Entradas

,

EL MEJOR MÉTODO PARA TONIFICAR

Tonificar” es una palabra utilizada por personas sin ningún conocimiento de fisiología humana para describir el proceso de recomposición corporal positiva. Esto simplemente se reduce a un aumento en el tamaño del músculo (hipertrofia) y una disminución en el porcentaje de lubricante corporal con pocos cambios en el peso total.

Irónicamente, eso es exactamente lo que quieren los competidores y competidoras en las diferentes categorías de culturismo cuando están en debe.

Por cierto, si aún crees que es inalcanzable percibir músculo mientras se pierde lubricante al mismo tiempo, déjanos ponerte un poco en perspectiva respecto a este mito. Evidentemente, no es liviana y cuanto más renovador se vuelve una persona que entrena, más difícil se vuelve, pero la recomposición corporal con aumento de masa muscular y pérdida de lubricante simultánea sigue siendo posible incluso en personas aceptablemente entrenadas. Siempre que el estímulo para el crecimiento muscular se diseñe, se personalice y se siga cuidadosamente, los músculos tienen los medios para crecer sin exceso de energía [1-3] (Figura 1).

Tonificación gráfica
Figura 1. Cambios en composición corporal en mujeres competidoras de culturismo. Cerúleo: pérdida de lubricante; apagado: aumento de masa muscular. Se observa como el aumento de masa muscular y pérdida de lubricante simultánea no es lo más habitual, pero existe un 22% de posibilidades de conseguirlo en la comparación entre personas [2].

Así que no te des por vencido/a ayer de comenzar este proceso de “tonificación” o recomposición corporal porque si crees que es posible, ya tienes un importante camino andado y un propósito.

En militar, la tonificación es un objetivo prioritario para, sobre todo, mujeres. Muchas de ellas piensan que se verán “demasiado voluminosas” porque tienen una capacidad sublime para producir masa muscular, pero ausencia más allí de la verdad. Si pierdes lubricante y, al menos, conservas el músculo, te verás excelente.

tonificación culturismo

Incluso si no deseas percibir mucho músculo, practicar culturismo o entrenar la fuerza consistentemente es la ruta más rápida alrededor de el éxito. Puedes producirse 3 primaveras haciendo cardio, yoga, Chunga, Bodypump o cualquier otra actividad con poco requerimiento de fuerza o, puedes exigir el acelerador y conseguir el mismo físico en cuestión de semanas o meses con un software de fuerza optimizado.

Sí, incluso si principalmente solo deseas perder lubricante, entrenar fuerza a través del culturismo, powerlifting, Crossfit® o powerbuilding (rutina híbrida de powerlifting y culturismo), es la forma de deporte más eficaz para adelgazar. Hace ya tiempo que sabemos mediante una revisión sistemática y un metanálisis [4] que el entrenamiento de fuerza puro es más efectivo que el entrenamiento de solo cardio para mejorar la composición corporal e incluso en algunos casos además es mejor que una combinación de entrenamiento de fuerza y ​​cardio para perder lubricante – como añadido, el entrenamiento de fuerza puro además fue lo mejor para su lozanía–.

Podemos seguir dando puntos a auxilio para entrenar fuerza en el contexto de la tonificación dejando de banda el aumento de masa muscular y el aumento (informal) del transformación: con el entrenamiento de fuerza a menudo además se pueden derrochar más calorías por sesión que con muchas formas populares de «tonificar«. Por ejemplo, una sesión de Bodypump ignición 5 kcal / min para hombres con un IMC de 23.5 que tienen experiencia con Bodypump [5]. Si comparamos esto con el entrenamiento de fuerza, los hombres con un IMC similar queman 2.9 veces más calorías por minuto (más o menos de 5 kcal por cada kg de peso corporal cada hora de deporte) [6,7]. 

