Entradas

,

Texto informativo: Definición, características y ejemplos

texto informativo

Un texto informativo es una aposento escrita en la cual se transmite información de modo objetiva.

Cada día necesitamos más información, aceptablemente sea para pescar veterano civilización sobre un tema en militar, informarnos sobre las telediario o conocer algunos datos, entre otros, y ésta, precisamente, es la finalidad de los textos informativos.

El texto informativo nos permite conocer una parcela de la verdad, así como incluso nos proporciona conocimientos.

Un texto informativo lo podemos examinar frente a otros, ya que la investigación se ofrece al catedrático, desocupado de argumentos, principios subjetivos u opiniones, puesto que se pretende dar a conocer la información de forma puntual y lo más próxima a la verdad.

Así, podemos ver que estamos rodeados de textos informativos en la cotidianidad, solo vale conocer sus características y algunos ejemplos para comenzar a distinguirlos.

Características de los textos informativos

El texto informativo cuenta entre sus características las siguientes:

  1. Trasmiten información: especialmente datos, descripciones o hechos.
  2. Evita las argumentaciones: o cualquier discurso con el que se intente persuadir o convencer a los lectores sobre algún asunto, ya que el objetivo principal es simplemente informar y no cambiar la posición del receptor del mensaje.
  3. El estilo es técnico: y no coloquial, donado que los fines del texto informativo son divulgativos, por lo que se pretende transmitir formalidad y que el catedrático conozca sobre la temática de forma clara.
  4. Uso del estilo colocado: es proponer, de ideas aceptablemente conectadas y coherentes, porque este tipo de texto se enfoca en el hecho de que el receptor pueda comprender el mensaje.
  5. Exposición clara de ideas: incluso con el fin de que el catedrático capte el contenido claramente.

Por otra parte de estas características del texto informativo, incluso vale acotar que existen varios tipos.

Tipos de texto informativo

Entre los diversos tipos de textos informativos se encuentran los siguientes:

1. Texto divulgativo

El estilo que se emplea en este tipo de texto informativo está pensado para el manifiesto en militar, es proponer, que todos puedan comprender el mensaje, incluso si no cuenta con estudios especializados. Algunos de estos pueden ser los reportes de los diarios, descripciones de películas, sinopsis, entre otros.

2. Textos especializados

Este texto informativo no va orientado al manifiesto militar, oportuno a que su estilo presenta veterano complejidad, pues, va dirigido específicamente a un catedrático que ya posee ciertos conocimientos previos sobre un campo de acción. Por lo tanto, el estilo es técnico. Un ejemplo pueden ser las relación de graduación o los artículos científicos, entre otros.

3. Reportaje de los diarios

En estos textos se da a conocer una información de la forma más serio posible, con objetividad y claridad.  El objetivo es que el contenido llegue incluso a un gran número de personas y sea comprendido fácilmente.

4. Las instrucciones de uso

Estas suelen venir con algunos productos y nos indican los pasos que debemos seguir para el funcionamiento del mismo.

5. Las notas biográficas

Ofrecen información objetiva sobre la vida de algunos personajes, aceptablemente sea del pasado, o actuales, pero, siempre con la veterano objetividad posible, es proponer, la redacción se encuentra desocupado de prejuicios, pues, solo se enfoca en dar a conocer los eventos biográficos de modo puntual, sin emitir opiniones sobre estos.

6. Artículos médicos

Tal como los artículos especializados, este tipo de texto informativo incluso va dirigido a un manifiesto en específico, en este caso, los especialistas en medicina, quienes ya posee nociones previas sobre el campo de acción.

Estructura del texto informativo

Los textos informativos suelen contener:

  • Inclusión: en la que se proporciona cierta información para que el catedrático pueda contextualizarse y conocer de qué alcahuetería el tema que se desarrollará.
  • Ampliación: cuerpo del texto informativo en el que se esboza el contenido, de forma clara y concisa, por medio de la unión de ideas.
  • Conclusión: en esta se ofrece al catedrático un esquema de los puntos más destacables, adicionalmente de los resultados de la investigación.

Ejemplos de texto informativo

Algunos ejemplos de texto informativo son los siguientes:

  • Reportaje de un diario: “Se ha confirmado que el día lunes se reiniciarán las actividades académicas para el sector universitario”.
  • Instrucciones de uso: “Siga los pasos que se muestran a continuación para colocar la túrmix en funcionamiento”.
  • Vida: “Frida Kahlo nació en México en el año 1907. Dedicó gran parte de su vida a la pintura como expresión artística”.
  • Artículo de enciclopedismo: “La Sanidad es definida por la Estructura Mundial de la Sanidad como un estado completo de bienestar físico, mental y social”.
  • Artículo de medicina: “La función de las plaquetas, conocidas incluso como trombocitos, son células sanguíneas que…”.

Asimismo existen otros ejemplos de texto informativo, pero estos son los más notorios, o los que podemos encontrar con veterano frecuencia.

Otros tipos de textos

Otros tipos de textos, adicionalmente de los informativos, son los siguientes:

  • Los textos argumentativos: cuyo propósito sí es el de persuadir al catedrático para hacer que este se incline o tome posición respecto a un asunto. En esta categoría se engloban los textos de publicidad u otros catálogos.
  • Textos narrativos: para relatar o relatar algún tipo de hecho, que puede ser ficticio o inspirado en la verdad. En estos textos aparece un narrador que puede dar cuenta de lo sucedido, en primera, segunda o tercera persona. Tienen como finalidad el entretenimiento. Pueden ser los cuentos, crónicas, chistes, entre otros.
  • Textos expositivos: estos incluso son textos informativos, solo que algunas veces se les denomina de esta forma.

Cerca de memorar que en los textos informativos los sentimientos y emociones del escritor quedan al ganancia, pues, el fin extremo de estos textos es el de comunicar o dar a conocer un hecho, por lo que no junto a la posibilidad de persuadir a los lectores, ni convencerles de carencia, solo informarles.

A modo de esquema, podemos destacar entre los textos informativos los diccionarios, periódicos, revistas, enciclopedias, reportajes, comunicados institucionales, memorándums, entre otros.

Los seres humanos siempre precisamos de la información sobre los hechos que acontecen a nuestro aproximadamente; algunas veces no deseamos conocer la posición del redactor, sino solo los eventos en sí, y para esto está el texto informativo.

— Isbelia Farias to psicocode.com

,

Ramas de la biología con sus características principales

Existen diversas ramas de la biología que se desprenden de esta, de acuerdo al aspecto puntual que estudian. Esto quiere aseverar que la biología que se define como el estudio de la vida o de los organismos vivos y que de acuerdo al aspecto especifico que se estudia puede admitir una clasificación menos universal, es aseverar, la biología misma se divide en diversas ramas de estudio según las particularidades del organismo o sistema vivo que se somete a estudio.

