Entradas

,

Disinergia del suelo pélvico: síntomas, causas y tratamiento

La disinergia de suelo pélvico (o disinergia defecatoria) es una patología que rebate a una altercado en la coordinación muscular, en este caso, una desatiendo de sincronización entre las contracciones abdominales y la función del esfínter rectal.

Esta enfermedad rebate a aproximadamente la centro de los casos de constipado crónico, y por ello, conocer sus causas y tratamientos se hace esencial para cualquier persona que presente irregularidades a la hora de ir al baño. Aquí te mostramos todo lo que tienes que enterarse sobre ella.

Disinergia del suelo pélvico: un trastorno eficaz

Para entender el origen y el tratamiento la disinergia del suelo pélvico, es necesario murmurar antaño del constipado crónico y sus manifestaciones clínicas.

Sobre el constipado y sus cifras

Según diversos portales médicos, el constipado se define como un proceso basado en la defecación escasa, de tres veces a la semana o menos, dificultad para pincharse el intestino, heces duras y abultadas o sensación de impactación intestinal.

Estos signos todavía pueden ir acompañados de gases, distensión intestinal y cólicos estomacales. En España, los trastornos de constipado crónico eficaz pueden asistir a afectar del 14 al 30 % de la población, dependiendo del sector demográfico en el que nos fijemos.

Aún así, se hace indispensable destacar que existen cuatro tipos diferentes de constipado crónico:

  • Constipado con tránsito natural: el más popular, pues representa a un 60 % de los casos.
  • Constipado de tránsito cachazudo, que representa un 13 % de los casos.
  • Trastornos de la defecación, como hemorroides o fisuras crónica, presentes en un 25 % de los casos.
  • Una combinación de los dos últimos tipos, con una incidencia muy desaparecido del 3 % de los casos.

Encima de la clasificación expuesta con prioridad, los tipos de constipado se pueden clasificar como anatómicos (por alteraciones estructurales del organismo) o funcionales (anismos, es sostener, por descoordinaciones motrices).

Toda esta terminología y porcentajes nos ayudan a clasificar de forma más rápida la disinergia del suelo pélvico, pues se comercio de una patología de constipado crónico eficaz del suelo pélvico, la cual afecta de un 10 a casi un 20 % de la población común. Se comercio de un defecto de conducta adquirido no orgánico, es sostener, que no se encuentra de arranque y no rebate a una excepción anatómica. Como muchas otras patologías, se podría sostener que esta proviene “de la inicio”.

Causas

La disinergia del suelo pélvico se encuentra ampliamente correlacionada con factores comunes en la vida de cualquier adulto, como pueden ser el estrés y la ansiedad.

Encima, existen otros factores intrínsecos de la propia persona que pueden promover la aparición de estreñimientos crónicos, como pueden ser el especie (las mujeres son más propensas a ello) o la etnia. Otros parámetros tales como una nutriente inadecuada, la desatiendo de gimnasia, el envejecimiento, un bajo nivel socioeconómico o la depresión favorecen los desórdenes intestinales.

La ansiedad y el estrés todavía están vinculados con otros muchos procesos gastrointestinales, pues se ha demostrado que generan un desbalance en la microbiota intestinal natural (bacterias comensalistas), favoreciendo así la aparición de gases, cólicos y otras manifestaciones clínicas. Estos trastornos emocionales tan a la orden del día en una sociedad ajetreada todavía se manifiestan de otras formas, tales como el aumento del ritmo cardíaco, una respiración acelerada, temblores y sudoración excesiva.

Por todos estas manifestaciones clínicas (entre las que se incluye la disinergia defecatoria), así como por el impacto imagen emocional que tiene sobre el que las sufre, inquirir ayuda psicológica frente a cuadros de estrés y ansiedad generalizados se hace esencial.

Síntomas

La disinergia del suelo pélvico se caracteriza por síntomas compartidos con otros muchos trastornos intestinales. Esto es, la sensación de deposición incompleta y esfuerzos defecatorios repetidos en el tiempo entre otras muchas molestias, ya nombradas con prioridad.

Diagnosis

El dictamen de esta patología es muy específico, pues para dar con ella hay que descartar primeramente disfuncionalidades de origen orgánico, metabólico (como puede ser la diabetes) o estreñimientos derivados de aplicación de fármacos o consumo de drogas. Para ello, se siguen una serie de pasos concretos que te mostramos a continuación.