De este modo, si miramos a la pérdida de lubricante, se puede derrochar la misma cantidad de energía en solo un tercio del tiempo practicando entrenamiento de fuerza que otras actividades de “tonificación” … y podrás pensar que no te sientes así, que en las clases sudas más, estás en anciano movimiento y más tiempo, pero la verdad es así. Recuerda que el sudor no es muestra de estar gastando más energía sino de una regulación de temperatura mediante la pérdida de agua corporal. De hecho, en el estudio susodicho del Bodypump [5], los que lo realizaban sobreestimaban su consumición energético en un 66.7%.

Un buen entrenamiento de fuerza, con el carácter de esfuerzo adecuado (RIR = 0-4) puede entrar a vestir hasta 3 veces más calorías en el mismo tiempo que una clase Bodypump u otras actividades de tonificación.

Las clases de Chunga se acercan mucho más al entrenamiento de fuerza pesado en términos de consumición de energía, pero aún no cubren la brecha por completo [8]. Y si solo te importa el consumición de energía, puedes alcanzar niveles mucho más extremos con ejercicios como sentadillas y métodos avanzados de entrenamiento, pero recuerda que la tonificación no es sólo consumición energético sino además explicación muscular (con las mayores consecuencias positivas que ello traerá a nivel fisiológico respecto a las actividades nada más cardiovasculares y/o coreografiadas).

Por supuesto, no estamos prohibiendo ni limitando la concurrencia a este tipo de actividades. Al contrario, promovemos su experiencia pues tienen importantes mercancía sobre la lozanía y el bienestar de quienes lo practican [9], pero no recomendamos su experiencia de forma única. El entrenamiento de fuerza es la forma más rápida de conseguir tonificación, recomposición corporal positiva.

Como final beneficio adicional cerca de mencionar que el deporte de entrada intensidad tiende a suprimir el apetito más en comparación con el deporte de beocio intensidad [10,11], lo que sin duda supone una delantera para la pérdida de lubricante con anciano enlace correcto a que no se tiene tanta sensación de anhelo durante las horas posteriores al deporte.

tonificación hambre

Catálogo y referencias

1. Garthe, I., Raastad, T., Refsnes, P. E., Koivisto, A., & Sundgot-Borgen, J. (2011). Effect of two different weight-loss rates on body composition and strength and power-related performance in elite athletes. International journal of sport nutrition and exercise metabolism, 21(2), 97-104.

2. Hulmi, J. J., Isola, V., Suonpää, M., Järvinen, N. J., Kokkonen, M., Wennerström, A., … & Häkkinen, K. (2017). The effects of intensive weight reduction on body composition and serum hormones in female fitness competitors. Frontiers in physiology, 7, 689.

3. Barakat, C., Pearson, J., Escalante, G., Campbell, B., & De Souza, E. O. (2020). Body Recomposition: Can Trained Individuals Build Muscle and Lose Fat at the Same Time?. Strength & Conditioning Journal.

4. Clark, J. E. (2015). Diet, exercise or diet with exercise: comparing the effectiveness of treatment options for weight-loss and changes in fitness for adults (18–65 years old) who are overfat, or obese; systematic review and meta-analysis. Journal of Diabetes & Metabolic Disorders, 14(1), 31.

5. Berthiaume, M. P., Lalande-Gauthier, M., Chrone, S., & Karelis, A. D. (2015). Energy expenditure during the group exercise course Bodypump in young healthy individuals. The Journal of sports medicine and physical fitness, 55(6), 563.

6. Mazzetti, S., Douglass, M., Yocum, A., & Harber, M. (2007). Effect of explosive frente a slow contractions and exercise intensity on energy expenditure. Medicine & Science in Sports & Exercise, 39(8), 1291-1301.

7. Ainsworth, B. E., Haskell, W. L., Whitt, M. C., Irwin, M. L., Swartz, A. M., Strath, S. J., … & Jacobs, D. R. (2000). Compendium of physical activities: an update of activity codes and MET intensities. Medicine and science in sports and exercise, 32(9); S498-S504.