Ramas de la biología más importantes

Ramas de la biologia

En la ulterior cinta no usamos un tipo de clasificación basado en la importancia o momento de surgimiento, a continuación, listamos en orden ortográfico las principales ramas de la biología, a conocer:

Virología

Es una de las ramas de la biología que tiene que vérselas con microorganismos, la microbiología como su nombre lo indica, se dedica al estudio de las diferentes bacterias, hongos y microorganismos que pueden afectar la vigor del ser humano y otros organismos vivos. No solo se enfoca en la investigación sino en el expansión de métodos de prevención y control.

Biofísica

La biofísica es la rama de la biología que se encarga del estudio de las propiedades físicas que rigen la materia viva, es aseverar las propiedades cuantificables de los organismos, tejidos e incluso la energía imprescindible que pone en marcha los organismos.

Herbolaria

La herbolaria se dedica exclusivamente al estudio de las plantas como organismos vivos, su composición, clasificación y descripción, por otra parte de ser una de las ramas de la biología de gran aporte a la sociedad a través del estudio de las propiedades de las plantas en diferentes procesos alimenticios y productivos.

Citología

Es una de las ramas de la biología sobre la que el divulgado en universal tiene menos conocimiento, la citología se encarga del estudio de las células y tejidos en cuanto a su funcionamiento y composición. La confusión se da conveniente a que el nombre citología es usado en exámenes puntuales en que se estudia el tejido humano.

Ecología

Entre las diferentes vertientes de la biología, la ecología ha cobrado particular relevancia en los últimos abriles conveniente a la inminente amenaza del cambio climático. La ecología estudia los ecosistemas y a través de esta se pueden realizar predicciones e intervenciones en los diferentes sistemas vivos.

Embriología

Como su nombre lo indica, esta rama de la biología se dedica al estudio de los embriones desde sus primeras etapas hasta el momento del comienzo. esto quiere aseverar que es propio de la embriología realizar el seguimiento y estudio del ovulo fecundado hasta el momento del comienzo, de esta rama se desprenden planes de argumento y cuidado prenatal.

Etología

La etología es la rama de la biología que se encarga de estudiar el comportamiento de los seres humanos y animales. Esta no debe ser confundida con la función de la psicología puesto que mientras la etología se encarga del estudio del comportamiento a nivel fisiológico, la psicología se encarga del estudio del comportamiento humano a través de la mente.

Crecimiento

La transformación es una rama propiamente dicha de la biología en la que se estudia a través de fósiles y evidencia arqueológica y paleontológica la transformación de las diferentes especies a través del tiempo. Del mismo modo estudia la transformación de los organismos en el periodo de expansión imprescindible.

Fisiología

La fisiología como una de las primeras ramas que se desprendieron de la biología, se encarga del estudio de las funciones orgánicas y musculares de los seres vivos, centrándose en cómo funciona o debe funcionar cada parte para ponerse unánimente con el todo corpóreo que es un ser viviente.

Genética

La genética estudia la composición molecular de los seres vivos como su nombre lo indica a nivel hereditario. Esta rama se encarga de predecir el expansión del organismo a través de la información contenida en los genes, de allí que dicha fuerte estudie la trasmisión de información genética en las cadenas hereditarias.

Histología

La histología se encarga del estudio de los tejidos vivos, la diferencia radical entre esta y la citología es que en la histología se da el estudio del tejido con relación al sistema al que pertenece, mientras la citología estudia los tejidos exclusivamente a nivel celular.

Microbiología

Como su nombre lo sugiere, la microbiología alcahuetería del estudio sistemático de los organismos microscópicos. El estudio de la microbiología implica conocimientos en varias de las ramas de la biología como virología, microbiología fisiología, genética y otras.

Morfología

La morfología estudia directamente la estructura de los seres vivos, a nivel orgánico y postural. En la morfología se estudian tanto los organismos en su estado presente, histórico y además evolutivo.

Paleontología

La paleontología estudia la vida en el pasado. Este tipo de estudio se realiza a través de la convento de información con diferentes técnicas tanto descriptivas ,lingüísticas, como fósiles.

Taxonomía

La taxonomía es la clasificación de los seres vivos usando como útil las características genéticas y evolutivas que distinguen las diferentes especies. Esta es una de las ramas de la biología que viejo respaldo brinda a la teoría darwiniana.

Virología

Esta rama de la biología estudia a profundidad los virus, su composición, características, comportamiento y su sensación en los diferentes organismos vivos.

Zoología

La zoología conexo a la herbolaria son las ramas de la biología más amplias y complejas en su campo de estudio. Esta se dedica al estudio de los animales, tomando como punto de partida todo un género de especialidades de la biología para poder tener un contexto más amplio sobre los cuerpos de estudio y su interacción con los ecosistemas, virus y bacterias.

Estas son las principales ramas de la biología, es posible que en distintas clasificaciones encuentres algunas otras que se relacionan indirectamente con este campo de estudio, al fin de cuentas la biología es el estudio de la vida y la vida atraviesa nuestra verdad completa, comprendida por diversos seres que adquieren características particulares de acuerdo a su transformación en el tiempo y a las relaciones que tienen entre sí en el interior de un contexto determinado.

— Karla Arango to psicocode.com

,

Las 6 características esenciales de la literatura rusa

Todos aquellos que sean amantes de los libros conocerán a autores como Lev Tolstoi, Fédor Dostoievski o Nikolai Gógol. La humanidades rusa ha afectado profundamente el camino de las cultura, y desde su (re)principio (en aquel Siglo de Oro ruso que fue el XIX) su poesía, sus novelas y sus relatos cortos han pasado a ser universales.

Pero, ¿qué es lo que hace tan universal a la humanidades rusa? Y, sobre todo, ¿qué es la humanidades rusa, más allá de su contexto geográfico?

Las características de la humanidades rusa más importantes

En este artículo trataremos de resolver las 6 características esenciales de la humanidades rusa, que comparten, en decano o pequeño medida, todos sus autores.

1. La humanidades rusa como denuncia social

Muchos abriles ayer de que los revolucionarios de Octubre pusieran el dedo en la absceso y denunciaran las miserias y opresiones en que estaba sumergido el país, los escritores del siglo XIX ya habían plasmado esta ingenuidad en la humanidades.

El primer escritor en hacer una denuncia social (y todavía el primer gran escritor, con mayúsculas, de la estado rusa), fue Alexander Pushkin. Obligado por los suyos como el “padre de la humanidades rusa”, Pushkin denunció en forma de verso la tiranía, la mentira y la opresión, así como la hipocresía y las frivolidades de la aristocracia peterburguesa y moscovita.

