,

Tu relación con la comida

En las sesiones de Coaching NutriEmocional, hay algunas preguntas que me repiten mucho (de estos meses antes, más).

«¿Por qué tengo anhelo tan a menudo? O ¿Por qué no puedo detener de pensar en comida?» «¿Por qué lo qué como, no como, cantidades… son el centro de mi vida?»…

¿Te pasa a ti, may?

Si te fijas, y pones atención, lo que comes impacta en tu nivel de energía y en tu estado emocional y tus estados emocionales, van a influir en qué comes, cuánto, cómo y para qué… comes lo que comes.

El engullir, va más allá, del acto en sí de engullir, más allá de generarnos esa energía que necesitamos para comportarse.

El acto de engullir, es un acto de autocuidado. De simpatía a una misma. Pero para montar ahí, tienes que estar muy conectada contigo, con tu cuerpo, tus deyección, Conocerte muy aceptablemente, para cubrirlas y darte efectivamente lo que estás necesitando en cada momento, sin tapar/ guatar con la comida (cuando no es anhelo fisiológica).

Si miras más allá, del acto de engullir, en sí, influyen un sinfín de factores: tus creencias, tu modo de pensar, tus emociones, costumbres familiares, civilización, la sociedad, tu historia de vida y encima, se usa como un arbitrio (aprendido desde bebés) para manejar las emociones (aburrimiento, ansiedad, infructifero interior, soledad, estrés, tristeza, remuneración…).

Ya ves, que tu relación con la comida, va más allá del acto de engullir en sí (energía, masticación, unión, digestión, excreción…)

Si presta atención, te darás cuenta que tu relación con la comida, dice mucho de ti, y encima, es cambiante, varía y está relacionada con otras áreas de tu vida. La forma en la que comes, palabra de ti, de tus relaciones, de tus emociones, de tus hábitos, de tu estilo de vida, de tus costumbres, y de tu vigor… y sobre todo, de la relación que tienes contigo misma, con tu cuerpo… de tu autoconcepto.

¿Eres consciente de las veces que comes (o no comes) o bebes, sabiendo que no te sienta aceptablemente, o que no te conviene eso qué comes (intolerancia, cantidad…)? Es opinar, comes y bebes incluso sabiendo que luego te vas a arrepentir, o te vas a observar con delito, o pesada, o fatigada…

Atribuimos a la comida muchos significados, de forma consciente o inconsciente. Ya que engullir nos aporta calma, bienestar… aunque sea a corto plazo y dure un «plis».

Y todo lo que te estoy diciendo, es para que veas que hay una intención positiva, a veces, inconsciente, en todo estos comportamiento, por eso, la importancia de conocerte, para aprender que estás necesitando de verdad, e ir a la raíz del problema, para dejar de parchear tus malestares con comida.

Asociamos inconscientemente, la comida, a una menester de confort, de cariño, de compañía, para relajarnos, calmarnos, divertirnos, de guatar vacíos… y si empiezas a poner atención en el acto de engullir, verás todas esas asociaciones y de dónde vienen.

¿Te das cuenta de que la relación que mantienes con la comida, es una guisa de relacionarte contigo, con tu cuerpo, con tus deyección?

Puede ser una vía de autoconocimiento, de crecimiento personal, si tú decides verla así. Puede ser una vía para explorarte a través de ella, una guisa de conocerte, de crecer y transformarte.

¿Y si empiezas a poner atención en tu guisa relacionarte con la comida, contigo y con tu cuerpo?

Te invito a partir de hoy a poner atención. Pero, porfi, hazlo desde un papel de observadora, como si te vieras en una película, sin juicios, con curiosidad y con amabilidad alrededor de ti.

«Como es exterior, es adentro». Si aplicas la regla de las relaciones como espejo, la comida no iba a ser menos.

Descúbrete y encuéntrate en estas dos relaciones que tendrás de por vida:

  • La tuya contigo misma, dónde tu cuerpo es tu «casa» en esta vida.
  • Y la tuya con la comida, que te da mucho más que energía.

Y si quieres ir más allá, yo puedo acompañarte a ganar una relación sana y en calma con la comida, con tu cuerpo y contigo misma.

Tu vida cambiará, cuando tú cambies. La VIDA te está invitando constantemente a crecer, a cambiar, a mirar interiormente de ti…

Un abrazote multivitaminado.

May

_
PD.  ¿Quieres aprender cómo te puedo ayudar a tener una relación sana y en calma con la comida, con tu cuerpo y contigo misma?

Septiembre viene con un tesina muy particular, al que mi equipo y yo le estamos dedicando mucho tiempo, energía y lo más importante, mucho Sexo.

Solo te digo que será un delirio de autoconocimiento, donde tu relación con la comida y con tu cuerpo serán los maestros para conocerte y transformarte.

Si esto que te digo, ya te resuena, y tienes «anhelo» de un cambio de verdad, puedes tener una sesión para ver si este proceso es para tí.

Me encantaría saber más. Quiero esa sesión >>>

La entrada Tu relación con la comida se publicó primero en May Moron.

— May Moron to maymoron.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *