Entradas

,

¿Es el marisco dañino para los infectados de Covid-19?

¿Tienes preguntas sobre mantenimiento? Envíanoslas a tomar@lavanguardia.es, nuestro nutricionista Aitor Sánchez resolverá todas tus dudas.

1.

¿Es el marisco dañino para los infectados de Covid-19?»



Judith TituanaLectora

No hay ningún problema específico con el marisco para aquellas personas que tienen la covid-19, siquiera sé específicamente por qué motivo lo dices pero podemos repasar algunos aspectos a ver si acertamos. 

Si estás pensando por ejemplo en el marisco que se negocio ya cocido en la pescadería y que luego no se vuelve a cocinar en casa (el motivo es que se negocio y consume en crudo), no habría que preocuparse especialmente, ya que no se ha reportado todavía contagio oportuno a carga vírica que estuviera presente en la superficie de alimentos. En cualquier caso, esta situación sería similar a la de frutas y verduras que tomamos en crudo. Simplemente desinfección convencional.

Gambas

Gambas

Getty Images

En el caso de que lo hayas dicho refiriéndote a que el consumo de marisco pudiera perjudicar el sistema inmunológico, aclarar que esos casos exclusivamente se darían en escenarios en los que una persona hubiera ingerido una gran cantidad de metales pesados. Esta precaución en concreto hay que tenerla en cuenta en poblaciones de aventura como niños, embarazadas, y personas muy mayores. De todos modos, suele ser poco que se refiere a grandes pescados azules y no específicamente al marisco.

Por lo tanto podemos concluir que no hay una preocupación específica con el marisco y la propagación de coronavirus, ni siquiera con la afección al sistema inmunológico, de hecho, hubo en su día mucho mito que decía que «el marisco era malo para el corazón» por su detención contenido en colesterol. Ahora tenemos más datos y sabemos con certeza que el marisco no afecta negativamente al aventura cardiovascular, y que por lo tanto, omitido contraindicación específica, no estaría indicado restringir su consumo.

2.

Mi mamá, con 78 primaveras, padece leucemia mielodisplásica aguda. ¿Qué comestibles debería seguir para mejorar la pérdida de masa muscular y ayudar a evitar infecciones?»



Julitza Quintero GomezLectora

La mantenimiento oncológica es una rama asaz compleja de la mantenimiento y depende mucho del tipo de proceso oncológico, además varía mucho según el estadio, y por otra parte especialmente según la persona y los objetivos concretos. Es complicado decirte poco concreto.

Al menos, en el caso de tu mamá sí que tienes muy admisiblemente identificado un autor de aventura que es muy importante controlar en la comestibles del paciente oncológico, que es la caquexia, ya que sostener una buena masa muscular es fundamental para que haya un buen pronóstico de la enfermedad y funcione correctamente el tratamiento. Es un caso en el que es especialmente interesante aparecer a una dietista nutricionista que pudiera realizar un plan personalizado.

Alimentación saludable

Viandas saludable

Getty

Puedo dejarte por aquí algunos materiales que son muy prácticos en consulta, como esta guía de comidas nutricionalmente densas, que pueden utilizarse para diferentes fines, entre ellos está la mantenimiento oncológica. Asimismo te dejo este enlace sobre cómo encarar la mantenimiento desde familias que tienen pacientes con cáncer.

Como comprenderás, desde un consultorio no podemos realizar planes personalizados, pero sí al menos aclarar falsas creencias que se tienen sobre la mantenimiento y el cáncer, como por ejemplo, vale la pena reseñar que no hay una dieta específica que lo vaya a curar como muchas personas intentan prometer con libros o tratamientos mágicos.

Lo que sí que te puedo asegurar es que la mantenimiento es fundamental, pero por si sola no puedes solucionar una enfermedad tan compleja. Mucho actitud.

3.

He pasado la covid-19 y desde hace cuatro meses siento que el diafragma ya no se extiende como ayer, me canso con más facilidad y no alivio admisiblemente.»

Seguramente en tu situación habrá muchas cosas que expliquen que te sientas así que no sean necesariamente la comestibles. Todos hemos conocedor algún artículo en prensa que acento sobre «alimentos para cuando estés cansado», pero esas listas suelen estar vacías de rigor, ya que no hay un tipo de dieta específica para el cansancio.