En su obra más importante, Eugène Onegin, nos ofrece el retrato, irónico y trágico a un tiempo, de un estimable ruso que vive entregado a una vida disipada, sin tener en cuenta el dolor de aquellos que arrastra a su paso.

Digno continuador de la obra de Pushkin, Nikolai Gógol se consolidó en el contorno de la humanidades rusa pocos abriles posteriormente de la desaparición de su predecesor, muerto, por cierto, a causa de un insensato duelo, al más puro estilo romántico.

Al igual que Pushkin, Gógol imbuye a su realismo de un aliento mágico y poético, que puede rastrearse perfectamente en su obra cumbre, Almas muertas, para muchos el pistoletazo de salida de la crítica social de la humanidades rusa.

En Almas muertas, Gógol realiza una sátira mordaz a la Rusia rural, en la cual los siervos de las haciendas todavía podían ser comprados y vendidos como animales. Este aspecto sarcástico siguió combinado a la humanidades rusa en lo consecuente y fue el transporte mediante el cual los autores se cuestionaron el mundo que les rodeaba.

Posteriormente de Pushkin y Gógol, todos, absolutamente todos los escritores rusos pusieron su ántrax de arena en la denuncia social, de una u otra forma. Ya fuera Dostoievski con su Crimen y Castigo o sus Relatos del subsuelo; Maxim Gorki con Los bajos fondos (donde retrata la vida en un albergue para personas sin techo) o, más recientemente, Vassili Grossman con Todo fluye, donde nos deja el crudo certificación de la vida y el sufrimiento de los prisioneros de los campos de trabajo de Siberia.

2. Búsqueda de las verdades de la vida

Para poder entender profundamente la humanidades rusa, es necesario que nos unamos a sus cavilaciones. Los rusos no solo explican una historia: se cuestionan, se hacen preguntas. Toda novelística rusa es una búsqueda imprescindible: primero, sobre el sentido de la vida del individuo; segundo, sobre el papel de este individuo en el engranaje universal.

Decía Shostakovski que la humanidades rusa tiene sed de conciencia divina y humana. Y así es. En cierto sentido, podemos considerar a todo su rosario de escritores como una especie de «mesías» de la verdad. Y a través de sus plumas, los personajes recogen este refrendador. Andréi Volkonski, de la colosal Hostilidades y paz, se pregunta sobre el sentido de la vida y el porqué de la asesinato. Cuando, gravemente herido, se echa a descansar en el campo de batalla y eleva la paisaje al bóveda celeste, se dice a sí mismo que no desea vencer.

De la misma forma, Iván Ílich, de la todavía tolstoniana La asesinato de Iván Ílich, postrado en su álveo de asesinato, se plantea, en un terrible monólogo interior, sobre el sentido de su existencia. Y Oblómov, el protagonista de la novelística homónima de Iván Goncharov, se pasa los días tumbado en el canapé de su casa, sin ningún propósito imprescindible, hasta que se empieza a suscitar el sentido de la existencia…

Es inútil, repetimos, entender la humanidades rusa sin tener presente esta privación tan eslava de escudriñar entre los misterios de la vida y de la asesinato. Por ello, las obras rusas, especialmente las del XIX, son monumentos al alma y al sufrimiento humano, en la que todos podemos sentirnos reflejados.

3. La sátira

La búsqueda de la verdad no es rémora para que los rusos desplieguen, en su humanidades, toda su artillería humorística. De hecho, como ya hemos gastado en el primer apartado, es habitual que utilicen la sátira y el sarcasmo como transporte de denuncia social.

En una de las mayores obras que ha legado la humanidades rusa (en este caso, de la época soviética), El Perito y Margarita de Mijaíl Bulgákov, el autor utiliza la escarnio y el humor con prodigalidad para construir una demoledora crítica a la URSS de Stalin. Ello le valió, por supuesto, el aislamiento y el olvido. Su novelística no fue publicada hasta la decenio de los 60, en plena transigencia política (y profusamente censurada); o sea, más de 20 abriles posteriormente de su asesinato.

En argumento de El Perito y Margarita tiene tintes de relato quimérico. El Diablo, que se hace acontecer por un tal profesor Voland, llega a Moscú y se dedica a tergiversarlo todo y a desvelar los secretos más escabrosos del Partido Comunista y de su concurrencia. En su trabajo mesiánico, el Diablo nos llega a caer incluso perfectamente porque, encima, es agradable y atractivo.

El estilo de Bulgákov, fresco y flamante, causó auténtica sensación entre los rusos de los abriles sesenta, acostumbrados a la encasillada y monótona humanidades soviética de los abriles de la dictadura estaliniana.

4. La gesta

Todos los relatos rusos, por muy cortos que sean, están impregnados de un sentimiento de gesta que los hace enormes, cósmicos, atemporales. Y eso es porque, como ya hemos gastado, sus miras van más allá del contexto social y geográfico y se vuelven universales.

No hace desidia interpretar Hostilidades y Paz para darse de bruces con la gesta de la humanidades rusa. No es el contexto de la pleito, o de la revolución (como en el caso de El doctor Zhivago de Boris Pasternak) lo que hace a la humanidades rusa comparable a la Ilíada de Homero.

Es esa marca indeleble de cosmovisión humana, de sufrimiento universal. La humanidades rusa no palabra de rusos, a pesar de estar circunscrita a Moscú, San Petersburgo, a los Montes Urales o a las estepas siberianas. La humanidades rusa palabra de la humanidad entera.

5. Pesimismo

Es una sombra que pende siempre sobre los textos rusos. No puede dejar de vislumbrarse en los miserables retratados por Dostoievski, Gorki o Grossman. En los interminables monólogos interiores de los personajes, existe siempre un resplandor de pesadumbre, de melancolía, que nos conmueve y nos sacude por en el interior.

Sin incautación, el pesimismo ruso está muy remotamente de ser el pesimismo de Émile Zola. El escritor fisiatra retrata las miserias de su Francia originario, pero su visión es descarnada, desnuda. En cambio, el escritor ruso (un Tolstoi, un Dostoievski), trasciende esa ingenuidad miserable y la eleva a la poesía.

Los rusos miran la vida tal como es (son expertos en sufrimiento a causa de su propia historia), pero siempre existe en ellos esa ansia de belleza, de luz, de trascendencia. Y es esta ansia de trascendencia lo que nos lleva a la sexta y última característica.

6. Inmaterialidad

He dejado para el final este punto precisamente porque creo que es el más importante a la hora de penetrar en las cultura rusas.

Toda la humanidades rusa está impregnada de inmaterialidad. Absolutamente toda. Precisamente por su búsqueda de las verdades humanas y divinas (y por consiguiente, universales), las historias y sus personajes tienden un puente en torno a lo trascendente.