8. Luettgen, M., Foster, C., Doberstein, S., Mikat, R., & Porcari, J. (2012). ZUMBA®: Is the “fitness-party” a good workout?. Journal of sports science & medicine, 11(2), 357.
9. Delextrat, A. A., Warner, S., Graham, S., & Neupert, E. (2016). An 8-week exercise intervention based on chunga improves aerobic fitness and psychological well-being in healthy women. Journal of Physical Activity and Health, 13(2), 131-139.
10. Martins, C., Morgan, L., & Truby, H. (2008). A review of the effects of exercise on appetite regulation: an obesity perspective. International journal of obesity, 32(9), 1337-1347.
11. Shakiba, E., Sheikholeslami-Vatani, D., Rostamzadeh, N., & Karim, H. (2019). The type of training program affects appetite-regulating hormones and body weight in overweight sedentary men. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism, 44(3), 282-287.

— Mario Muñoz to powerexplosive.com

,

Lo que “Mejor Imposible” nos enseña sobre el TOC

mejor-imposible-toc

En el año 1997 fueron muchos los que se enamoraron de Mejor… ficticio (As Good as It Gets), de James L. Brooks. La comedia estaba protagonizada por un personaje obsesivo, maleducado, homófobo, ególatra y retraído que, sin secuestro, nos caía muy correctamente.

Melvin y el TOC

Melvin Udall (interpretado por Jack Nicholson), está diagnosticado con el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Su vida esta muy limitada correcto a la pobreza imperiosa de realizar una serie de rituales compulsivos para calmar la angustia de pensamientos intrusivos: cerrar cinco veces el cerrojo de la puerta, lavarse las manos con un lisonja nuevo cada vez, utilizar en el restaurante cubiertos de plástico, no pisar las líneas de las aceras, etc.

El obsesivo y la imposibilidad del deseo

Vamos a centrarnos ahora en la estructura de personalidad obsesiva, que puede ir acompañada de síntomas de TOC, o no. Para Lacan, la característica principal del obsesivo es su imposibilidad de sostener el deseo (Pascual, 2014).

El obsesivo aplasta su deseo parapetado en una coraza, que en el caso de Melvin está construida a cojín de sarcasmo y evidente cinismo. ¿Puede seducir Melvin? Quizás el momento que mejor retrata esta estructura obsesiva es la secuencia del restaurante. Carol Connelly (Helen Hunt), se acerca a Melvin con intención de besarle.

– ¿Nunca dejas que un momento romántico te haga cometer una estupidez?

– Nunca.

Carol le besa y continúa acorralándole.

– Así que ahora que esta expuesta toda tu vulnerabilidad, dime, ¿por qué me trajiste aquí?

– Es una pregunta personal – Argumenta Melvin cada vez más incómodo.

– Dime, aunque tengas miedo. Dime, por qué me querías aquí. No te preocupes, si me lo pides te diré que sí.

Melvin, visiblemente angustiado, no puede sostener el deseo y aleja a Carol ofendiéndola con su vecino gay (Simon):

–  Pensé…, una idea era que, quizás si hacías el simpatía con Simon…

A Melvin le gusta Carol, pero es incapaz tan siquiera de representárselo conscientemente. Añadir que, aunque no sea el tema que nos compete, los dos actores ganaron el Óscar a la mejor interpretación principal por esta película.

¿Qué le pasa a Melvin?

El obsesivo esta atrapado en la secuencia fantasmática con las figuras de apego primordiales, generalmente el padre y/o la causa, o las figuras que hayan realizado esta función en su infancia.

Estampa que está condenado a repetir toda su vida, con las personas que vaya conociendo, de no hacer poco al respecto. Del pasado de Melvin la película sólo deja imaginar que sufrió a un padre maltratador. Afrontar el deseo puede suponer caer en el deseo del otro, en este caso de Carol.