La lasitud puede deberse a algún algún debe nutricional o más probablemente que tengamos una atentado a un agente forastero que lo pueda explicar.

enfermo comida

Hombre en una camilla comiendo

Getty

En tu caso, acabas de padecer una enfermedad respiratoria, por lo que es común que sigas teniendo algunas secuelas sobre las que podrá hacer tu médico mucho mejor que yo desde este consultorio.

Lee además

— Mi Dieta Cojea to www.lavanguardia.com

,

¿Cómo nos ha afectado la crisis de COVID-19? – Cámbiate

Colaboración de Alejandro Vera, psicólogo

Que la crisis del COVID-19 nos ha afectado mucho a las personas es poco que no se le escapa a nadie. En este artículo, vamos a hacer un repaso de las deposición emocionales y los fortuna psicológicos que debemos desarrollar para poder “digerir” todo esto que ha sucedido.

¿El problema ha sido la cuarentena?

Photo by Dan Burton on Unsplash

Una frase que no he dejado de oír durante la cuarentena ha sido “cuando pase todo esto, os vais a hartar a trabajar”. Soy psicólogo, y se referían a que mucha gentío necesitaría presencia psicológica tras la cuarentena.

De hecho, así ha sido. Actualmente en el centro donde trabajo, estamos sobrepasados de consultas y tratando de dar cobertura a todas las personas que lo necesitan. Es afirmar, parece ser que es cierto, lo que ha sucedido ha provocado estragos psicológicos y emocionales en la población.

Sin requisa, ¿es responsabilidad de la cuarentena?

La cuarentena ha sido un proceso duro. Para muchas personas estar en casa sin tener más estímulo que el puedan encontrar internamente de sus paredes, ha sido poco difícil de transigir. Estar sólo con nuestros pensamientos no es poco sencillo, y siquiera lo es, la convivencia en pocos metros con algunas personas.

Aún así, según han ido pasando las semanas, cada vez tengo más claro que lo que está haciendo que muchas personas necesiten ayuda no ha sido el “quinta”, si no, la pérdida y la impotencia.

Estar encerrados en casa ha sido duro, incluso muchas personas han experimentado miedo a la hora de retornar a salir a la calle. Sin requisa, según avanzan las semanas, aquello se va quedando detrás y cada día que pasa, es poco que se parece más a una sucedido.

La pérdida y la impotencia

Photo by Dan Burton on Unsplash

No obstante, no todo es tan ligera de olvidar. Imagínate que un día volviendo del trabajo te encontrarás tu casa ardiendo y los bomberos te dijesen, lo siento, pero no puedes entrar. Lo único que puedes hacer es, sentarte a mirar como arde y esperar que todo salga lo mejor posible.

Si poco ha caracterizado a esta situación básico ha sido la pérdida y la impotencia. Muchas personas han tenido que contemplar como poco a poco perdían cosas que amaban o para las que habían luchado, sin poder hacer falta por ello, ileso esperar.

El ser humano no está “diseñado” para la calma, nuestra parte primitiva nos invita a pelear, a perseguir y controlar. Luego, la situación propuesta por el COVID-19 nos desarma y nos coloca en una posición antinatura.

¿Qué hemos perdido? Hemos perdido a seres queridos de los que no nos hemos podido despedir, sintiendo, adicionalmente, en muchos casos, que los han dejado expirar. Hemos perdido trabajos, oportunidades y proyectos. Hemos perdido relaciones, algunas qué, castigadas por el tiempo, no han sido capaz de sujetar una embestida como esta y otras, que simplemente estaban naciendo y a las que no se les ha podido dar continuidad.

Hemos perdido, en parte, nuestros planes de vida. Incluso hemos perdido la falsa sensación de seguridad, ahora, todos somos un poco más conscientes de nuestra fragilidad y de que en cualquier momento, puede suceder poco que arrase con todo.

¿Qué podemos hacer?

Photo by De an Sun on Unsplash

En primer ocasión, ordenar el dolor, la tristeza o el sufrimiento. Ojo, no estoy diciendo que debamos resignarnos a estar mal, si no que, estarlo, no es un pecado haber. Lo deductivo es que tras todo lo sucedido, a muchas personas les esté costando remontar.

Una reacción que me he contrario en consulta atendiendo a personas, ha sido la de delito y frustración por no ser capaces de estar acertadamente. Muchas personas miran a su rodeando y ven como otra ya ha pasado página. Entonces se preguntan ¿por qué yo no puedo?