1. Exploración física

En primer oficio, es necesario realizar una inspección y tacto rectales, pues así se descartan patologías de origen estructural. Encima, este tacto presenta una ingreso sensibilidad para diagnosticar la disinergia del suelo pélvico, pues todavía permite valorar la presión de la musculatura rectal tanto en reposo como en esfuerzo.

Igualmente puede ser necesario pedir al paciente que realice un “diario defecatorio”, apuntando durante 15 a 30 días diversos parámetros a la hora de ir al baño (empleo de laxantes, esfuerzo retrete…etc.)

2. Test de expulsión del balón

Por extraño que pueda parecer, este método dictamen se friso en la entrada rectal de una sonda con un balón hinchado en su extremo en el paciente. Este debe realizar esfuerzos defecatorios tales como los que sucederían durante una deposición natural, y, en común, si tarda más de un minuto en expulsarlo puede ser una señal de disinergia. Este test ha demostrado una utilidad de detección sideral, pues permite apoyar al dictamen de forma clara en hasta un 97 % de los casos.

3. Manometría anorrectal

Esta técnica consiste en la medición de presiones internamente del ano y el derecho, tanto en reposo como durante la continencia o defecación. Se friso en la colocación de una sonda, a unos 10 centímetros de profundidad rectal, que permite la medición de diversos parámetros, tales como:

  • Tono y simetría del músculo rectal parejo.
  • Mismos títulos para el músculo estriado.
  • Reflejos rectoanales.
  • Sensibilidad rectal.
  • Distensibilidad rectal.
  • Maniobra defecatoria.

4. Defecografía

Este posterior método de detección, en este caso no invasivo, se friso en la utilización de maquinaria especializada en resonancia magnética, la cual brinda imágenes de las distintas etapas defecatorias del individuo. Esto permite evaluar cuán aceptablemente están funcionando los músculos pélvicos y para elogiar información sobre la función rectal.

Todas estas pruebas diagnósticas, como hemos podido ver, tienen como finalidad descartar anomalías fisiológicas estructurales y poner a prueba la motilidad de la musculatura rectal del paciente.

Tratamiento

El biofeedback es el tratamiento de opción frente a la disinergia del suelo pélvico, y se friso en la realización de una serie de sesiones ambulatorias de 30 minutos durante una o dos semanas.

Mediante la utilización de sondas de manometría y otros métodos, se exploración que el paciente gane conciencia de su propia musculatura rectal, lo que promueve un anciano autoevaluación sobre su función muscular esfinteriana y coordinación motora. La operatividad de esta técnica es de hasta el 80 % de los casos.

Otros factores acompañantes que pueden promover la desaparición de esta anomalía muscular rectal pueden ser el gimnasia como rutina, una nutriente rica en fibra y en líquidos y la utilización de laxantes en los momentos iniciales tras el dictamen. Huelga sostener que acortar de forma psicológica y rutinaria los trastornos de ansiedad y estrés, en caso de que se den, todavía será esencial para afrontar la patología.

Recapitulación

Como hemos podido ver, la disinergia defecatoria es una patología que no rebate a trastornos fisiológicos o anatómicos, como pueden ser fisuras crónica, hemorroides…etc. Se comercio de una enfermedad ampliamente ligada a la sanidad emocional y mental del paciente, pues como ya hemos dicho con prioridad, está ligada a situaciones de ansiedad, estrés y depresión.

Los métodos diagnósticos que desembocan en la detección de esta enfermedad son variados y complejos, pues en primer oficio, hay que descartar cualquier otra enfermedad vinculada a procesos metabólicos o físicos.