Uno de los máximos ejemplos de ello lo encontramos en el personaje de Raskolnikov, protagonista de la colosal Crimen y Castigo. Raskolnikov es un pipiolo estudiante que malvive en un cuartucho de San Petersburgo y que asesina a una anciana usurera que es vecina suya.

El crimen, en principio, es cometido para robarle joyas y boleto. Sin incautación, poco a poco va saliendo a la superficie el poso putrefacto que se esconde en el alma de Raskolnikov, y que deja en evidencia que el acto es más perfectamente fruto de un desorden “de alma”, de un desengaño profundo con la vida y con el sentido de esta.

La novelística es un auténtico canto al perdón y a la redención. Primero asistimos a la caída del protagonista, y paulatinamente somos testigos de su sosegado medra (y con muchos altibajos) en torno a su rectificación, de la mano de Sonya, la pipiolo puta, que ejerce el papel de garbo emancipador.

Poco parecido hallamos en una de las últimas obras de Lev Tolstoi, Resurrección, donde el título mismo es harto desenvuelto y expresivo. En esta novelística, Nejliúdov, un aristócrata que en su pubescencia seduce y abandona a una muchacha de su hacienda, emprende su propio camino en torno a el perdón defendiéndola, abriles más tarde, de un crimen que no ha cometido…

Horadar en el mundo de la humanidades rusa es una empresa dura y fascinante a la vez. Un camino a veces un tanto pedregoso (como el camino de Raskolnikov o de Nejliúdov), pero que, con las pautas adecuadas de leída, puede convertirse en un maravilloso peregrinaje al fondo mismo de nuestra alma.

Referencias bibliográficas:

  • Tolstoi, L. (2010). Hostilidades y paz.Barcelona: Austral.
  • Gógol, N. (2013). Almas muertas. Barcelona: Austral.
  • Bulgákov, M. (2018). El perito y margarita. Barcelona: Debolsillo.
  • Nabokov, V. (2016) Curso de humanidades rusa. Barcelona: Editorial B.
  • Pikouch, N. (2011). Cinco ensayos de humanidades rusa contemporánea. México D.F.: Siglo del hombre.

— Sonia Ruz Comas to psicologiaymente.com

,

Test de Fagerström: ¿Qué es y cuáles son sus características?

El test de Fagerström es un test para analizar el comportamiento de los consumidores de tabaco. Esta prueba creada en el siglo XX sigue siendo utilizada en este momento en diferentes contextos y es por eso que hoy queremos contarte todo lo que sabemos sobre el test de Fagerström.

¿Qué es el test de Fagerström?

Test de Fagerström

El test de Fagerström es una utensilio diagnóstica creada en el año de 1978 por el doctor Karl Fagerström. Este test tiene como objetivo identificar el nivel de anexión a la alcaloide que tienen los consumidores de tabaco, con el fin de identificar el cargo de dependencia física que presentan los fumadores.

¿En qué consiste?

Esta prueba es relativamente sencilla, el notorio objetivo es la población fumadora y la metodología es muy sencilla. El Test está compuesto por 6 preguntas de respuestas simples que  luego del examen arrojan el nivel de dependencia a la alcaloide.

Test de Fagerström

A continuación te mostraremos el test de Fagerström con su interpretación:

1. ¿Cuánto tiempo pasa entre el momento de levantarse y el momento de fumar su primer cigarrillo?

a. Hasta 5 minutos……………………… (3)

b. De 6 a 30 minutos…………………… (2)

c. De 31 a 60 minutos……………………(1)

d. Más de 60 minutos…………………..(0)

2. ¿Se le dificulta dejar de fumar en lugares en los que está prohibido como hospitales, cines, librerías…?

a. Sí……………………………………………(1)

b. No………………………………………….(0)

3. ¿Si debe dejar de fumarse un cigarrillo, cuál cigarrillo le parece más incómodo de dejar?

a. El primero del día…………………….(1)

b. Cualquier otro………………………….(0)

4. ¿Cuántos cigarrillos se fuma al día?

a. Menos de 10 cigarrillos al día……..(0)

b. Entre 11 y 20 cigarrillos al día…….(1)

c. Entre 21 y 30 cigarrillos al día…….(2)

d. 31 o más cigarrillos……………………(3)

5. ¿Fuma con más frecuencia en las horas de la mañana que en otras horas del día?

a. Sí……………………………………………..(1)

b. No……………………………………………(0)

6. ¿Usted sigue fumando aunque esté enfermo y no deba renunciar la cama durante el día?

a. Sí………………………………………………(1)

b. No…………………………………………….(0)

Resultados del test

  • Si su puntuación se ubica entre o y 4 quiere sostener que el fumador no presenta tanta dependencia a la alcaloide.
  • Si su puntuación es de 5 o 6 quiere sostener que el fumador presenta una dependencia media a la alcaloide.
  • Si su puntuación se ubica entre 7 y 10 quiere sostener que el fumador presenta una dependencia adhesión a la alcaloide.

Historia del test de Fagerström

El Test de Fagerström fue creado en 1978 por el profesor Karl Fagerström, en su etapa original costaba de 8 preguntas, no obstante, la metodología fue cambiando y ya para el año 1991 el número de preguntas fue pequeño a 6 y denominado prueba de anexión a la alcaloide de Heatherton.

No obstante, aunque la prueba seguía realizándose con las 6 preguntas que conocemos en la contemporaneidad, en el año 2012 el nombre cambió nuevamente para hacerle honradez al creador del test, y terminó por denominarse: prueba de dependencia del cigarrillo por Fagerström. 

Es preciso resaltar que la prueba es estimativa y la interpretación parte de la cantidad y compulsión del fumador durante el día.

¿En qué contexto se usa el test de Fagerström?

El test de Fagerström es una prueba rápida que se usa en diversos contextos, los más comunes son terapias sobre adicciones y entrevistas de trabajo en empresas en donde está prohibido el consumo de cigarrillo o con jornadas extendidas en las que el empleado no tiene paso a zonas en las que pueda fumar.

¿Qué hacer luego de realizar el test?

Como ves, el test de Fagerström es una prueba diagnóstica sumamente sencilla que incluso podrías realizar tú mismo en casa.

Tal vez te preguntes ¿Qué debo hacer frente a los resultados? la respuesta es simple, teniendo en cuenta que realizamos test para comprender cosas de nosotros mismos, lo sucesivo es descubrir en qué estamos fallando y tratar de mejorar esta condición para trocar nuestra vida en positivo.

En el caso del test de Fagerström, lo que obtenemos es un diagnosis sobre nuestra anexión a la alcaloide, en este punto es preciso resaltar que el tabaquismo es una de las enfermedades que causa la homicidio de más o menos de 8 millones de personas al año en todo el mundo, y lógicamente si eres un consumidor regular, eres más propenso a tener complicaciones de sanidad asociadas al tema.