Es demasiado amenazador para nuestro protagonista, porque Melvin aún no ha podido desembarazarse de ese padre gratuito y cruel, cuyo deseo debió habitar como mortífero (de su causa nadie sabemos). Lo que el simpatía implica, contactar con nuestra vulnerabilidad, entregarse en manos en el otro, poder mostrarnos en desliz, está en Melvin tremendamente dañado, o precariamente construido.

¿Por qué los síntomas del TOC?

En una situación traumática donde simplemente el padre no cumple con la función paterna de legar simpatía y Ley, tanto los impulsos de simpatía, como los de odio, quedan reprimidos. A veces, un exceso de simpatía al padre, oculta, precisamente, por formación reactiva, el odio que no puede reconocerse, porque está prohibido.

El obsesivo, que es un gran reprimido, se ve obligado a hacer sus características formaciones sintomáticas. Nos dice Freud en el célebre caso clínico de El hombre de las ratas, que en toda neurosis descubrimos como substratos de los síntomas los mismos instintos reprimidos (Freud, 1909).

La belicosidad en Melvin parece estar desplazada, en forma de sarcasmo, en dirección a sus vecinos o conciudadanos, que nadie le han hecho. Igualmente vemos presumiblemente su substrato en el lavado de manos compulsivo, generalmente interpretable como lavarse la tropiezo, la tropiezo por la belicosidad en dirección a el padre.

El simpatía parece que exclusivamente aflora en la escritura de sus novelas románticas. De nuevo, Freud nos dice en el mismo texto, que en el obsesivo el pensamiento está erotizado. El placer se desplaza a la actividad intelectual.

Vemos igualmente que, cuando Melvin acoge en su casa a su vecino desahuciado, Simon (Greg Kinnear), olvida no solo la compulsión de la cerradura, sino incluso cerrar la puerta. Empieza a precisar cerrarse menos a la vida.

Tanto la camarera Carol, como el perro de Simon, son los que empiezan a libidinizar paulatinamente, y pese a sus resistencias, el deseo mortecino de Melvin en dirección a el mundo.

El deseo se cuela en la ironía: Mejor… ficticio

El título innovador de la película, As Good as It Gets, no tiene traducción exacta en castellano, pero Mejor… ficticio se acerca congruo a su significado. Como el deseo es tan angustiante para Melvin, ¿qué mejor guisa que dejarlo salir un poco con la ironía?

Mejor ficticio puede significar que todo va fenomenal, o precisamente lo contrario, que todo va espantosamente mal. La ironía permite a Melvin colar poco de su deseo sin dejarse llevar del todo la coraza de cinismo, que tanto necesita. Una opción brillante para un tipo, en el fondo, aunque oculto y escondido, muy brillante.

Pero ¿todo es tan acomodaticio cuando te aman?

Aunque la película es quizás de las mejores retratando el TOC (recientemente pudimos ver, por ejemplo, la película Toc Toc (Vicente Villanueva, 2017), que caricaturizaba el trastorno de guisa grosera), no deja de ser una película de ficción que se debe al jerga cinematográfico.

La mejoría del personaje de Nicholson, debida a los pertenencias benéficos del simpatía de un perro, una camarera y un vecino gay, sí sería posible en la sinceridad, pero no de forma tan meteórica. Melvin ha poliedro un gran paso, pudiendo inspeccionar su simpatía por Carol, y pudiendo finalmente expresárselo a ella, no sin grandes dificultades (insisto en que este aspecto de la coraza es quizás lo que mejor está retratado en la película).

No obstante todo el contenido reprimido de Melvin seguiría expresándose de diversas formas: desconfianza en dirección a la pareja, celos injustificados, afectos desligados, tristeza no expresada por duelos no elaborados… Melvin es igualmente un gran narcisista, su comportamiento de niño se muestra de guisa magnífico cuando acude a casa de Carol, exclusivamente para que vuelva a atenderle en el restaurante.

Aspectos de una homosexualidad encubierto o reprimida, que se da en muchos grandes obsesivos avasallados por padres arbitrarios, podrían estar detrás de su evidente homofobia. Y digo evidente porque no se sabe si es actual, quizás como formación reactiva a una homosexualidad no reconocida, o una guisa más de recusar los afectos por los demás.

