Entradas

,

Estudio revela que el teletrabajo provoca estrés e insomnio

La pandemia del coronavirus ha impactado sobre distintas actividades, entre ellas la actividad profesional. Las empresas -públicas y privadas-, los trabajadores, los practicantes pre y profesionales, están en un proceso de amoldamiento a la nueva modalidad de empleo, concretamente al trabajo retomo además conocido como teletrabajo.

El teletrabajo, es una modalidad profesional flexible en el que un empleado realiza sus deberes y responsabilidades desde el hogar. Este trabajo a distancia es organizado, planificado y consentido por su empleador.

La modalidad otorga múltiples beneficios como viejo flexibilidad de horarios, conciliación de la vida personal y profesional, reducción de gastos, menores costes. Sin requisa, un estudio ha revelado cómo el trabajo desde casa afecta el bienestar emocional de los trabajadores.

Teletrabajo provoca altos niveles de estrés e insomnio

Los investigadores analizaron los datos de 15 países y encontraron que los trabajadores son más productivos cuando trabajan desde casa; sin requisa, reportaron altos niveles de estrés e insomnio.

La muestra se dividió en tres grupos. los empleados que laboran regularmente en casa, los que trabajan en diferentes lugares y los que dividen su tiempo entre una oficina y otro sitio. El primer colección reportó unos niveles inferiores de estrés e insomnio en comparación con aquellos que lo hacían en casa.

El 42 % de los empleados que hacían teletrabajo presentaron niveles altos de estrés, frente al 29 % de quienes realizan sus actividades en una oficina. El estudio indica que la pobreza de socializar ofrece diversas ventajas sobre la vigor mental de los empleados.

Trabajar en casa podría asociarse menos complacencia y, luego, viejo estrés. No obstante, los autores reconocen que “hay momentos en los que el aislamiento físico ofrece el mejor tablado para completar con éxito una tarea”.

Cómo disminuir los niveles de estrés durante el teletrabajo

La cotidianeidad y el aislamiento social puede volverse abrumadora con tantas responsabilidades. Sin requisa, existen muchas alternativas para tener un momento de laxitud en casa.

Luego de advenir varias horas frente al ordenador, pocas cosas son tan bienvenidas como unos buenos masajes. Especialmente en las zonas más afectadas como la espalda, el cuello, las piernas y los hombros. En ese caso, lograr un masajeador puede aliviarnos aún en los días más duros. Estos dispositivos son adecuados para darle un respiro a nuestro cuerpo.

Los masajeadores trabajan zonas cervicales, espalda, cuello, pies, hombros o una combinación de algunos de estos. En Asia, muchas oficinas tienen sillas masajeadoras disponibles para los empleados, pues consideran importante que un trabajador tenga unos minutos de refrigerio al concluir sus actividades.

Asimismo, los expertos en fisioterapia mencionan la importancia de hacer pausas durante el trabajo. Por ejemplo, levantarse a menudo de la apero para evitar sobrecargas articulares.

Estar más de seis horas inactivo contribuye al incremento de enfermedades como diabetes, obesidad y osteoporosis. En ese caso, moverse es la mejor alternativa ergonómica para afrontar con éxito estos días.

— Psicocode to psicocode.com

,

¿Cómo relajarte en la oficina? 12 consejos prácticos

Observar estrés en el puesto de trabajo es la rutina diaria de casi todos los trabajadores. Esto puede parecer una obviedad y poco inexcusable puesto que ¿quien no se va a distinguir estresado trabajando? El trabajo es poco a lo que estamos obligados, no lo hacemos por distinción.

Si perfectamente hay trabajos y trabajos, todos los que se hacen en la oficina son muy estresantes. Cierto que lo común es estar sentados y no se hacen actividades peligrosas pero, igualmente, la presión de tener que cumplir con las entregas nos puede agobiar muchísimo, especialmente si tenemos predisposición al neuroticismo.

Una cosa que nos debe restar clara es que para ser un buen trabajador y desempeñar perfectamente nuestra función tenemos que estar relajados. El estrés es el enemigo de la productividad y de la vitalidad mental, por esto hoy vamos a ver algunas formas para asimilar cómo relajarte en la oficina.