Referencias bibliográficas:

  • Aisa, Á. P., Chaves, A. Í., Lanagrán, M. L., Fernandez, M. L. M., & Rodríguez, P. J. R. (2019). Sesión III.: Factores predictores de respuesta del biofeedback de defecación en la disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 42(5), 210-218.
  • Bechiarelli, A. A., Ramos-Clemente, M. T., Soldado, P. P., & Ramos, C. R. (2016). Constipado. Medicine-Software de Formación Médica Continuada Acreditado, 12(7), 337-345.
  • Colmenares, G. V., Jiménez, M. M., Pérez, S. R., Cendón, R. G., Salgueiro, J. V., & Alonso, M. L. (2017). Entrenamiento anorrectal domiciliario como tratamiento de la encopresis y disinergia esfinteriana. Cir Pediatr, 30, 28-32.
  • Hermoso, A. S., Rojizo, A. P., Pomo, Y. J., & Soler, A. M. (2012). Constipado. Medicine-Software de Formación Médica Continuada acreditado, 11(6), 331-336.
  • Lanagrán, M. L., Ordoñez, M. R., & Aisa, Á. P. (2013). Enfoque diagnostico terapéutico en disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 36(4), 231-236.
  • Romero, M. T. R. C., Gómez, A. R. C., Almanzor, A. V., & de la Cruz, M. S. (2018). Disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 41(2), 78-83.
  • Wainstein, C., Carrillo, K., Zarate, A. J., Fuentes, B., Venegas, M., Quera, R., … & López-Köstner, F. (2014). Resultados de la rehabilitación pelviperineal en pacientes con disinergia del suelo pélvico. Cirugía Española, 92(2), 95-99.

— Samuel Antonio Sánchez Amador to psicologiaymente.com

,

en qué consiste, síntomas, causas y tratamiento

Muchos fármacos, sobre todo los que están en su fases tempranas de incremento, pueden provocar diversos pertenencias secundarios.

Uno de los más extraños en el síndrome del conejo. A continuación descubriremos en qué consiste este engendro, cuál es la sustancia que lo provoca y cuáles son las bases neurológicas para que suceda.

¿Qué es el síndrome del conejo?

El síndrome del conejo, conocido con el término médico de temblor periodal, consiste en una serie de movimientos involuntarios que son repetitivos, verticales y rápidos (se estima que su frecuencia es de 5 ciclos por segundo, o 5 Hz) en la zona de la boca, asemejando el movimiento característico que realizan los conejos, por lo que esta patología toma de esa bono su nombre.

Está causado como propósito secundario de algunos compuestos farmacológicos (más delante exploraremos en profundidad de cuáles se alcahuetería), y su aparición se suele dar tras mucho tiempo habiendo tomado el tratamiento, pudiendo ser tanto meses como primaveras el negociador temporal desencadenante de este trastorno.

El síndrome del conejo está interiormente de los llamados síntomas extrapiramidales, o adecuadamente pertenencias secundarios extrapiramidales (puesto que son generados como un propósito no deseado por el consumo de un compuesto farmacológico neuroléptico o antipsicótico), que son aquellos trastornos que afectan al movimiento de una parte del cuerpo, adecuadamente por acortar la capacidad de mover cierta parte de la musculatura, o adecuadamente porque se generan movimientos involuntarios, como es este caso.

Síntomas

Los movimientos provocados por el síndrome del conejo comprometen a toda la musculatura labial y del trasto masticatorio.

Sin bloqueo, no estarían afectando a los músculos de la unión, como sí hacen otros trastornos similares, como puede ser la disquinesia tardía, por lo que, en ese sentido, no supondría una traba para el sujeto que lo padece a la hora de tragar los alimentos, aunque sí para realizar otras acciones, como es el hecho de masticarlos.

Prevalencia

En cuanto a la prevalencia de este peculiar trastorno, sería de entre un 2,3% y un 4,4% de todos aquellos pacientes que han sido medicados con antipsicóticos, aunque existen algunos casos (muy pocos, eso sí), en los que los afectados por el síndrome del conejo no habían consumido neurolépticos anteriormente, por lo que serían otras las causas que estarían dando área a esta patología.

Causas

Al afectar a unas zonas musculares tan concretas (toda la que implica la bono mandibular y del movimiento de los labios, pero no de la unión, como ya hemos manido), los estudios indican que la disfunción de estos movimientos provendría del dominio cerebral de los ganglios basales, en concreto de la estructura que conforma la pars reticulata interiormente de la sustancia negra.

Toda esta parte de nuestro sistema nervioso es la responsable de conectar y mandar información desde los propios ganglios basales con destino a otra estructura convocatoria colículo superior (enemigo en los manuales igualmente como tectum o techo óptico), que estaría situada interiormente del mesencéfalo.

