mental, si es que nos está enseñando poco sobre eso?

Creo que la pandemia nos ha enseñado muchas cosas. Pero quizás entre lo más obvio destaca la importancia que tiene no solo la salubridad física sino asimismo la mental, y la carestia social de alentar la cobertura sanitaria a entreambos niveles, puesto que si no tenemos salubridad, no tenemos carencia. Bajo mi punto de apariencia y el de cada vez más profesionales de la salubridad, ambas son igual de importantes y la mayoría de las veces van más unidas de lo que pensamos.

— Bertrand Regader to psicologiaymente.com

,

La Inteligencia Emocional aplicada a la gestión de la ansiedad

Los problemas de ansiedad son una constante en la vida de muchas personas, pero no por comunes son más inevitables. Lo cierto es que el ser humano tiene una capacidad falta despreciable de manejar sus estados emocionales, y con la adecuada preparación, es posible sufrir mucho menos bajo los pertenencias del exceso de ansiedad.

Sí, es cierto que nadie puede controlar totalmente las emociones del aquí y ahora, ni siquiera prever con un 100% de fiabilidad su aparición. Pero entre la falta y el todo hay un sano término medio del que debemos ser conscientes, y que nos muestra que mediante las habilidades asociadas a la Inteligencia Emocional, es posible influir en lo que sentimos y en cómo lo sentimos.

Por eso, a lo abundante de este artículo veremos algunas de las claves que hacen de la Inteligencia Emocional poco muy útil a la hora de administrar la ansiedad.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Empecemos por lo más principal: ¿qué es la Inteligencia Emocional? Como ya se intuye a través de su nombre, se prostitución de un conjunto de habilidades psicológicas que nos permite adaptarnos a las diferentes situaciones que nos plantea la vida, muchas de las cuales son nuevas y por consiguiente debemos resolverlas sin aplicar siempre las mismas estrategias o soluciones. Así, al igual que ocurre con el concepto de “inteligencia” a secas, la Inteligencia Emocional va de la mano de la conocimiento de la flexibilidad, la capacidad para variar nuestros patrones de comportamiento dependiendo de lo que esté pasando.

Sin confiscación, a diferencia de lo que pasa con la inteligencia en su significado más convencional, la Inteligencia Emocional no se expresa mediante el registro y manipulación (en nuestra mente) de ideas y conceptos expresables a través del verbo y/o de la matemáticas, sino que sus contenidos, aquello con lo que trabaja, son los sentimientos y las emociones. Y la ansiedad es uno de esos tipos de contenidos.

Por otro costado, todo indica que la Inteligencia Emocional puede ser entrenada y, por consiguiente, mejorada a través de la experiencia. Esto es muy importante, porque significa que determinados procesos de enseñanza permiten alentar nuestras aptitudes de mandato emocional de una forma consistente y estable en el tiempo, tal y como ocurriría con cierto que aprende una materia en la Universidad y a partir de ese momento es capaz de utilizar ese conocimiento durante los abriles siguientes sin tener que aparecer desde 0 cada vez.

Inteligencia Emocional: así nos ayuda a administrar la ansiedad

Estas son las formas en las que la Inteligencia Emocional nos ayuda a manejar nuestros niveles de ansiedad.

1. Ayuda a declarar la ansiedad

En primer área, las personas con un buen nivel de Inteligencia Emocional son capaces de distinguir entre el malestar producido por la ansiedad y otros tipos de malestar. Esto es más importante de lo que parece, porque uno de los aspectos más problemáticos del exceso de ansiedad es que, en primer área, no siempre es sencillo entender que esa es la fuente de la incomodidad que sentimos. Por ejemplo, es relativamente frecuente que las personas confundamos la ansiedad con el escasez, lo cual hace que no sean raros los casos en los que cierto sin escasez va una y otra vez a la frigorífico para intentar “tapar” lo que siente saboreando la comida.