Consejos para conocer cómo relajarse en la oficina

Ninguna persona es inmune al estrés, y el puesto de trabajo es el lado en el que más posibilidades hay de estresarse. Muchas personas tienen interiorizada la idea de que esto es común puesto que trabajar no es, al menos en la mayoría de las ocasiones, una actividad placentera. Esto es especialmente cierto si trabajamos en una oficina. Estar encerrados en un claustrofóbico cubículo sentados en una arnés que nos hace estar como encogidos delante del ordenador no suele ser nuestro ideal de placer.

Por fortuna, son muchas las cosas que podemos hacer en la oficina para destensarnos, todas ellas fácilmente realizables en el puesto de trabajo. Cultivarse cómo relajarte en la oficina es fundamental tanto para tu vitalidad mental y física como para tu productividad puesto que, digan lo que digan, el ser humano no trabaja muy perfectamente demasiada presión.

Las personas que viven su trabajo de forma especialmente angustioso tarde o temprano cometen fallos que le perjudican tanto a él como al resto de sus compañeros y jefes, y esto es poco que nadie desea. A continuación veremos algunas técnicas y consejos que podemos aplicar en nuestra oficina, muy fáciles de hacer y que nos pueden ayudar a ser más productivos.

1. Ejercicios de respiración

Lo primero que tenemos que hacer para prolongar a guión nuestro estrés es asimilar a controlar la respiración. Respirar profundamente es todo un clásico en todo manual para asimilar a relajarse, y es perfectamente aplicable al ámbito gremial. Solo tenemos que cerrar los luceros y respirar lo más hondo posible, asegurándonos de que el ambiente va llenando poco a poco nuestro vientre. Lo mantenemos unos cuantos segundos en nuestros pulmones y, poco a poco, lo vamos exhalando muy despacio, siempre por la trompa.

Podemos repetir este gimnasia unas cuantas veces, siempre haciéndolo de forma calmada y lenta para evitar que hiperventilemos. Una buena pauta es seguir la regla del 4-7-8: inhalar el ambiente por la trompa durante 4 segundos, sujetar la respiración durante 7 y expulsarlo muy lentamente durante 8.

2. Buena postura

No pdemos estar relajados si estamos en una postura incómoda. Esto es especialmente importante si nos pasamos muchas horas diarias sentados delante de un ordenador, puesto que a medida que nos descuidamos podemos quedarnos encallados en una postura muy poco natural, con la espalda curvada y poniendo demasiada presión sobre las cervicales. Debemos asegurarnos de que nuestra arnés es ergonómica y esté puesta a una categoría que nos vaya perfectamente para trabajar.

Es fundamental que aprovechemos la forma de la arnés, apoyando nuestra espalda en el respaldo y manteniéndola perfectamente recta. En la medida que se pueda debemos apoyar las cervicales. De esta modo nos ahorraremos todo tipo de molestias físicas como contracturas, dolores de vanguardia o mareos, adicionalmente de que como no estaremos en tensión no caeremos en estrés estando en nuestro puesto de trabajo.

3. Estirar los brazos

Estirar los brazos es una técnica especialmente recomendada para todos aquellos que se suelen acontecer muchas horas retraídos. Muchas personas ignoran la importancia de estirar los brazos, lo cual hace que sientan con mucha frecuencia dolores de hombros y de muñecas.

Para estirar los brazos no necesitamos ni mucho espacio ni ningún material singular, incluso podemos hacerlo sentados. Simplemente debemos sufrir los brazos con destino a delante, paralelos al suelo y con las palmas exterior. Los dedos primero apuntan al techo y, luego, al suelo. Haremos rotaciones con las muñecas para relajar un poco más la zona.

4. Voltear la vanguardia

Una de las partes que más se resienten cuando trabajamos en oficinas es el cuello. Para poder relajarlo podemos mover la vanguardia en todas las direcciones, siempre haciendo movimientos suaves y lentos, nunca de forma brusca. Primero la movemos de hacia lo alto y debajo varias veces, luego de derecha e izquierda, y luego con giros de 360º con destino a los lados. Lo importante es que notemos como estamos destensando las cervicales “quitándoles el polvo” tras horas estando en la misma posición.

Otra opción que tenemos es colocar la palma de la mano derecha sobre la oreja izquierda y, suavemente, profesar un poco de presión con destino a el hombre derecho, estirando un poco la cerviz con destino a un flanco. Luego lo haremos con el flanco contrario, y en cada tanda estaremos entre 30 segundos y un minuto en esta posición.

