Entradas

,

Ser feliz: 6 claves analizadas

Descarga aqui:Ser feliz seis claves analizadas

Cada determinado tiempo aparecen recetas o fórmulas de la dicha. El ser acertado y cómo conseguirlo es un tema que recurrentemente aparece en los medios de comunicación, y esta es una buena informe.

Desde luego seguramente sea poco que aporta mucho más que las serpientes de verano (ese tipo de parte que los medios de comunicación lanzan en periodos donde la actividad normal se aletarga). Por ejemplo, en mi querida Valencia todos los veranos aparece en la playa del Cabanyal una barracuda (tiburón pequeño) y así lo reflejan los medios. ¿Será la misma barracuda año tras año? ¿O quizá su hija?

La barracuda positiva

La barracuda positiva

Por otra parte de aperos, los artículos sobre la dicha suelen gustar la atención y de ahí sus llamativos titulares: “Este hombre tiene la fórmula de la dicha” y similares. Pero, ¿que tal si pasamos estas fórmulas por el tamiz, le ponemos un filtro, hacemos una pequeña prueba para ver si estas propuestas son válidas o no?

Esto me parece tan importante que fue el hilo conductor de nuestro curso Aprende Psicología Positiva. En este blog seguiré siendo fiel a su leyenda, “Psicología Positiva para Parentela Inteligente” Vamos a ello.

En este caso he favorito un medio muy conocido y una informe que apareció hace unos meses; Seis claves para ser acertado, según la Universidad de Harvard

El País es uno de los medios que suele ofrecer este tipo de parte. Aquí se hacía eco de una asignatura de la universidad de Harvard impartida por el profesor Tal Ben-Shahar. Peguemos un vistazo a uno de sus vídeos y luego comentemos las claves que se proponen en el artículo.

Llévate infundado esta checklist para que sepas como multiplicar tu autoestima.

¿Cumples los 10 puntos esencia para conocerte mejor, cuidarte más y valorarte 100%?

1. Perdone sus fracasos. Es más: ¡celébrelos!

Aquí se expone uno de los principios básicos de la Psicología Positiva. Una falsedad generalizada acerca de la misma es que se centra nada más en la parte luminosa del ser humano. Nulo más remotamente de la efectividad.

La Psicología Positiva ha hecho un esfuerzo considerable por añadir más peso en la romana en el banda positivo. Las emociones positivas han sido relegadas interiormente del estudio sabio de la emocionalidad humana, y había que compensar dicho error.

El reinterpretar los fracasos va en esta dirección. ¿Por qué no celebrar cuando las cosas no han ido perfectamente? Podemos pensar que aquello pesimista que nos pasa es poco simplemente perjudicial, o una oportunidad para estudiar, cambiar mejorar.

2. No dé lo bueno por hecho: agradézcalo

De nuevo vamos a la raíz de otro de los pilares: el agradecimiento activo. Como vimos en este artículo sobre la gratitud el reconocer las cosas positivas que nos suceden es uno de los pilares del bienestar. Si hay una varita mágica para ser acertado, apostaría por esta.

Adecuadamente, tendemos a pensar que aquello que nos pasa de bueno queda fijado en nosotros. No siempre es así, sólo en aquellas situaciones donde el estímulo ha sido verdaderamente intenso, ya que tiempo a posteriori el intención se atenua.

¿Cómo hacemos para que nos siga resultando benefactor? Agradeciendo, buscando los motivos para ello y registrándolo. Por tal motivo escribir las cosas buenas que nos pasan forma parte de una buena logística y es poco que suelo moralizar a mis clientes.

El tiempo lo cura todo

El tiempo lo cura – y lo matiza – todo

3. Haga deporte

El deporte es como un combo de fundamentos potenciadores del bienestar. A nivel puramente físico sabemos que mejoría el sistema respiratorio, circulatorio, endocrino y que influye en los ciclos sueño – vela (ritmos circadianos).

Hagamos un apunte particular a ese compañero de camino de los psicólogos, el sistema nervioso. Un sistema nervioso moderado es un sistema en que el organismo que lo aloja hace examen. Sí o sí. El nacer a movernos, a ser más activos, puede ser el primer paso a hacer examen se forma regular, y luego multiplicando los beneficios. Nuestro bienestar nos lo agradecerá activamente.


4. Simplifique, en el ocio y el trabajo

Vamos a enlazar este apartado con el antedicho punto. Una vida activa no quiere proponer una vida hiperestimulada. Si juntamos una cantidad de estímulos, actividades y cosas por hacer tanto de trabajo como de ocio va a ser difícil el ayudarnos a ser felices.

Nuestro cerebro tiene una capacidad enorme para procesar la información que recibe. Pero como todo sistema, si tiene que trabajar en exceso, se penuria, y ahi empiezan los problemas. Una ansiedad – entendida como el proceso en que los estímulos superan nuestra capacidad de afrontamiento – demasiado prolongada puede rematar en una depresión.

Simplificando nos ahorramos todo ello. El ponernos las cosas más sencillas va a hacer que nuestra reserva de energía no se agote.


5. Aprenda a meditar

Seguimos yendo por buen camino en este observación, ya que se acierta de nuevo.

La meditación nos aporta beneficios, como cualquier meditador hasta principiante seguro ha experimentado. Aquí me gustaría hacer particular vehemencia en que los beneficios van mucho más allá de relajarse. De hecho relajarse no es un intención directo de la meditación. Siquiera directamente para ser acertado… pero lo facilita mucho.

El toque de oro de la meditación va en torno a equilibrar el sistema nervioso. El intención aquí es a corto, medio y sobre todo a dadivoso plazo. Y por otra parte influye en el resto de temas que estamos citando en este post.

Antoni Martinez psicologo

Yo en el lugar de San Vicente (Portugal). Allí era difícil no ser mindful!

6. Practique una nueva tiento: la resiliencia

La resiliencia es la capacidad de adaptarse a la circunstancias, e incluye parámetros de fuerza y flexibilidad. Mediante la resiliencia superamos los obstáculos y os sobreponemos.

Me gusta que se hable de practicar, porque esta no es una capacidad innata. Como casi todo en la vida se aprende y se puede mejorar. En este mismo blog hablé de ello, así que si quieres ponerte el simio de trabajo aquí puedes entender más: La resiliencia o la capacidad de sobreponerte.

¿Entonces, hay claves para ser acertado?

Resultado del observación crítico de las claves: muy bueno. En esta ocasión los contenidos del artículo y de las seis claves me parecen más que acertados y que ofrecen una visión certera de las mismas. Hay claves, que adaptadas a cada cual pueden ayudarnos mucho.

Quisiera incluso citar aquí otra propuesta, en esta ocasión de tres claves, por parte de la profesora María Jesús Álava (¡cuantos profesionales con talento tenemos la suerte de disponer en España!).

Estas serían “perdonarnos el pasado”, la segunda esencia sería “admitir nuestro presente” y la tercera “ser nuestros mejores amigos, querernos perfectamente y perdonarnos mejor”. Por supuesto en el tomo que se cita de la autora todo viene desarrollado y explicado al detalle. Vale la pena pegarle un ojo.

Tendemos a inquirir “fórmulas” para todo, en este caso para ser acertado. En ocasiones se acierta como en los artículos citados, en otras mejor sobrevenir a percibir otra cosa.

¿Conoces otros artículos o libros interesantes sobre la dicha? Te leo en los comentarios 😉 Y ya sabes que compartir es estar. Comparte este artículo en tus redes sociales si te ha gustado para que más personas puedan beneficiarse de este contenido.

Antoni – @antonimartinezpsicologo

-- Antoni Martinez to www.antonimartinezpsicologo.com

,

8 Claves Científicas Para No Rendirte Jamás

¿Recuerdas tus objetivos para este año?

Sí, esas metas que te marcaste al hacer tus propósitos de año nuevo, como ir tres días a la semana al pabellón o ilustrarse inglés de una vez por todas.

¿Cómo los llevas?

motivación

Si estás progresando, mis más sinceras felicitaciones 🙂 Pero si eres como la mayoría de parentela que conozco, lo más probable es que sigas tan acullá de tus metas como hace un año.

No te culpes. Permanecer motivado para seguir delante con nuestros planes es mucho más difícil de lo que parece. Eso sin olvidar que el 95% de la información que encontrarás es totalmente errónea o incluso contraproducente para tu motivación.

Sí, hasta ahora lo has estado haciendo muy mal para motivarte.

¿Qué aprenderás en este artículo?

¿No me crees? Si quieres comprobar hasta qué punto tus creencias están saboteándote te invito a contestar primero estas 3 simples preguntas:

Tipos de motivación: el origen de tus fuerzas

Para principiar es muy importante que conozcas qué tipos de motivación hay y en qué se diferencian, porque es imprescindible para encontrar la voluntad que te impulsará en los momentos más difíciles.

La motivación intrínseca

La motivación intrínseca es la que proviene de adentro de ti. La que se sustenta sobre tus títulos, sueños y deseos. Está ligada a tu indigencia de autorrealizarte, ilustrarse y crecer personalmente.

¿Verdad que nadie tiene que pagarte para que vayas a ver un partido de tu equipo protegido? Eso es porque tu motivación es intrínseca. Quieres ir a ver a tu equipo.

La motivación extrínseca

La motivación extrínseca son los factores ajenos a ti que te motivan a hacer poco, como por ejemplo el monises, el registro social o la triunfo. Es, en definitiva, la galardón que esperas conseguir por hacer poco.

¿He dicho galardón?

La gran mentira de la galardón

Resulta que ya ha quedado demostrado que, en universal, las recompensas no son buenas para motivarte. Solo son aperos a corto plazo y para conductas muy simples, como puede ser atornillar roscas en una dependencia de montaje durante horas.

Porque si lo que quieres es motivarte para una tarea más larga o compleja, las recompensas pueden ser una muy mala idea.

Esto se comprobó en un experimento clásico donde a unos participantes se les presentó un problema que debían resolver en forma de puzzle. A unos cuantos se les informó que si eran de los más rápidos en solucionarlo se les premiaría con monises, mientras que al resto no se le ofreció falta.

Motivacion extrinseca

¿Cuán más rápidos fueron los participantes del primer peña, los que sabían que podían aventajar monises?

La respuesta es que en promedio tardaron 3 minutos y medio más en resolver el problema.

Este test ha sido replicado multitud de veces con idénticos resultados. El problema de las recompensas es que te hacen pensar que, en verdad, no quieres hacer lo que estás haciendo. Y que por eso tienen que recompensarte.

Las recompensas provocan, en el fondo, que sustituyas una motivación intrínseca (la satisfacción personal de resolver el problema) por otra extrínseca (monises).

¿Recuerdas cuando eras un chico y hacías cosas por placer? Te motivaba tu curiosidad, la diversión y las ganas de ilustrarse.

Cuando crecemos perdemos esa motivación. De repente aparecemos en un mundo que solo vive por las motivaciones extrínsecas. Las recompensas destruyen tus motivaciones.

Las recompensas externas solo nos motivan a conseguir más recompensas. Y cuando la galardón desaparezca, tu motivación incluso se desvanecerá.

La primera regla de la motivación es…

Son las 1:47 de la tenebrosidad, hoy he tenido una maratoniana trayecto de 12 horas de trabajo, ayer dormí poco y sin confiscación ahora mismo estoy delante del ordenador terminando este artículo. ¿De dónde he sacado la motivación para ponerme a escribir?

De ningún flanco. He empezado a hacerlo sin estar motivado.

¿Sabes cuál es el decano error que comete la parentela cuando se comercio de motivación?

Esperar a sentirse motivada.

La inmensa mayoría de personas que conozco esperan sentirse motivadas para ir al pabellón o ponerse a estudiar, ¿pero quién dice que tengas que esperar a tener ganas de hacer poco para hacerlo?

El problema no es que no te sientas motivado. El problema es que crees que tienes que sentirte motivado. Pero la verdad es que no necesitas percibir falta para hacer poco.

Cuando no tengas ganas, en superficie de pensar en lo duro que es, simplemente recuerda que tan solo tienes que principiar a hacerlo para terminar haciéndolo.

Así de sencillo.

Hoy he completo de cenar a las 22:00 y lo final que me apetecía era ponerme a escribir en el ordenador. Verdaderamente prefería terminar de ver la película de Scott Pilgrim o tumbarme en el sofá a ver la final de la UEFA.

Trabajar de noche

Pero me he sentado delante del ordenador y lo he libre. Y me he hexaedro cuenta de que era ayer, mientras estaba cenando y pensando en lo cansado que estaba, cuando todo parecía más difícil. Una vez he empezado, no ha sido tan duro como creía.

Al principio tecleaba tardo, pesado, pero poco a poco me he ido animando. Cada vez me gustaba más lo que escribía, sentía que mis palabras fluían mejor y tenía nuevas ideas. Y ya llevo más de 3 horas y media así.

8 claves científicas para estar siempre motivado

Ahora que ya sabes que las recompensas son un enredo y que la única forma de realizar es no esperar a estar motivado, te voy a revelar las claves científicas para construir una motivación y fuerza de voluntad inquebrantables.