La verdad, es que no es que no puedas, si no que se manejo de un tema de velocidad. Cada persona tiene la suya. De hecho, la razón por la que los problemas se comienzan a hacer fábula y pesan demasiado, generalmente tienen que ver con no poder aceptar el estar mal. Esa frustración por pensar y notar que no se está pudiendo eliminar el mal estar, genera más impotencia, y esto a su vez, mas frustración con uno mismo/a.

Habilidades de resiliencia

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

La resiliencia es la capacidad para sobreponerse a las circunstancias adversas. No se manejo de dar palmas con las orejas, si no poder aceptar lo sucedido desde una posición que nos haga el menos daño posible.

Son muchas las habilidades que una persona puede desarrollar para ser más resiliente, sin requisa, en este caso me en voz baja con una: la de ser capaces de aceptar la realidad tal y cómo es.

Todo esto que nos ha sucedido nos coloca en una situación de injusticia. El sentimiento de injusticia nos lleva inevitablemente al pasado, a repasar una y otra vez lo que ha sucedido para tratar de entender por qué ha sido así.

Nos cuesta aceptar y comprender que las cosas pueden ser caóticas. Las personas necesitamos tener una sensación de coherencia y es qué, si las cosas suceden, es porque determinado ha hecho poco mal. Apañarse culpables, pensar que se tuvo que hacer de forma diferente, estas son las actitudes mentales que nos impiden poder aceptar que las cosas son como son.

Buscamos una explicación que nos calme y otorgue un sentido a las cosas. Sin requisa, a veces esto no es así y debemos poder aceptar que la vida en muchos momentos es simplemente un desastre. Porque, ¿quién nos aseguró que en la vida todo sería preciso y equitativo?

— Leocadio Martín to leocadiomartin.com

,

Comunicación, psicología y COVID19 – Cámbiate

Lo que nos dice la ciencia de la conducta es que los mensajes deben ser claros y evitar tonos excluyentes.

Mensajes claros positivos y, si es posible segmentados, por época, características culturales y geográficas, son la saco para ayudar al sabido a seguir las reglas de distanciamiento físico, uso de mascarilla, e higiene, para evitar los rebrotes del coronavirus.

Los mensajes que son autoritarios o con que propician la división social tienen un impacto  opuesto. 

Estos consejos, que se recogen en el Journal of Epidemiology & Community Health, fueron propuestos nueve académicos, incluidos profesores de psicología de la sanidad, educación y neurociencia, dirigidos por Chris Bonell, Profesor de Sociología de la Lozanía Pública en la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

Los autores establecenn 11 principios secreto de comunicación que los autoridades deberían seguir, basados ​​en las ciencias del comportamiento y el estudio de otras infecciones como el SARS y el MERS.

Al seguir estos principios de comunicación, las intervenciones gubernamentales sobre las medidas de protección individual y grupal “es más probable que logren los resultados previstos y menos a difundir consecuencias no deseadas”, comentan los autores.

Los principios secreto son:

• Orientación clara y específica.

• Protegernos unos a otros. Acertadamente popular.

• Dispositivo. Esto nos toca a todos como sociedad.

• Esto es lo que somos. Resiliencia como pueblo.

• Evitar mensajes basados ​​en el miedo o el asco.

• Evitar mensajes autoritarios

• Hacer un plan y revisarlo regularmente

• Hacerlo posible. Proporcionar las cosas.

• Estilo de correo claro

• Teoría del cambio. Somos resistentes a él.

• Co-diseño. Interlocutores sectoriales.

Los autores amplían algunos fundamentos de estos principios secreto.

Orientación clara y específica

La información por sí sola no siempre asegura un cambio de comportamiento masivo, pero sigue siendo importante, y el sabido necesita orientación clara, específica y consistente sobre exactamente qué comportamientos deben adoptar para una anciano protección.

Los mensajes deben centrarse en la importancia de cómo el cambio de comportamiento nos protege a todos, incluidos a los más vulnerables o expuestos -además de a nuestros seres queridos-. Debería incluir ejemplos concretos, imágenes y voces reales de personas pertenecientes a estos grupos. Advierten incluso que un enfoque común, que no reconozca el impacto de la época, la exposición o la vulnerabilidad, pueden llevarnos a una “difusión dela responsabilidad”, es asegurar, a considerar que son otras personas las que deben cambiar, no nosotros.