5. Teletransportarse a un mundo colorido

Estar todo el día mirando la blanca pantalla de ordenador con el procesador de textos libre es tedioso, hastiado y monocromático. Los colores agradables rara vez abundan en este tipo de contextos y llega un momento en el que empezamos a ver el mundo en blanco y infausto. Para romper un poco con esta monotonía y conseguir alienarnos felizmente podemos acontecer de una visión en blanco con cultura en infausto a uno multicolor viendo durante unos cuantos minutos un paisaje agradable y colorido.

Para ello podemos usar la técnica de la visualización, que simplemente consiste en cerrar los luceros e imaginarse un paisaje agradable, el que más paz interior nos traiga. Si no somos muy buenos imaginando cosas lo que podemos hacer es despabilarse en Internet una fotografía agradable como un campo de coloridos tulipanes holandeses, las azuladas aguas del Caribe o un paisaje tradicional japonés. Imaginémonos que nos hemos teletransportado ahí y que podemos oír, figurarse y distinguir lo que estamos viendo.

6. Relajar los luceros

Para relajar los luceros es muy importante apartarlos de la pantalla, especialmente tras acontecer varias horas seguidas mirando el preceptor. Unos luceros constantemente activos son más propensos a secarse y desarrollar patologías como infecciones. Es por esto que es tan importante que, aunque no sean ni 5 minutos, los apartemos del preceptor y los movamos un poco.

Un buen gimnasia consiste en cerrar los párpados, dibujando con los luceros el signo de infinito (∞) unas diez veces. Además podemos hacerlo con los luceros abiertos, aunque es más probable que nos mareemos si nos pasamos con la velocidad. Este gimnasia no es poco muy difícil de hacer y no necesitamos para ausencia ningún material, con lo cual es un gimnasia valentísimo.

7. Escuchar música

Si somos de los que no nos descentramos cuando escuchamos música podemos probar de ponérnosla mientras estamos haciendo nuestras tareas. Siempre y cuando a nuestro cabecilla no le moleste que nos pongamos unos cascos podemos escuchar nuestro clase musical predilecto, lo cual hará que nuestro trabajo pase de ser angustioso a más divertido y grato, haciendo que se nos pase volando la excursión gremial.

8. Mirar por la ventana

Puede ser que nuestra oficina tenga una ventana con un interesante paisaje, sea el que sea. Puede que no sea gran cosa, pero esto es mucho mejor que el claustrofóbico cubículo en el que nos encontramos metidos. Podemos mirar a través de ella, entreteniéndonos un rato cotilleando qué es lo que hace la multitud en la calle, el tiempo que hace, la forma de las nubes, si hay algún detalle en los edificios de enfrente que no nos habíamos fijado…

Todo lo que nos puede ofrecer una simple perspectiva de poco tan mundano como es la calle en donde se encuentra nuestra oficina es tan inmenso que nunca nos dejará de sorprender. Incluso puede hacer que nos dé alguna que otra idea, haciéndonos nuestro trabajo más creativo y grato.

9. Caminar

Muchas personas, especialmente en días laborales, no consiguen el objetivo recomendado por la OMS de hacer entre 8.000 y 10.000 pasos al día. Muchos pensarán que esos son muchos pasos pero, efectivamente, no se tarda más de una hora en hacerlos y hasta se pueden conseguir en el puesto de trabajo, sea caminando por los pasillos o subiendo escaleras. Cuando hablamos de caminar para relajarte en la oficina no hablamos de estar haciéndolo mientras se deje por el teléfono o se consulta el móvil, sino de solamente caminar.

En nuestras caminatas por el trabajo podemos revistar a un compañero que no esté demasiado ocupado, ver más a fondo cómo es el edificio en el que trabajamos o ir a tomarnos un tentempié saludable, un vaso de agua o una infusión. Si el té o el café nos relajan todavía los podemos tomar, pero hay que tener en cuenta que estas bebidas tienen metilxantinas, sustancias que nos pueden sobreestimular y provocarnos estrés.

10. Ejercitar las piernas

Podemos ponernos de pie y ejercitar brevemente las piernas. Esto es necesario porque las piernas se acaban cansando de pasarnos tantas horas sentados y sin movernos, especialmente si estamos en un trabajo en el que se hace difícil dar paseos por la empresa o sus alrededores. Al ponernos de pie podemos elevar una rodilla hasta que forme un ángulo de 90º con respecto del tronco y nos mantenemos así durante unos cuantos segundos. Si no tenemos problemas de nivelación podemos estar así unos 30 segundos o un minuto. Luego repetimos el gimnasia pero con la otra pierna.