Las causas para la aparición del síndrome del conejo, como ya se ha mencionado, provienen del consumo de ciertos tipos de fármacos, que podemos dividir en dos grupos, en función de aquellos que tienen una incorporación probabilidad de desencadenar este propósito secundario y aquellos que igualmente pueden provocarlo pero en pequeño medida, por lo que es menos probable encontrarnos dicho huella.

El primer agrupación de fármacos son los llamados de incorporación potencia. En esta categoría podríamos destacar tres diferentes, que serían el haloperidol (conocido comercialmente como Haldol), la pimozida (que se vende como Orap) y la flufenazina (cuyo nombre en farmacias sería Prolixina). Todos ellos son diferentes tipos de neurolépticos o antipsicóticos, utilizados en patologías muy diversas que van desde la esquizofrenia hasta el trastorno bipolar o el síndrome de Tourette.

Los otros tipos de compuestos médicos que, en pequeño medida, igualmente podrían desencadenar el síndrome del conejo serían el aripiprazol, la olanzapina, la tioridazina y la clozapina. Igualmente, se alcahuetería de diversos tipos de fármacos antipsicóticos o neurolépticos, diseñados para trastornos como los vistos anteriormente (Tourette, esquizofrenia o trastorno bipolar), y igualmente otros, como el trastorno esquizoafectivo, la psicosis, algunos tipos de tics, autismo, trastorno depresivo maduro, etc.

Existiría una última categoría, donde entrarían los fármacos que pueden durar a provocar el síndrome del conejo como propósito secundario aún consumiendo pequeñas dosis de dicha tratamiento. Es el caso de la risperidona, otro antipsicótico más, en este caso orientado al tratamiento de patologías como el autismo, la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

Tratamiento con anticolinérgicos

Ya hemos manido cuáles son los complejos químicos que pueden causar el llamado síndrome de conejo, pero, ¿cuál sería la forma de revertir ese proceso para conquistar que el paciente deje de examinar esos molestos movimientos involuntarios de su boca? Para ello habría que acogerse a otro tipo de fármacos diferentes. Se alcahuetería de los anticolinérgicos.

Los anticolinérgicos se utilizan para impedir que se libere un tipo muy concreto de neurotransmisores: la acetilcolina, ya que son los responsables de comunicar, desde las neuronas a los músculos, que deben iniciar el movimiento. Al impedir su dispersión, se estaría evitando, en este caso, que se llevasen a agarradera movimientos involuntarios, como los implicados en el síndrome del conejo.

El problema es que los anticolinérgicos, a su vez, igualmente pueden desencadenar diferentes tipos de pertenencias secundarios, siendo el más frecuente el conocido como antisialogogo, que se refiere a que disminuye la segregación de saliva en el paciente, por lo que puede tener constantemente la sensación de tener la boca sequía. Igualmente, pueden tener un pequeño propósito de sedación, por lo que es una sustancia muy utilizada en operaciones, ya que uno y otro pertenencias son aperos en dichos procedimientos.

Pero no son los únicos pertenencias secundarios que pueden provocar los anticolinérgicos. Incluso pueden suscitar problemas de coordinación a nivel motor, aumentar la tasa cardíaca, agostar las mucosas de la ñatas, impedir la sudoración, suscitar algunos problemas de visión como problemas de enfoque o visión doble, dificultades para retener la orina al tumbarse, reducción del movimiento intestinal, y otros.

En cuanto a la afectación transitoria del sistema nervioso central, los anticolinérgicos pueden hacerse notar provocando un estado de desorientación y confusión, sentimientos de agitación, un vaivén entre la disforia y la entusiasmo, dificultades para concentrarse, alteraciones de la memoria o dificultad respiratoria, entre otros.

A pesar de esta larga letanía de posibles pertenencias adversos, los anticolinérgicos no solo se utilizan para tratar el síndrome del conejo y otros trastornos, sino que algunas personas utilizan esta sustancia como droga, y suscitar el llamado síndrome anticolinérgico agudo. Puede ocurrir voluntariamente, buscando una experimentación, o por error, al tomar una dosis maduro a la prescrita.