Presta atención porque vamos a romper varios mitos 🙂

1. Encuentra el significado oculto

Está tan de moda marcarse objetivos que a menudo perdemos de perspicacia cuál es su significado positivo.

Sin confiscación se ha demostrado en varios estudios que recapacitar el significado de lo que haces te dará decano fortaleza mental para seguir comprometido con ello. ¿Adivinas por qué?

Exacto. El significado es tu motivación intrínseca.

Y sin motivación intrínseca tu compromiso siempre dependerá de recompensas externas.

Para encontrar el significado te recomiendo el Método de los Tres Porqués. Es tan sencillo como preguntarte 3 veces ¿Por qué? Pero no lo menosprecies: lo que descubras puede ser absolutamente revelador.

Supongamos que tu objetivo es ir de forma habitual al pabellón.

  • ¿Por qué quieres ir al pabellón?
  • Para sentirme más atractivo.
  • ¿Por qué quieres sentirte más atractivo?
  • Porque quiero encontrar pareja.
  • ¿Por qué quieres encontrar pareja?
  • Porque quiero formar una comunidad.

¡Ah, amigo! El significado detrás de tu objetivo es formar una comunidad, no simplemente ir al pabellón.

Encuentra el significado de tu objetivo. Retener que estás haciendo poco con significado es mucho más poderoso que hacerlo sin más.

2. Guíate por tus títulos y no por tus objetivos

Ahora tienes claro que adicionalmente de pensar en tu objetivo es bueno recapacitar su significado.

Pero detrás de ese significado hay unos títulos que incluso debes tener presentes. De lo contrario solo pensarás en  metas concretas (ir al pabellón, formar una comunidad, etc) y eso tiene un aventura tremendo.

Porque dime, ¿qué ocurrirá si no las consigues?

Seguramente te frustrarás. Cuando te marcas un objetivo automáticamente estás creando la posibilidad de fracasar, y siendo realistas no es poco que apetezca demasiado.

Y no solo eso. Los objetivos pueden perjudicarte incluso cuando consigas alcanzarlos. El motivo es que cuanto más te comprometas con ellos más cosas estarás dispuesto a martirizar, a veces con consecuencias catastróficas.

Piensa en el representativo ejecutor que quiere datar a un puesto de ingreso dirección ayer de cumplir 40 primaveras. Si lo consigue pero para lograrlo ha desarrollado estrés crónico, se ha divorciado dos veces y ha enfermado del corazón habrá conseguido su objetivo, ¿pero le ha considerado la pena?

Paradoja de los objetivos

La buena novedad es que existe un camino mejor: avanzar guiado por tus títulos en superficie de por tus objetivos.

Imagínate que tu objetivo fuera coronar el Everest. Probablemente algunos de tus títulos serían la persistencia, el coraje y el crecimiento personal.

Podrías morar de conforme a esos títulos incluso aunque terminases fracasando. Aunque nunca llegases a alcanzar el pico del Everest, solo por intentarlo ya estarías cumpliendo con tus títulos. Seguramente te sentirías poco desencantado por no acontecer conseguido tu objetivo final, pero aún así tendrías la satisfacción de retener que has permanecido fiel a tus ideales.

Sustituye tus objetivos por tus títulos y nunca volverás a desmotivarte por fallo de un fracaso.

3. Separa tu meta en etapas

Varias investigaciones en Harvard han demostrado que falta puede motivarte más a continuar que la sensación de estar progresando. Cuando sientes que no progresas, por mucha motivación intrínseca que tengas, terminarás tirando la toalla.

Para lograrlo, la ciencia aconseja que te marques una serie de pequeños objetivos diarios, semanales y mensuales, porque a medida que vayas consiguiéndolos sentirás como te acercas más a tu objetivo final.

Volvamos al ejemplo del pabellón. Ir de forma habitual no incluye ningún progreso, así que tienes que preparar un plan concreto. Un ejemplo podría ser:

  • Primer día: hacer 20 minutos de cinta
  • Primera semana: ir 3 veces al pabellón
  • Primer mes: subir la velocidad de la cinta de valer un 10%
  • Etc

Conforme vayas obteniendo pequeñas victorias diarias, semanales o mensuales, tu confianza aumentará. Y eso te motivará a apañarse la subsiguiente vencimiento.

4. Visualiza el camino, no la meta

Uno de los mitos más extendidos y repetidos por muchos supuestos expertos es que debes visualizarte consiguiendo tus objetivos.

En ese caso, según dicen, todo el universo se pondrá a tu auspicio para que puedas lograrlos.

Pero si hacemos caso a lo que dice la ciencia, la verdad es todo lo contrario (lo siento, fans de El Secreto).

Cuando te visualizas a ti mismo consiguiendo un objetivo, tu mente se relaja. ¿Por qué? Porque le cuesta diferenciar entre verdad y ficción, y si cree que ya has apurado tu meta dejará de proporcionarte el estado mental necesario para conseguirla.

Lo que la ciencia recomienda es lo subsiguiente: en superficie de visualizar tu objetivo. visualiza el proceso que vas a seguir para lograrlo. Y recrea especialmente aquellos momentos en que corres el aventura de romper tu compromiso.

Para ello, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo es más probable que puedas caer en la tentación?
  • ¿Por qué? ¿Qué es lo que crees que te dirás a ti mismo para darte permiso?
  • ¿Qué sentirás?

Visualízate exactamente en esa situación, y una vez hayas creado una imagen vívida en tu comienzo, tienes permiso para preguntarte qué harías para continuar motivado y evitar rendirte.

Ser animoso está acertadamente, pero investigar que habrá situaciones que van a ponerte a prueba incrementa las probabilidades de que sigas luchando.

5. No caigas en la paradoja de la galardón

Imagínate que en tu cruzada por ir al pabellón logras ir 5 días seguidos.

¿Qué harías al retornar a casa el botellín día?

Si eres como la inmensa mayoría de los mortales probablemente decidirías recompensarte con algún capricho. ¡Al fin y al agarradera te lo mereces! ¿Quizás ese pastel de nata que lleva días en la frigorífico?

peligro de la recompensa

No lo hagas. Recompensarte con cosas que en verdad perjudican tu objetivo, por mucho que creas que te las mereces, ha demostrado que reduce tu motivación a grande plazo. Incluso puede tener consecuencias opuestas, en este caso engordar luego de una semana entera de pabellón.

Recuerda que tu motivación debe ser intrínseca, no extrínseca. Y cuando te recompensas, estás empezando a sustituir una por la otra.

La próxima vez que creas que te mereces poco que en verdad perjudica tus objetivos y títulos, recuerda porqué deberías resistirte. Está comprobado que recapacitar el porqué te ayudará a evitar las tentaciones.

6. Frente las dificultades, pregúntate si puedes hacerlo

La mayoría de personas, cuando les invade el desánimo, intentan motivarse con autoafirmaciones como “¡puedo hacerlo!” o “¡voy a lograrlo!”.

De nuevo, el pensamiento positivo llevado al extremo puede tener consecuencias muy negativas.

Las autoafirmaciones no han demostrado científicamente ninguna utilidad. Sin confiscación sí que hay una logística eficaz para permanecer motivado: en superficie de repetirte que puedes lograrlo, pregúntate si puedes lograrlo.

En varios estudios se ha comprobado que aquellos que se cuestionan si son capaces de alcanzar un objetivo generalmente tienen más éxito que los que simplemente se dicen que lo van a obtener. ¿Sabes por qué?

Pues porque las preguntas inician un proceso mental que inconscientemente rebusca la opción a tus problemas. Y solo necesitas una simple reformulación verbal para activarlo: ocurrir de afirmar a preguntar.

7. Ejercita tu fuerza de voluntad (sí, es posible)

Aunque cueste de creer se ha demostrado que la fuerza de voluntad es como un músculo que se puede entrenar. Cuanto más la uses, más tendrás.

Para practicar podrías poner “cebos” y resistirte a ellos, como por ejemplo dejar siempre una caja con caramelos en el pasillo de tu casa. Pero incluso existen otras dos formas muy eficaces de entrenarla:

  • La primera es el entrenamiento físico. Ejercitándote de forma regular (solo 15 minutos al día es suficiente) ya es suficiente para conseguir decano motivación, tal y como se ha demostrado.
  • La segunda es meditar. Se ha comprobado que meditando periódicamente estarás más preparado para resistir tus impulsos irracionales y proseguir tus compromisos.

Pero la voluntad incluso se agota: si un día has usado mucha, deberás descansar para reponerla (Vohs, KD. y Heatherton, TF.). Por este motivo no dejes lo más duro para el final del día. Organízate y hazlo cuando tengas más energía.

8. Identifícate con tu YO del futuro

Imagínate que un peña de amigos te propone ir a la playa un viernes adentro de dos semanas. Aunque recientemente estás harto liado te apuntas porque te apetece mucho verlos y ocurrir una tarde playera.

Llega el viernes, son las 4 de la tarde, tus amigos han quedado adentro de una hora y tú sigues con un montón de trabajo en la oficina. ¿Qué haces?

Probablemente les envíes un mensaje diciendo que no vas a poder ir, ¿verdad?

Si te suena esta situación no estás solo. El principal motivo por el que los humanos procrastinamos e incumplimos nuestras promesas es porque siempre creemos que en el futuro tendremos más tiempo excarcelado, más fuerza de voluntad y más ganas de hacer las cosas.

¿Sabes por qué ocurre eso? Pues porque se ha comprobado que pensamos en nuestro yo del futuro como una persona distinta a nosotros.

Tu yo futuro

Nos olvidamos que nuestro yo del futuro tendrá los mismos pensamientos y sentimientos que nosotros, y la consecuencia es que lo terminamos dejando todo para más delante.

Sin confiscación existe una forma muy sencilla de identificarte más con tu yo del futuro y evitar que eso te ocurra: cada vez que tomes la osadía que procrastinar poco, imagínate que ese futuro fuera hoy. Te darás cuenta de que no va a acontecer tanta diferencia entre tu presente y tu futuro, y eso te dará más fuerza de voluntad hoy.

Conclusión

La motivación nos pone muchas trampas. Pero dos sobresalen por encima de todas ellas:

  • La idea de que las recompensas son siempre buenas
  • La idea de que necesitas sentirte motivado ayer de hacer poco

Una vez tengas claro esto, lo subsiguiente es dotar de significado a tus objetivos, encontrar los títulos que van a guiarte y establecer pequeñas etapas que te permitan contar tu progreso.

Si adicionalmente entrenas tu fuerza de voluntad y empiezas a identificarte más con tu futuro, estarás en el camino para construir una motivación a prueba de bombas. Te aseguro que es más sencillo de lo que parece 🙂

·····

Si este artículo te ha parecido interesante te agradeceré mucho que hagas clic en alguna de las redes sociales de debajo. Con ese simple ademán me estarás ayudando a seguir delante con el blog. ¡Muchas gracias!

!function(f,b,e,v,n,t,s)
{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};
if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;
n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];
s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,’script’,
‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘187823229325195’);
fbq(‘track’, ‘PageView’); — Pau Forner Navarro to habilidadsocial.com

,

10 claves imprescindibles para ser más carismático (según la ciencia)

Imagínate que fueras capaz de ejercitar una presencia magnética sobre las personas.

Que, sin proponértelo, captaras la atención en las conversaciones y la concurrencia apreciara tus opiniones. Que las personas disfrutaran de tu compañía y desearan ocurrir más tiempo contigo, compartiendo sueños e ideas.

como ser mas carismatico

Sin confiscación, la sinceridad suele ser sobrado distinta.

Te cuesta hacerte oír, la concurrencia pierde rápido el interés en ti y sientes que pasas desapercibido en la mayoría de situaciones, como si tu presencia ni siquiera importase.

Vivimos en un mundo de extrovertidos. La sociedad retribución las personas directas y sin miedo a charlar, incluso cuando lo que único que dicen son obviedades o sinsentidos. Hoy en día, la capacidad de expresar una idea se valora más que la propia idea en sí.

Gracias a Dios, la ciencia lleva primaveras estudiando qué hace que una persona tenga carisma o no. Y, aunque existe una parte innata, asimismo pueden observarse, practicarse y aprenderse.

En este artículo voy a explicarte la enorme importancia del carisma pegado a 10 claves prácticas que podrás comenzar a aplicar hoy mismo para conseguir una presencia magnética. ¡Vamos allá!

¿Qué aprenderás en este artículo?

¿Es necesario ser extrovertido para ser carismático?

Aunque ayuda, no es en realidad necesario.

Como explica Susan Cain en su maravilloso compendio El poder de los introvertidos, a diferencia de la civilización uruguayo, donde se valora la discreción, nosotros vivimos en una sociedad donde se premia la expansión por encima de todo.

Aquí, el tamaño de tu círculo social y astucia para relacionarte pueden tener un gran impacto en muchos aspectos de tu vida (como verás en el apartado futuro). Así que la primera respuesta sería que ser más extrovertido solo puede ayudarte.