Mensajes basados ​​en el miedo o el asco.

Los mensajes no deben apañarse miedo o reconvención en respuesta al comportamiento de los demás, encima de no adoptar un tono dictador. “Los mensajes basados ​​en la coerción y la autoridad pueden, en algunas circunstancias, ganar grandes cambios a corto plazo, pero pueden ser difíciles de ayudar a amplio plazo”, añaden. Proseguir la tensión y la vigilancia individual no se consigue con este tipo de comunicación.

Protégete.

Este tipo de mensaje tienen un impacto común menguado, dada la poca percepción de peligro que tenemos de graves consecuencias de la infección por COVID-19 encima de ser poco probable que convenzamos de lo contrario.

Por otro flanco, mensajes del tipo “estar juntos”, que enfatizan la pertenencia a grupos, desde familias hasta el demarcación, unidos por un sentido de la responsabilidad, la solidaridad y la inclusión, son mucho más efectivos. Los mensajes deben provenir de personas de confianza, personas influyentes de las redes sociales y celebridades, en motivo de aquellos considerados partidistas o interesados y adaptarlos por época, clase, creencias culturales …

Esto es lo que somos

Este principio se friso en las reglas informales que rigen la civilización y el comportamiento del comunidad, y deben evitar centrarse en comportamientos indeseables, como “no compre pánico” o “no incumpla las reglas”.

Estos son algunos principios básicos que pueden contribuir a ayudar la necesaria “tensión” y vigilancia, que vaya consolidando las cambios necesarios que necesitamos aceptar en tiempos de COVID19.

— Leocadio Martín to leocadiomartin.com

,

Sentirse bien durante la crisis de la COVID-19. Culpabilidad y Oportunidad

Hace unos días preguntaba a una mozo mujer, de vida siempre apresurada, por algunos asuntos. Entre ellos le pregunté cómo se sentía en estos días de confinamiento por la pandemia del coronavirus.

El fragmento que sigue es una parte de lo que me respondió y que, adyacente a lo que me han referido otras muchas personas, dio pie a la consejo que hoy traslado a mis lectores y lectoras.


Por fin me he puesto en serio para departir de lo que me sugeriste. Tenía algunas ideas, pero cuando nos acercamos a algún tema complicado es más difícil ponerse en presencia de ello, ¿no?.

No tengo gran cosa que contarte desde la última vez que hablamos por WhatsApp… metida en casa, como todos, y, aparentemente, con más trabajo. Pero además más tranquilidad.

El otro día mi amiga Begoña me dijo poco que decidí quedármelo: “No paro a no ser que mi cuerpo me lo pida”. Esta vez no ha sido mi cuerpo. Pero lo agradezco muchísimo.

Pagar una situación así suena poco cachas quizás pero… sí, la verdad es que necesitaba detener y ver otras cosas, pensar, ojear, estar sin hacer nada concreto y respirar. Me doy cuenta de lo afortunada que soy viviendo con mis amigas.


Sobre el sentimiento de culpabilidad: No te sientas culpable

Nos encontramos en un momento en el que se suman las desgracias y todas las telediario nos llegan cargadas de un gran dolor y dramatismo. Hay razones de mucho peso para que nos conmovamos por ellas, nos entristezcamos y nos afecten en veterano o último medida.

Pero eso no impide que en medio de la oscuridad haya ventanas abiertas a la esperanza y al consuelo.

Pongamos otra situación traumática e imaginémonos en ella. Por ejemplo, otro desastre como puede ser un terremoto con derrumbamientos y personas desaparecidas.

Pues perfectamente: Hasta cuando sucede un terremoto y devasta un país con cientos de fallecidos podríamos encontrarnos a una persona sola, que deambula entre los escombros y que puede ser eficaz y ser muy eficaz (al menos momentáneamente) cuando encuentra entre los cascotes aquella guitarra suya que perdió y que tanto le gustaba tocar.

Este hombre podría percibir un gran desahogo y alivio, podría tocarla y ponerse a hacerlo mientras los niños corren y saltan entre los restos de los edificios ¿Podríamos etiquetar a esa persona de insensible, de “poco corazón”, mala persona?.

Imagínate en la misma situación y respóndete.