11. Meditar

Meditar es todavía una de las técnicas más recomendadas para poder relajarse. Sin retención, hay un problema: una oficina no es un salón de yoga. El espacio es más limitado y hay más distractores, con lo cual nos será muy difícil meditar cual ermitaño budista del Tíbet. Por fortuna, no hace yerro cumplir con absolutamente todos los requisitos para meditar, siempre y cuando consigamos relajarnos un poquito en la oficina. Por ejemplo, podemos dejar de mirar a la pantalla durante unos 5 minutos, poner música en el móvil o en el propio ordenador y cerrar los luceros.

12. Tomar descansos

El buen trabajador no es el que no para ni un momento, sino aquel que sabe gestionarse el tiempo y descansa regularmente. Muchas veces, poco tan simple como reservarse 5 minutos cada hora a modo de breve alivio sirven para que nuestras energías no decaigan. Encima, cubo que nos cuesta estar concentrados y atentos durante más de 50 minutos no podemos esperar hacer perfectamente nuestro trabajo si nos dedicamos 3 horas seguidas sin alivio alguno a hacer lo que estemos haciendo. Hay que recargar.

— Nahum Montagud Rubio to psicologiaymente.com

,

Disinergia del suelo pélvico: síntomas, causas y tratamiento

La disinergia de suelo pélvico (o disinergia defecatoria) es una patología que rebate a una altercado en la coordinación muscular, en este caso, una desatiendo de sincronización entre las contracciones abdominales y la función del esfínter rectal.

Esta enfermedad rebate a aproximadamente la centro de los casos de constipado crónico, y por ello, conocer sus causas y tratamientos se hace esencial para cualquier persona que presente irregularidades a la hora de ir al baño. Aquí te mostramos todo lo que tienes que enterarse sobre ella.

Disinergia del suelo pélvico: un trastorno eficaz

Para entender el origen y el tratamiento la disinergia del suelo pélvico, es necesario murmurar antaño del constipado crónico y sus manifestaciones clínicas.

Sobre el constipado y sus cifras

Según diversos portales médicos, el constipado se define como un proceso basado en la defecación escasa, de tres veces a la semana o menos, dificultad para pincharse el intestino, heces duras y abultadas o sensación de impactación intestinal.

Estos signos todavía pueden ir acompañados de gases, distensión intestinal y cólicos estomacales. En España, los trastornos de constipado crónico eficaz pueden asistir a afectar del 14 al 30 % de la población, dependiendo del sector demográfico en el que nos fijemos.

Aún así, se hace indispensable destacar que existen cuatro tipos diferentes de constipado crónico:

  • Constipado con tránsito natural: el más popular, pues representa a un 60 % de los casos.
  • Constipado de tránsito cachazudo, que representa un 13 % de los casos.
  • Trastornos de la defecación, como hemorroides o fisuras crónica, presentes en un 25 % de los casos.
  • Una combinación de los dos últimos tipos, con una incidencia muy desaparecido del 3 % de los casos.

Encima de la clasificación expuesta con prioridad, los tipos de constipado se pueden clasificar como anatómicos (por alteraciones estructurales del organismo) o funcionales (anismos, es sostener, por descoordinaciones motrices).

Toda esta terminología y porcentajes nos ayudan a clasificar de forma más rápida la disinergia del suelo pélvico, pues se comercio de una patología de constipado crónico eficaz del suelo pélvico, la cual afecta de un 10 a casi un 20 % de la población común. Se comercio de un defecto de conducta adquirido no orgánico, es sostener, que no se encuentra de arranque y no rebate a una excepción anatómica. Como muchas otras patologías, se podría sostener que esta proviene “de la inicio”.

Causas

La disinergia del suelo pélvico se encuentra ampliamente correlacionada con factores comunes en la vida de cualquier adulto, como pueden ser el estrés y la ansiedad.

Encima, existen otros factores intrínsecos de la propia persona que pueden promover la aparición de estreñimientos crónicos, como pueden ser el especie (las mujeres son más propensas a ello) o la etnia. Otros parámetros tales como una nutriente inadecuada, la desatiendo de gimnasia, el envejecimiento, un bajo nivel socioeconómico o la depresión favorecen los desórdenes intestinales.