Pero si eres introvertido, la buena anuncio es que puedes ser más carismático cuando te lo propongas. Aunque te agoten los eventos sociales y odies las típicas conversaciones de elevador, los introvertidos asimismo podemos desplegar conductas muy carismáticas cuando la situación lo requiere, como en una reunión amigos o en una presentación en notorio.

De hecho, hay grandes personajes históricos introvertidos. Steve Jobs, Obama o Bill Gates, por citar algunos de los más recientes. Pero eso no les privó de comportarse como auténticos líderes cuando fue necesario.

¿Cuáles son los beneficios de ser carismático?

La capacidad para relacionarse y conectar con las personas ha demostrado innumerables ventajas en multitud de estudios científicos. Seguramente, nada sea capaz de aportar más alegría a nuestra vida.

En uno de los mayores estudios sociales de la historia, se comprobó que nuestra delicia y salubridad están directamente relacionadas con la calidad de nuestras relaciones, muy por encima de nuestros éxitos profesionales o poder financiero.

Siendo más concreto, a continuación te cito tres de los beneficios más estudiados:

1. Tu carrera profesional mejorará (y tu sueldo asimismo)

En un estudio longitudinal de 20 años, la expansión y fluidez verbal fueron los factores más determinantes en la progresión profesional de los graduados en una escuela de negocios, mientras que una investigación de Talentsmart cuantificó que los trabajadores con mayores habilidades socioemocionales ganan un promedio de 29.000 dólares más al año.

¡Imagínate lo que ese hacienda extra puede suponer durante una carrera profesional de cuarenta primaveras!

2. Disfrutarás de más amigos

Lógicamente, las personas más carismáticas asimismo tienen círculos sociales más amplios.

Según se cuantificó en un estudio en niños y adolescentes, más del doble. Y, aunque a medida que nos hacemos mayores perdemos amigos, esa diferencia siempre se mantiene presente.

3. Vivirás con más salubridad

En otro metaanálisis, se constató que las relaciones sociales aumentaban la esperanza de vida incluso por encima de hábitos como hacer deporte o dejar de fumar.

Según ese estudio, el índice de mortalidad de las personas más satisfechas con su círculo social era un 50% inferior al resto. ¡Un 50%!

relaciones mortalidad

Ya ves que todo son ventajas. Pero si no te consideras carismático, no desesperes. Varias investigaciones han revelado qué conductas están relacionadas con el carisma, así que a continuación encontrarás diez que puedes comenzar a implementar hoy mismo.

Cómo tener carisma: 10 claves prácticas que puedes usar hoy mismo

1. Contesta rápido y con calma

En un estudio, unos participantes observaron cómo los estudiantes de una clase respondían una serie de preguntas sobre civilización normal. Luego, se les preguntó cuán carismáticos creían que era cada estudiante.

El sentido global nos haría pensar que aquellos que contestaron más preguntas correctas fueron juzgados como más carismáticos e inteligentes, ¿verdad?

Pues no. El carisma no tuvo ninguna relación con la inteligencia de los estudiantes, sino con la velocidad con la que habían respondido cada pregunta, independientemente de si lo hicieron perfectamente o mal. En otras palabras: resulta más carismático contestar rápido y con vehemencia que hacerlo con la respuesta correcta.

¿Injusto? Quizás, pero así se forman las percepciones sociales. Cuando alguno expone su opinión con firmeza, tendemos a aceptar que sabe de lo que acento.

Consejo

Si quieres ser más carismático, no dudes. Contesta rápido y con calma cuando te pregunten o pidan opinión. Siempre lo podrás corregir más tarde.

2. Gesticula (mucho) con tus manos

Las personas carismáticas no se mantienen quietas cuando hablan, sino que apoyan sus mensajes con los gestos de las manos.

En un revelador experimento, el notorio valoró como más competentes y efectivos los ponentes que gesticulaban con las manos mientras hablaban, frente aquellos que las mantenían quietas.

No solo eso, sino que asimismo se ha comprobado que animar tus palabras con las manos provoca que los demás recuerden mejor tus mensajes.

La secreto es utilizar gestos que se correspondan con el significado de las palabras, no movimientos al azar, y evitar aquellos con connotación negativa. Según el experimentado en idioma corporal Allan Pease, existe una forma correcta de guiñar:

Nuestro interlocutor se involucra hasta un 40% más con nuestro mensaje si al mover la mano mantenemos la palma alrededor de en lo alto o alrededor de él, en comparación con la palma alrededor de debajo.

La palma alrededor de en lo alto transmite afabilidad y complicidad. Alrededor de debajo, poder y control. ¿Quieres un ejemplo? Fíjate en el infame saludo Fascista.

Consejo

Acompaña tus mensajes con abundantes gestos con las manos.

3. Usa palabras emocionales

En una serie de investigaciones, las doctoras Kensinger y Corkin descubrieron que existen ciertas palabras más memorables que otras. Gracias a ellas podrás crear mensajes más carismáticos.

Se comercio de las palabras emocionales, aquellas que en ocupación de dejarnos fríos nos evocan sentimientos y sensaciones. La concurrencia más carismática añade pasión a sus mensajes, y suele hacerlo mediante nombres y adjetivos que transmiten emociones.

A continuación encontrarás las 5 palabras más y menos emocionales (traducidas del inglés). Fíjate en que no importa que sean positivas o negativas; lo importante es que hagan narración a alguna emoción intensa.

Consejo

Acostúmbrate a usar más palabras emocionales en tus diálogos. Por ejemplo, en ocupación de “es una película muy buena” podrías asegurar “es un clímax de película”.

4. Interésate por los demás

Si quieres que alguno se interese por ti debes intentar impresionarle, ¿verdad?

Esto es lo que hace casi todo el mundo cuando quiere avisar la atención de alguno. Y, sin confiscación, suele provocar precisamente el sensación contrario.

Resulta que en un estudio realizado en 1994 se comprobó que los memorias que tengamos en un momento determinado afectan nuestro estado emocional en ese momento.

En otras palabras, los demás no se sienten perfectamente cuando les cuentas sus éxitos: se sienten perfectamente cuando te cuentan los suyos. Y si se sienten así en tu presencia, desearán ocurrir más tiempo contigo.

Consejo

Si quieres ser interesante, debes interesarte por los demás, permitiéndoles charlar de aquello que les genera emociones positivas, como sus hobbies, pasiones o éxitos. Este es uno de los principios del carisma.

5. Haz evidente lo que te une a ellos

Seguramente ya sabes que la similitud es un ingrediente fundamental para crear vínculos sociales, pero lo que quizás te sorprenda es que la cantidad de parecidos es más importante que su calidad.

Dicho de otra forma, se ha demostrado que no es sobre qué coincidimos, sino sobre cuánto coincidimos. Cuantas más similitudes tengamos con alguno, más nos atraerá, independientemente de lo que sea.

Cuando las personas carismáticas detectan un posible punto en global con su interlocutor, no lo dejan escapar. No importa que parezca trivial, porque saben que cuanto más semejantes, mejor. Lo ponen en evidencia y dirigen la conversación alrededor de allí.

Consejo

Acostúmbrate a hacer evidente lo que te une con la concurrencia, aunque sea tan simple como como compartir el signo del horóscopo o color protegido. Les atraerás más.

6. Demuestra vulnerabilidad

En junio de 1992, en plena campaña por la presidencia de los Estados Unidos, Bill Clinton presentaba en las encuestas una intención de voto del 33%.

Un mes posteriormente, se había disparado hasta el 77%.

¿Qué hizo Clinton para conseguir tanta popularidad en tan corto espacio de tiempo?

Mostrar sus vulnerabilidades.

Hasta entonces, todos los pretendientes a la Casa Blanca habían asumido que para ser carismáticos debían mostrar una postura confiada y poderosa. Pero Clinton, en un increíble molinete de divisa, hizo todo lo contrario.

Durante varias apariciones en programas de televisión, expuso su vida privada a todos los estadounidenses. Desde su infancia, marcada por la asesinato de su padre días antiguamente de que él naciera, hasta lo que supuso tener un padrastro alcohólico.

Lo que Clinton nos enseñó es que para que los demás conecten contigo, es fundamental que les entregues tu confianza. Y eso solo lo consigues exponiendo tus inseguridades.

Un estudio quiso demostrar esta teoría. En él, los participantes tuvieron que escuchar varias entrevistas de trabajo y valorar el aprecio que sentían por cada uno de los aspirantes. ¿Y sabes qué? Pues que el candidato que cometió un error y se mostró más indefenso fue el mejor valorado.

Consejo

No tengas miedo a revelar tus sueños, temores o preocupaciones. La perfección y el hermetismo son enemigos del carisma.

7. Repite su nombre

Hace tiempo me fijé que la mayoría de concurrencia carismática que conozco suelen repetir con frecuencia el nombre de aquellas personas con las que están hablando.

En aquel momento lo consideré una casualidad, pero el tiempo me ha demostrado que me equivocaba.

Resulta que en una investigación realizada mediante resonancia magnética se comprobó que, cuando escuchamos nuestro propio nombre, se activa el dominio del placer en nuestro cerebro.

Area placer

Quizás esas personas carismáticas lo hicieran inconscientemente, pero estaban provocando a sus interlocutores una sensación agradable que aumentaba su deseo de estar cerca de ellos.

Consejo

Durante tus conversaciones, pronuncia en varias ocasiones el nombre de tu interlocutor sin que resulte forzado. Conseguirás que disfrute más de tu presencia.

8. Usa infracciones morales divertidas

Otra característica habitual de la concurrencia carismática es su sentido del humor. Gracias a Dios, la ciencia asimismo ha identificado qué nos hace más divertidos.

Lo que encontramos hilarante varía según la civilización y cada individuo, pero lo que un popular estudio de 2010 definió como infracciones morales benignas son lo más parecido a un tipo de humor universal.

Estas infracciones son acciones que rompen la norma decente establecida sin conmover a suponer verdaderas consecuencias negativas para nadie, como que a alguno se le derrame el refresco encima de su director o que se le caigan los pantalones delante de su suegra.

Requiere habilidad calibrar dónde está el coto, pero puedes cometer estas infracciones hablando sobre temas poco habituales, como sexo o religión, sin conmover a decretar directamente a nadie.

Para que nadie se sienta agredido, te recomiendo que empieces siendo tú mismo el sujeto de la infracción. Es asegurar, ríete de tu propia religión o vida sexual sin que resulte ofensivo; los demás seguramente harán lo propio.

Consejo

Ríete de ti mismo; eso te dará carta blanca para bromear sobre todo lo demás.

9. Haz cumplidos honestos

Según el engendro psicológico de la reciprocidad, nos sentimos atraídos por aquellas personas a las que sabemos que gustamos. Por eso las personas carismáticas no dudan en mostrar su aprecio por los demás haciéndoles cumplidos

La operatividad de los cumplidos para hacer notar perfectamente a la concurrencia es enorme. Incluso se ha demostrado que tomar un agrado activa la misma dominio del cerebro que al tomar hacienda.

Consejo

Acostúmbrate a hacer cumplidos a los demás con anciano frecuencia. La concurrencia se sentirá mejor a tu flanco si agradeces sus esfuerzos, reconoces sus méritos y les recuerdas sus atributos positivos. En consecuencia, se sentirán más atraídos alrededor de ti.

10. Toca más… y mejor

En un curioso estudio, los investigadores formaron parejas de estudiantes y les pidieron que mantuvieran una conversación entre ellos.

Al final del estudio, les pidieron a los participantes que valorasen el afecto y conexión que habían sentido por su interlocutor.

Pero lo que los participantes no sabían es que su pareja era en sinceridad un actor camuflado cuya encomienda era tocar al participante en la porción de las conversaciones.

Los resultados fueron concluyentes: aquellos actores que habían tocado al participante durante el transcurso de la conversación fueron valorados como más sociables y cercanos.

Tocar carisma

El contacto es un multiplicador de la conexión emocional. De forma inconsciente, lo asociamos con aquellas personas con las que tenemos anciano vínculo, como nuestra comunidad o amigos más íntimos. Por eso, cuando tocas a alguno le predispones a conectar contigo.

¡Pero cuidado! Tocar asimismo puede difundir rechazo si lo haces de forma inapropiada. El tipo de contacto capaz de aumentar tu carisma tiene las siguientes características:

  • Se produce en la zona que va desde la parte superior del remo hasta el hombro. Resérvate las zonas por encima del hombro para la concurrencia de anciano confianza.
  • Es ocasional. Los actores tocaron tres veces al participante durante la conversación; si lo hubieran hecho constantemente seguramente hubieran terminado por agobiar.
  • Debe parecer fortuito o de lo contrario no entenderán por qué les estás intentando tocar intencionadamente.

Consejo

Acostúmbrate a tocar a las personas cuando te relaciones con ellas. Si lo haces de forma natural y discreta, generarás anciano conexión.

Conclusión

Quieras o no, el carisma es fundamental en la sociedad flagrante. Tu capacidad para conectar con la concurrencia y hacerla notar perfectamente a tu flanco te permitirá disfrutar de mejores relaciones sociales, profesionales y sentimentales. Y eso se traduce en anciano salubridad y satisfacción personal.