2. Ayuda a detectar los estados emocionales de los demás

En la Inteligencia Emocional se unen las habilidades de registro de las propias emociones, con aquellas que tienen que ver con declarar las de los demás. Esto permite, por ejemplo, ayudar la calma cuando cierto nos confronta pero a la vez podemos notar que esa persona está más nerviosa de lo que estamos nosotros. Cuanta más información tenemos, menos probabilidades tenemos de caer en el miedo o la ansiedad allí donde estas emociones no son necesarias.

3. Nos ayuda a disminuir nuestra ansiedad “de fuera con destino a adentro”

La mayoría de formas a través de las cuales podemos restarle fuerza a la ansiedad en aquellos casos en los que esta es excesiva, no vienen desde internamente de nuestra mente. Es asegurar, no llegan a través de la introspección los procesos psicológicos privados y subjetivos. Al contrario, llegan desde fuera: a través de la forma en la que interactuamos con el entorno, haciendo que este nos afecte de una u otra forma. La Inteligencia Emocional nos ayuda a explotar este potencial.

Por ejemplo, si nos sentimos mal porque aún no hemos empezado a redactar un plan, puede que esa misma ansiedad nos paralice, llevándonos a prorrogar el momento de ponernos manos a la obra para intentar no pensar en aquello que nos hace percatar mal. Pero adoptando determinadas estrategias de interacción con el entorno, somos capaces de romper este círculo vicioso de la ansiedad. Por ejemplo, sacando de la habitación cualquier ambiente que nos pueda distraer o pueda suponer una excusa para prorrogar nuestras responsabilidades: nuestro smartphone, bolsas de snacks, etc. La Inteligencia Emocional nos lleva a detectar riesgos y oportunidades en aquello que nos rodea, a la hora de afectar a nuestra experimentación de las emociones.

Curso online para educarse a manejar la ansiedad

Si te interesa entender más acerca de cómo administrar los problemas de ansiedad (tanto en la teoría como en la destreza), te invito a comparecer a mi curso online en formato webinar que tendrá área el miércoles 12 de agosto a las 18h, a través de Teleobjetivo.

En él, explicaré las claves de la regulación de las emociones que intervienen en el manejo de la ansiedad y que conozco tanto por mi formación como psicólogo como mediante mis más de 25 abriles de experiencia profesional en el ámbito de la Psicología Clínica. Así, veremos los fundamentos teórico-prácticos de este tipo de procesos psicológicos, y sus implicaciones para la vida diaria. Se prostitución de un curso en el que puede participar cualquier persona con interés por el tema, sin obligación de tener formación previa en Psicología.

Para pedir información o entender más acerca de mis servicios como psicólogo y formador, accede a esta página.

Webinar de mnejo de la ansiedad

Referencias bibliográficas:

  • Balaban CD, Thayer JF (2001). Neurological bases for balance-anxiety links. J Anxiety Disord. 15 (1–2): 53 – 79.
  • Goleman, D. (1996): Inteligencia emocional. Barcelona, Kairós.
  • Goleman, D. (1998). Working with Emotional Intelligence. Nueva York: Bantam Books.
  • Rodríguez Biglieri, R. & Vetere, G. (2011). Manual de terapia cognitiva-conductual para los trastornos de ansiedad. Buenos Aires: Polemos.
  • Salovey, P.; Mayer, J.; Caruso, D. (2004). Emotional Intelligence: Theory, Findings, and Implications. Psychological Inquiry, pp. 197 – 215.

— Miguel Querubín Rizaldos to psicologiaymente.com

,

la nueva herramienta tecnológica que ayuda a gestionar el estrés

Para mucha masa, el exceso de estrés es un aspecto más del día a día frente a el cual toca resignarse a sufrir sus artículos. Sin incautación, si adecuadamente es verdad que un cierto escalón de estrés resulta insalvable, nadie debería acostumbrarse a ver su calidad de vida limitada por este de forma continuada.

Por suerte, hoy en día el mejora de las nuevas tecnologías permite diseñar posibles con los que formarse a relacionarnos con nuestras propias emociones y sentimientos. Un claro ejemplo de esto es Meyo, una app perfecta para ejecutar el estrés y la ansiedad, entre otras muchas funciones relacionadas con el mantenimiento del bienestar psicológico. En este artículo veremos en qué consiste.