El obsesivo, se puede ver igualmente en Melvin, al no inspeccionar su desliz constitutiva en ser, es diestro en ver la desliz en los demás. Igual que los niños detectan rápidamente los defectos de los demás, o sus puntos débiles, especialmente los no reconocidos.

En definitiva, los síntomas del TOC pueden mejorar, reestructurarse de una guisa más llevadera, menos rígida, o menos lastrante, como parece indicar la película, pero curarse de una estructura obsesiva no es tan sencillo. Algunos terapeutas opinan que si el obsesivo se convence de que es amado, estará curado, pero la desconfianza reina en él. ¿Conseguiría aquí Carol convencer a Melvin de que, al fin, es amado?

Referencias

Freud, S. (1909). Obras completas vol. X: Observación de la fobia de un irreflexivo de cinco abriles (el pequeño Hans); Premeditadamente de un caso de neurosis obsesiva (el hombre de las ratas). Argentina (1998): Amorrortu.

Pascual, C. (2014). La imposibilidad del deseo en la neurosis obsesiva. Recuperado de: http://gpab.org/wp-content/uploads/2014/12/Clotilde-Pascual.pdf

— Pedro Hoyos González to psicocode.com

,

Cuando la cama es tu mejor amiga… o tu peor enemigo

Es temprano en la mañana, el despertador está sonando, debes levantarte o llegaras tarde al trabajo, pero exterior está lloviendo, hace frio y lo final que quieres es dejar las cobijas, te quedas un rato más, el despertador no volvió a sonar, levantas la vistazo y en ese momento comienzas a idear la excusa que le darás a tu presidente por datar tarde de nuevo al trabajo. 

Este momento puede ser ascendiente para muchos de nosotros, y estas dos palabras, Dysania y Clinomanía, tienen una estrecha relación con lo que sucede: el deseo de adormilarse o el estar acostados todo el día, lo que no solo puede causar problemas de vitalidad, sino además problemas personales.

En este post hablamos de:

La Dysania, sin deseo de levantarse 

La Dysania es poco conocida, y no se refiere al hecho de que seas un dormilón o un perezoso, sino que es el término que da explicación a aquella condición o estado en el que no eres capaz de levantarte de la cama, es esa dificultad extrema para hacerlo, es como si en la confusión te hubieran ceñido a ella, es ese imán que no deja que te levantes.

El no querer levantarse por las mañanas no está mal, o darle a la alerta del cronómetro una oportunidad más de sonar interiormente de cinco minutos siquiera lo está, pero lo que sí está mal o se puede estar convirtiendo en un problema, es el hecho de que a pesar de las responsabilidades que tengan, se siga haciendo una y otra vez todos los días. 

La Dysania es comúnmente considerada una cambio del sueño. El doctor Mark Salter, Royal College of Psychiatrists del Reino Unido, explica que «la Dysania es un comportamiento que puede hallarse en personas que padecen un trastorno depresivo viejo».

En varios estudios sobre los trastornos de sueño, han relacionado la Dysania con un estado depresivo, con uno de asma crónica o alguna otra enfermedad subyacente, se conoce que entre las afectaciones por un trastorno depresivo se encuentran los del estado del sueño.

Por otro flanco, el director de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Doméstico Autónoma de México (UNAM), el doctor Reyes Haro Valencia, explicó que una persona puede presentar Dysania como resultado de algún tipo de trastorno del sueño o estados emocionales alterados.

El doctor Haro explicó: “La Dysania es un estado de conciencia sofocado en el que cuesta trabajo despertar a la verdad; es opinar, el cuerpo fuego a seguir durmiendo, a pesar de que sabes que es hora de levantarse».

Este estado no es una enfermedad reconocida como tal, por lo menos no lo es medicamente, pero si se comercio de un señal que viene a decirnos que poco no anda admisiblemente tanto a nivel físico como emocional.