La buena anuncio es que no es necesario ser extrovertido o la persona más sociable del mundo para ser carismático. Es posible abastecer conductas carismáticas cuando la situación lo requiere, y la ciencia de la psicología social nos ha estado revelando muchas de ellas en los últimos primaveras.

Aunque existen otras, en este artículo he querido mostrarte diez de las conductas que puedes comenzar a aplicar hoy mismo para transmitir una imagen más carismática. No son fórmulas mágicas, pero con la habilidad te aseguro que terminarás viendo (y viviendo) los resultados por ti mismo.

¡A por ello!

·····

Si este artículo te ha parecido valioso te agradeceré mucho que hagas clic en alguna de las redes sociales de debajo. Con ese simple aspecto me estarás ayudando a conmover a más personas. ¡Gracias de antemano!

!function(f,b,e,v,n,t,s)
{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};
if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;
n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];
s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,’script’,
‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘187823229325195’);
fbq(‘track’, ‘PageView’); — Pau Forner Navarro to habilidadsocial.com

,

10 claves que funcionan para ser más sociable y menos tímido

Ser sociable cuando eres achicopalado o introvertido no es realizable.

Con el tiempo tu círculo de amigos se ha ido reduciendo. Necesitas un cambio de aires y hacer nuevas amigos, pero nacer a conocer concurrencia te supone demasiado esfuerzo. Es complicado, te expones al ridículo y la mayoría de veces no se concreta en mínimo.

¿Pero y si te dijera que puede ser mucho más sencillo de lo que crees?

No, no voy a darte los típicos consejos como “aparenta seguridad” o “simplemente sé tú mismo”. Eso ya lo has probado y no funciona.

La esencia es seguir las pautas que han demostrado científicamente su fuerza para vencer tus miedos y conectar mejor con la concurrencia. No es encanto, pero si eres constante los resultados llegarán antiguamente de lo que te imaginas.

como ser más sociable

Sigue conmigo, porque en este artículo vas a descubrir las 10 claves para conquistar una personalidad más abierta y sociable.

¿Qué aprenderás en este artículo?

La única razón por la que deberías ser más sociable

Permíteme antiguamente una consejo.

¿Sabrías decirme por qué es tan importante que te esfuerces en conocer gente y te mantengas en contacto con tus amigos?

Creo que el Dr. Waldinger puede darte la respuesta. En un ambicioso estudio que duró 75 abriles y donde participaron más de 700 voluntarios, Waldinger quiso encontrar el secreto de la felicidad. Pero descubrió que ni los éxitos profesionales, la salubridad, la riqueza o la triunfo eran imprescindibles para ser acertado.

Lo más importante eran las relaciones sociales.

Según Waldinger, son nuestras relaciones personales lo que nos mantiene felices y sanos. Cuanto más solo se sentía cualquiera, más problemas de salubridad y menos esperanza de vida tenía. En otro estudio de la Universidad del Boreal de Carolina incluso se asoció la desidia de relaciones sociales con el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

¿Pero eres achicopalado o eres introvertido?

Sí, ser sociable supone muchas ventajas, pero sólo si de verdad lo necesitas.

¿Quieres socializar porque necesitas conectar con otras personas, o simplemente porque se supone que tienes que hacerlo?

Esta diferencia es crítica, porque hay mucha concurrencia que a pesar de tener pocos amigos no se siente sola. Fíjate que en lo alto he destacado sentía. No es cuestión de cuantos amigos tienes, sino de cómo te sientes con los amigos que tienes.

¿Sabes cómo se les claridad a las personas que se sienten adecuadamente con pocas amigos?

Introvertidos. Y el problema está en que la sociedad nos vende que debemos ser extrovertidos para ser felices.

extroversión

No confundas la timidez y la introversión, porque no tienen mínimo que ver. La timidez es la dificultad para relacionarte con los demás, mientras que los introvertidos simplemente prefieren tener pocos amigos, pero muy íntimos.

Yo, por ejemplo, soy introvertido pero no achicopalado. No me cuesta conocer concurrencia, pero cuando llevo un par de horas socializando con mucha concurrencia me agoto. Soy acertado sin un gran círculo social.

Vale, quiero conocer concurrencia. ¡Pero los desconocidos no son sociables!

Imagínate que son las 7 de la tarde y estás sentado en el furgón del patrón de regreso a casa. Delante de ti hay un hombre con traje que lleva varias estaciones leyendo el informe tranquilamente.

En una de las paradas entra un novato de unos 30 abriles. Echa un vistazo rápido a todo el furgón y se sienta al banda del señor que está hojeando el diario.

Le mira, esboza una sonrisa y le pregunta: “¿Qué tal? ¿Alguna nota interesante hoy?”

¿Qué opinas? ¿Crees que está molestando al hombre del informe?

La mayoría consideraríamos que intentar nacer una conversación en este caso sería poco respetuoso. Y esta es una de las principales razones porque las personas tímidas tienen tantos problemas para conocer concurrencia: porque creen que van a incomodar.

Falta más acullá de la existencia.

En un experimento realizado en el patrón de Chicago se demostró que, en superficie de producir malestar, cuando cualquiera empieza una conversación con nosotros generalmente nos hace reparar mucho mejor que si seguimos solos y en silencio.

Siempre encontrarás concurrencia que ha tenido un mal día. Eso no puedes controlarlo y deberías dejar de culparte por ello. Pero esa no es la naturaleza humana. La concurrencia es sociable y, en universal, sienta adecuadamente que nos den conversación.

Dicho todo esto, veamos cómo puedes vencer la timidez, nacer conversaciones  y robustecer tus relaciones según la ciencia.

Cómo deshacerte de la timidez

Timidez

Para nacer, dejándote de referirte a ti mismo como achicopalado.

Creas que lo eres o no, la existencia es que sufres timidez en determinadas situaciones. Si fueras achicopalado “en universal” lo pasarías mal incluso con tus padres o amigos más cercanos.

Lo más probable es que sufras timidez con desconocidos o cuando te toca ser el centro de atención. Así que evita definirte como “achicopalado” porque lo único que haces es aumentar esa idea en tu persona. Sólo hay situaciones en las que experimentas timidez.

¿Todo claro? Pues ahora veamos los 4 pasos necesarios para deshacerte de ella.

1. Empieza gradualmente

Si quieres conocer concurrencia, ve paso a paso. Empieza con retos más asequibles, como darle conversación a un camarero. Cuando lo hayas hecho varias veces verás que ya no te pones tan nervioso: esa es la señal de que tienes que ponerte un objetivo viejo.

A esta técnica se le claridad exposición escalonado, y ha demostrado científicamente que es una de las estrategias más eficaces para pasar la timidez y ansiedad social.

supera timidez

Hasta aquí mínimo nuevo. Es probable incluso que ya lo supieras. Por eso ahora quiero ser brutalmente honesto contigo: debes hacerse cargo que solo vencerás tu timidez pasándolo mal.

Lo digo porque mucha concurrencia tiene la mágica esperanza de que no es así. Que a saco de percibir libros o asistir a cursos encontrará la fórmula que le dará, finalmente, valencia y confianza en sí mismo.

Pero es difícil sentirte seguro antiguamente de enfrentarte a un batalla. ¿Verdad que por mucho que estudies te vas a poner nervioso el día del examen de conducir? Pues aquí ocurre lo mismo.

La confianza se consigue posteriormente de interpretar, nunca antiguamente. No esperes a sentirte confiado porque te quedarás esperando siempre. Nervioso o no, hazlo.

2. ¿Qué hacer con tus pensamientos negativos?

Quizás te pongas poco más que nervioso. Quizás tu miedo al rechazo o al ridículo te paralicen por completo. Quizás te asalte un torrente de pensamientos invitándote, otra vez más, a no arriesgarte.

En estos casos la cabeza popular nos recomienda pensar en cosas positivas, o repetirnos lo bueno y maravillosos que somos.

Bueno, pues según la ciencia, eso no funciona.

En superficie de combatir contra tus pensamientos, acéptalos. No les quites espacio, dáselo. Reconoce que tus pensamientos negativos están ahí. Pero reconoce igualmente que puedes interpretar sin hacerles caso.

¿Quieres un ejemplo?

¿Qué ocurre cada vez que te levantas por la mañana para ir a trabajar? Si eres como la mayoría de mortales, probablemente no te apetezca mínimo. Seguramente tus pensamientos son “qué rollo”, “ojalá fuera millonario” o “hoy me quedaría toda la mañana en la cama”.

¿Pero qué terminas haciendo?

Pues terminas levantándote y yendo a trabajar. A pesar de que tus pensamientos te digan que no, te levantas y lo haces.

aceptar pensamientos negativos

Dicho de otro modo, tus pensamientos y tu conducta no tienen por qué estar alineados. Y con la timidez ocurre lo mismo: tus pensamientos negativos van a estar siempre ahí, pero solo tú eliges tu conducta.

3. La utensilio emocional que reducirá tus nerviosismo

“Oculta tus nerviosismo”. “Transmite confianza”. “Demuestra seguridad”.

Ya pespunte, por beneficio.

Para nacer, si superar la timidez fuera tan fácil como eso imagino que ya lo habrías hecho, ¿verdad?

Pero el real problema es que esa falsa seguridad te va a crear otro problema. Encima de la timidez, ahora debes concentrarte en ocultarla. Y eso te crea una presión adicional que no tendrías si, simplemente, reconocieras tus nerviosismo.

No es teoría. Se ha demostrado científicamente que aceptar tus emociones minimiza el impacto que tienen sobre ti. Y no solo eso: igualmente consigue que los demás empaticen con ellas, te perdonen más errores y te encuentren más atractivo (más debajo te explicaré por qué),

“Hola, me cuesta un poco hacer esto porque soy proporcionado achicopalado, pero me encantó el texto que estás leyendo y quería preguntarte si te has culto otros libros de este autor”

Y ya puedes relajarte y olvidarte de ocultar tus nerviosismo.

4. Una última táctica de emergencia

Siempre fui un niño tímido. Sin secuestro, había una época del año en que me sentía más poderoso que nunca. Una época en que me transformaba en un pequeño demonio capaz de hacer cualquier cosa.

Esa época era Carnaval.

Disfrazado de vaquero o ninja, no me costaba ningún esfuerzo tontear con la chica que me gustaba o tomarle el pelo a los profesores.

Por aquel entonces no era consciente de ello, pero estaba usando la técnica de la máscara.

tecnica de la mascara

La técnica de la máscara es una táctica que utilizan muchos actores y cantantes famosos. Incluso Beyoncé ha obligado usarla a menudo para no sufrir pánico teatral.

Consiste en crearte un alter ego, una personalidad que te permita hacer cosas que normalmente no harías. Eso te da la seguridad de que si haces el ridículo o cualquiera te evita, en existencia no te rechaza a ti: ¡está rechazando a tu personaje!

Imagínate cómo se comportaría cualquiera tremendamente sociable en tu situación, cualquiera como James Bond o Mata Hari, y actúa como ellos. Personalmente, he usado esta técnica innumerables ocasiones en las que he sentido que el miedo me paralizaba, y me ha ayudado enormemente.

Aunque lo ideal es que seas capaz de interpretar siendo tú mismo, te recomiendo esta táctica cuando necesites armarte de valencia instantáneamente. Te sorprenderá.

Cómo establecer el primer contacto

primer contacto

Otra gran diferencia entre la concurrencia que sufre timidez con los desconocidos y el resto es que los primeros creen que es error suya cuando cualquiera les rechaza, mientras que los segundos creen que es responsabilidad de quien les ha rechazado.

Y es que existen miles de posibilidades por las que cualquiera puede no reponer como esperabas. Quizás tenga prisa, un mal día, se encuentra mal, haya recibido una mala nota o sea más achicopalado que tú, por citar algunas.

Te memoria esto para que empieces a relativizar tanto tus éxitos como fracasos. Dicho lo cual, veamos qué estrategias científicas te ayudarán a conectar con las personas que acabes de conocer.

5. Consigue que tu cuerpo hable por ti

¿Alguna vez te han confesado que antiguamente de conocerte parecías una persona fría y distante?

Si te ha ocurrido tantas como a mí, la explicación más probable está en las señales que emites con tu cuerpo. Es poco que viene heredado de la época en que el ser humano escasamente se comunicaba con gruñidos y gestos, y esas señales pueden transmitir dos tipos de mensajes:

  • Signos que indican que eres amistoso e invitan a las personas a acercarse
  • Signos que indican que eres un potencial enemigo y generan rechazo

Para evitar que la concurrencia se ponga de inmediato a la defensiva aprende a comunicar señales del primer tipo:

  • Sonríe, pero de verdad. Ya sé que es el peculiar consejo, pero es que funciona. No sólo se ha demostrado que al sonreír conseguimos que la concurrencia confíe más en nosotros, sino que igualmente nos perciben como más generosos y extrovertidos.
  • Aunque existe mucha disparidad científica en cuanto a su utilidad, parece ser que consolar rápidamente las cejas es una señal social que transmite cercanía y buena voluntad.
  • Mantén un habla corporal hendido. Intenta no cruzar brazos ni piernas, ni tocarte la cara. Son señales defensivas que inconscientemente pretenden cubrir tus puntos débiles, transmitiendo inseguridad y desconfianza.