La ansiedad y el estrés todavía están vinculados con otros muchos procesos gastrointestinales, pues se ha demostrado que generan un desbalance en la microbiota intestinal natural (bacterias comensalistas), favoreciendo así la aparición de gases, cólicos y otras manifestaciones clínicas. Estos trastornos emocionales tan a la orden del día en una sociedad ajetreada todavía se manifiestan de otras formas, tales como el aumento del ritmo cardíaco, una respiración acelerada, temblores y sudoración excesiva.

Por todos estas manifestaciones clínicas (entre las que se incluye la disinergia defecatoria), así como por el impacto imagen emocional que tiene sobre el que las sufre, inquirir ayuda psicológica frente a cuadros de estrés y ansiedad generalizados se hace esencial.

Síntomas

La disinergia del suelo pélvico se caracteriza por síntomas compartidos con otros muchos trastornos intestinales. Esto es, la sensación de deposición incompleta y esfuerzos defecatorios repetidos en el tiempo entre otras muchas molestias, ya nombradas con prioridad.

Diagnosis

El dictamen de esta patología es muy específico, pues para dar con ella hay que descartar primeramente disfuncionalidades de origen orgánico, metabólico (como puede ser la diabetes) o estreñimientos derivados de aplicación de fármacos o consumo de drogas. Para ello, se siguen una serie de pasos concretos que te mostramos a continuación.

1. Exploración física

En primer oficio, es necesario realizar una inspección y tacto rectales, pues así se descartan patologías de origen estructural. Encima, este tacto presenta una ingreso sensibilidad para diagnosticar la disinergia del suelo pélvico, pues todavía permite valorar la presión de la musculatura rectal tanto en reposo como en esfuerzo.

Igualmente puede ser necesario pedir al paciente que realice un “diario defecatorio”, apuntando durante 15 a 30 días diversos parámetros a la hora de ir al baño (empleo de laxantes, esfuerzo retrete…etc.)

2. Test de expulsión del balón

Por extraño que pueda parecer, este método dictamen se friso en la entrada rectal de una sonda con un balón hinchado en su extremo en el paciente. Este debe realizar esfuerzos defecatorios tales como los que sucederían durante una deposición natural, y, en común, si tarda más de un minuto en expulsarlo puede ser una señal de disinergia. Este test ha demostrado una utilidad de detección sideral, pues permite apoyar al dictamen de forma clara en hasta un 97 % de los casos.

3. Manometría anorrectal

Esta técnica consiste en la medición de presiones internamente del ano y el derecho, tanto en reposo como durante la continencia o defecación. Se friso en la colocación de una sonda, a unos 10 centímetros de profundidad rectal, que permite la medición de diversos parámetros, tales como:

  • Tono y simetría del músculo rectal parejo.
  • Mismos títulos para el músculo estriado.
  • Reflejos rectoanales.
  • Sensibilidad rectal.
  • Distensibilidad rectal.
  • Maniobra defecatoria.

4. Defecografía

Este posterior método de detección, en este caso no invasivo, se friso en la utilización de maquinaria especializada en resonancia magnética, la cual brinda imágenes de las distintas etapas defecatorias del individuo. Esto permite evaluar cuán aceptablemente están funcionando los músculos pélvicos y para elogiar información sobre la función rectal.

Todas estas pruebas diagnósticas, como hemos podido ver, tienen como finalidad descartar anomalías fisiológicas estructurales y poner a prueba la motilidad de la musculatura rectal del paciente.

Tratamiento

El biofeedback es el tratamiento de opción frente a la disinergia del suelo pélvico, y se friso en la realización de una serie de sesiones ambulatorias de 30 minutos durante una o dos semanas.

Mediante la utilización de sondas de manometría y otros métodos, se exploración que el paciente gane conciencia de su propia musculatura rectal, lo que promueve un anciano autoevaluación sobre su función muscular esfinteriana y coordinación motora. La operatividad de esta técnica es de hasta el 80 % de los casos.

Otros factores acompañantes que pueden promover la desaparición de esta anomalía muscular rectal pueden ser el gimnasia como rutina, una nutriente rica en fibra y en líquidos y la utilización de laxantes en los momentos iniciales tras el dictamen. Huelga sostener que acortar de forma psicológica y rutinaria los trastornos de ansiedad y estrés, en caso de que se den, todavía será esencial para afrontar la patología.