La alcaloide es una sustancia que estimulante que genera la falsa sensación de laxitud, no obstante lo que sucede en el organismo al fumar es que se calma la ansiedad que la misma alcaloide genera en el cuerpo.

Es por esto que el consumo tiende aumentar, pues desde el momento en que algún empieza a fumar el humo comienza a impregnarse en el sistema hasta demorar al adn generando una reacción de dependencia.

Desde este primer momento se empiezan a tejer los mercadería nocivos que vienen ligados al consumo de cigarrillo, algunos de estos en su etapa original son:

  • Asma
  • Tos constante
  • Expectoración constante
  • Pérdida del apetito
  • Alteraciones del pulso y el ritmo cardíaco
  • Maduro propensión a anginas y a infecciones respiratorias
  • Coloración amarilla en las uñas, dedos y dientes.
  • Halitosis.

Estos son los mercadería a corto plazo del consumo de cigarrillo, no obstante, esto es solo el principio, puesto que de acuerdo al nivel de anexión las complicaciones para la sanidad pueden ser diversas, y más teniendo en cuenta factores como la cantidad de cigarrillos diarios, el tiempo que se lleva fumando, la forma de fumar de cada individuo y el tipo de cigarrillos que consume.

Internamente de las enfermedades más fatales están el cáncer de belfo, boca, nuez, esófago y vejiga, eso sin contar diversos padecimientos como enfermedades coronarias, acidez y úlceras gastrointestinales, enfermedades vasculares, bronquitis y efisema pulmonar entre otras, pues las partes que más afectadas se ven son el artefacto respiratorio, el artefacto digestivo y el artefacto circulatorio.

A la luz de lo aludido, uno de los impactos que debe originar el test de Fagerström en tu vida, es invitarte a replantear el consumo de cigarrillo oportuno a todas las implicaciones que tiene para tu sanidad.

En esta tilde de sentido, lo ideal es que busques ayuda profesional si te animas a dejar de fumar, personas especializadas que te ayuden a cortar la dependencia y te den las técnicas necesarias para  dejar de fumar y contrarrestar el síndrome de dieta.

— Karla Arango to psicocode.com

,

¿Qué es una subespecie? Características y ejemplos

La palabra subespecie es una categoría taxonómica que, en cojín a su nombre, se entiende que está por debajo de la especie.

Aunque puede parecer un taxon relativamente claro de comprender, efectivamente es poco harto confuso, tanto que incluso se confunde con otras etiquetas usadas en zoología, concretamente raza y variedad.

¿Hay diferencias entre estas tres palabras? ¿Hay subespecies en la especie humana? ¿Por qué tanta controversia? Todas estas preguntas las vamos a contestar a continuación.

¿Qué es una subespecie?

A grandes rasgos, una subespecie es una categoría taxonómica que hace remisión a cada uno de los grupos en los que se encuentra una especie. Estos grupos, por otra parte de poseer las características propias de la especie en la que se encuentran, tienen caracteres morfológicos especiales que los hacen diferentes los unos de los otros.

El término subespecie es un tanto controverso y resulta difícil comprenderlo sin entender ayer que son los conceptos de “raza” y “variedad” en zoología, términos los cuales, a veces, se usan como sinónimos de “subespecie” de forma inadecuada. Desde el punto de instinto estrictamente sistemático, este taxón se encontraría a medio camino entre especie y raza zoológica o variedad fitología.

En taxonomía, para referirse a una subespecie se usa la nomenclatura trinominal, es afirmar, formada por tres palabras. La primera, que es la genérica, hace remisión al índole taxonómico. La segunda, la específica, hace remisión a la especie. Y la tercera, la subespecífica, hace remisión a la subespecie en cuestión.

Por ejemplo, los perros son una subespecie, denominada Canis lupus familiaris. Canis lupus es la especie, en la que se engloban tanto perros como lobos, siendo el “familiaris” lo que se refiere al perro doméstico. Si dijéramos Canis lupus lupus nos referiríamos al lobo corriente, el lobo más global.

¿Qué son las razas y las variedades?

Como hemos comentado, ayer de entrar en más profundidad sobre lo que es una subespecie es necesario comprender las diferencias entre raza y variedad, entregado que estos tres conceptos son muy confundidos, por otra parte de ser controversiales.

Lo que sin duda tienen en global es que designan a algún tipo de población animal, siempre adentro de una especie y que se distingue del resto de sus congéneros por algún peculiaridad morfológico visible.

Raza

Las razas son grupos en los que se subdividen las especies, teniéndose en cuenta sus rasgos fenotípicos, es afirmar, los que son externos. Los seres vivos tenemos un genotipo, que es el conjunto de instrucciones y códigos genéticos que se almacenan en nuestro ADN, y un fenotipo, que es la parte del genotipo que se llega a manifestar de forma externa. Uno y otro son heredables.

Las razas son una efectividad biológica, pero no son categorías taxonómicas usadas en zoología. Es afirmar, científicamente hablando no se puede designar a un categoría de individuos usando la inscripción de la raza, aunque sí tienen valía descriptivo.

En la presente, sin derramarse del campo de la zoología aplicada a animales no humanos, el término “raza” se usa exclusivamente para animales domésticos, motivo por el cual hablamos de razas de vacas, razas de ovejas o razas de perros, pero no razas de leones, razas de águilas o razas de ballenas.

Como se usa para referirse a especies domésticas su uso suele estar relacionado con animales que han sido seleccionados artificialmente, es afirmar, sus características físicas son el resultado de la intervención humana. Por ejemplo, la vaquilla frisona tiene grandes ubres o las ovejas tienen mucha ganzúa gracias a que los granjeros han ido seleccionando y permitiendo que se reprodujeran las que reunían esas características. Lo mismo sucede con los perros de caza y los caballos de carreras.

De todo esto se extrae que las razas implican rasgos físicos visibles. Cada raza tiene un tamaño, figura, color de vello, forma de extremidades, valor y otros aspectos llamativos, que las diferencian de las demás. Esto es claro de ver comparando un chihuahua con un gran danés que, pese a ser uno y otro de la misma especie, tienen rasgos admisiblemente diferentes. Pero, por muy diferentes que sean estas razas de perro, de ser cruzadas, darán descendencia fértil. Todos ellos comparten un mismo perfil hereditario o filogenia.

Variedad

El término variedad es muy leve, y suele estilarse como homólogo de raza pese a no serlo. Al igual que sucede con raza, no constituye ninguna categoría taxonómica en zoología, pero sí en fitología. En el mundo vegetal la palabra “variedad” hace remisión a una categoría taxonómica por debajo de “subespecie” y por encima de “forma”.

Hasta 1961 variedad era usada en el mundo de la zoología con el mismo sentido que subespecie. Sin confiscación, fue a partir de ese año que la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica (ICZN) solo usaría la categoría “subespecie” por debajo de “especie” y ninguna más.