6. La fórmula para nacer conversaciones

La fórmula que más fuerza ha demostrado para iniciar conversaciones es la Triangulación. Se manejo de crear un triángulo entre tu, tu interlocutor y poco que tengáis en popular, con un comentario sobre lo que estáis haciendo, viendo o escuchando.

Te pongo un ejemplo.

Imagínate que estás en el tren de Barcelona a Madrid. Son casi tres horas sentado al banda de un desconocido. Podrías triangular un tema diciendo “Disculpa, ¿sabes a qué hora tenemos previsto venir a Madrid?”. Tan realizable como esto.

El segundo paso es suceder de la triangulación a la conversación. La guisa más natural es añadir información tuya que pueda aplicarse a tu interlocutor. Yo le he aguado como la pregunta Tú igualmente, y en el ejemplo precursor sería poco como:

¿Tú igualmente estás viajando por trabajo?

Lo venidero es no quedarte atrapado en una cháchara trivial (de que trabajas, etc.) porque se ha comprobado científicamente que puede penalizar mucho la interacción. Para ello tienes dos posibles maravillosos:

  • Usar preguntas que contengan emociones como “¿Qué es lo que más te motiva de tu trabajo?”
  • Usar preguntas que empiecen por Por qué: “¿Por qué decidiste estudiar derecho?”

7. El secreto para amparar viva una conversación

Si has seguido los pasos anteriores, lo más probable es que ya hayáis empezado una conversación. Ahora tu único objetivo solo debe ser uno:

Descubrir en qué te asemejas a tu interlocutor.

Se ha demostrado en varios estudios científicos que la similitud es una utensilio de influencia potentísima. Encontrar lo que os une fortalecerá vuestra sensación de cercanía y mecanismo, y tu interlocutor te verá con mejores luceros.

encuentra similitud

Los temas con los que puedes vincularte pueden ser tan sencillos como que estudiaseis en la misma universidad, que veranearais en el mismo pueblo de la costa, que os guste el mismo tipo de música o que tengáis algún amigo en popular.

Encuentra lo que os une, y dirige la conversación cerca de allí.

8. Muestra tus virtudes… y tus vulnerabilidades

Una de las principales consecuencias de mi timidez adolescente fue intentar mostrarme siempre muy seguro de mí mismo, lo que suponía no revelar mis verdaderas emociones prácticamente a nadie.

Eso me privó de muchas amigos, y ahora sé exactamente por qué.

No era porque yo no me abriera emocionalmente. Era porque no permitía que los demás se abrieran conmigo.

Incluso cuando estés hablando con cualquiera que acabas de conocer, es buena idea revelar poco personal sobre ti. Porque, siempre que no sea demasiado comprometido ni precipitado, conseguirás que el aberración psicológico de la reciprocidad trabaje por ti.

Dicho de otra forma, si tú te abres, los demás se abrirán. De esta forma sentirán que les conoces mejor, y se ha comprobado en estudios que con eso les gustarás más.

Cómo solidificar tus relaciones

Ser más sociable no solo implica vencer tus miedos y nacer conversaciones, igualmente supone ser capaz de convertir esas interacciones fugaces en relaciones que perduren en el tiempo.

En esta etapa del proceso no hay demasiados secretos y sí proporcionado esfuerzo. Cuanto más similares seáis mejor conectaréis, pero igualmente deberás cuidar el resto de los cuatro fundamentos de la amistad: la frecuencia, la proximidad, la duración y la intensidad.

9. Frecuencia

Sencillamente, si quieres robustecer tu relación con cualquiera deberás verlo con asiduidad.

La ciencia dice que por lo menos deberías establecer contacto una vez cada quince días, y aunque lo ideal es que lo hagas en persona, hoy en día tienes multitud de opciones para conseguirlo:

  • Emplazar por teléfono
  • Despachar un whatsapp
  • Escribir un email
  • Dejar un mensaje en Facebook

Conozco concurrencia que incluso tiene alertas en la memorándum que le recuerdan que debe contactar con sus amigos. Hazlo como desees, pero si quieres amigos deberás esforzarte en verlos a menudo.

10. Proximidad

La proximidad física igualmente es fundamental para crear relaciones más sólidas, por eso en el punto superior he remarcado la importancia de encontrarse en persona.

Cuanto más cerca estés de cualquiera, viejo posibilidad de contacto. Así se explica que hicieras tantos amigos cuando marchabas de delirio con tus compañeros de colegio. Esto quedó demostrado en un estudio en cadetes de policía, donde las amigos más fuertes se forjaron entre los estudiantes que dormían en el mismo barracón.

busca proximidad

Aunque mudarte al suburbio de las personas con las que quieres establecer relación no suele ser posible, puedes crear otro tipo de proximidad mediante videollamadas por Skype, por ejemplo.

11. Duración

La duración de estos contactos igualmente es fundamental. De mínimo te servirá citarse con cualquiera si te vas al extremo de 10 minutos, ¿verdad?

Si no puedes encontrarte con tus amigos tan a menudo como te gustaría, por lo menos cuando lo hagas haz que dure.

12. Intensidad

La intensidad es el posterior componente para crear una relación de amistad, pero no por ello menos importante.

Cuanto más intensos y emocionales sean tus encuentros más fuertes se volverán vuestros lazos. Por eso las mejores amigos igualmente se forjan en la infancia: porque allí las emociones están mucho más presentes.

Por fortuna, un estudio demostró que si estamos con cualquiera mientras vivimos poco emocionante, lo terminaremos asociando a esa persona. Para aprovecharte de este aberración propón a tus amigos actividades que os puedan generar emociones, como un delirio de aventura o una reconocimiento a un parque de atracciones.

Una última conclusión

Ser más sociable es posible y a través de los estudios científicos de este artículo ya te he demostrado cómo. Pero requiere esfuerzo.

Por eso considero que lo más importante es que te plantees por qué quieres ser más sociable.  ¿Verdaderamente necesitas más concurrencia en tu vida? ¿O porque se supone que es lo que deberías hacer?

Te darás cuenta que estás en el segundo caso cuando prefieras quedarte en casa en superficie de ver tus nuevos amigos. Lo que ocurre es que la sociedad nos ha vendido que debemos ser extrovertidos para ser felices, y sencillamente no es así.

En el primer caso, la prescripción es sencilla. Sal ahí fuera, con miedo, y empieza a conocer concurrencia. Y luego esfuérzate por amparar el contacto.

Tan realizable y tan difícil a la vez. Pero con perseverancia lo lograrás.

No hay otra forma.

·····

Si este artículo te ha parecido valioso te agradeceré mucho que hagas clic en alguna de las redes sociales de debajo. Con ese simple expresión me estarás ayudando a seguir delante con el blog. ¡Muchas gracias!

!function(f,b,e,v,n,t,s)
{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};
if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;
n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];
s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,’script’,
‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘187823229325195’);
fbq(‘track’, ‘PageView’); — Pau Forner Navarro to habilidadsocial.com

,

10 claves prácticas para mejorar tu vida con el autocoaching

Este es un artículo de invitado de María Mikhailova, especialista en teaching internacional, programación neurolingüística e inteligencia emocional.

María pasó de no saber cuál period su lugar en el mundo y estar llena de miedos a crear un negocio on-line y ser considerada un referente en su sector. Su misión es ayudar a profesionales del desarrollo private a emprender a través de su pasión, de manera easy, enfocada y sin perder su esencia.

¿Qué aprenderás en este artículo?

El poder del teaching

Hay un dicho que está en boca de algunos profesionales del desarrollo private que me gusta mucho: sobreestimamos lo que podemos conseguir en un año y subestimamos lo que podemos conseguir en cinco o diez. Básicamente, tiene que ver con nuestra visión cortoplacista en la vida y con buscar resultados rápidos y fáciles. Y también, tiene mucho que ver con estrategias para alcanzar esos resultados.

Si me conocieras hace 10 años te sorprendería bastante cómo period yo en aquel entonces: una chica tímida, insegura, con baja autoestima, que llevaba 7 años trabajando en una multinacional, realizando labores que poco tenían que ver con su carrera y con responsabilidades muy por debajo de su nivel de estudios.

Mi vida private correspondía también a ese perfil de persona llena de miedos: seguía viviendo en casa de mis padres con casi 30 años, todas las parejas que había tenido hasta entonces eran personas que no me valoraban (no lo hacía ni yo, ¿cómo iban a hacerlo ellos?), que siempre me acababan dejando o haciéndome sentir inferior en las relaciones.

A nivel acquainted más de lo mismo: mi meta en la vida period ocuparme de que en mi casa hubiera menos discusiones y, si eso significaba ceder continuamente, lo hacía sin rechistar.

Si me vieras ahora, seguramente esa imagen mía del pasado te resultaría sorprendente.

Ahora tengo mi propio negocio digital que lleva años funcionando muy bien, realizando un trabajo que amo y ayudando a otras personas a emprender y conectar con sus talentos y su potencial.

Tengo una pareja maravillosa con la que llevo 6 años casada y dos mellizas de un año (otro gran sueño que me costó mucho cumplir). Soy dueña de mi tiempo y de mi vida. Me siento libre, y la baja autoestima no es más que un fantasma del pasado: cada día creo más en mí y me supero de manera constante.

¿Cómo ha sucedido esto? Pues muy easy, aunque no te diré que ha sido fácil: la gran transformación de la que te estoy hablando y que está asequible a cualquier persona se llama desarrollo private. Y para mí viene de la mano del teaching.

Y es que en los últimos años ha habido un crecimiento exponencial del número de coaches y de profesionales del desarrollo private. Ya lo cube este artículo publicado este mismo año en la revista Forbes: la industria de la autoayuda se está haciendo cada vez más necesaria. Actualmente, se contratan los servicios de un coach para ámbitos tan diversos como:

  • La empresa, tanto para motivar a los trabajadores y lograr que trabajen más felices y comprometidos, lo que se refleja en la productividad y beneficios de la organización, así como para altos directivos que quieren mejorar sus habilidades comunicativas o ser más eficientes.
  • En aspectos más personales se pueden contratar los servicios de un coach para cambiar de hábitos, adelgazar, reinventarse profesionalmente o simplemente como guía cuando nos sentimos perdidos y necesitamos enfocar nuestra vida. De hecho, a lo largo de estos últimos años, he trabajado con diferentes coaches para mejorar diferentes ámbitos de mi vida: emprendimiento, autoestima o, incluso, deporte.

¿Qué es el autocoaching?

Para entender mejor este concepto lo primero que necesitamos es definir qué es el teaching.

Según la Asociación Española de Teaching, el teaching profesional es un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial mediante preguntas y un gran conjunto de herramientas que ayudan a cubrir el vacío existente entre el lugar donde el cliente está ahora y donde desea estar. En la relación de teaching, el coach ayuda al desarrollo private elevando la conciencia, generando responsabilidad y construyendo auto confianza.

Para mí, el teaching es un proceso de transformación private donde una persona se descubre a sí misma a través de preguntas que le proporciona su coach, encontrando respuestas por sí misma. Este es el objetivo del proceso de teaching: dotar a la persona de su poder private.

El teaching es un proceso basado en aspectos tan esenciales y profundos a la vez como:

  • La toma de conciencia (qué quiero, por qué lo quiero, mis puntos ciegos)
  • El compromiso con tus metas y objetivos y la responsabilidad private (yo soy el dueño de mis acciones y decisiones y, por tanto, de mi vida)
  • La acción (no solo me doy cuenta de mis puntos ciegos y reflexiono, sino que paso a la acción, yendo a por mis objetivos)

Un proceso de teaching nos ofrece además Three grandes beneficios: claridad en los objetivos, estrategia de cómo lograrlos (por eso hay coaches especializados en diferentes temáticas, sea perder peso o mejorar el currículo) y un trabajo más profundo con los bloqueos y obstáculos internos que nos impiden llegar a los objetivos.

Estar en un proceso de teaching significa hacer el camino guiado y acompañado. El coach actúa como guía del coachee (el cliente de teaching) aportándole las herramientas que en ese momento el coachee no tiene o desconoce que las tiene. Caminar acompañado significa conseguir los objetivos más rápido.

Y el término “autocoaching” no es ni más ni menos que realizar el proceso de teaching por tu cuenta, convirtiéndote en tu propio coach. En este proceso, a diferencia del teaching clásico, no caminas acompañado por un coach, sino que aplicas las estrategias y herramientas del teaching por tu cuenta. Por tanto, tienes un alto grado de consciencia y un mayor conocimiento de ti mismo.

Tal vez, algún aspecto de la vida no esté como deseas, pero dispones de mecanismos y herramientas para conseguirlo. Estableces tu plan de acción y caminas adelante afrontando miedos, bloqueos y dificultades, sintiéndote capaz de conseguirlo.