La Clinomanía, fanático al adormilarse

Clinomanía es un término de origen ininteligible: kline que significa álveo, y manía, que puede ser traducido como imprudencia.

Este estado, al igual que la Dysania, es la misma condición de querer seguir acostado, no querer salir de la cama, pero la gran diferencia es que ya se es consciente de la hora y de las responsabilidades que se tienen mientras se continúa acostado, se sabe todo lo que se tiene por hacer y de lo tarde que se puede datar al trabajo, pero aun así prevalece el querer seguir acostado… adormilarse cinco minutos más.

El doctor Edwar Shooter en su texto «De la parálisis a la asma: una historia de enfermedades psicosomáticas en la era moderna», describe como los cuadros histéricos se modifican a través del tiempo y da como ejemplo uno de la era victoriana denominado «Clinomanía psicasténica». En esa época dicho cuadro era aceptado por la comunidad médica.

En aquel tiempo una persona con un cuadro de Clinomanía podría tener lugar mucho tiempo, incluso abriles sin pararse de la cama, y el tratamiento médico prescrito era la extirpación quirúrgica de los órganos sexuales, poco un tanto formidable y desde luego erróneo.

Pero la relación es la misma en cuanto a los síntomas, el deseo inmensurable por continuar allí, es la obsesión por pasarse todo el día tumbado en la cama, en donde 5 minutos más es muy poco y se llega al punto de no aceptar el deber dormido lo suficiente.

Claves para combatir la Dysania y la Clinomanía 

Muchos psicólogos y especialistas de la vitalidad indican que tanto en la Dysania como en la Clinomanía se comercio de una cuestión de hábitos, comportamientos aprendidos y educación.

Si a la hora de levantase se continua aun con esas ganas de seguir acostado y con poca fuerza de ponerse en pie más de lo habitual, hay que revisar las conductas personales.

Aunque esto se sabe, es difícil establecer una distribución universal para el manejo de las deposición, donado que cada persona tiene unas condiciones diferentes para su alivio, admisiblemente sean físicas o biológicas, todas ellas relativas al ritmo del sueño y al estilo de vida. 

De acuerdo a lo informado por los profesionales en el tema, estos sugieren la regulación y la higiene del sueño, siguiendo algunas de estas recomendaciones: tener en cuenta la cantidad de horas que se duerme, realizar actividad física, en lo posible manejar un mismo horario de copular, meditación y utilizar de forma responsable el celular, computador o aparatos electrónicos antaño de adormilarse, con el fin que no intervengan en el proceso de adormilarse.

Desde hace tiempo nuestra conducta y hábitos vienen cambiando de guisa un poco drástica, pero uno de los hábitos en los que se ha producido un serio cambio es el del sueño.

Esto aplica para todas las edades, desde los más jóvenes a los más adultos, y es obvio que tiene un serio impacto en el inmejorable funcionamiento físico y mental de las personas, y que debe ser tenido en cuenta a la hora de evaluar la vitalidad a medio y grande plazo.

Nota del Editor: Los riesgos de adormilarse demasiado

Se han realizado numerosos estudios sobre el peligro que para la vitalidad supone adormilarse poco (menos de 5 horas por día), pero no existen sin confiscación estudios debidamente controlados sobre los peligros de adormilarse en exceso.

Uno de estos pocos estudios sobre las consecuencias de adormilarse demasiado es el dirigido por el doctor Damien Léger en 2014. Se basó en una indagación realizada a casi 25.000 adultos franceses de entre 15 y 85 abriles.

Las conclusiones del estudio fueron las siguientes: Las personas que dormían en exceso (más de diez horas por día) eran significativamente más propensos a tener enfermedades psiquiátricas y un viejo índice de masa corporal (IMC). 

Por el contrario, la corta duración del sueño se asoció significativamente con casi todas las otras enfermedades crónicas evaluadas en el estudio.

— Cristian Ramírez to psicopedia.org