En la presente y, pese a que ya no es un taxón zoológico, la palabra variedad es usada en zoología para indicar a una población de individuos de una especie que se diferencia del resto de congéneres en un único peculiaridad morfológico. Esto es una diferencia con respecto a raza, entregado que las razas implican varios rasgos morfológicos.

Si el término “raza” se suele usar mayormente para animales domésticos, la palabra “variedad” se usa para la fauna salvaje y plantas. Pese a esto, uno y otro términos destacan la idea de que las diferentes poblaciones, sean razas sean variedades, siempre van a perdurar el mismo perfil hereditario que su población de remisión, esto es, la especie en su conjunto o la subespecie de la que se extraiga.

Un caso de variedad lo tenemos en el caso de la pantera negra. La pantera negra no es una especie ni subespecie por sí sola, sino que es una variedad del leopardo, solo que presenta melanismo, condición biológica que hace que tenga un tono de piel excesivamente pigmentado. Panteras y leopardos forman parte de la especie Panthera pardus. Las panteras y los leopardos son, morfológicamente hablando, idénticos a excepción de por el hecho de que las primeras son totalmente negras.

Subespecies y taxonomía: yendo al fondo de la cuestión

Entendidas las ideas de lo que son la raza y la variedad entramos con más detalle sobre la subespecie, y por qué este término es controvertido. Esto no es de pasmar, entregado que su categoría inmediatamente por encima de ella, la especie, es un término muy discutido. Si ya es difícil establecer dónde empieza y dónde acaba una especie, esta misma cuestión con la subespecie se hace más complicada. Igualmente, a diferencia de variedad y raza, la subespecie sí es una categoría taxonómica, como especie, reino, grupo o clase.

Como ya íbamos comentando al principio, una subespecie es un categoría de individuos de una especie que, por otra parte de compartir las características propias de la misma, tienen en global otros caracteres morfológicos que los distinguen de las demás subespecies o de la población nominativo. En cojín a esta definición, puede parecer que subespecie y raza son lo mismo, pero esto no es así. Su diferencia fundamental es que en la raza se mantiene la pelotón genética fundamental de la especie, mientras que en la subespecie se constituyen líneas genéticas distintas.

Se podría afirmar que las subespecies son el paso previo para la formación de una nueva especie, siempre y cuando se den las condiciones adecuadas. Normalmente, en estado salvaje, las subespecies de una misma especie no comparten zona ni se solapan entre sí, con lo cual no se cruzan, haciendo que evolucionen de forma separada hasta calar un punto en el que no pueden cruzarse y tener descendencia híbrida fértil, considerado esto como la secante que demuestra que ya no forman parte de una misma especie.

¿Todas las especies tienen subespecies?

No todas las especies tienen subespecies. Existen especies, llamadas monotípicas, que no presentan subespecies. Es afirmar, sí que pueden tener razas o variedades pero, como hemos dicho ayer, todos los individuos de esa especie, más allá de presentar una o varias diferencias morfológicas, provienen de una misma secante genética. Un ejemplo de ello lo tendríamos con el caso del cacatúa jacinto (Anodorhynchus hyacinthinus).

En cambio, las especies que sí tienen subespecies son denominadas politípicas. Estas sí tienen poblaciones con rasgos morfológicos diferentes y provenientes de diferentes líneas genéticas. Interiormente de estas especies se conoce como población nominotípica a la primera población de esa especie que fue descrita, usualmente siendo la que da nombre a la especie en su conjunto.

Algunos ejemplos de especies politípicas la tenemos en el Canis lupus, habiendo Canis lupus familiaris y Canis lupus lupus, o la Panthera tigris (tigre), habiendo Panthera tigris tigris y Panthera tigris sondaica.

La polémica con el término subespecie

La polémica del término subespecie lo tenemos en el hecho de que, pese a ser una categoría taxonómica, la forma en la que se decidía que era una subespecie y qué podría ser considerado como una raza o variedad era muy poco objetiva.

Si admisiblemente en la presente se ha hecho hincapié en estudiar el perfil hereditario de las poblaciones, hasta hacía poco la forma en cómo se decidía si una era una subespecie o no era, básicamente, ver cómo de diferentes eran sus rasgos con respecto a la población nominotípica.

Solía ocurrir que aquel que había “descubierto” la subespecie era quien había hecho la descripción y resaltado, sin dejar de costado la subjetividad, rasgos que consideraban como indicadores suficientes de que se trataba de una población muy diferente a la que anteriormente se hubiera descubierto.

Hay muchos casos de esto. Por ejemplo, en el caso de la Panthera tigris, hasta 2017 se consideraba que había hasta 9 subespecies de este gran felino. No obstante, ese mismo año, y basándose en el perfil hereditario, se estableció que, en efectividad, habían solo las dos que hemos comentado ayer: Panthera tigris tigris y Panthera tigris sondaica. El resto de antiguas subespecies se pueden encerrar en una de estas dos subespecies actuales, siendo variedades.

¿Qué sucede con el ser humano?

Gracias a las excavaciones paleoantropológicas se han ido encontrando restos de homínidos, los cuales han permitido comprender de dónde venimos los seres humanos actuales. Estos descubrimientos han permitido ir dibujando el árbol evolutivo de los humanos, pero incluso han despertado incógnitas y controversia.

Hasta hacía relativamente poco se consideraba que los humanos actuales no contamos con subespecies. El motivo por el cual llegamos a tener nombre trinominal, Homo sapiens sapiens, fue el descubrimiento de los neandertales, a quienes se les consideró una subespecie adentro del Homo sapiens.

Sin confiscación, con el paso del tiempo se descartó la idea de que los neandertales fueran sapiens, aunque sí que es cierto que podían cruzarse con los primeros de nuestra especie y tener descendencia fértil. Esto es motivo de definitivo debate, entregado que si eran una especie diferente a la nuestra, ¿cómo era posible que se pudieran cruzar con nosotros? En teoría, dos especies son diferentes si su descendencia no suele ser fértil o capaz de sobrevivir hasta la sazón sexual.

Pese a que los neandertales ya no son considerados Homo sapiens, en los abriles noventa se descubrieron restos óseos de lo que, a día de hoy, se sigue considerando una subespecie humana: el Homo sapiens idaltu. De ser verdaderamente una subespecie y no una raza humana con variedad humana, se tendría que renombrar a lnuestro pelaje Homo sapiens sapiens.

Pero todo esto no es lo que genera la peor controversia en el caso del estudio verificado de la especie humana. Lo que genera verdadera polémica es el musitar de si los seres humanos estamos subdivididos en razas en la presente.