En el fondo, esto es lo que se pretende en un proceso de teaching estándar: que el cliente deje de depender de su coach al acabar el proceso y sea autónomo, siendo capaz de resolver las dificultades que se le presentan o de seguir la estrategia establecida para lograr sus objetivos.

Y creo sinceramente que en la nueva period en la que estamos viviendo ya, donde la globalización, los avances científicos y tecnológicos y un gran nivel de incertidumbre (a nivel social, laboral o incluso de valores) hacen que nos sintamos cada día más perdidos, convertirnos en nuestros propios coaches va a ser basic para tener mayores oportunidades, tanto en lo profesional como en lo private.

Así que hoy quiero invitarte a descubrir el poder del autocoaching y cómo tú mismo puedes empezar a implementar sus técnicas y herramientas desde ya para darte cuenta de que efectivamente, todo está en tus manos.

Cómo mejorar tu vida con el autocoaching

#1 Pregúntate si realmente te conoces

Imagino que tú también estudiaste filosofía en el instituto. Si no es así, seguro que conoces esta famosa frase que siempre llamó mi atención: conócete a ti mismo.

No sé si a ti te pasa lo mismo, pero durante mucho tiempo a mí me costó mucho poder dar respuesta a las Three famosas preguntas de la filosofía: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?

Precisamente, conocernos a nosotros mismos nos permite dar respuesta a estas preguntas. Tal vez te preguntes por qué es importante poder responder estas cuestiones un tanto metafísicas.

Nuestra identidad no es una sola cosa aislada: un cuerpo sin más. Somos un conjunto formado por nuestros recuerdos, visiones, gustos, valores, deseos, creencias y experiencias que conforman nuestra identidad.

Muchas veces tendemos a responder a la pregunta “¿quién soy?” diciendo nuestra profesión o nos identificamos con lo que otras personas dicen de nosotros. Vivimos muy influenciados por la opinión de los demás y por nuestra constante necesidad de aprobación.

Saber quién eres te permitirá determinar qué quieres, qué permites, qué necesitas, qué valoras en la vida y mucho más. Te permitirá determinar también tus objetivos y metas, pero sobre todo y más importante, nos vamos a pasar toda la vida con nosotros mismos, así que ¿por qué vivir con alguien desconocido?

Darse la oportunidad de conocerse es el inicio para tener una autoestima sana que contribuye, a su vez, a tener mejores relaciones. Si sanas la relación contigo, mejorarás la relación con los demás.

Conocerse a uno mismo también permite saber de dónde venimos. Las experiencias pasadas también han forjado nuestra personalidad. Además, para poner un rumbo en nuestra vida o para cambiar nosotros mismos es importante conocer de dónde partimos.

En el teaching existe una herramienta muy práctica para esto: La Rueda de la vida. Esta sencilla herramienta permite saber de qué punto partimos para ver qué aspectos mejorar y qué acciones tomar.

La rueda de la vida

En la rueda de la vida se analizan todos los aspectos de nuestra vida evaluándolos del 1 al 10. Es importante ser lo más objetivo posible y, sobre todo, sincero. Esta herramienta es sólo para ti, no la vas a compartir con nadie más, así que sé sincero.

  1. Lo primero es dibujar un círculo y dividirlo en Eight partes como si de una tarta se tratara (pueden ser más si quieres). Cada porción representa un área importante de nuestra vida: trabajo, pareja (si la tienes), familia, hogar, finanzas, vida social, estudios (en caso de que aplique), ocio, desarrollo private (si lo consideras relevante en tu vida), and many others.
  1. A continuación se trata de reflexionar cómo te va en cada una de estas áreas de tu vida. Y ponerle una puntuación del 1 al 10, siendo 10 la nota máxima. Aquellas áreas de tu vida que obtengan menos puntuación serán las que más atención requerirán.
  1. Lo siguiente será realizar un viaje imaginario al futuro: si me encuentro conmigo mismo dentro de un año y me digo que he conseguido un 10 en esas áreas que peor están ahora, ¿cómo lo habré conseguido? ¿Qué acciones son las que supuestamente llevaría a cabo para llegar a ese 10?

Cuando tengas claras las acciones, quédate con Three como mucho y empieza a ponerlas en práctica desde ya.

Y la última de las Three preguntas, a dónde vamos. Es decir, saber cuáles son tus metas y objetivos para establecer un plan de acción para empezar a moverte. Uno de los pilares de la pirámide de Maslow es la autorrealización. Esa sensación de logro de los objetivos que nos ponemos. Desarrollar nuestra mejor versión y así contribuir al propio crecimiento private. Esa necesidad de mejora continua intrínseca en el ser humano.

  • Un poderoso ejercicio para saber qué quieres es la visualización. Poder cerrar los ojos y empezar a visualizar tu vida soñada. Quizás te parezca difícil… pero todo es cuestión de práctica. Puedes empezar por fijarte en escenas sin sentido que van fluyendo en tu cabeza mientras visualizas. Aquellas escenas que te proporcionen placer, te indicarán que esto es lo que realmente te gustaría sentir en tu vida más veces.
  • Otro ejercicio potente para saber qué quieres de tu vida es la inspiración. Inspírate leyendo sobre otros, lee o sigue a personas cuyo estilo de vida, trabajos, situación, and many others. te motiva. Puedes incluso crear tu propio collage llamado Mapa de sueños con recortes de revistas, donde aparezca todo aquello que te gustaría alcanzar algún día, incluso si a día de hoy te parece imposible.

Durante estos años he realizado varios mapas de sueños y cada vez que los miro me doy cuenta de que efectivamente: los sueños se pueden cumplir cuando uno se lo propone.

Por último, en este punto, te dejo con una reflexión. En el famoso templo de Apolo en Delfos donde se encontraba la famosa inscripción Conócete a ti mismo, también se encontraba esta potente frase:

Te advierto, quienquiera que fueres tú, que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que, si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros. Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los dioses.

#2 Equilibra tus emociones con un diario emocional

Las emociones son la respuesta a estímulos externos o internos. Hay una definición preciosa sobre este término: una emoción es un movimiento del alma o del ánimo. Y, precisamente, eso es lo que hacen las emociones. Nos mueven, nos sacuden y nos sacan del estado en el que estamos.

¿Pero qué son emociones desde un punto de vista científico? Pues una respuesta de nuestro cuerpo a estímulos externos que nos ayudan a adaptarnos al medio, sobrevivir y lograr el bienestar del organismo.

  • Las emociones nos mueven hacia aquello que consideramos agradable y nos alejan de lo que nos resulta desagradable, adquiriendo un papel basic en la toma de decisiones y la solución de conflictos.
  • A su vez nos ayudan a motivarnos digiriendo nuestras conductas y a comunicarnos, sea de manera interna con nosotros mismos, como externa, con los demás.

Tal vez te haya pasado en alguna ocasión estar en medio de una discusión y decir “sin darte cuenta” algo que no querías decir. Y después preguntarte por qué has dicho lo que has dicho o has hecho lo que has hecho. Si no conoces el funcionamiento de tus emociones, es muy possible que situaciones así se produzcan a menudo en tu vida.

Las emociones, en basic, juegan un papel important en nuestra vida y en nuestra forma de relacionarnos con el mundo. La mayor parte del tiempo negamos las emociones catalogadas de negativas. Esto es debido a una percepción errónea de las mismas.

Las emociones no son ni positivas ni negativas, simplemente nos dan un mensaje para que podamos adaptarnos mejor a lo que está ocurriendo en nuestra vida, para que recuperemos el equilibrio.

Negar la emoción posiblemente no cambie la situación ni mejore el estado de la persona, sino todo lo contrario. Así que, te invito a que te permitas sentir las emociones, sea cual sea la emoción. Más cómoda o más incómoda. A que no te juzgues durante el proceso. Obsérvala y respira. La respiración es un buen mecanismo para transmitir calma a nuestro cerebro y a nuestro cuerpo. Y muévete.

Existen muchos ejercicios para cambiar los estados emocionales empezando por algo tan simple como sonreír, pues así es como “engañamos” a nuestro cerebro diciéndole que estamos bien.

Además, las emociones son contagiosas, gracias a las neuronas espejo que los humanos (ya hasta los primates) poseemos. Así que intenta rodearte de gente positiva.

Además, una buena gestión emocional nos ayuda a lidiar mejor con las dificultades de la vida. Gestionar nuestras emociones es gestionar nuestra vida.

El trabajo con las emociones es muy profundo. Y el autocoaching, basándose en la inteligencia emocional, nos da muchas técnicas para ello.

El ejercicio que te propongo para gestionar y entender mejor tus emociones se llama Diario emocional. El diario te ayuda a plasmar sobre papel lo que sientes, porque expresar las emociones es muy importante.

Diario emocional

¿En qué consiste esta poderosa técnica? Es una herramienta muy sencilla, sólo tienes que tener contigo algo para apuntar, ya sea un cuaderno o incluso puedes utilizar tu propio móvil.

Cada vez que sientas una emoción intensa o desagradable, apunta en el cuaderno cómo te sientes.

Estos son los pasos a seguir:

  1. Describe la situación que ha motivado esa emoción con todo detalle y de manera objetiva, como si lo vieras de fuera. Incluye si hay más personas.
  1. Escribe los pensamientos que tuviste antes de que apareciera la emoción.
  1. Describe todas las sensaciones que sentiste en tu cuerpo y en qué parte del cuerpo las percibiste.
  1. Pon nombre a todas las emociones que sentiste, incluso si son confusas, mezcladas o contradictorias.
  1. Anota qué crees que te quiere decir la emoción, qué mensaje trae consigo para ti. Esta parte es muy importante. Si no encuentras respuesta en el momento, déjalo para más tarde.
  1. Tras la emoción qué acciones emprendiste. ¿Funcionaron? ¿Qué acciones podrías haber tomado y no tomaste? ¿Qué acciones toman otras personas en situaciones similares? ¿Podrías preguntarle a alguien?
  1. Anota qué decisiones se derivan de lo anterior. Cómo puedes actuar en el futuro teniendo toda esta información.
  1. ¿Qué has aprendido? Conclusiones.

#Three Convive con las críticas y tu necesidad de aprobación

El autocoaching nos enseña algo muy importante: cómo dejar de buscar la aprobación de los demás y actuar según nuestro propio criterio. Recuerda que la responsabilidad private es uno de los pilares básicos del teaching.

Somos seres sociales y una de nuestras necesidades más primarias es la seguridad. La necesidad de aprobación nace de nuestro miedo al abandono, ya que, en épocas primitivas la supervivencia estaba garantizada formando parte de una tribu.

Ahora bien, hoy en día, nuestro cerebro sigue programado para nuestra supervivencia, pero somos muchísimo más autosuficientes que nuestros ancestros.

Sin embargo, seguimos percibiendo las críticas o el rechazo (muchas veces imaginario) como si de una amenaza de muerte se tratara. Esta es la razón por la que en una encuesta realizada hace años, el miedo a hablar en público aparece como el primero de la lista, siendo sólo el cuarto el miedo a morir.

La parte buena es que podemos aprender y entrenar nuestro cerebro para afrontar las críticas. Un primer paso que podría recomendarte es des-identificarte de la crítica. Hay un dicho in style que afirma que la crítica cube más de la persona que la hace.

Además, si te conoces, te amas (es decir, tienes una buena autoestima) y tienes una buena gestión emocional (pues cuando nos critican, enseguida saltan nuestras alarmas y aparecen diferentes emociones desagradables), lidiar con las críticas será más sencillo.

Por eso, un consejo que podría darte, pues yo como emprendedora digital vivo muy expuesta y en ocasiones recibo críticas, es que observes qué emoción provoca en ti la crítica. Si hay algo que te remueve, simplemente quiere decir que hay algo a cambiar.

El mundo es nuestro espejo y simplemente refleja lo que pensamos. Lo que pasa en tu inside se refleja fuera. Observa tu vida ahora mismo. Si tu vida es un caos, es porque en tu mente hay muchas preocupaciones.

De todas formas, soy honesta contigo, lidiar con las críticas no es sencillo, pero en mi caso, cada vez me afectan menos. Como todo en la vida, es un proceso y un aprendizaje continuo.

Existe un ejercicio muy práctico para que lo utilices cuando detectes una creencia limitante o cuando aparezca el miedo a las críticas o a exponerse. Este ejercicio está basado en el método The Work de Byron Katie.

Para hacerte el ejercicio más fácil, voy a poner de ejemplo mi propio caso. Hace no mucho una lectora de mi weblog me escribió criticando mi decisión de llevar a la guardería a mis hijas de 14 meses, alegando que cómo period posible que una profesional de desarrollo private, una mujer consciente, comete semejante barbaridad con sus propias hijas causándoles verdaderos traumas.

La emoción que sentí fue de enfado porque sentía que period injusto que me criticaran por una decisión que tanto me había costado tomar y que tomé porque no tenía otro remedio: soy emprendedora y para poder trabajar en mi proyecto necesito tiempo y tranquilidad. Y si no, mi proyecto se hunde.

Sin embargo, cuando algo nos molesta es que hay algo en nosotros que no está en equilibrio. Alguna creencia limitante que genera conflicto y que de una manera oculta le está dando la razón a la otra persona.