¿Qué es Meyo?

Meyo es una app para smartphones con un objetivo muy codicioso: ser un asistente inteligente diseñado para dar cobertura de 360º en todos los grandes temas del bienestar físico y psicológico.

En su creación han intervenido profesionales de todas las áreas de la vigor, desde la sexología y la sustento pasando por la psicología y el fitness. Adicionalmente, Meyo está repleta de contenidos culturales perfectos para formarse y reflexionar, a solas y en grupo: cortometrajes, audio-reflexiones, etc.

En lo relativo al tema que nos ocupa, Meyo dispone de varias herramientas especialmente pensadas para ayudar al usufructuario a controvertir con el estrés y la ansiedad, tanto a corto plazo, en el momento, como a medio y holgado plazo, ofreciendo posibles para formarse habilidades de manejo de emociones y regulación del estado de activación. Se prostitución de una plataforma digital muy útil y adaptable que, encima, siempre está a mano.

¿Cómo ayuda a exceder el estrés?

Estas son las principales funcionalidades con las que Meyo ayuda al usufructuario a ejecutar el estrés en su día a día.

1. Contenidos de Mindfulness y ejercicios de laxitud

Meyo incluye varios programas de Mindfulness, meditación y técnicas de laxitud en universal, muy prácticas para controvertir con el estrés en el momento. Tan solo hay que elegir la opción correspondiente, apoyar el smartphone en un área cercano, cerrar los luceros y dejarse encaminar por el audio.

Adicionalmente, es una muy buena guisa de iniciarse en estas prácticas y principiar a aplicarlas en la vida cotidiana de guisa autónoma, regalado que aporta todo lo necesario para formarse estos ejercicios sin obligación de tener conocimientos previos.

2. Pautas para organizarse mejor y cobrar en rendimiento

La sensación de que nuestras responsabilidades nos superan es uno de los principales motivos por los que muchas personas sufren estrés de forma regular. Por suerte, Meyo ofrece la posibilidad de formarse a instrumentar el día a día optimizando el uso del tiempo del que dispone el usufructuario. Por ejemplo, da las claves para estudiar de guisa capaz, para trabajar sin ceder a las distracciones, etc.

3. Planes de ejercicios físicos adaptados a la persona

Quizás te estés preguntando qué tiene que ver el adiestramiento con la diligencia del estrés. En sinceridad, están muy relacionados. Actualmente se sabe que la realización de adiestramiento moderado ayuda mucho a controlar el estrés y la ansiedad, tanto a nivel fisiológico (favorece la permiso de hormonas y neurotransmisores asociados a la calma y al placer) como psicológico (ayuda a desprenderse de los pensamientos intrusivos y ansiógenos).

Meyo incluye programas de adiestramiento especialmente pensados para personas que quieren disminuir sus niveles de estrés mediante la prohijamiento de hábitos saludables… Lo cual nos lleva al sucesivo apartado.

Meyo app

4. Ayuda a mantenerse con los niveles adecuados de energía

Meyo incluye planes de nutriente que van más allá del peculiar «quiero perder peso». Y es que se ha comprobado que los altos niveles de estrés mantenidos durante largos períodos tienen mucho que ver con las condiciones físicas de la persona, y teniendo en cuenta que somos lo que comemos, la errata de nutrientes sale cara para el nivelación emocional.

Quienes comen peor tienen menos posibles para utilizar la energía de la que disponen, y esto lleva al organismo a poner el bienestar psicológico a la culo de su repertorio de prioridades, regalado que lo más importante es hacer que los procesos biológicos básicos sigan funcionando. Como consecuencia, aparece el estrés, objeto de notarse en una situación de vulnerabilidad física en la que faltan fuerzas, aparecen los problemas de concentración, etc.

Por cierto, Meyo todavía ayuda a combatir los problemas del sueño, todavía muy relacionados con el estrés por motivos similares a los de la errata de nutrientes.