Está claro que los seres humanos no somos homogéneos físicamente hablando. Si pensamos en una persona de raza africana se nos viene a la habitante una persona con una piel oscura, labios gruesos y pelo muy rizado. Si, en cambio, nos tratamos de imaginar a una persona de raza asiática pensamos en alguno con la piel más pálida, luceros rasgados y pelo confuso y flácido. En el caso de una persona blanca del boreal de Europa pensamos en alguno con la piel muy pálida, flequillo rubio y luceros azules.

Todas estas descripciones son muy genéricas y, claramente, adentro de una misma raza hay disparidad de rasgos morfológicos. No obstante, queda claro que las razas, en su definición tradicional, existen como categorías para describir rasgos físicos. No sabemos cuántas hay y siquiera podemos afirmar dónde “empieza” una y dónde “acaba” otra, por otra parte de que existe el mestizaje y si dos personas de razas diferentes tienen un hijo aséptico, lo más probable es que sea por problemas médicos no relacionados con las razas de sus padres. Por muchas razas que haya hay pelotón en el pelaje hereditario en los seres humanos modernos.

Pese a todo esto, no son pocas las personas quienes consideran que la acogida de esto es racista y que, efectivamente, no hay razas adentro de la especie humana. El motivo de esto está en la historia del estudio verificado de las razas, iniciado en el siglo XIX y que implicó catastróficas consecuencias a nivel social, siendo motivo segregación étnico, eugenesia y genocidios, aunque junto a destacar que el racismo no fue “inventado” en ese siglo.

El estudio verificado de las razas

Uno de los referencias más importantes del estudio verificado de las razas lo tenemos en El Origen de las Especies de Charles Darwin. La publicación de este volumen coincidió con la Segunda Revolución Industrial en Europa y Norteamérica.

Los países anglosajones y germánicos alcanzaron grandes niveles de incremento financiero, cultural y social, cambiando su forma de ver el mundo y considerándose pueblos superiores. Los países blancos se propusieron “civilizar” a los demás y en el derecho de explotarlos. Es el surgimiento del darwinismo social.

Detrás de estas ideas se justificó la colonización de África, continente que las potencias europeas se repartieron como un pastel. Más tarde, motivaría la creación de leyes segregadoras en Estados Unidos y la aplicación del Apartheid en Sudáfrica, inmediato con la puesta en marcha del Holocausto en Alemania Facha.

Gracias a Dios, tras el fin de la Segunda Aniquilamiento Mundial, la población de los países occidentales fue adquiriendo, muy poco a poco, una veterano sensibilidad en torno a las injusticias raciales. Esto motivó que el estudio verificado de las razas entrara en agonía en la decenio de los cincuenta, lo cual fue positivo para ir acabando con las ideas darwinistas sociales, pero a su vez produciéndose el objeto radicalmente opuesto y separado de las evidencias biológicos: no existen razas humanas.

Aspectos biológicos vs constructos socioculturales

La nueva visión sostenía que en vez de usar la palabra “raza” se debía optar por el término “etnia”. El primero hace remisión a una efectividad biológica, mientras que el segundo hace remisión a un aspecto sociocultural, poco que depende de la identidad e historia personal de cada uno.

La etnia, efectivamente, no hace remisión al tono de piel o rasgos físicos, sino a la idioma, civilización, religión, tradiciones, vestimenta e identidad del individuo.

Por ejemplo, una persona de raza africana que ha sido adoptada por padres suecos, que palabra sueco, que se siente sueca, que viste de forma occidental, es luterana y se ardor Anette Bergquist es, sin circunstancia a dudas, una persona de etnia sueca. Ser de raza africana no le impide ser sueca, y su etnia sueca no la hace ni más ni menos de raza negra. Ambas realidades son perfectamente combinables y nadie le puede afirmar que es menos de cada cosa.

Esta misma idea se puede inferir al sexo biológico y la identidad de índole. El sexo es biológico, determinado por los cromosomas X e Y. Una persona con cromosomas XX es de sexo afeminado, mientras que una persona con cromosomas XY es de sexo masculino. El índole, en cambio, es un constructo sociocultural, y depende de la identidad de cada uno. Ser mujer, hombre o de un índole no binario no es poco determinado por el sexo, aunque culturalmente predomine el binomio hombre-masculino y mujer-femenina.

Una mujer transgénero es una persona cuyo índole es el de una mujer, formando parte de su identidad, pero su sexo seguirá siendo el masculino. Ser de sexo masculino no invalida su identidad de índole como mujer, de la misma modo que ser de sexo afeminado no invalida ser de índole hombre en el caso de los hombres trans.

Sea como sea, una efectividad biológica no debe ser considerada como un argumento sólido para discutir la propia experiencia e identidad de cada quien. La raza y el sexo son aspectos biológicos, científicamente abordables desde las ciencias de la salubridad, mientras que tanto la etnia como el índole son aspectos correspondientes a las ciencias sociales, aspectos que dependen de cómo haya sido la historia personal del individuo y que constituyen su experiencia vivo.

Referencias bibliográficas:

  • Relethford, John (2003). The Human Species: An introduction to Biological Anthropology. New York: McGraw-Hill.
  • Barrow, M. V. (1998). A Passion for Birds: American Ornithology after Audubon. Princeton, NJ: Princeton University Press. ISBN 9780691044026.
  • Lewis, D. (2012). The Feathery Tribe: Robert Ridgway and the Modern Study of Birds. New Haven, CT: Yale University Press. ISBN 9780300175523.
  • Mayr, E.; Ashlock, P. D. (1991). Principles of Systematic Zoology (Second ed.). New York, NY: McGraw-Hill Inc. ISBN 978-0-07-041144-9.

— Nahum Montagud Rubio to psicologiaymente.com

,

Sistema reticular activador ascendente: características y funciones

La formación reticular es un sistema cerebral que está implicada en muchas funciones, todas ellas fundamentales para nuestra supervivencia y correcto funcionamiento.

Está compuesto por dos subsistemas, siendo uno de ellos el sistema reticular activador ascendente, un circuito de varios núcleos que está implicado en la vigilia, la atención y los cambios sueño-vigilia.

Este fascinante conjunto de núcleos es el encargado de que prestemos atención y, de hecho, es una de las áreas que están activadas ahora mismo a medida que vamos leyendo este artículo. Descubramos más sobre tan interesante sistema.

¿Qué es el sistema reticular activador ascendente?

El sistema reticular activador ascendente o SRAA, conocido simplemente como sistema reticular activador (en inglés ascending reticular activating system o ARAS) es una de los dos subunidades principales de la formación reticular.

La formación reticular consta de una serie de núcleos interconectados que se encuentran a lo largo del tronco encefálico. El SRAA se encuentra junto con el otro subsistema, que son las vías descendentes que van hacia la médula espinal, vía los tractos reticuloespinales.