Recapitulación

Como hemos podido ver, la disinergia defecatoria es una patología que no rebate a trastornos fisiológicos o anatómicos, como pueden ser fisuras crónica, hemorroides…etc. Se comercio de una enfermedad ampliamente ligada a la sanidad emocional y mental del paciente, pues como ya hemos dicho con prioridad, está ligada a situaciones de ansiedad, estrés y depresión.

Los métodos diagnósticos que desembocan en la detección de esta enfermedad son variados y complejos, pues en primer oficio, hay que descartar cualquier otra enfermedad vinculada a procesos metabólicos o físicos.

Referencias bibliográficas:

  • Aisa, Á. P., Chaves, A. Í., Lanagrán, M. L., Fernandez, M. L. M., & Rodríguez, P. J. R. (2019). Sesión III.: Factores predictores de respuesta del biofeedback de defecación en la disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 42(5), 210-218.
  • Bechiarelli, A. A., Ramos-Clemente, M. T., Soldado, P. P., & Ramos, C. R. (2016). Constipado. Medicine-Software de Formación Médica Continuada Acreditado, 12(7), 337-345.
  • Colmenares, G. V., Jiménez, M. M., Pérez, S. R., Cendón, R. G., Salgueiro, J. V., & Alonso, M. L. (2017). Entrenamiento anorrectal domiciliario como tratamiento de la encopresis y disinergia esfinteriana. Cir Pediatr, 30, 28-32.
  • Hermoso, A. S., Rojizo, A. P., Pomo, Y. J., & Soler, A. M. (2012). Constipado. Medicine-Software de Formación Médica Continuada acreditado, 11(6), 331-336.
  • Lanagrán, M. L., Ordoñez, M. R., & Aisa, Á. P. (2013). Enfoque diagnostico terapéutico en disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 36(4), 231-236.
  • Romero, M. T. R. C., Gómez, A. R. C., Almanzor, A. V., & de la Cruz, M. S. (2018). Disinergia defecatoria. Revista andaluza de patología digestiva, 41(2), 78-83.
  • Wainstein, C., Carrillo, K., Zarate, A. J., Fuentes, B., Venegas, M., Quera, R., … & López-Köstner, F. (2014). Resultados de la rehabilitación pelviperineal en pacientes con disinergia del suelo pélvico. Cirugía Española, 92(2), 95-99.

— Samuel Antonio Sánchez Amador to psicologiaymente.com

,

la nueva herramienta tecnológica que ayuda a gestionar el estrés

Para mucha masa, el exceso de estrés es un aspecto más del día a día frente a el cual toca resignarse a sufrir sus artículos. Sin incautación, si adecuadamente es verdad que un cierto escalón de estrés resulta insalvable, nadie debería acostumbrarse a ver su calidad de vida limitada por este de forma continuada.

Por suerte, hoy en día el mejora de las nuevas tecnologías permite diseñar posibles con los que formarse a relacionarnos con nuestras propias emociones y sentimientos. Un claro ejemplo de esto es Meyo, una app perfecta para ejecutar el estrés y la ansiedad, entre otras muchas funciones relacionadas con el mantenimiento del bienestar psicológico. En este artículo veremos en qué consiste.

¿Qué es Meyo?

Meyo es una app para smartphones con un objetivo muy codicioso: ser un asistente inteligente diseñado para dar cobertura de 360º en todos los grandes temas del bienestar físico y psicológico.

En su creación han intervenido profesionales de todas las áreas de la vigor, desde la sexología y la sustento pasando por la psicología y el fitness. Adicionalmente, Meyo está repleta de contenidos culturales perfectos para formarse y reflexionar, a solas y en grupo: cortometrajes, audio-reflexiones, etc.

En lo relativo al tema que nos ocupa, Meyo dispone de varias herramientas especialmente pensadas para ayudar al usufructuario a controvertir con el estrés y la ansiedad, tanto a corto plazo, en el momento, como a medio y holgado plazo, ofreciendo posibles para formarse habilidades de manejo de emociones y regulación del estado de activación. Se prostitución de una plataforma digital muy útil y adaptable que, encima, siempre está a mano.

¿Cómo ayuda a exceder el estrés?

Estas son las principales funcionalidades con las que Meyo ayuda al usufructuario a ejecutar el estrés en su día a día.

1. Contenidos de Mindfulness y ejercicios de laxitud

Meyo incluye varios programas de Mindfulness, meditación y técnicas de laxitud en universal, muy prácticas para controvertir con el estrés en el momento. Tan solo hay que elegir la opción correspondiente, apoyar el smartphone en un área cercano, cerrar los luceros y dejarse encaminar por el audio.