¿Cuál period esa creencia que sustentaba mi enfado? El miedo a no ser una buena madre. La creencia de que no period tan buena madre como quisiera ser.

Ejercicio para cambiar creencias limitantes

Ahora, vayamos con el ejercicio que te propongo donde usaré esta creencia limitante para ver cómo podemos cambiarla.

  1. Cuando detectes la creencia, pregúntate: ¿Es realmente cierta esta creencia? ¿Estás seguro al 100% de que es actual siempre? Seguramente no estarás seguro o no puedes asegurar de que la creencia sea siempre cierta, ya que entran otros factores o personas.

En mi caso yo no estoy 100% segura de esta creencia, pero aunque en algunos momentos lo haya creído, no lo pienso así siempre. Es más: ninguna creencia es verdad o mentira. No es más que eso: creencia, algo que creemos a lo que le damos validez, pero que podemos cambiar siempre.

  1. Anota cómo eres y cómo actúas con esa creencia. En mi caso cuando pienso que soy mala madre, me siento insegura y preocupada y esa inseguridad la puedo transmitir a mis hijas.
  1. Ahora, imagina cómo serías sin esa creencia y qué harías. Anota todo lo que se te ocurra. Sin esa creencia me siento tranquila, estoy positiva y transmito buena energía a mis hijas.
  1. Recuerda si hay alguna situación en tu vida en la que esa creencia no estuvo presente y anota cómo actuaste. A veces, tenemos una creencia, pero sólo aparece en determinados ámbitos de nuestra vida.

En mi caso, actúo sin esa creencia en muchas ocasiones de mi vida, sólo surge en momentos de críticas o cuando estoy afrontando momentos de estrés en mi trabajo y no puedo atender como quiero a mis hijas. 

  1. Ahora escribe tu creencia de manera positiva. La concept no es que escribas algo y al leerlo no te lo creas sino que, sea veraz en relación a tu momento precise. Por ejemplo, no poner que eres capaz de correr un maratón.

No es que no puedas ser capaz en un futuro si te entrenas, pero si llevas sin correr 10 años no vas a poder correr ni 30 minutos el primer día. Analiza cómo te sientes al leer la creencia contraria. La nueva creencia es que soy una madre maravillosa, la mejor madre posible para mis hijas. Para sentirlo actual me baso en situaciones cotidianas donde lo paso bien con ellas, cuando las veo sonreír, jugar conmigo, and many others. Me siento plena y orgullosa.

Ayuda y mucho, escribir las respuestas a mano. También ayuda a tener a la vista y por escrito creencias que nos potencien. Con el tiempo, esas creencias serán más poderosas, pues tendrás más herramientas y te sentirás más empoderado.

#four Empieza a tomar decisiones, por pequeñas que sean

Nuestra vida se compone de decisiones. Incluso, aquellas decisiones que no tomamos también parten de una decisión. La decisión de no hacer nada.

Es cierto que hay decisiones que son más vitales en nuestra vida como qué hacer con nuestra vida. Y es que responder a la pregunta qué quiero en la vida, en ocasiones, puede ser muy difícil. Yo misma he encontrado muy difícil en muchas ocasiones de mi vida responder a esta pregunta tan peliaguda.

Sin embargo, también hay muchas personas que se bloquean ante decisiones banales. Como, por ejemplo, qué sabor de helado pedir.

Tal vez te preguntes por qué esto es así. En ocasiones es debido a nuestro miedo a equivocarnos. El temido fracaso. Lo cierto es que el fracaso como tal no existe. Sólo el significado que le damos. Equivocarnos simplemente es la forma de descubrir cómo no hacer las cosas y, sobre todo, cómo mejorar el proceso.

Y es que cuando tomamos una decisión, siempre tomamos la mejor decisión que podíamos tomar para ese momento con la información que tenemos y con los recursos que contamos. Además, a veces, tenemos que tomar una decisión sí o sí y posponerlo no hace otra cosa que producirnos dolor y malestar.

No es cuestión de decidir a las bravas y que pase lo que pase, sino encontrar un equilibro que nos haga sentir bien y tomar acción, aunque no nos parezca perfecta.

Además, a veces, las decisiones que tenemos que tomar no son fáciles porque pueden suponer dejar personas atrás, dejar un trabajo o exponerse y dar una charla en público. Sin embargo, tras tomar decisiones importantes, muchas veces sentimos paz inside y hasta mejora nuestra autoestima. Y esa es la pista de que vamos por buen camino.

También te invito a que reflexiones sobre las veces que has tomado una decisión errónea. La mayoría de las veces podemos volver a empezar y reescribir nuestra historia. Hay muchas personas conocidas que volvieron a empezar después de malas decisiones. La vida sigue y aprender es la base para tomar mejores decisiones y tener una mejor vida.

Según el mundialmente conocido orador motivacional americano y coach de vida, Tony Robbins, tomamos las decisiones en base a estos Three factores:

  1. En qué me enfoco (a qué presto atención)
  2. Qué significado le doy a eso a lo que presto atención (todos sabemos que una misma situación puede ser vista de manera muy diferente por personas distintas)
  3. Cómo obtengo como resultado una acción (o la falta de la misma)

Y como quiero facilitarte la toma de decisiones te voy a regalar un ejercicio práctico de autocoaching que puedes empezar a implementar ahora mismo.

Este ejercicio te llevará más tiempo al principio, pero con la práctica te saldrá automático. ¿Empezamos?

Ejercicio para tomar decisiones

  1. Escribe qué decisión tienes que tomar. Escribe todos tus pensamientos relacionados con esa decisión. No te dejes nada. Cuando escribimos en papel, nos ayuda a ver las cosas de otra manera. La escritura es un ejercicio muy liberador.
  1. Outline tu objetivo. Pregúntate: ¿Qué es lo que realmente quieres conseguir cuando tomes esa decisión? Por ejemplo, si quieres cambiar de trabajo para trabajar desde casa y poder tener tiempo para tu familia, tal vez tu objetivo actual sea tener tiempo para tu familia.
  1. Ahora escribe en el papel todas las opciones que se te ocurran relacionadas con esa decisión. Eso sí, con tu objetivo en mente.
  1. Pasamos a analizar los famosos execs y contras. Para cada una de las opciones del punto anterior escribe todos los execs y contras que se te ocurran.
  1. Piensa en alguien que haya pasado anteriormente por la decisión que tienes que tomar. Elige a alguien que haya conseguido el objetivo que identificaste en el punto 2. Si conoces a esa persona personalmente, pregúntale qué decisión tomó y si puede darte algún consejo. Eso sí, cada persona y cada situación es un mundo, así que simplemente tómalo como una opción para reflexionar. Luego ya identificarás si esa opción conecta contigo o no.
  1. En este punto reflexiona y medita sobre la decisión que quieres tomar. Trata de estar en calma y a solas. Asegúrate de no ser interrumpido. Ahora cierra los ojos y concéntrate en la respiración. Esto te aportará calma y te ayudará a conectar contigo.
  1. Imagina que estás a punto de tomar la decisión y piensa en ello con calma. Elige la opción que te acercará más a tu objetivo actual. Ahora conecta con tus emociones y pregúntate cómo te sientes con esa decisión. ¿Te aporta calma? Entonces, vas por buen camino.
  1. Sólo queda una cosa, ponerte en acción. Pon una fecha y determine cuál será la primera acción que vas a tomar.

Y como ya te he dicho, no hay decisiones correctas o incorrectas. Sólo aprendizajes, así que libérate de la presión. También te invito a que reflexiones sobre las veces que has tomado una decisión errónea. La mayoría de las veces podemos volver a empezar y reescribir nuestra historia.

Hay muchas personas conocidas que volvieron a empezar después de malas decisiones. La vida sigue y aprender es la base para tomar mejores decisiones y tener una mejor vida.

#5 Mejora tus relaciones empezando por ti mismo

Si tú cambias, todo cambia”, habrás oído centenares de veces esta frase. El comunicador y creador de sistemas pedagógicos, Borja Vilaseca, lo explica con su forma tan característica en este vídeo. Aplicándolo a las relaciones, si mejoras la relación contigo mismo, mejorará la relación con tu entorno. Podrás dejar de exigir a los demás que cubran tus necesidades y empezarás a hacer por ti mismo lo que necesitas.

Mejorar la relación contigo parte de nuevo del pilar básico de este artículo, conocerte. Empezar a conocerse, es empezar a forjar la relación contigo. Y a partir de ahí, se puede empezar a saber qué quieres, qué necesitas, and many others.

Conocerse y amarse repercute directamente en relacionarnos con los demás de manera sana, sin exigir nada. Y simplemente disfrutar de la compañía.

Si mejoras la relación contigo y te valoras, también te rodearás de personas que te valoren. Y esto es así porque si tú te valoras, no vas a permitir en tu vida personas que no lo hagan.

La manera más directa de mejorar la relación contigo mismo la puedes realizar en estos dos ámbitos: satisfaciendo tus necesidades y honrando tus valores.

Outline tus necesidades básicas

Para satisfacer tus necesidades y valores, te propongo que pongas por orden de prioridad las siguientes necesidades básicas, eso sí, siendo totalmente honesto contigo:

  • Seguridad
  • Variedad
  • Libertad
  • Amor
  • Conexión con otras personas
  • Importancia y autovaloración
  • Crecimiento
  • Contribución

Si sientes que hay alguna necesidad que falta, la puedes añadir.

Para poner tus necesidades por orden de prioridad, plantéate situaciones de dilema. Por ejemplo, si dudas si es más importante para ti la seguridad o el amor, imagínate que por amor deberías dejar un trabajo seguro que te proporciona estabilidad, mudándote a otro país con tu pareja.

De hecho, esto es algo que me sucedió a mí hace años cuando decidí irme a vivir al extranjero porque mi novio se marchó a trabajar a Alemania. Renuncié a un trabajo estable (y que no me llenaba) y me aventuré a realizar unas prácticas en una agencia de publicidad alemana, cobrando aún menos que en España. O sea, perdiendo la poca estabilidad económica que tenía hasta la fecha.

¿Qué ocurre cuando tienes claras tus necesidades? Pues que podrás aceptarte y entender por qué eres cómo eres, por qué actúas como actúas y empezarás a respetarte más, si te lo propones, sabiendo que para ti hay aspectos muy importantes y que si no los satisfaces, te vas a sentir mal.

Yo antes me recriminaba por querer viajar tanto creyendo que estaba huyendo de algo… pero ahora entiendo que esto se debe a mi necesidad de variedad. No soporto el aburrimiento y vivir en el mismo sitio mucho tiempo. Necesito cambio y esto me hace sentir plena. Aceptarlo ha sido muy liberador para mí.

Lo mismo ocurre con nuestros valores. Los valores son esos principios esenciales que guían nuestra vida. Tienen que ver con las emociones que más deseamos sentir. A veces incluso se pueden confundir con necesidades. Entonces, son aún más poderosos para nosotros.

Un ejemplo de ello sería el valor de la libertad. La libertad es una de las necesidades básicas del ser humano, pero cuando además la tienes por valor, harás lo que sea por perseguirla en tu vida. O serás profundamente infeliz si no está en tu día a día.

En mi caso private, fui muy infeliz cuando trabajaba para otros porque no podía vivir mi valor de la libertad, de ser dueña de lo que hago, cuándo y cómo lo hago. Seguir rutinas y horarios no iba conmigo, pero mis miedos eran más fuertes: miedo a quedarme sin dinero, a que mi familia dijera que estaba loca si dejaba un trabajo seguro, and many others.

Ahora que tengo mi negocio propio y hago lo que amo, pudiendo realizar mi trabajo desde cualquier parte del mundo, puedo decir que estoy viviendo de manera mucho más libre y más acorde a mi esencia.

La clave está en conocer cuáles son esos 5 o 10 principales valores y honrarlos. Es decir, ver cómo cada día de tu vida puedes tenerlos presentes. Aquí simplemente tienes que responder a la siguiente pregunta: ¿qué tengo que hacer cada día para sentir ese valor en mi vida?

Si descubres que llevas mucho tiempo sin tener en tu vida esos valores, ya sabes lo que te falta. Y la clave está en preguntarte cómo puedes volver a conectar con ellos desde hoy, aunque sea en una pequeña escala.

Si, por ejemplo, la libertad es uno de tus valores clave, pero vives atado a un trabajo que no te llena por pura necesidad de supervivencia, tal vez puedas conectar con tu libertad a través del ocio, hobbies, viajes, and many others.

Lo importante es tenerlo en cuenta y saber qué tienes que hacer a corto y a largo plazo para sentir cada vez más este valor. Quizás no puedas dejar tu trabajo mañana mismo, pero puedes iniciar un plan B que te lleve en unos meses o años a dejar el trabajo precise y emprender en algo que ames.

#6 Trátate bien para aumentar tu autoestima y confianza

Construir una buena autoestima y autoconfianza es un proceso que implica aprendizaje, compromiso y mucha paciencia. La confianza está estrechamente relacionada con una buena autoestima, pues es la base de la creencia de que podemos afrontar (casi) cualquier reto o situación que se presente en nuestra vida.