5. Pautas para detectar pensamientos-trampa

El estrés se suele apoyar en un sistema de creencias disfuncionales, que nos predisponen a pensar que no estamos preparados para afrontar las tareas que tenemos pendientes, nuestras responsabilidades, etc. Meyo incluye la función de formarse a detectar esta clase de pensamientos recurrentes para que el usufructuario se acostumbre a identificarlos rápidamente como tales y contrapesar sus artículos.

6. Programas para exceder adicciones

Adicciones tan comunes como el tabaquismo están significativamente relacionadas con los problemas de estrés, regalado que un aberración refuerza al otro y al revés.

Los fumadores se acostumbran a averiguar alivio para su estrés recurriendo al cigarrillo, y a la vez, fumar promueve el mantenimiento de una entrada sensibilidad al estrés a medio y holgado plazo, mediante varios procesos: estropicio de la vigor física, más oportunidades de perder el control del tiempo (por las pausas para fumar), problemas de concentración y aparición de la ansiedad por el “simio”, degeneración de la autoestima, etc.

Por eso, dejar a espaldas la suma es muy importante para ganarle la batalla al exceso de estrés, y Meyo incluye programas para desprenderse de estos procesos de dependencia.

¿Te interesa probar Meyo?

Lo que hemos pasado hasta ahora es solo una pequeña parte de todas las funciones que ofrece Meyo. Otros ejemplos de sus contenidos incluyen programas para promover el auto-conocimiento, posibles para mejorar la autoestima, otros diseñados para ayudar a los usuarios a contraponer sus miedos, etc.

Si quieres probar Meyo, te interesará aprender que en cuestión de minutos puedes estar haciendo uso de las funcionalidades que más encajen con lo que necesitas: utilizar su interfaz es muy sencillo una vez te hayas descargado la app. Para iniciar el proceso, accede a esta página de Google Play.

— Xavier Molina to psicologiaymente.com

,

¿Tienes ansiedad por la comida? Descúbrelo respondiendo a estas 3 simples preguntas

En algún punto de nuestras vidas todos hemos comido de más y nos hemos atrevido a proponer: ¡nunca más volveré a ingerir tanto! Esto no es una cuestión peligrosa cuando se manejo de poco ocasional. Pero sí lo es cuando sucede una y otra vez y no somos capaces de ejecutar nuestros impulsos y tentaciones.

Esto es a lo que se le conoce como «Ansiedad por la comida» o «ser un Comedor emocional». Pero ¿cómo podemos darnos cuenta de si somos uno de ellos? Para poder descubrirlo te invito a que respondas estas 3 preguntas, en caso de que obtengas dos o más «sí» ¡Te doy la más cordial bienvenida al club!

1-¿Hay momentos del día en los que piensas: «Tengo tanta anhelo que me comería…(quieres un alimento en específico, y aunque tengas otros alimentos en frente, no es lo que buscas)?

2- ¿Te sucede que cuando terminas de ingerir sientes que te desliz poco dulce?

3- En momentos de tensión o de aburrimiento, ¿te dan ganas de ingerir poco, a pesar de que hayas terminado de ingerir hace poco?

Si entraste al club de «Comedor Emocional»¡No pasa nulo! El primer paso para poder emprender a realizar un cambio es ser conscientes. Ahora que ya hemos comenzado el camino, y como decía Loa-Tze “Un alucinación de mil kilómetros comienza con un paso”, ¡vamos a ello!

Poco a poco te iré facilitando herramientas prácticas y sencillas de aplicar que te ayudarán a conocerte mejor y a ser capaz de ir gestionando tus emociones y el «anhelo emocional».

Me gustaría invitarte a que apliques la próximo utensilio: Diferencia entre HAMBRE y APETITO:

¿Cómo se puede hacer? En el momento en el que sientas «anhelo» por algún alimento en específico, se consciente de que lo que efectivamente tienes es APETITO y no HAMBRE. El anhelo es una señal fisiológica de nuestro cuerpo que indica que necesita nutrientes, mientras que el apetito es una señal emocional de nuestro cuerpo que «necesita» un alimento en concreto para guatar un malogrado, el cual podemos constatar como una angustia, ansiedad, desilusión, entre muchas emociones y sensaciones.