Sobre el confinamiento y algunas de sus consecuencias. El tiempo rescatado en una vida muchas veces acelerada y llena de actividades.

Ese alivio (percibir “me siento afortunado-a”) se puede trasladar al momento flagrante con la crisis del COVID-19.

He escuchado estos días a muchas personas aseverar: “necesitaba detener “.O “he hablado con personas con las que hacía primaveras que no hablaba”, o ”estoy disfrutando porque ahora puedo realizar algunas actividades y hobbies que me gustan y ayer no podía practicar “.

Y hasta “este tiempo me está viniendo muy perfectamente porque me ha transmitido la ocasión de pensar en mí, en lo que yo deseo y en el momento en el que estoy en mi vida”.

Seguramente cientos de personas, de las confinadas estos días están sintiéndose culpables ante este sentimiento, contrario a lo esperable en presencia de una gran crisis que se está llevando tantas vidas por delante.

Sienten un conflicto entre dos utensilios: entre lo que sienten en realidad y lo que debería percibir, las expectativas sobre lo que se paciencia que sientan. Un conflicto entre el dolor (esperable, que hiere) y la calma (inesperada, imprevisible que alivia, un parón en una vida apresurada).

Muchas de estas personas ocultan está sensación de bienestar, de encontrarse “casi hasta complacencia en casa confinadas”. Temen ser tal dadas de egoístas e insensibles.

Son muchas de las que hasta ahora no habían tenido muchas ocasiones de disponer de tiempo vacancia para sí y los suyos. O no se habían reservado ese tiempo, y ahora que lo tienen lo recogen como un gran regalo.

Y es aquí donde afloran muchas reflexiones del tipo:

-¿Quién soy en realidad?
-¿Qué objetivos tenía hace un tiempo?
-¿Me he desviado de ellos en estos primaveras de cuasi automatismo y prisas?
-¿Cuáles son mis ilusiones actualmente?
-¿Cerca de dónde camina mi vida?
-¿Qué deseo hacer, en realidad, los próximos primaveras?
-¿Qué cosas son importantes para mí?

Sí, es una dolor que haya tenido que alcanzar un organismo extraño que intenta por todos los medios entrar en nuestros cuerpos para obtener sobrevivir a nuestra costa. Y es una gran dolor que haya dañado a tantos seres humanos y continúe haciéndolo.

Pero quizás, con la aparición de ese organismo extraño, para otras personas (como para aquella que encontró su guitarra entre los escombros tras el terremoto y pudo por fin sonreír), el dolor y el daño se conviertan en una posibilidad.

Y la calamidad se transforme en un período que nos obsequia con el tiempo necesario para el encuentro con nuestro Yo, tan desidioso en muchas ocasiones.

Y en medio del caos, de la pérdida, del sufrimiento tan intenso y cliché, llegue para algunas personas, con el aislamiento y la separación, un suave bálsamo que provea de la tan necesaria calma interior, por otra parte de paz y invariabilidad:

El recuentro con su Yo perdido. No nos sintamos culpables por ello. Gocemos de esa paz.

— Verónica Rodriguez Desfavorable to psicopedia.org

,

¿Es peligroso compartir unas bravas en un bar por la Covid-19?

¿Tienes preguntas sobre ingestión? Envíanolas a ingerir@lavanguardia.es, nuestro nutricionista Aitor Sánchez responderá todas tus dudas.

Me gusta mucho la cebolla, pero cuando la como en crudo me sienta mal (me duele la barriga y así), ¿por qué sucede si cocinada la puedo ingerir?»

María GilabertLectora

Aunque la verdura en líneas generales siempre es más saludable en crudo, por tener sus propiedades intactas, todavía sucede que puede ser problemática para la digestión, como nos comentas.

La cebolla es un ejemplo de verdura a la que se le prosperidad mucho la digestibilidad si se cocina. Por un banda, conseguimos aminorar y hacer más digeribles algunos azúcares fermentables que hay en su composición, y por otro banda todavía destruimos algunas sustancias aromáticas responsables y causantes de que podamos repetirla, lo mismo que nos sucede por ejemplo con el ajo.

Ensalada con cebolla

Ensalada con cebolla

Getty Images/iStockphoto

En ese caso siempre debemos priorizar que el alimento nos siente admisiblemente, y no necesariamente incluir prácticas que puedan resultar indigestas como consumir ajo o cebolla en crudo, por muy sanos que hayamos escuchado que puedan venir a ser. En presencia de todo tolerancia individual.