La autoestima es no ni más ni menos que la opinión o la valoración que tenemos sobre nosotros mismos.

Si cuentas con confianza y una buena autoestima:

  • Creerás en ti mismo, en tus habilidades y sabrás sacar lo mejor de ti, sea a nivel private, acquainted, profesional o social.
  • Lidiarás mejor con los problemas que surgen en tu vida sintiéndote capaz de resolverlos y pasando a la acción de manera consistente.
  • Afrontarás mejor tus miedos. Esto no quiere decir que no vayas a tener miedo, sino que actuarás a pesar del miedo. O lo que es lo mismo, no te dejarás paralizar por el miedo, pues con confianza y una buena autoestima aceptas tus miedos y los enfrentas, en vez de huir de ellos.
  • Te amarás y te respetarás tal cual eres y esto también se reflejará en tu relación con tu entorno.
  • Tendrás mayor facilidad para conseguir tus metas y objetivos. Esto no quiere decir que vayas a conseguir todo lo que te propongas, ya que, a veces, entran en juego otros factores. Sin embargo, no te rendirás ante las dificultades y harás todo lo que esté en tu mano para conseguir lo que te has propuesto. Y si finalmente no lo consigues, lo aceptarás sin juzgarte ni criticarte. Si puedes volver a intentarlo de otra manera, lo harás y si no es posible, continuarás con otro objetivo.

Hay muchos más beneficios de contar con confianza y buena autoestima, pero convirtiéndote en tu propio coach dispondrás de las herramientas para cultivar y mantener la confianza y una buena autoestima.

Para empezar a fomentar tu autoestima y tu confianza te voy a dejar dos ejercicios muy sencillos, bueno tres.

Ejercicio 1

El primero, trabaja con el espejo, como nos recomienda la autora motivacional Louise Hay en su libro El poder del espejo. En Youtube también puedes encontrar muchos vídeos de Louise Hay sobre el trabajo del espejo.

Todos los días, cada vez que vayas al cuarto de baño o pases por un espejo, obsérvate. Di algo bonito a la persona que ves en el espejo. Lo que sea. Por ejemplo, que tienes unos ojos bonitos. Poco a poco te irás acostumbrando a decirte cosas bonitas, pues por norma no estamos acostumbrados a hacerlo.

Ejercicio 2

Escribe un listado de tus fortalezas. Las que consideres que tengas. Acompáñalo de los elogios o cosas bonitas que recuerdes que te han dicho alguna vez. Este listado también puedes acompañarlo de tus logros. Mi recomendación es que escribas tus logros diarios, pero, sobre todo, que los celebres.

Ejercicio 3

Y el último ejercicio que te propongo es que te mimes y te premies de vez en cuando.

Normalmente nos preocupamos por cuidar y mimar a las personas que queremos, así que ¿por qué no hacerlo con nosotros mismos también? Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán y tú seguramente te sentirás mejor, pues no hay nada como acción positiva para cambiar tus creencias sobre ti mismo.

#7 Avanza hacia la autorrealización

Una vez tenemos aseguradas nuestras necesidades más básicas como el alimento, el techo, la seguridad, las relaciones sociales, la autoestima, and many others. aparece la necesidad de realizarnos. Esto significa conocer nuestros talentos, nuestras fortalezas y potenciarlas para convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos.

La autorrealización tiene mucho que ver con encontrar qué sentido tiene nuestra vida o, como se suele decir, a qué hemos venido a este mundo. Nuestro propósito de vida. Encontrar tu elemento. Eso que realmente te apasiona y en lo que eres bueno.

Y aunque esto de autorrealizarnos y encontrar nuestro propósito o perseguir nuestra pasión es un tema tan manido últimamente, hay estudios que demuestran lo positivo que es para nuestro bienestar.

Un estudio realizado en 2015 concluyó que perseguir tu pasión rebaja tus niveles de estrés y contribuye a una mayor felicidad en basic. Los investigadores han detectado que los participantes que se dedicaban a cultivar sus hobbies se sentían un 34% menos estresados y un 18% menos tristes durante la realización de dichas actividades, así como durante un tiempo posterior.

Asimismo, la experta en productividad Laura Vanderkam, señala que encontrar tiempo para ti mismo se traduce en una mayor sensación de felicidad. “La vida simplemente se siente mejor cuando tienes que hacer cosas que realmente quieres hacer. Aparecen momentos en los que la sensación del tiempo desaparece porque te sientes tan bien en esto que estás realizando. Cuanto más tiempo pases en esta zona, tanto mejor

Te dejo con un pequeño ejercicio para encontrar tu pasión.

Cómo encontrar tu pasión

  1. Imagina por un momento que ya eres tu mejor versión. Imagínate que eres tu mejor tú todo el tiempo. Piensa qué harías y apúntalo para que no se te olvide. Escribe todo lo que se te ocurra, no analices ni temas escribir incluso cosas que te parezcan locas. Cuando acabes, busca un patrón común entre todas las concepts que han surgido. Revisa qué es lo que te hace sentir más completo.
  1. Después encuentra tu por qué: por qué quieres hacer eso que acabas de escribir. Al encontrar tu gran porqué, conectarás con tus verdaderas motivaciones, tus valores. Los valores son eso que te impulsa, que te motiva, que te hace levantarte de la cama porque son emociones poderosas e importantes para ti. Aquello que harías incluso free of charge.

Todos tenemos facturas que pagar, pero imagina por un momento que el dinero no es un problema.

Es cierto que encontrar tu pasión a veces lleva un tiempo, por eso el autoconocimiento también nos ayuda a conectar con ese potencial que tantas personas tenemos dormido.

#8 ¿Cuál es tu tipo de actitud?

La actitud es la forma en la que afrontamos la vida. La forma en la que nos enfrentamos a lo que nos sucede. Esto se explica muy bien cuando preguntamos a dos personas distintas sobre sus impresiones ante un mismo suceso.

Por ejemplo, la disaster económica. No la verá de la misma forma una persona que tiene un trabajo poco estable por cuenta ajena que un emprendedor en busca de oportunidades. Para el primero es la peor noticia posible: puede perder su trabajo. Para el segundo, habrá más oportunidades para hacer crecer su negocio. No en vano se cube que las disaster agudizan el ingenio.

Y así ocurre con casi todo lo que se nos presente en la vida. Una persona puede que ante esta situación sólo vea la parte pesimista, que no encuentre salida o que eche la culpa a los demás.

Otra persona puede ver esa misma situación de una manera más positiva. Considera los problemas como oportunidades para crecer y mejorar.

La vida no es buena ni mala. Estos calificativos los atribuimos las personas desde nuestro prisma. Tener una buena actitud nos permite tener la libertad de elegir cómo enfrentar las situaciones que acontecen.

Una de las premisas del desarrollo private y en concreto del autocoaching es poder cambiar tu actitud ante la vida. Según el teaching estratégico existen Three tipos de actitudes:

  • Víctima: las víctimas se quejan continuamente, echan la culpa a los demás o a sí mismos, se sienten impotentes ante los problemas y no pasan a la acción, por lo que no consiguen resultados.
  • Avestruz: los avestruces dicen sí a todo, se muestran optimistas, dicen y prometen… pero cuando llega la hora de la verdad, se esconden y no pasan a la acción tampoco.
  • Guerrero: los guerreros avanzan pese a los problemas, ven en los problemas una oportunidad de crecimiento y pasan consistentemente a la acción, incluso si al ultimate fracasan o las cosas no salen como esperaban. Entonces se levantan y buscan nuevas soluciones. No se detienen, pues creen en sí mismos y están abiertos al aprendizaje continuo.

¿En cuál de estas Three actitudes te ves tú?

#9 No esperes a estar motivado

Muchas veces nos ponemos excusas para empezar a hacer algo. Nos decimos que cuando estemos motivados empezaremos a hacer ejercicio, haremos ese curso que necesitamos, aprenderemos un nuevo idioma, and many others.

En realidad, la mayor parte del tiempo la motivación aparece cuando nos ponemos en acción. Empieza a dar pasos y la motivación te encontrará.

Además, ¿tú crees que los deportistas de élite tienen todos los días ganas de entrenar durante horas o levantarse a las 5 de la mañana esos días de frío o lluvia? Seguramente no. Pero lo que hace que se levanten todos los días y entrenen aun sin ganas es tener en mente su para qué, su objetivo. Para qué hacen lo que hacen.

Y sobre todo su gran por qué: sus valores, como comentaba más arriba. Por eso es tan importante conocerlos y tenerlos presentes en tu día a día.

Pero a veces nos sucede que esa motivación inicial que teníamos de repente desaparece y ya no nos sentimos con ganas. Si te ha pasado alguna vez (y es algo muy frecuente), la ciencia nos da la respuesta.

Un estudio con ratas nos descubre cómo funciona la motivación a nivel cerebral. La culpa de todo lo tiene una hormona llamada la dopamina, una hormona a la que se suele asociar el placer y la felicidad.

En un estudio realizado por el profesor de psicología de la Universidad de Connecticut, John Salamone, se realizó un trabajo con ratas durante 15 años, aumentando o disminuyendo de manera synthetic sus niveles de dopamina. A continuación se les ofrecían premios de diferente valor a los que podían acceder de diferente manera: los de valor bajo se conseguían de manera más easy y los de valor más elevado de manera más compleja.

Pues bien, las ratas con menores niveles de dopamina elegían el camino más fácil y el premio de menor valor.

Aunque luego se concluyó en otro estudio que no siempre la dopamina funciona como motivador actual, pues dependiendo del área del cerebro en el que se lively, nos hará perseguir el objetivo realmente (corteza prefrontal o área encargada de la motivación y recompensa) o se quedará sólo en una emoción que se apagará sin más (área del cerebro enfocada en la emoción y el riesgo o ínsula anterior).

Esa es la razón por la que a veces nos sentimos muy motivados tras leer algo o hablar con una persona, pero al poco rato volvemos a estar como antes, pues sólo hemos generado una emoción pasajera.

Por eso, como decía más arriba, la clave está en crear rutinas y hábitos, en empezar el trabajo aún sin estar motivado. Porque si conoces por qué y para qué lo estás haciendo (tus valores y tu gran propósito), la motivación te pillará trabajando.

#10 Conviértete en el líder de tu vida

Ya lo dijo Gandhi: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

Sacando el líder que hay en nosotros, afrontamos los cambios de manera más liviana. Vemos oportunidades donde los demás sólo ven obstáculos. Conectamos con el optimismo y las emociones positivas como impulso ante las dificultades, contagiando, a su vez, a las personas de nuestro entorno.

El líder reconoce sus habilidades, toma acción y consigue sus objetivos. Tal vez, no lo consiga a la primera. Aprende de sus errores y vuelve a intentarlo.

Mucha gente, incluida yo hace años, creemos que el liderazgo es una cualidad con la que se nace. Si te pregunto cómo ves a un líder, posiblemente me dirás que imaginas a alguien seguro de sí mismo, fuerte, confiado, al que no le asustan los retos, que sabe dirigirse a las personas o sabe guiar a otras personas.

Nos imaginamos a alguien a quien no le da miedo hablar en público, que no está preocupado por el qué dirán, que consigue lo que se propone. Alguien con actitud incluso emprendedora, pues ve oportunidades donde otros ven obstáculos.

¿Pero no es todo esto acaso lo que acabamos de leer en este artículo? ¿Las cualidades que se pueden aprender gracias al desarrollo private?

Ser tu propio líder implica crear y dirigir tu vida. Significa ser responsable de tu vida y creador de tu realidad. No culpar a tu entorno, al gobierno o a la situación económica del momento. Ver oportunidades e ir a por ellas, incluso si tu situación precise no es la más cómoda.

Por último, un buen líder agradece lo que tiene, las oportunidades y la persona en la que se ha convertido y este hábito lo hace a diario.

¿Quién me iba a decir a mí, aquella chica tímida y vergonzosa, que no se atrevía a pedir un aumento de su sueldo mileurista que apenas le permitía sobrevivir, que algún día tendría su propia empresa y se convertiría en la líder de su vida, ayudando a cientos de personas de todo el mundo a tener una vida mejor?

Si no fuera por el teaching, todo esto hoy no sería posible para mí. Ni para todas aquellas personas con las que he trabajado en los últimos años.

¿Tu también quieres transformarte en el líder de tu vida?

Durante la semana del 9 al 15 de Diciembre de 2019 ofrezco un entrenamiento gratuito on-line, que puedes ver cómodamente desde tu casa, llamado Crea la vida que sueñas, basado en el Autocoaching y las 7 Leyes Universales.

Si te apetece conocer más a fondo el mundo del autocoaching y experimentar tu mismo todo lo que eres capaz de hacer por ti mismo, puedes apuntarte aquí:

>> Entrenamiento gratuito Crea la vida que sueñas

Espero de corazón que puedas empezar a construir una nueva versión de ti mismo. Y me encantará acompañarte en este camino.

-María Mikhailova

— Pau Forner Navarro to habilidadsocial.com