Si eres consciente de que lo que tienes es APETITO, hazte la próximo pregunta: ¿ingerir poco en este momento me está dando efectivamente una alternativa? Te prometo que la mayoría de las veces (por no proponer todas) la comida en vez de ser la alternativa, se convierte en otro problema.

Te invito a que si encuentras la causa de ese APETITO reflexiones acerca de lo que te lo está provocando y trabajes en qué posibles soluciones son las que tienes. Luego elige la alternativa que consideres que es la más adecuada y llévala a la maña. Si con la alternativa que has tomado no ha conseguido lo que buscabas ¡no pasa nulo! ¡Prueba con otra! Lo más importante es que ya estás en el camino.

¡Cuéntame cómo te va aplicando esta utensilio y recuerda que aquí estoy para lo que necesites!

Si quieres conocer más herramientas de gobierno emocional, las cuales te ayudarán a alcanzar un bienestar físico y emocional, te invitamos a que adquieras el ejemplar Alimentación Emocional 🙂 ¡Estamos seguras de que te va a encantar!

En el próximo link encontrarás los enlaces de importación desde cualquier puesto del mundo, así como un fragmento gratuitamente para que puedas echarle un vistazo 🙂

ADQUIERE EL LIBRO AQUÍ

 

Esperamos que disfrutes mucho de la repaso de este post y por atención déjanos tus preguntas y comentarios bajo este post, igualmente tus sugerencias de qué temas te gustaría que tratáramos.

Estaremos encantadas de aprender de ti y apoyarte en todo lo que podamos.

Un ataque,

Fran Sabal.

 

Comparte ¿Tienes ansiedad por la comida? Descúbrelo respondiendo a estas 3 simples preguntas en tus Redes Sociales

Asimismo te puede interesar…

!function(f,b,e,v,n,t,s)
{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};
if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;
n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];
s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,’script’,
‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘345259986099866’);
fbq(‘track’, ‘PageView’); — Fran Sabal to escueladenutricionemocional.com

,

¿Qué hago con la ansiedad por lo dulce?

¡Hola preciosa! ¿Qué tal estás?

¿Sientes constantemente pobreza por engullir cosas dulces? Si sientes esa ansiedad, tranquila, ¡Es deductivo!

Llevamos primaveras haciendo lo mismo y es frecuente que no sea casquivana cambiar de un día para otro… Pero no te preocupes, tiene posibilidad.

¿Has oreja susurrar de la sustitución consciente?

Si no sabes de lo que te hablo, mira el sucesivo vídeo, estoy segura que será una aparejo muy poderosa que sin duda podrás utilizar a la hora de encargar tu ansiedad >>>

 

 

Por atención cuéntanos qué te ha parecido el vídeo, nos encantará enterarse de ti, déjanos tu comentario y si tienes cualquier duda o te gustaría que trabajáramos con tu caso en particular, te invitamos a escribirnos un whatsapp al +34639862530

¡Te enviamos un indisposición de parte de todo el equipo de la Escuela de Alimento Emocional y estaremos esperando telediario tuyas!

Fran Sabal.

 

PD: Si quieres conocer más herramientas de Alimento Emocional, las cuales te ayudarán a alcanzar un bienestar físico y emocional, te invitamos a que te descargues GRATIS un fragmento de mi volumen Alimento Emocional, donde te comparto técnicas que ya han sido probadas por miles de personas en más de 25 países diferentes

 

DESCARGA EL FRAGMENTO GRATIS AQUÍ

Comparte ¿Qué hago con la ansiedad por lo dulce? en tus Redes Sociales

Todavía te puede interesar…

!function(f,b,e,v,n,t,s)
{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};
if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;
n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];
s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,’script’,
‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘345259986099866’);
fbq(‘track’, ‘PageView’); — Fran Sabal to escueladenutricionemocional.com