¿Es peligroso compartir unas bravas en un bar oportuno a la Covid-19? «

Adrián RomeroMaestro

Lo más peligroso de compartir unas tapas es estar cerca de otras personas. Vamos, que si una de las personas con las que estamos comiendo está infectada hay muchas más probabilidades de que te transmita la coronavirus vía aérea que no por pinchar del mismo plato. Obviamente, tenemos que minimizar riesgos e intentar no compartir comida.

Ajustado el ejemplo que nos pones de las bravas no es el más peligroso, cedido que las personas pinchamos las diferentes patatas que nos vamos a tomar cada una. Aquí habría que prestar particular atención a las salsas, un pintoresco foco de transmisión de microorganismos cuando comemos con otra concurrencia.

Bares Marbella

Bares Marbella

Getty Images

Pero insisto, mucho más cuidado y precaución con la transmisión vía aérea, respetad del uso de la mascarilla y la distancia entre personas.

¿Es malo forzar del gazpacho y el salmorejo en verano?

Manolo GiménezMaestro

El gazpacho y el salmorejo son preparaciones completamente saludables y no deberíamos temer por ellas en cuanto al «exceso» de las mismas. No es un problema nutricional el exceso de las hortalizas porque directamente ni existe.

En todo caso deberíamos tener poco más de precaución en el salmorejo, porque es un alimento poco más energético oportuno a que lleva pan rallado.

SALMOREJO

Salmorejo

Getty

En verano de lo que se suele forzar y a lo que deberíamos prestar atención es a los helados, a los refrescos, y a las bebidas alcohólicas principalmente.

Estás preparaciones son perfectas porque no solo estamos aumentando la cantidad de hortalizas, sino que las consumimos crudas lo cual es todavía más interesante a nivel nutricional. Encima, especialmente en verano son una modo muy buena de hidratarnos.

¿Es recomendable soplar directamemte de las latas de cerveza o de refresco?

Mireia CervantesLectora

Siempre deberíamos aniquilar las latas de refresco si bebemos directamente de ellas, y no precisamente por el peligro a contagiarse de coronavirus, que es leve.

Es posible que tenga suciedad, restos de polvo o incluso de parásitos algunos animales donde se hayan almacenado.

Lata de refresco

Conserva de refresco

Getty Images/iStockphoto

Al igual que nunca se nos ocurriría chupar la parte exógeno de ningún envase de alimentos siquiera lo deberíamos hacer con las latas. La recomendación es aniquilar la parte exógeno si es que queremos soplar directamente de ella.

Lee todavía

— Mi Dieta Cojea to www.lavanguardia.com

,

Infancia en tiempos de COVID19 – Cámbiate

¿Qué impacto psicológico tiene esta pandemia en los más pequeños?

En su decano parte, la mayoría de los niños y niñas tienden a recuperarse de la adversidad más fácilmente que los adultos. Pero esto no significa que esta situación de pandemia que vivimos no pueda causar impacto en ellos. Muchas familias se preguntan si meses de aislamiento, errata de escolarización estructurada y la posible pérdida de seres queridos, tendrán consecuencias duraderas para la vitalidad mental de sus hijos e hijas.

Aunque el impacto del COVID19 en la infancia es muy pequeño, el miedo a contraerlo no es su decano fuente de ansiedad -al menos no directamente-. Lo que mas les afecta son todas la medidas que se incluyen en esta emplazamiento “nueva normalidad”, que estamos viviendo. Les ha cambiado su mundo. La pérdida de la rutina y la imposibilidad de socializar, pueden aumentar los sentimientos de ansiedad y angustia que están experimentando.

Como se ha podido comprobar en otras situaciones de catástrofe, conflagración o huida forzada, podemos encontrar síntomas de trastornos de conducta, de humor o ansiedad. En muchas ocasiones, estos niños y niñas necesitaron primaveras de terapia tras la situación experimentada.

Añadido a esto, encontramos que son las poblaciones infantiles mas desfavorecidas quienes tendrán más probabilidades de desarrollar problemas de vitalidad mental duraderos, como resultado de la pandemia de coronavirus. El aumento en la inseguridad profesional, alimentaria, o de vivienda, pueden empeorar considerablemente el impacto sobre los más pequeños.

¿Cómo podemos ayudar?