Adicionalmente, es una muy buena guisa de iniciarse en estas prácticas y principiar a aplicarlas en la vida cotidiana de guisa autónoma, regalado que aporta todo lo necesario para formarse estos ejercicios sin obligación de tener conocimientos previos.

2. Pautas para organizarse mejor y cobrar en rendimiento

La sensación de que nuestras responsabilidades nos superan es uno de los principales motivos por los que muchas personas sufren estrés de forma regular. Por suerte, Meyo ofrece la posibilidad de formarse a instrumentar el día a día optimizando el uso del tiempo del que dispone el usufructuario. Por ejemplo, da las claves para estudiar de guisa capaz, para trabajar sin ceder a las distracciones, etc.

3. Planes de ejercicios físicos adaptados a la persona

Quizás te estés preguntando qué tiene que ver el adiestramiento con la diligencia del estrés. En sinceridad, están muy relacionados. Actualmente se sabe que la realización de adiestramiento moderado ayuda mucho a controlar el estrés y la ansiedad, tanto a nivel fisiológico (favorece la permiso de hormonas y neurotransmisores asociados a la calma y al placer) como psicológico (ayuda a desprenderse de los pensamientos intrusivos y ansiógenos).

Meyo incluye programas de adiestramiento especialmente pensados para personas que quieren disminuir sus niveles de estrés mediante la prohijamiento de hábitos saludables… Lo cual nos lleva al sucesivo apartado.

Meyo app

4. Ayuda a mantenerse con los niveles adecuados de energía

Meyo incluye planes de nutriente que van más allá del peculiar «quiero perder peso». Y es que se ha comprobado que los altos niveles de estrés mantenidos durante largos períodos tienen mucho que ver con las condiciones físicas de la persona, y teniendo en cuenta que somos lo que comemos, la errata de nutrientes sale cara para el nivelación emocional.

Quienes comen peor tienen menos posibles para utilizar la energía de la que disponen, y esto lleva al organismo a poner el bienestar psicológico a la culo de su repertorio de prioridades, regalado que lo más importante es hacer que los procesos biológicos básicos sigan funcionando. Como consecuencia, aparece el estrés, objeto de notarse en una situación de vulnerabilidad física en la que faltan fuerzas, aparecen los problemas de concentración, etc.

Por cierto, Meyo todavía ayuda a combatir los problemas del sueño, todavía muy relacionados con el estrés por motivos similares a los de la errata de nutrientes.

5. Pautas para detectar pensamientos-trampa

El estrés se suele apoyar en un sistema de creencias disfuncionales, que nos predisponen a pensar que no estamos preparados para afrontar las tareas que tenemos pendientes, nuestras responsabilidades, etc. Meyo incluye la función de formarse a detectar esta clase de pensamientos recurrentes para que el usufructuario se acostumbre a identificarlos rápidamente como tales y contrapesar sus artículos.

6. Programas para exceder adicciones

Adicciones tan comunes como el tabaquismo están significativamente relacionadas con los problemas de estrés, regalado que un aberración refuerza al otro y al revés.

Los fumadores se acostumbran a averiguar alivio para su estrés recurriendo al cigarrillo, y a la vez, fumar promueve el mantenimiento de una entrada sensibilidad al estrés a medio y holgado plazo, mediante varios procesos: estropicio de la vigor física, más oportunidades de perder el control del tiempo (por las pausas para fumar), problemas de concentración y aparición de la ansiedad por el “simio”, degeneración de la autoestima, etc.

Por eso, dejar a espaldas la suma es muy importante para ganarle la batalla al exceso de estrés, y Meyo incluye programas para desprenderse de estos procesos de dependencia.

¿Te interesa probar Meyo?

Lo que hemos pasado hasta ahora es solo una pequeña parte de todas las funciones que ofrece Meyo. Otros ejemplos de sus contenidos incluyen programas para promover el auto-conocimiento, posibles para mejorar la autoestima, otros diseñados para ayudar a los usuarios a contraponer sus miedos, etc.

Si quieres probar Meyo, te interesará aprender que en cuestión de minutos puedes estar haciendo uso de las funcionalidades que más encajen con lo que necesitas: utilizar su interfaz es muy sencillo una vez te hayas descargado la app. Para iniciar el proceso, accede a esta página de Google Play.

— Xavier Molina to psicologiaymente.com