Separado de los pertenencias vistos ayer, se pueden sufrir alucinaciones, una agitación a nivel psicomotor de carácter formal e incluso en casos extremos, cuando la dosis ha sido muy elevada o el paciente tiene unas condiciones que lo predisponen a tal propósito, un coma. Es importante, por lo tanto, tener en cuenta que todas estas sustancias son muy peligrosas si no se toman bajo unos estrictos criterios médicos, por lo que no se debe en absoluto examinar por cuenta propia o tomar más cantidad de la prescrita por el profesional.

Disquinesia tardía

Aunque generalmente encontramos el temblor periodal o síndrome del conejo como un trastorno propio, algunos manuales prefieren incluirlo como un tipo concreto interiormente de la convocatoria disquinesia tardía. La disquinesia engloba todas aquellas patologías caracterizadas por el padecimiento de movimientos involuntarios.

La disquinesia, o discinesia, puede manifestarse de formas muy diversas. Por ejemplo, con temblores que pueden ir desde zonas muy concretas del cuerpo (a nivel labial y mandibular, como es el caso del síndrome del conejo) o adecuadamente de otras zonas, e incluso a nivel universal. Pero igualmente puede darse la corea, el movimiento descoordinado y constante de las extremidades, en lo que se conoce popularmente como el Bailable de San Vito.

Incluso pueden darse ciertos tipos de tics, más o menos severos, e igualmente pueden manifestarse en zonas diversas de la musculatura del sujeto. Igualmente, se incluyen en las disquinesias las contracciones involuntarias de diversos grupos musculares, como las distonías o las mioclonías.

Y, interiormente de las disquinesias, las de tipo tardía, que es la que nos ocupa, por incluir el síndrome del conejo, harían narración a aquellas causadas por el consumo de fármacos neurolépticos, es afirmar, de antipsicóticos, como hemos detalladamente ayer.

Referencias bibliográficas:

  • Rebello, P.; Rao, P.P.; Nayak, P.; Mascarenhas, J.J.; Mathai, P.J. (2018). Risperidone induced rabbit syndrome. Neurology India. Publication of the Neurological Society of India.
  • Schwartz, M.; Hocherman, S. (2004). Antipsychotic-induced rabbit syndrome. CNS drugs. Springer.
  • Villeneuve, A. (1972). The Rabbit Syndrome a Peculiar Extrapyramidal Reaction. Canadian Psychiatric Association Journal.
  • Yassa, R.; Lal, S. (1986). Prevalence of the rabbit syndrome. The American journal of psychiatry.

— Luis Martínez-Casasola Hernández to psicologiaymente.com

,

Rodilla del corredor: Causas, Prevención y Tratamiento

¿Tienes problemas en tus rodillas al pasar? Puede que sea por un tipo de agravio denominada comúnmente como rodilla del corredor, veamos por qué se produce como prevenirla y cómo se prostitución esta agravio.

La “rodilla del corredor” puede afectar a cualquiera, desde los corredores principiantes que recién comienzan hasta los atletas de élite que intentan alcanzar una nueva marca personal.

Por lo tanto, hoy te voy a compartir unos conceptos básicos de tratamiento y prevención con el objetivo de poner fin para siempre a esta agravio.

Al final de esta publicación, aprenderás exactamente cómo detectar los primeros signos de la rodilla del corredor, cómo tratarla (incluso si cree que es demasiado tarde) y, lo más importante, igualmente aprenderás cómo sentar las bases que necesitas para avisar esta afección que afecta a muchos.

¿QUÉ ES LA RODILLA DEL CORREDOR?

El síndrome de dolor patelofemoral, igualmente conocido como rodilla de corredor, es un término normal que se ha usado para referirse a una serie de trastornos específicos que afectan la rodilla, y es una de las dolencias más comunes entre muchos deportistas de impacto.

Y recibió su apodo por una razón método: está muy extendida entre los corredores de todas las edades y informes de entrenamiento.

Pero más allá del nombre, igualmente puede afectar a otros atletas que realizan actividades que requieren mucha flexión de la rodilla, como transitar en bici, saltar o esquiar.

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DE LA RODILLA DEL CORREDOR?

El señal principal es un dolor leve o moderado aproximadamente y debajo de la parte superior de la rótula, generalmente en dirección a el centro de la parte preliminar de la rodilla, donde se unen la rótula y el fémur.