Como padres o madres, tenemos la posibilidad de disminuir el impacto de esta situación en nuestros hijos e hijas. Para hacerlo debemos tomar algunas decisiones que asimismo nos afectarán positivamente a nosotros.
Cómo señala la psicóloga Jennifer Johnston-Jones: “Los bienes a grande plazo en la vitalidad mental en los niños de la pandemia variarán. “La forma en qué elijamos ser padres y madres durante la pandemia determinará si nuestros niños y niñas salen de este trauma”.
Somos una consejo y maniquí y su decano fuente de estabilidad. Solo siendo conscientes de nuestro importante papel, lograremos ayudarles -y ayudarnos-, a pasar esta incierta coyuntura.

Soluciones

Centrarnos en lo positivo, en la reconocimiento y en la esplendidez puede marcar la diferencia en el cuidado de su vitalidad mental, ayudar con el sueño y aumentar el optimismo. Incluso en momentos de estrés y miedo como lo que estamos experimentando, una aspecto activa y positiva puede suponer un efectivo cambio para toda la clan.
En ningún caso esto significa obviar lo complicado de la situación que estamos viviendo. Es todo lo contrario. Se proxenetismo de ver cómo podemos contribuir a que sea un poco más llevadera. Ver lo bueno nos ayuda salir de la indefensión que unas circunstancias como las que vivimos nos conduce, y potencia una mentalidad orientada a las soluciones en circunstancia de otra que se ahoga en los problemas.

Valida sus sentimientos

Apoyar a los niños durante la pandemia puede tomar muchas formas y ser diferente para cada clan, pero lo más importante que todos podemos hacer es ser proactivos al preguntarles cómo se sienten, escuchar cuando expresan sus sentimientos y validarlos.

¡Y siquiera escondamos los nuestros!. Reconoce que es un momento difícil y qué todos nos sentimos un poco asustados y ansiosos en este momento. Pero la clan lo está manejando juntos, como un equipo.

Los adolescentes y los preadolescentes saben ocultar mucho mejor sus sentimientos, por lo que tenemos que trabajar un poco más duro para romper su resistor. No nos rindamos e intentemos ver un poco más allá de su vistoso valentía o inconsciencia.

Hacer un plan

Cuchichear con nuestros hijos e hijas sobre cómo se sienten, dando un paso más allá, elaborando un plan global deudo que nos permita recuperar, poco a poco, el control sobre determinados aspectos de nuestra vida.

Es importante cuchichear sobre todas las formas en que podemos contribuir a mantenernos seguros nosotros y cómo ayudar a quienes nos rodean. Entender, para poder compartir, las medidas de protección que contribuyen a que no se expanda el coronavirus, es esencial para que este acometida deudo conjunto funcione.

Fomentar la interacción social segura

Sin escuela por un grande período de tiempo y sin poder tener lugar tiempo con otros niños y niñas, es fundamental que seamos conscientes de la importancia de las interacciones sociales para el mejora personal. La comunicación online ha estado rellenando este hueco pero, no nos equivoquemos, no es suficiente.

Ayudar a los mas pequeños con juegos que minimicen la posibilidad de contagio y, con los mayores, asegurarnos que siguen las indicaciones de protección, es una tarea que padres y madres debemos convertir en una prioridad cotidiana.

En esto, nuestro papel como maniquí es esencial. Especialmente en las edades más tempranas en las que estamos siendo permanentemente observados. En la preadolescencia y adolescencia, esto deja paso al diálogo y el debate. Nuestra paciencia puede ponerse a prueba, no junto a duda, pero debemos tener claro que está en nuestras manos no romper los puentes de comunicación con ellos.

¿Y luego qué?

Una vez que hemos establecido una nueva normalidad y la amenaza inmediata de la pandemia pueda favor ha disminuido, no debemos dejar de seguir prestando atención a las emociones de nuestros hijos e hijas. Algunos signos de trauma, como ansiedad y miedo, trastornos del sueño y cambios en los hábitos alimenticios pueden indicarnos, si persisten en el tiempo, que podría ser necesario asistir a terapia psicológica.

Nuestros niños y niñas son resistentes y pueden salir de la pandemia de COVID-19, pero no debemos pensar qué lo pueden conseguir solos y que, eventualmente, puedan escasear ayuda externa.

— Leocadio Martín to leocadiomartin.com