El sistema reticular activador ascendente es una parte basic del sistema nervioso de los vertebrados, dado que es el responsable de la regulación de la vigilia y las transiciones sueño-vigilia. Esta estructura está mayormente compuesta de núcleos en el tálamo y un importante número de núcleos cerebrales dopaminérgicos, noradrenérgicos, serotoninérgicos, histaminérgicos, colinérgicos y glutamatérgicos.

Estructura y partes

El sistema reticular activador ascendente está formado por varios circuitos que conectan la parte dorsal del mesencéfalo posterior (cerebro medio) y anterior del puente troncoencefálico o de Varolio. Estos circuitos se dirigen hacia la corteza cerebral por medio de diferentes vías que proyectan a través del tálamo y el hipotálamo.

En su conjunto, el SRAA está compuesto por más de 20 núcleos en cada lado del tronco encefálico superior, el puente de Varolio, la médula y el hipotálamo posterior. Estas neuronas liberan diferentes transmisores, entre los cuales podemos encontrar la dopamina, la norepinefrina, la serotonina, la histamina, la acetilcolina y el glutamato. Estas neuronas ejercen influencia a nivel cortical gracias a proyecciones axonales directas e indirectas a través de enlaces a nivel talámico.

La vía talámica consiste, mayormente, en neuronas colinérgicas en el tegmento pontino, mientras que la vía hipotalámica está compuesta mayormente por neuronas liberadoras de monoaminas. Estas son: dopamina, norepinefrina, serotonina e histamina.

Como ya hemos comentado, también hay neuronas en el sistema reticular activador ascendente que liberan glutamato. Estas neuronas fueron identificadas hace relativamente poco, y se las ha relacionado con los núcleos monoaminérgicos y colinérgicos. El componente glutamatérgico del SRAA incluye un núcleo en el hipotálamo y varios en el tronco encefálico.

A continuación vamos a entrar en más detalle sobre qué partes son las que forman cada uno de los núcleos especializados en un tipo diferente de neurotransmisores.

1. Núcleos dopaminérgicos

Los núcleos dopaminérgicos los tenemos en el área ventral tegmental y en la pars compacta de la sustancia negra.

2. Núcleos noradrenérgicos

Entre los núcleos noradrenérgicos tenemos al Locus coeruleus y núcleos noradrenérgicos del tronco encefálico.

3. Núcleos serotoninérgicos

Los núcleos serotoninérgicos son el núcleo dorsal y medial del rafe.

4. Núcleo histaminérgico

El núcleo histaminérgico es el núcleo tuberomamilar.

5. Núcleos colinérgicos

Entre los núcleos colinérgicos tenemos los núcleos colinérgicos del prosencéfalo y los núcleos del tegmento pontino, concretamente los núcleos laterodorsal y pedunculopontino.

6. Núcleos glutamatérgicos

A nivel del tronco encefálico tenemos el núcleo parabraquial, el precoeruleus y el núcleo pedunculopontino tegmental. En cuanto a nivel talámico, tenemos el núcleo supramamilar.

7. Núcleos talámicos

En el tálamo tenemos el núcleo reticular talámico y el núcleo intralaminar, en el que se incluye el centromediano.

Funciones

El sistema reticular activador ascendente es un entramado de núcleos muy importante, dado que sus funciones son de important importancia para que el organismo se mantenga activo y sea consciente de su funcionamiento.

1. Conciencia

La conciencia, entendida en el sentido de ser conocedor del estado de uno mismo, de su existencia, es una capacidad humana y de otros animales debida gracias al funcionamiento del SRAA.

2. Regulación de las transiciones sueño-vigilia

El sistema reticular activador ascendente es el responsable de los cambios fisiológicos de un estado de sueño profundo hasta uno de vigilia, transiciones que son reversibles y necesarias para el organismo.

El núcleo preóptico ventrolateral del hipotálamo inhibe los circuitos neurales responsables del estado de vigilia. Cuando este mismo núcleo se activa hace que se produzca el estado de sueño.

Durante el estado de sueño las neuronas del SRAA tiene una tasa de disparo más baja, mientras que está es más alta cuando se está en vigilia. Para poder entrar en sueño profundo es necesario que se dé una reducción de la actividad aferente ascendente que alcanza la corteza, algo que se da por supresión del sistema reticular ascendente.

3. Atención

El sistema reticular activador ascendente interviene también en las transiciones desde un estado de conciencia relajada y distraída a períodos de alta atención.

Esto se da por incremento del flujo sanguíneo en las regiones en donde se encuentran los núcleos de este subsistema, flujo sanguíneo el cual viene a indicar que hay un incremento en al actividad neuronal, en la formación reticular del mesencéfalo y los núcleos intralaminares del tálamo.

Importancia clínica

Conociendo las funciones que acabamos de ver es posible comprender la gran importancia a nivel clínico que presenta el sistema reticular activador ascendente, especialmente cuando se dan lesiones masivas en el sistema. Daños en este conjunto de núcleos puede ocasionar estados de conciencia reducida, como es el coma o la muerte cerebral, además de la muerte absoluta.

En cuanto a las patología, podemos destacar que el SRAA se ve perjudicado, mayormente, por la edad. A medida que envejecemos este conjunto de núcleos va deteriorándose y siendo su actividad neuronal más disfuncional. Entre las enfermedades que afectan a este sistema podemos destacar las siguientes:

Narcolepsia

La narcolepsia se puede dar a causa de lesiones en los núcleos pedunculopontino y laterodorsal tegmental. En estos núcleos se da una regulación a la baja de la activación de sus neuronas, además de producirse una pérdida de péptidos de orexina, haciendo que se dé la tan característica somnolencia diurna de la enfermedad.

Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una condición médica que afecta a nivel cerebral, especialmente en cuanto a la producción dopaminérgica se refiere. Sin embargo, también se ven afectados los núcleos colinérgicos. Cabe destacar que el SRAA es uno de los sistemas que antes se perjudican al aparecer la enfermedad.

Referencias bibliográficas:

  • Younger, G.B.. (2014). Ascending Reticular Activating System (ARAS). 10.1016/B978-0-12-385157-4.00311-0.
  • Purves, Dale (2011). Neuroscience (5. ed.). Sunderland, Mass.: Sinauer. pp. 390–395. ISBN 978-0-87893-695-3.
  • Augustine JR (2016). «Chapter 9: The Reticular Formation». Human Neuroanatomy (2nd ed.). John Wiley & Sons. pp. 141–153. ISBN 9781119073994. Archived
  • Mohan Kumar V, Mallick BN, Chhina GS, Singh B (October 1984). «Affect of ascending reticular activating system on preoptic neuronal exercise». Exp. Neurol. 86 (1): 40–52. doi:10.1016/0014-4886(84)90065-7

— Nahum Montagud Rubio to psicologiaymente.com