El dolor es, en la mayoría de los casos, leve en las primeras etapas y solo se puede observar durante la carrera (o al hacer otros ejercicios de stop impacto), pero con el tiempo el dolor se puede retornar cada vez más intenso, no solo durante la carrera sino igualmente a posteriori de un entrenamiento.

Rodilla del corredor: Causas, Prevención y Tratamiento 1

¿CÓMO SABER SI SUFRO DE RODILLA DEL CORREDOR?

Primero que cero debo decirte que el diagnosis definitivo te lo dará un médico obviamente, pero podemos analizar algunas cuestiones que permitirán conocer si es probable que esta sea tu agravio.

Si el dolor empeora cuando corres (especialmente cuesta debajo), desciendes las escaleras, haces sentadillas, a posteriori de una sesión prolongada o mientras realiza cualquier otra actividad que requiera un movimiento de flexión en las rodillas.

Asimismo puedes intentar inflamación y/o sensaciones de pinchazos en la rodilla.

¿POR QUÉ SE PRODUCE ESTA LESIÓN?

La rodilla del corredor se desarrolla cuando la rótula (la rótula) se desliza incorrectamente sobre el surco femoral (un surco en el hueso del muslo) al usar la rodilla.

En condiciones normales, la rótula descansa en el surco femoral y se desliza sin esfuerzo en dirección a en lo alto y en dirección a debajo mientras uno dobla y estira la rodilla.

Pero cuando la rótula está desalineada, o se sale de su rango habitual, puede irritar los excitación aproximadamente de la rótula y dañar el cartílago debajo de la rótula, lo que provoca dolor en la rodilla y, finalmente, la rodilla del corredor.

CAUSAS DE RODILLA DEL CORREDOR

Hay tantos factores que pueden conducir a esta condición, por lo tanto, identificar una sola causa de rodilla del corredor puede resultar difícil.

Estas son algunas de las causas:

  • MÚSCULOS DÉBILES: Esta es la causa principal de todos los corredores que sufren dolor de rodilla. Los cuádriceps y glúteos débiles no pueden dar un magnífico soporte a la rótula, lo que obliga a que esta se desalinee, lo que provoca graves problemas biomecánicos.
  • TENSIÓN MUSCULAR: Las pantorrillas y los isquiotibiales apretados, los músculos en la parte posterior de los muslos, pueden ejercitar una presión excesiva sobre la rótula cuando corre, tirando sutilmente de la rótula en dirección a un costado u otro, lo que aumenta la fricción de la rótula.
  • DESALINEACIÓN: Si la rótula está fuera de su posición correcta, o está desalineada en términos fisiológicos, cualquier tipo de actividad de flexión de la rodilla, como pasar, transitar en bici, etc., puede dañar las articulaciones de la rótula
  • USO EXCESIVO DE LA ARTICULACIÓN: El puro acto de pasar implica un gran estrés sobre la rodilla, lo que cliché una y otra vez, puede irritar la articulación de la rótula y los excitación que la rodean, provocando dolor en la rodilla.

¿CÓMO TRATAR Y PREVENIR LA RODILLA DEL CORREDOR?

Si crees que sufres de rodilla del corredor, la verdad es que no hay una respuesta perfecta para conocer cuándo se curará tu rodilla. Sin confiscación, para acelerar el proceso de curación, sigue los siguientes consejos que te serán de ayuda.

Esto es obvio. Deja de hacer cualquier cosa que afecte la articulación de la rodilla, sea pasar o cualquier otro entrenamiento de stop impacto, que provoque dolor en la rodilla, sin confiscación intenta hacer tanto entrenamiento de fuerza como puedas siempre y cuando no haya dolor.

Tómate todos los días (o semanas) de recuperación que necesites. Si no deseas dejar de hacer entrenamiento, opta por actividades de entrenamiento cruzado con un impacto insignificante en la rodilla. Puedes sumarte a una clase de yoga, Pilates o cualquier entrenamiento de fuerza, es más puedes optar por unirte a una clase de baño si así lo deseas, como ves hay opciones.

El hecho de que sufras de este tipo de agravio en la rodilla no significa que debas tirarte en el sofá y no despegarte del móvil.

APLICA HIELO EN TU RODILLA

La terapia con hielo puede ayudarte a ceñir el dolor y la hinchazón aproximadamente de la rodilla. Por lo tanto, asegúrate de congelar la rodilla lesionada durante 15 a 20 minutos, al menos tres veces al día durante el tiempo que sientas dolor.

Esta es otra de las medidas que puedes tomar para acelerar el proceso de curación. Usa una almohada cuando esté acostado o sentado y mantenga la rodilla lesionada levantada por encima del nivel del pecho.

En caso de que su rodilla no haya mejorado con los pasos anteriores y el dolor persista, entonces es posible que necesite ver a un médico y que un profesional te examine para una evaluación médica exhaustiva.

En la mayoría de los casos, la rodilla de los corredores puede tratarse fácilmente, siempre que se detecte desde el principio y se tomen las medidas necesarias en lo más rápido posible.

LOS MEDICAMENTOS ANTIINFLAMATORIOS

Obviamente en este punto ya deberías deber conocido un médico, quien te recetará algún antiinflamatorio si el dolor es demasiado resistente.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, pueden domar la inflamación y ayudar con el dolor. Eso sí, ten en cuenta que el atropello y mal uso de los medicamentos igualmente pueden provocar algunos bienes secundarios no deseados, como úlceras gástricas por ejemplo, así que cuidado.

PREVENCIÓN DE LA RODILLA DE LOS CORREDORES

La mejor modo de no sufrir la rodilla del corredor es construir una pulvínulo de fondo que proteja tu cuerpo contra esta agravio, así como con otras lesiones al pasar.

Aquí tenemos algunas de las cosas que deberías hacer.

DESARROLLA LOS MÚSCULOS DE TU TREN INFERIOR

Como dije ayer, la pasión muscular, especialmente la de los músculos que rodean y apoyan las rodillas, es un factótum crítico en el expansión de esta lesion.

Por lo tanto, tu primera radio de defensa contra la rodilla del corredor es desarrollar fuerza en los músculos de la parte inferior del cuerpo, especialmente los, glúteos, los abductores de la cadera y los cuádriceps.

Pero no es solo eso, la estabilidad igualmente puede ayudarte a evitar el síndrome de la manada Iliotibial y una gran cantidad de otras lesiones por pasar.

Realiza los siguientes 5 ejercicios, ya sea como parte de una rutina regular de fuerza, o como una rutina complementaria por si tiene informes de agravio y ya no sufres algún dolor de rodilla. Estos ejercicios definitivamente te ayudarán a mejorar tu fuerza y el estabilidad en la región.

Posteriormente de la fuerza viene la flexibilidad y la movilidad. Al suministrar tus músculos sueltos y flexibles, la rótula podrá deslizarse fácilmente en dirección a en lo alto y en dirección a debajo por la ranura rotuliana sin mucha fricción.

Por lo tanto, haz todo lo posible para estirar los músculos de la parte inferior del cuerpo, especialmente las pantorrillas y los isquiotibiales.

Poco bueno que puedes hacer para ayudar a avisar lesiones en carrera, y no solo la rodilla del corredor, es simplemente escuchar a tu cuerpo y ajustar tu entrenamiento en consecuencia.

Si aprende una cosa de todo este artículo, esto es lo que debe tener en cuenta todo el tiempo.

Mantén un ojo (y pabellón) en tu cuerpo durante tus entrenamientos y a posteriori de estos. Si te duele el cuerpo, debes detener lo que estás haciendo y frenar hasta que el dolor desaparezca.

Ten en cuenta que tu cuerpo necesita tiempo para adaptarse a un nuevo estímulo de entrenamiento. Si trataste de saltarte esta grado de alivio y recuperación, entonces te diriges en la dirección equivocada.

Entonces, en presencia de la primera señal de dolor, frena y descansa hasta que el dolor disminuya. Si persistes en pasar con dolor, entonces te estarás preparando para un revés importante.

— Sergio Diaz to www.musculaciontotal.com

6 posibles causas y remedios para el insomnio

Llega el closing del día y sientes el cuerpo agotado, te tumbas en la cama y solo deseas una cosa: una buena noche de descanso. Pero, a veces, no es tan fácil conciliar el sueño y no puedes hacer nada. Los minutos pasan, empiezas a dar vueltas en la cama y aunque notas el cansancio en cada parte del cuerpo, no puedes dormir.

¿Te ha pasado alguna vez? ¿O te despiertas a menudo en medio de la noche con la mente acelerada?

trastornos del sueño: 6 causas y remedios

1. Exposición a luz brillante

¿Sueles tumbarte en la cama mientras lees noticias y te pones al día en Instagram y Fb en tu móvil? Entonces ya te habrás dado cuenta de que te cuesta más conciliar el sueño después de estar un rato con el móvil. ¿La razón? La luz brillante de la pantalla.

Las televisiones, los ordenadores y los teléfonos… todas estas pantallas emiten una luz brillante. Esto que hace que nuestro cuerpo piense que aún es de día e interrumpe el ritmo circadiano. Por eso no es ninguna sorpresa que esta luz que emiten las pantallas provoque trastornos del sueño.

Nuestro consejo:

Intenta no usar el móvil ni el ordenador por la noche y fija una hora límite para usarlos. Si esto te resulta imposible, también puedes descargar apps que cambien el colour de la pantalla a un tono más oscuro. A diferencia de la luz brillante, estas luces no intervienen en la producción de la hormona del sueño, la melatonina.

2. Demasiada cafeína

Si no has podido dormir bien, o no lo suficiente, es regular que lo primero que hagas al levantarte por la mañana sea tomarte un café. Pero si bebes demasiado café durante el día, puede que luego tengas problemas para dormir y seas incapaz de conciliar el sueño. Esto puede llevar al insomnio.

Para dormir mejor es recomendable no tomar café ni ninguna bebida con cafeína después de una hora determinada (a partir de las las 14:00, por ejemplo). Evidentemente, esto depende de cada persona, pero ten en cuenta que la cafeína se queda en el cuerpo durante 6-Eight horas. Bastante tiempo, ¿no?

3. Entrenamiento muy intenso por la noche

¿Alguna vez has hecho un entrenamiento con el propio peso muy duro o una carrera intensa y luego no podías dormir? Hacer ejercicio antes de ir a la cama puede causar problemas para dormir.

El centro Alaska Sleep Clinic señala la importancia de relajarse después de entrenar. Al igual que en los casos anteriores, cada persona es diferente, pero los expertos recomiendan terminar los entrenamientos entre dos y tres horas antes de ir a la cama. Así, le das tiempo al cuerpo para common la temperatura corporal, los niveles de adrenalina y la frecuencia cardíaca.

Está bien saberlo:

Los estiramientos, el yoga, o las caminatas son actividades muy recomendables para relajarnos antes de ir a dormir.

4. Comer mucho antes de ir a dormir

Seguro que todos lo hemos hecho: nos da pereza cocinar y pedimos que nos traigan comida en casa. Termina siendo más de lo que querías, pero consigues terminártelo e incluso tomas postre. No tardas mucho en arrepentirte: comer mucho antes de ir a dormir perjudica la calidad del sueño.

Si quieres un remedio rápido, puedes beber una taza de té descafeinado (menta, anís, hinojo o jengibre, por ejemplo) o dar un paseo corto que te ayude a hacer la digestión. La próxima vez intenta escoger una opción de cena más ligera. 

5. Tomar alcohol justo antes de dormir

Una copa de vino por la noche puede ayudarte a conciliar el sueño, pero si bebes demasiado alcohol por la noche, puede que te cueste dormir. ¿Cómo dormiste la última vez que te tomaste unas cuantas copas? ¿Te despertaste a menudo y no descansaste?
El alcohol interrumpe la fase REM (sueño de movimientos oculares rápidos, por sus siglas en inglés). El 25% del tiempo de descanso lo pasamos en esta fase, así que juega un papel essential en el proceso de recuperación del cuerpo. Por eso los expertos recomiendan no beber alcohol durante las 2-Three horas antes de ir a dormir.

6. Hace demasiado calor en tu dormitorio

¿Te gusta que tu habitación esté calentita? Cuando fuera hace frío, es muy tentador encender la calefacción. Pero dormir en un dormitorio donde hace demasiado calor puede causar trastornos del sueño o insomnio.

Una habitación con la temperatura fresca nos ayuda a dormirnos antes. La Fundación Nacional del Sueño recomienda una temperatura de 15º – 20ºC.

¿Y tú? ¿Tienes algún truco para dormir mejor? ¡Déjanos tus concepts en los comentarios de abajo!

***

— Tina Sturm-Ornezeder to www.runtastic.com